Prometida peligrosa – Capítulo 30

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


—Discúlpate con la señorita Marianne.

—Pero…

—¿No quieres disculparte? ¿Quieres que traiga a tus padres aquí para ofrecer disculpas en tu nombre?

—Eso no puede ser…

Roxy se mordió el labio con cara de mal humor. Después de dudar, finalmente se levantó un poco el dobladillo de su vestido y se disculpó, poniendo las manos sobre su pecho.

—Lo siento, señorita Marianne.

Su voz aguda, como la de un gato, tembló. Aunque no podía ser más arrogante, Roxy pareció escuchar a la señora Chester.

—Está bien. Levántate.

Marianne respondió cortésmente. Roxy la miró fijamente mientras ajustaba su postura.

La marquesa miró a Marianne que aún sostenía su brazo y comenzó a caminar con una sonrisa misteriosa. Su vestido rojo era tan colorido y largo que tres doncellas levantaron ligeramente el extremo de su falda por detrás de ella.

Roxy parecía odiar a Marianne, que caminaba junto a la marquesa. Roxy escuchó a los invitados susurrar sobre ella. Ella miró a su alrededor con su cara roja. Su mirada a Marianne fue tan aterradora que incluso sintieron como si estuviera golpeando a Marianne con los ojos.

—¿Marqués Chester?

Entonces Roxy lloró con voz de sorpresa. Ante su mención del marqués, mucha gente le prestó atención, siguiendo su mirada. La marquesa también se detuvo lentamente.

Marianne no fue la excepción. Escuchó que había todo tipo de gente reunida en el salón de la señora Chester, así que se preguntó si cierta marquesa famosa llegaría tarde, pero lo dudó en poco tiempo.

Creo que me llamaron el “último invitado” cuando entré.

Ella pareció desconcertada y se volvió levemente.

Allí estaba una figura familiar al final de la alfombra larga.

Marianne dudó de sus ojos en ese momento.

—¡Marie!

Fue la decisión de Ober.

Marianne lo miró fijamente con el cuerpo rígido como una estatua de piedra.

Estaba tan avergonzada e incluso asustada.

—Señor, nunca lo invité a esta fiesta. —La marquesa, que se volvió tardíamente, frunció el ceño ligeramente.

—Marie, ¿por qué estás aquí? —Ober exigió, como si no pudiera escuchar a la marquesa. El hecho de que la llamara por su apodo, no por su título formal, mostró lo sorprendido y enfadado que estaba. Con un profundo suspiro, la marquesa miró entre su hijo y Marianne. Los que les rodeaban también los miraban alternativamente.

Se le ocurrieron todo tipo de pensamientos durante ese corto tiempo.

¿Por qué está este tipo aquí cuando tiene que quedarse en Chester? ¿Ya detectó mi plan secreto y me persiguió hasta la capital? ¿Descubrió la ubicación de mi padre? ¿Cuánto sabe él? ¿Cómo debo responder a sus preguntas? No debería ser tan hostil con él porque tengo que obtener la mayor cantidad de información posible sobre él, pero no deberían atraparme.

—Ober.

Marianne lo llamó con voz temblorosa. Así como lo sintió cuando Ober la llamó por su nombre, que ella lo llamara sin su título oficial sugirió que estaba avergonzada. Los invitados una vez más se susurraban entre sí cuando se llamaban por sus nombres de pila, lo que solían hacer en entornos privados. Mientras tanto, Marianne se mordió en secreto el interior de los labios. Pronto, sintió un sabor a sangre en la boca y se ahogó en lágrimas, pero no lo suficiente como para derramar lágrimas.

Tuvo que morder el mismo lugar una vez más, y esta vez fue realmente doloroso. Tembló mientras trataba de contener los dolorosos gemidos. Soltando su agarre en los brazos de la marquesa, se tambaleó hacia Ober miserablemente.

—Ober, ¿por qué llegas tan tarde?

Dejando caer sus lágrimas desbordantes, Marianne saltó a sus brazos.

Los invitados guardaron silencio. Incluso se escuchó el trago de nerviosismo de alguien. Roxy estaba atónita como si la cortara un cuchillo cuando se levantó. La marquesa se cubría la mitad de la cara con un abanico de plumas de colores, pero fijó la mirada en ambos.

Al recibir su atención no deseada, Marianne se frotó las mejillas y lloró sobre el pecho de Ober.

—Ugh… te esperé tanto tiempo…

—Marie. ¿Qué pasó?

—Ugh… Bua….

Su lloriqueo triste resonó en la tranquila fiesta del té.

—No quise decir eso. Realmente… no quería nada.

No quería llorar tan fuerte, pero le dolían los labios por dentro. Ella lloró de dolor naturalmente.

Mientras sentía arder el interior de su boca, Marianne trató de pronunciar sus excusas con claridad. Como ya había sucedido en presencia de los invitados, solo quería que difundieran rumores precisos sobre lo que sucedió ahora.

—Disculpa —dijo Ober.

No estaba segura de si él se enamoró de ella o simplemente fingió hacerlo, pero primero pidió que lo disculparan y la ayudó a salir del salón. Dejando atrás a los invitados preguntándose por sus extrañas acciones, caminó. Cordelli la siguió rápidamente.

—Nunca antes había visto ese tipo de mujer extraña.

Como Marianne estaba casi envuelta en los brazos de Ober, Roxy estaba loca como el infierno, pero no le importaba en absoluto.

Duele…

En primer lugar, los labios que se mordió dentro de la boca se sentían realmente dolorosos.

¿Qué debo decir a continuación? Espero que no me hayan atrapado todavía.

En el fondo, estaba distraída pensando en cómo podría hacer frente a esta situación embarazosa.

Mientras tanto, Ober entró en una habitación tranquila cercana. Era un dormitorio. Detuvo a Cordelli fuera de la puerta, quien estaba tratando de seguirla, sentó a Marianne en la cama y cerró la puerta con firmeza.

También fue la primera vez que se sintió tan asustada por el sonido de clic de la cerradura.

—Marie.

Acercó una silla y se sentó frente a ella. Ella lo estaba mirando con ojos llorosos.

—Vi el boletín. Algo loco sucedió. ¿Qué pasó mientras tanto? ¿Qué quieres decir cuando dijiste que no era tu intención?

Deliberadamente se encogió de hombros y se tragó su grito. Gotas de lágrimas rodaban por sus mejillas.

—No voy a interrogarte, pero solo quiero saber la situación. Así que habla despacio.

Como él tenía un corazón frío, ella no estaba segura de si realmente sentía lástima por ella. Pero era la primera vez que la veía llorar, por lo que pensó que podía sentir compasión.

Esa era la única esperanza que podía esperar de él.

—Señor.

Marianne se palmeó las mejillas húmedas con un pañuelo.

—¿Me estás culpando?

Ober le quitó el pañuelo de la mano y le secó las mejillas con las yemas de los dedos. Quería apartar sus repugnantes dedos de inmediato, pero lo aguantó.

—No.

—Entonces, ¿crees que te traicioné?

—Espero que no lo hayas hecho.

Su respuesta fue misteriosa. No fue un SÍ o un NO, sino “Espero”.

Parecía que Ober aún no estaba seguro del proceso de convertirse en propietaria de la Mansión Elior. De hecho, ahora podía analizar la motivación de alguien, lo que su antiguo yo nunca habría hecho. Sintiéndose un poco poco familiar con su propio cambio, ajustó su expresión facial.

—Nunca lo traicionaré, señor —dijo.

Con un poco de decisión y tristeza, su voz joven era muy natural. No era mentira. Fue Ober quien la traicionó por primera vez durante su vida anterior. Como resultado, este fue el comienzo de su justa venganza contra él.

—Entonces, ¿puedes creer todo lo que estoy diciendo?

Al oír su voz sincera, se levantó de la silla y se sentó a su lado. Debido a su peso, su cama se sacudió levemente, con su cuerpo inclinado. No perdió la oportunidad y puso sus brazos alrededor de su cintura. Y le acarició suavemente los ojos húmedos y las mejillas con la otra mano. Su suave toque físico le hizo sentir la piel de gallina.

Sintió frialdad en las delicadas yemas de sus dedos en lugar de calor. Ella pensó que el papel de un espía era más adecuado para este hombre que para ella.

—Por supuesto, puedo creerte totalmente.

Habiendo dicho eso, Ober la abrazó lenta y fuertemente.

Respiró pesadamente sobre su corona.

Mi Señor en el Cielo. Lamento seguir mintiendo así. Pero perdóname por mentir porque esta pobre alma murió una vez. Dicen que se dice que la vida es una bendición que das. Estoy haciendo esto para vivir. Y este bastardo me hizo daño primero. Así que, por favor, ayúdame a que no me atrape…

Mientras repetía sus disculpas y oraciones al dios Ailius, abrió la boca lentamente. Quería salir de su presencia lo antes posible.

—Quiero volver contigo.

♦ ♦ ♦

—Entonces, ¿le dijiste a Ober que te arrastré contra tu voluntad y virtualmente te confiné a esta mansión? —dijo Eckart, estallando en una risa falsa.

Estaba escuchando su explicación sobre su espantoso encuentro con Ober en la fiesta del té.

—Es cierto hasta cierto punto. Bueno, podría averiguar dónde me quedaría solo después de que saliera del carruaje ese día —dijo Marianne, encogiéndose de hombros.

—Déjame preguntarte, por si acaso. ¿Sabes lo que significa ser el dueño de esta mansión?

—Por supuesto. Lo sé muy bien.

—Oh, ya veo. Incluso si lo sabes, no quieres dejar de tratarme como un tramposo, ¿verdad?

—Sea cual sea el resultado, si engañas a alguien en el proceso, es una estafa.

Eckart la miró con expresión preocupada y luego dejó escapar un profundo suspiro.

| Índice |

2 comentarios en “Prometida peligrosa – Capítulo 30

  1. Lu says:

    jajajajaja qué buena actriz es Marianne, me gusta mucho la forma como se convence: no es traición, es venganza… jajaja Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *