¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 76: Ella y su tiempo juntos

Traducido por Lucy

Editado por Ayanami


Tres días antes de la fiesta nocturna organizada por el Palacio Real.

Acompañando a mi Hermano Mayor, Freed llegó a la residencia ducal.

Habiendo recibido el aviso previo, junto con mi Madre lo saludé en el vestíbulo.

Padre sigue trabajando en el castillo.

Tenía la impresión de que la próxima vez que me encontraría con Freed sería el día de la fiesta nocturna, nunca hubiera pensado que vendría a la mansión.

Freed, al que vi por primera vez en unas semanas, tiene una complexión saludable.

Intercambió unas palabras de saludo con mi madre y, enseguida, se dirigió a mí.

—Lidi, he recibido el permiso, ¿vamos a tu habitación? Hablemos un poco.

—De acuerdo…

Al parecer, habló del asunto en cuestión con mi madre. Freed miró hacia atrás y le dijo a mi hermano que no viniera.

—Je, je. Entiendo. Madre, yo también tengo una cosita de la que quiero hablar… ¿De acuerdo?

Mi hermano se encogió de hombros y asintió con la cabeza, luego, diciendo eso, invitó a mi madre a otra habitación.

Guié a Freed a mi habitación.

Abrí la puerta y le pedí que entrara primero.

Ahora que lo pienso, es la segunda vez que viene a esta habitación desde aquella turbulenta propuesta de matrimonio.

Cuando entré en la habitación, pensando distraídamente en esas cosas, Freed me tomó del brazo y me encerró entre los suyos.

Luego, cerró la puerta con una mano. Con un tintineo, la puerta quedó cerrada.

—Lidi, ha pasado mucho tiempo. Deseaba verte.

—Freed…

Sin entender lo que pasó por un momento, parpadeé sorprendida.

Fue un hecho repentino, pero el interior de sus brazos, después de mucho tiempo, era más cómodo de lo que recordaba, me robaron la fuerza de voluntad para escapar.

Con la puerta cerrada y sin nadie que los vigilara, me relajé y, espontáneamente, rodeé su espalda con mis brazos.

Al verme acurrucada obedientemente entre sus brazos, Freed exhaló aliviado y me susurró.

—Perdí la apuesta hace tiempo. Aguanté como había prometido. Fue doloroso sin Lidi cerca. Por cumplir mi promesa, dame una recompensa.

Un aliento caliente me hizo cosquillas en la oreja. Cuando reaccioné con un sobresalto, a Freed se le escapó una risita por encima de mi cabeza.

Me sentí un poco incómoda, aun así, respondí.

—Una recompensa… No exageres así. No ha pasado tanto tiempo desde que nos vimos, ¿verdad?

Sólo han pasado unas semanas.

Como dije que no era para tanto, la fuerza llenó los brazos que me abrazaban.

—Ha pasado mucho tiempo para mí… Oye… Ya puedo llevarme a Lidi conmigo hoy, ¿no?

Cuando Freed sonrió dulcemente, diciendo que venía a recogerme, estuve a punto de asentir espontáneamente, antes de regañarme duramente.

No es bueno. Será malo que me deje arrastrar así. Sobre todo, para mí misma.

—No puedes. La promesa es hasta la fiesta nocturna, ¿no? Ya has oído a mi hermano mayor. Aguanta un poco más.

—No quiero.

Mientras le respondía de cerca, bajó los labios en señal de protesta.

—Eh… Freed… Nnn….

Con una mano aún en mi cintura, la otra atrapó mi barbilla.

En un abrir y cerrar de ojos, su lengua entró en mi boca y se movió a su antojo.

Aparté su pecho pidiéndole que se detuviera, pero como se esperaba de un soldado, ni siquiera se movió.

—Hah… Nu…

Sólo los sonidos de nuestras lenguas entrelazadas y la respiración agitada resonaban dentro de la habitación.

Con mis dientes trazados y el paladar lamido por la punta de su lengua perdí fuerzas.

Cuando estaba peligrosamente cerca de derrumbarme, Freed se apoyó firmemente y, finalmente, separó sus labios.

Me quedé sin fuerzas, aun así, lo miré con los ojos llorosos para preguntarle a qué se refería.

—¿Qué pasa, de repente? ¿No hemos venido aquí a hablar?

Entonces, por qué me llevó expresamente a mi habitación.

—Esa era mi intención, pero mira.

Freed entrecerró los ojos, me levantó ligeramente y, sin dudarlo, se dirigió hacia mi cama.

No entiendo lo que está pensando. No, sí lo entiendo, pero no quiero.

—Hablaremos más tarde. Más adelante, primero probaré a Lidi.

Rápidamente, palidecí ante sus palabras, que eran más o menos como esperaba.

—Eh… Eh… No lo hagas, mi hermano mayor está ahí abajo.

—No pasa nada. Puse una barrera de insonorización, y Alex dijo que no vendrá por un tiempo.

—¿Eh?

Ese no es el problema.

En otras palabras, Freed le dijo a mi hermano que no viniera porque lo haríamos. Y mi hermano lo sabe, tal vez, mi madre también tiene un indicio.

Esto es demasiado embarazoso…

Puede que llegue tarde a pensar en eso, pero no sé cómo me enfrentaré a ellos a partir de ahora.

Mientras dejaba caer un ligero beso en mi mejilla teñida de rojo por la vergüenza, Freed me bajó suavemente a la cama y, sin pausa, se inclinó.

—Lidi…

—Eh… ¿Estás seguro?

Cuando pronunció mi nombre con una voz llena de pasión, mi cuerpo se estremeció por sí mismo en previsión.

Sin embargo, empujé el pecho de Freed y, tratando de no ser empujada hacia abajo, una vez más le pedí a Freed…

Deteniendo fácilmente esa resistencia mía, Freed me subió el vestido y me acarició la entrepierna. El tacto que no había sentido en mucho tiempo me excitó.

Feliz, Freed acarició suavemente mi lugar secreto a través de la ropa interior.

—¿Crees que mentiría?

—No lo creo… pero… aah.

Freed devolvió una sonrisa a mis palabras y se apresuró a meter su mano dentro de mi ropa interior.

Temblé al sentir su frío dedo.

—¿Hyah?

—Ah, lo siento. ¿Está frío?

A pesar de decir eso, su mano no se detuvo. Durante un tiempo, rastreó mi línea, pero finalmente un dedo entró suavemente. Todo mi cuerpo se sintió como si estuviera en llamas por la sensación del largo dedo de Freed moviéndose.

—Fuah…

—Eres tan sensible como siempre… Ya estás mojada.

Cuando movió su dedo en el interior con movimientos de frotamiento, mi cuerpo se levantó graciosamente.

Mientras estaba perdida en mi mente, antes de que me diera cuenta, mi mitad superior fue despojada.

Freed se hundió en mis pechos expuestos sin dudarlo. Con sonidos de sorbos, dejó muchas marcas rojas.

Levanté la voz por el estímulo recibido.

—Hau… nn…

Incapaz de soportar, rodeé la espalda de Freed con mis brazos y lo abracé con fuerza.

Aun así, no dejó de manosear mi interior, antes de que notara que el número de dedos aumentaba a dos.

Mientras me desnudaba, me quitó la ropa interior.

Simultáneamente a la apertura de mis piernas, mi capullo fue estimulado, haciéndome temblar intensamente.

—Haan… ¡Freed!

Intenté retorcer mi cuerpo para escapar del placer, pero no pude reunir la fuerza suficiente.

Como si me reprochara mis movimientos, sus caricias se hicieron más fuertes. El número de dedos aumentó a tres.

—Te quiero, Lidi… Oye, estás más excitada que de costumbre.

—¡Ah!

Mientras sacaba e introducía libremente sus dedos, sonidos lascivos de líquido llenaron la habitación.

Al mismo tiempo, hizo rodar un brote de mi pecho, en un abrir y cerrar de ojos perdí la fuerza de voluntad para resistirme. Con el sonido sordo que producía mi propio interior, mi respiración se fue agitando poco a poco. Se siente bien, quiero dejárselo todo a él.

Sin embargo…, me rindo.

Nunca hubiera pensado que acabaría ocurriendo tan fácilmente.

Tal vez, debido a que no nos vemos desde hace tiempo, parece que Freed no me dejó otra opción desde el principio.

Levanté una bandera blanca ante el placer recibido y me abracé a su cabeza.

Con resignación, le dije unas palabras al oído.

—Sólo una vez… por favor…

Levantó su rostro de mi pecho cubierto por innumerables flores.

Nuestros ojos se encontraron, y mientras yo asentía con la cara al borde de las lágrimas, la boca de Freed se aflojó. Su rostro parecía terriblemente encantado.

—Me alegro de haber recibido tu permiso… De acuerdo. Por ahora, sólo lo haremos una vez.

—Sí…

Sus labios se acercaron, abriendo mi boca, acepté su lengua.

Me preocupaban las palabras “por ahora”, pero habiendo logrado que me prometiera le confié mi cuerpo.

Pude oír el tintineo de unos pantalones que se quitaban, después de un momento, su falo duro y caliente presionó contra mi núcleo.

Mi cuerpo se levantó, y mientras me sujetaba las piernas, Freed preguntó como para confirmar.

—Estoy entrando.

—Sí…

En el momento en que asentí, la excitación caliente de Freed entró en mi interior. La sensación que se extendió de repente me dejó sin aliento. Es más grande que de costumbre.

—Na… Grande…

—No me provoques…

Junto con su voz ronca que sonaba como si estuviera al límite, empujó todo el camino dentro.

En el momento en que pensé que había llegado a la parte del fondo, empezó a moverse dentro y fuera.

Mi cuerpo, que está completamente acostumbrado a él, se tragó su falo como si encajara perfectamente y empezó a perderse en el placer.

—Nn… Ah… A… Ah.

Aunque haya dicho que hay una barrera, sigo teniendo reparos, así que me mordí los labios para reprimir mi voz lo más posible.

Sin embargo, al ser empujada en mis puntos débiles que él ya conoce, mi voz se filtró.

Al ver lo que intentaba hacer, Freed habló insatisfecho.

—Lidi… No te contengas… deja salir la hermosa voz de siempre.

—No… porque, es vergonzoso.

Freed, que continuaba empujando dentro y fuera, se detuvo por un momento.

El instrumento en mi interior creció de repente, y la presión en mi vagina aumentó aún más.

Incapaz de soportarlo, levanté la voz.

—¡Aa…! ¡Ha crecido…!

Como si quisiera culparme, Freed sacudió la cabeza con preocupación.

—Es porque Lidi me incitó.

—No es… mi… culpa… Fuuuh.

Mi negación fue interrumpida. Mi interior estaba tan lleno que me dolía.

Mientras chorreaba de sudor, Freed mecía minuciosamente su cintura. Las pequeñas vibraciones forzaron el placer dentro de mi cuerpo.

—Lo sé… Me equivoco por empujarte en un lugar así… Pero, estoy feliz de ver a una Lidi diferente a la de siempre, eres increíblemente linda.

—¡Nnn…!

—Como Lidi desea, terminaré pronto.

—Aaah…

Freed puso mis piernas sobre sus hombros y aceleró su movimiento de entrada y salida.

Al tener mi interior frotado, se hizo imposible de soportar, y mi voz se filtró.

—¡Hyaaah! Aah… ¡Freed! ¡Ahí!

—Lidi… Aah, qué sentimiento tan increíble. El cambio de posición te ha excitado… Kh… No puedo tener suficiente.

—Aaah… N-No…

Para hacerle entender que se equivocaba, apreté alrededor del miembro de Freed.

Freed dijo verdaderamente… y sonrió significativamente.

—Mentirosa… Estás apretando alrededor de mi tanto que parece que la arrancarías a mordiscos… ¿Se siente tan bien?

Mientras preguntaba sádicamente, mi interior se frotó una vez más. Sentí que el interior de mi cuerpo se calentaba aún más.

De un tiempo a esta parte, Freed continuaba con los movimientos de entrada y salida sin fuerza, sentía que me estaba volviendo loca.

Deseando correrme pronto me abracé fuertemente a él y enredé mis piernas para suplicarle.

—Bien… Se siente bien así… por favor… déjame venir, ya…

Duro, mientras le rogaba entre lágrimas queriendo correrme, Freed frunció el ceño por un instante y elevó aún más la velocidad de golpeo.

—Eres honesta… Kh… Bien… yo también estoy al límite. Hagámoslo juntos.

—Aaah… Nnn… Ahí… ¡Justo ahí…! ¡Aah!

—¡¡¡Me vengo…!!!

Recibiendo la simulación de la punta del alfiler, la sensación de clímax se acercó sigilosamente.

Con una sensación como si algo estallara delante de mis ojos, me corrí intensamente.

Freed se corrió simultáneamente, y expulsó vigorosamente el líquido turbio en mi interior constreñido. Ante esta sensación única, mi cuerpo se estremeció.

—Fuuu…

Después de agitar lentamente sus caderas para dejar salir todo, Freed sacó su falo.

Luego me abrazó, estaba inmóvil disfrutando del regusto del clímax, y me besó ligeramente los labios.

Mi corazón se agitó un poco por este suave gesto.

Pero las palabras que siguieron hicieron desaparecer ese aleteo.

—Sinceramente…, todavía estoy insatisfecho, pero lo prometimos. Lidi, ¿estás bien?

—De alguna manera… O más bien, qué es eso de insatisfecho… Freed, es demasiado repentino.

Cuando pensaba en que apenas había entrado en la habitación, me habían empujado de repente.

Esto me da exactamente la misma sensación. Su impulso es como un tifón o una invasión.

Lo miré fijamente, con la sensación de qué significa eso, pero él sólo se rió ligeramente.

—Mira, no te enfades. Incluso esa expresión es linda.

La lluvia de besos cayó sobre mi cara.

Como siempre, Freed es terriblemente dulce después de hacerlo.

—Creo que sólo Freed podría decir eso…

Cuando hablé en un tono asombrada, Freed inclinó la cabeza en señal de duda y agitó ligeramente la mano.

En ese momento, la sensación pegajosa desapareció por completo de mi cuerpo. Sentí que mi cuerpo se volvía ligero.

—Ah… Magia.

—Pensé que eso estaba en tu mente. ¿Era innecesario?

Estando honestamente agradecida, negué con la cabeza.

Es algo que no puedo hacer. Me salva que se preocupe por mí de esta manera.

—Ah.

Entonces, me di cuenta de que no había hablado con Freed sobre el asunto de mi magia.

De todos modos, algo así volverá a ocurrir, y él es mi futuro esposo. Será mejor que hable con él de inmediato.

Pensando así, comencé a hablar cuidadosamente.

—Mira, Freed.

—¿Nn?

Miré a Freed que me abrazaba con un brazo.

Mientras lo miraba fijamente, él entrecerró sus brillantes ojos azul verdoso.

Me encantan sus ojos. Son chispeantes, e inconscientemente parece que me cautivan.

—¿Qué pasa, Lidi?

—Ah… Sí. Me olvidé de mencionar una cosa. En realidad, no puedo usar ningún tipo de magia.

—¿Eh?

Mientras él miraba inexpresivamente hacia abajo, yo asentí con una sonrisa amarga.

Debe ser sorprendente. No hay casi ninguna persona que no pueda usar la magia, es natural que se sorprenda.

—Aunque diga eso, no es que no tenga poder mágico. Más bien, tengo un poder mágico superior al de la mayoría de la gente. Sólo que, cómo decirlo, mi control es pésimo, así que no puedo usar ni siquiera la magia simple…

—¿De verdad…?

Cuando asentí afirmativamente, Freed se recuperó y asintió con un inusual “je, je”.

—Aunque tienes poder mágico, la magia no se puede usar… eh. Por supuesto. Sin poder mágico la “Flor Real” no florecería… Hmm. Creo que la “Flor Real” te ayudará a controlar tu poder mágico… Aun así, ¿no puedes? ¿Lo has intentado desde que la “Flor Real” se manifestó?

Después de entender mi situación actual, inmediatamente, presentó el uso de la “Flor Real” para controlarla.

¿Qué es esto? ¿Realmente soy tan poco confiable?

Ojalá hubiera hablado de ello antes…

—En realidad, la señora Delris también dijo eso. Que con la práctica debería ser capaz de manejar la magia vital, pero, hasta ahora, no puedo en absoluto.

Aunque he estado practicando de forma más o menos constante, aún no hay señales.

Ya me estoy hartando.

Cuando sentí que mi estado de ánimo caía en picada mientras hablaba, me acariciaron suavemente la cabeza.

—Si la bruja Delris lo ha dicho, seguramente todo está bien. ¿Qué tal si seguimos un poco más? Hasta que Lidi pueda usar magia, yo le daré apoyo.

—Sí, pienso seguir practicando bien. Pero gracias. Me salva que lo hayas dicho.

Me alivia que lo haya aceptado con sorprendente felicidad.

Es una historia molesta, pero en el pasado hubo un compañero que se burló de mí por no saber usar la magia.

Me sentí mal, así que, desde entonces, elegí a las personas con las que hablaría de ello, pero después de todo quedan recuerdos desagradables.

Por supuesto que no consideraba a Freed una persona que hiciera eso, pero, aun así, estaba un poco nerviosa.

Al ver que mi tensión disminuía, Freed me acarició más y más.

Sentí que me acariciaba como a una mascota, así que levanté la cara con desconfianza.

—¿Freed?

Levanté la vista hacia Freed, que me estaba revolviendo el pelo, sólo para ver que tenía una sonrisa en toda la cara.

La sonrisa de una belleza trascendental. No hace falta decirlo por la persona en sí, pero parecía que incluso su entorno brillaba.

Es injusto, quise replicar sin pensarlo.

—Lidi, linda… Se siente un poco como si un animalito cauteloso te calentara… Estoy abatido. Quiero hacerlo una vez más.

—¡¿Eeh?! ¡De ninguna manera, no puedes!

Ni siquiera puedo estar honestamente fascinada porque él diga tales cosas.

Mientras trataba de separar nuestros cuerpos con pánico, mientras decía que era una broma me jaló fuertemente hacia él.

Honestamente… Este tipo de bromas es difícil de entender.

Aun así, la mano que me acariciaba en silencio era cómoda, sin dejar salir mi voz, sonreí secretamente.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.