Prometida peligrosa – Capítulo 29

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Incluso antes de escuchar el dato de ella, Ober creía que la nueva dueña no era Marianne.

Había tantas mujeres en el mundo que tenían cabello castaño oscuro y ojos verdes. Por supuesto, no había muchas con ojos tan claros, pero todavía había muchas mujeres con esa mezcla de color de cabello y ojos.

—Sabes, hay innumerables mujeres como ella en este vasto imperio.

—La marquesa Chester quería verla ella sola, así que invitó a esa mujer a la fiesta del té. Hoy recibió una respuesta que decía que le encantaría asistir. Si quieres verla tú mismo, ven a la sala de recepción principal mañana al mediodía.

Ober la elogió y la envió de regreso.

Hasta ese momento, imaginaba desesperadamente un futuro optimista. Pensó que el emperador, que escuchó algunos rumores sobre moverse en los círculos sociales del norte, estaba jugando con una niña después de traerla al palacio.

Pero esa chica no era otra que Marianne.

Su cabello castaño oscuro recién tostado chocolate, sus ojos verde claro que podían ser visibles desde lejos, la sombra de su cuerpo esbelto y la criada que la servía le eran familiares. El informe de inteligencia de esa doncella sobre el nuevo propietario era correcto. Ober sintió que lo habían engañado.

Instintivamente sintió que algo iba mal cuando la mujer se bajó del carro.

Eckart, ¡te refieres a un bastardo! ¿Cómo te atreves a llevarte a mi mujer de nuevo?

Apenas maldiciendo a su medio hermano, rápidamente se volvió desde el balcón.

—¿Marqués?

—¡Hazte a un lado!

El camarero, que estaba esperando con el vino recién elegido y la copa en la bandeja, se tambaleó cuando Ober lo empujó a un lado.

Se fue sin mirar atrás. Como para mostrar su impaciencia, apresuró sus pasos hacia el edificio principal.

Tenía que comprobarlo de inmediato.

La fiesta del té se llevaba a cabo en el salón del edificio principal de la mansión.

Cuando entró en el salón por la puerta abierta, ayudada por Cordelli, lo que más se le ocurrió a su mente fue:

—Si voy a un lugar demasiado hermoso, me puede faltar el aliento.

Había obras maestras y artefactos de vidrio llenando las paredes por todas partes, el candelabro de araña brillaba intensamente con cristales colgando: las alfombras ornamentadas dispuestas para cubrir el piso, la larga mesa de mármol con una alfombra de encaje tejido, y las bandejas de refrescos y cubos de hielo de vino y bebidas de oro. Incluso las manijas de las ventanas entreabiertas y los bordes de la silla estaban tallados en oro con el escudo de la familia.

Si alguien mostraba una foto de esta habitación a un plebeyo o una familia noble pobre, sin duda respondería que era una de las cámaras del Palacio Imperial de la que solo habían oído hablar. Incluso Marianne, citada como una de las cinco mujeres nobles del imperio que se jactaban de las vidas más extravagantes, se sintió abrumada. Pero ella no sintió miedo ni celos. El interior del salón y el atuendo de los invitados eran tan lujosos que parecían demostrar su estilo de vida engreído tanto como podían.

¿Cómo podría describirlos? Sentía que todos sus lujos se perderían mañana cuando terminara la fiesta.

—¡El último invitado ha llegado aquí!

Algún invitado gritó con una voz hilarante. Los invitados, que se reunieron en grupos de dos y tres, volvieron su atención a la persona de inmediato.

Marianne recuperó el sentido cuando su atención se centró en ella. Afortunadamente, ella no era nueva en tal atención.

—Permítanme presentarles a Marianne, la hija del duque Kling y Lennox, así como del duque de Gales.

Cordelli reveló la identidad de Marianne con una voz clara. Como su anuncio fue el mismo que el que ya se informó en el boletín público, comenzaron a susurrar entre ellos de inmediato.

—Dios mío, el boletín era cierto. ¿Cómo pudo pasar esto?

—Mira ese vestido. El encaje en su pecho. ¿Es ese el trabajo de la diseñadora real, la señora Margarita? Escuché que Roxanne quería que el diseñador eligiera uno para ella la próxima vez… ¿Cómo puede venir aquí con ese vestido?

—No sé. Parece que el emperador se lo dio como regalo.

—Eso es muy malo. Escuché que creció en la esquina norte sin saber en qué dirección soplaba el viento. ¿Cómo podía saber el valor de esos regalos? Su apodo como “el manantial del norte” es solo un nombre.

—¡Cuida tu lenguaje! Escuché que solía ser una mujer favorecida por el hijo de la marquesa, Ober.

—No importa. Ahora es la prometida del emperador. Por cierto, es realmente bonita. De hecho, me preguntaba lo hermosa que era porque cautivó a los dos mejores novios de nuestro tiempo.

—Nunca había visto unos ojos verdes tan brillantes. Ella es tan hermosa a mis ojos. Ober o el emperador sentirán lo mismo, creo.

Se escucharon numerosos comentarios, desde exclamaciones hasta elogios, entre los invitados.

Marianne examinó rápidamente a los invitados desde la mesa principal hasta los inferiores, como músicos con violines, ancianos con relojes de bolsillo, caballeros jóvenes o viejos con uniformes de caballero, pintores que lavaban sus pinceles frente al caballete en una esquina y el damas vestidas a la moda en la capital, así como niñas de su edad.

Lo que le llamó la atención fue una niña que se sentó al final de la mesa.

Estaba sentada en la mesa más cercana a la mesa principal.

—Parece como si estuviera disparando flechas en los ojos.

De hecho, esa chica la estaba mirando fijamente.

Marianne la examinó de cerca porque podría haber visto a esa chica en algún lugar del pasado, pero no la conocía. Parecía tener la misma edad que ella, pero un poco más joven. Se veía linda con una linda rubia y ojos color lima muy pálidos como una muñeca. Sin apenas parpadear, miró fijamente a Marianne, y eso la hizo sentir incómoda.

—Señorita Roxy, no es de buena educación mirar a alguien así.

En ese momento, escuchó una voz desconocida detrás de ella. Esa chica rubia llamada Roxy se levantó de su asiento. Marianne se volvió lentamente a mitad de camino.

La mujer que acababa de entrar por la entrada era la marquesa Chester. Su cabello rojo oscuro y ojos grises, aparentemente heredados de su hijo Ober, pasaron ante sus ojos como una ilusión.

Si ella fue la concubina del emperador posterior, podría tener la edad suficiente para tener cuarenta años, pero parecía mucho más joven como si tuviera treinta años. Su figura voluptuosa y ojos delgados emitían un aura peligrosa pero atractiva. Ober se parecía mucho a ella en varios aspectos.

—¿Señora Estelle?

Marianne, que estaba tratando de saludarla a la ligera, se sorprendió por sus comentarios.

—¿Señora?

—Oh, lo siento. Señorita Marianne. Me equivoco al pensar tanto en Estelle. En realidad, no puede venir aquí.

La señora Chester sonrió como si no fuera gran cosa y se tapó la boca con un abanico.

Pero los ojos de Marianne temblaron mucho. Nunca esperó que la señora Chester pronunciara ese nombre que era tan especial y precioso para ella.

—¿Conoce a mi madre?

—Por supuesto. Muy bien.

La señora Chester hizo una pausa a propósito.

—La conozco muy bien.

Parecía como si su breve respuesta condensara mucha información en ella.

Marianne apenas se calmó sus ojos temblorosos. Ahora estaba en territorio enemigo. Tenía que recuperarse aquí. Quería preguntar por su madre de inmediato, pero sintió que la señora Chester no le dejaría saber nada. Y había demasiada gente que podía escuchar cosas. Después de dudar por un momento, Marianne finalmente decidió presentarse cortésmente en lugar de hacer preguntas.

—Esta es Marianne de la familia Kling y Lennox. Gracias por invitarme a este lugar.

—De nada. Roxy, ¿vendrías a apoyarme?

La niña sentada al final de la mesa se acercó a ella lentamente. Había algo de burla en su lindo rostro.

A pesar de que estaba a su lado, la señora Chester llamó a Roxy, quien estaba sentada lejos de ella por una cierta razón. Quería mostrar quién era su chica favorita en este lugar.

Y esa chica parecía saberlo bien.

—Si no te importa, ¿puedo ayudarte? —dijo Marianne, sonriendo deliberadamente, y apoyó sus brazos. La chica que se acercaba se detuvo y miró fijamente a Marianne como antes.

—¡Eres grosera! —gritó la niña con voz enojada.

—¿Tu nombre era Roxy?

—No me llames Roxy imprudentemente. No estás lo suficientemente cerca para llamarme Roxy. Nunca nos habíamos conocido antes, ¿verdad?

—Bueno, sí, tienes razón. ¿Puedo preguntarte quién eres?

—¡No me gusta! Ya me conoces ¿Vas a burlarte de mí?

Obviamente, Roxy dijo que nunca se habían conocido antes, luego dijo que Marianne sabía de ella. ¿Burlarse de ella? ¿Quién se burlaba de quién?

Marianne miró a Roxy con expresión perpleja. Roxy no la conocía en absoluto, por lo que Marianne no sabía por qué era tan cautelosa con ella.

—Señorita Roxy, esta no es la mansión en Lonstat.

Afortunadamente, la señora Chester intervino como moderadora. Aunque Marianne no sabía su nombre completo, probablemente era de la familia Lonstat. Roxy dio un paso atrás con una mirada molesta.

| Índice |

Un comentario en “Prometida peligrosa – Capítulo 29

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *