Prometida peligrosa – Capítulo 32

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Mirando al emperador con amargura, Kling pensó para sí mismo:

Aunque la gente dice que las alas del emperador fueron cortadas por el poder dominante del duque Hubble…

No veía a Eckart como un emperador incompetente. Era hijo de Cassius y Blair. No le faltaba nada a sus cualidades como emperador. Incluso los pies de platino de Frei y los ojos azules de Romanov fueron solo una de las numerosas pruebas que demostraron la singularidad del joven emperador.

—Hubo algunos disturbios en el camino.

—Supongo que sí —respondió Eckart descaradamente. Dejó los vasos en la bandeja que le había traído el diputado chambelán Kloud.

No era té, sino vino.

—Bueno, no estaba de humor para tomar té tranquilamente, pero si quiere té, déjeme que se lo traigan.

—No, gracias. Primero me gustaría…

—¿Quiere preguntarme por qué no oculté el hecho de que vino a Milán?

—Así es.

—Eso es porque quiero dar a conocer su situación. ¿Por qué cree que le hice esperar aquí durante tres horas? Soy el tipo de persona que asiste bien a la cita.

El duque Kling suspiró lentamente. Ahora se dio cuenta de que era debido al cálculo político del emperador que tuvo que molestarse con los guardias de seguridad en la puerta del palacio y que tuvo que esperar en el salón hasta tres horas.

Los rumores en la capital solían difundirse más rápido de lo esperado. Quizás mañana el rumor de que el duque Kling apenas podía reunirse con el emperador se esparcirá por las calles.

¿Pero por qué?

Kling llenó el vaso, todavía luchando con mucha curiosidad. Tenía sed. Al final, decidió confirmar primero el asunto más urgente.

—¿Está mi hija a salvo?

Aunque sabía que ese tipo de pregunta ofendería su honor, no le importaba porque su máxima prioridad era la seguridad de su hija.

—Por supuesto. Ella es una mujer que estará a cargo de los asuntos de mujeres de la familia imperial. ¿Cree que le arranqué los ojos y le corté la lengua?

Eckart escupió palabras tan crueles sin pestañear.

El rostro de Kling palideció instantáneamente. No fue porque las palabras del emperador fueran terribles.

—¿Qué quiere decir con ella gobernando los asuntos de mujeres del palacio imperial?

Sus ojos, que siempre eran suaves, temblaron. Curtis solo dijo que el emperador estaba protegiendo a su hija, pero no dio ninguna otra información. Más bien, se habría sorprendido menos si Curtis le hubiera dicho que estaba detenida en una vieja casa o calabozo.

—Su hija se ha estado quedando en la Mansión Elior después de que fue elegida como la prometida del emperador —explicó Kloud de repente.

—¿Cómo es que ella…?

El duque Kling no pudo terminar sus palabras. Entrecerró sus cejas oscuras.

—Su hija visitó a mi asesor cercano y le dijo que el marqués Chester estaba tramando traición. Estaba furiosa, argumentando que Ober la estaba usando a ella y a usted para obtener a Lennox. Y también dijo que planeaba matarlos a los dos después de que terminara. ¿No lo sabía?

Ante el anuncio explosivo de Eckart, Curtis se mostró indiferente mientras que Kloud frunció el ceño un poco como si estuviera sorprendido.

El duque Kling fue el que más sorprendió entre ellos, por supuesto. Distorsionó su expresión más descaradamente que antes.

Ya sabía que el favor de Ober era impuro. Pero estaba sorprendido de que Ober hubiera estado tramando traición. ¿Y cómo supo de antemano su hija ingenua, a quien crió y protegió de los forasteros?

—¿Tiene alguna evidencia específica?

—Desafortunadamente, no hay evidencia física, a pesar de mucha evidencia circunstancial. Pero su hija dijo que me ayudaría a encontrarla. Dijo que mientras le garantice la seguridad de ella y de su padre, acabará con los traidores y hará una gran contribución al imperio.

El duque Kling finalmente se dio cuenta de lo que era cuando mencionó sobre “la forma de protegerme a mí y a padre” en su carta antes de irse a la capital. También supo la razón por la que ella hablaba tan en serio al citar a su esposa Estelle.

—¿Cómo podría quedarme de brazos cruzados cuando su hija estaba trabajando duro para el imperio? Estuve de acuerdo en aceptar su oferta con mucho gusto. Aunque tenía prisa por proponerle matrimonio, tenía que hacerlo, porque ella estaría más segura conmigo.

—Pero mi hija es demasiado inadecuada para ser su esposa, excelencia.

—Es muy grosero. ¿Cómo te atreves a discutir las calificaciones de una futura emperatriz frente a mí?

Aunque el duque Kling le suplicó urgentemente que lo pensara dos veces, Eckart se enfureció al interrumpirlo rápidamente. Sus ojos fríos, así como su actitud elegante pero aguda, abrumaron al duque.

—No importa qué, ahora ella es mi media naranja. Yo la he elegido a ella. Aunque es su hija, le aconsejo que no hable imprudentemente sobre sus calificaciones como futura emperatriz.

El duque Kling sintió una enorme sensación de impotencia. Fue como un sentimiento similar a la desesperación. El joven emperador ya descubrió exactamente cuáles eran sus puntos débiles. Una vez que tuvo a Marianne fuera de su protección, no tenía otra opción que aceptar las realidades. Sus territorios o su título nobiliario no eran nada en comparación con su hija.

—¿Quiere Lennox también?

Entonces, el duque Kling le preguntó al emperador descaradamente. Estaba dispuesto a donar sus territorios o poder al emperador si los quería como Ober.

Aunque nadie lo creía ahora, nunca había considerado a Lennox como propiedad suya. Sintió que tendría que devolverlo algún día desde el momento en que se ofreció como voluntario para quedarse con esa tierra en lugar de la emperatriz Blair.

Entonces, sintió que con gusto podría entregar a Lennox al emperador incluso ahora.

La razón por la que retrasó la devolución hasta ahora fue por la seguridad de su hija, no por su codicia por más riquezas y tierras.

—Su hija se parece a usted como le gusta usar un lenguaje violento.

Eckhart pareció entender lo que estaba tratando de decir.

—Para ser precisos, me gustaría ganarme su confianza.

En otras palabras, lo que quería el emperador era mucho más que el documento nominal de la tierra o su título oficial inútil.

El emperador quería algo más grande que eso, a saber, el poder con el que realmente puede dominar a Lennox.

Lealtad estable y sacrificio voluntario que podía corregir este extraño desequilibrio de poder.

En otras palabras, el emperador quería una dura verdad y una vergüenza que había ocultado durante décadas.

—No te estoy forzando pero…

Eckart dejó de hablar y vació la copa de vino hasta la mitad. La persistente fragancia del vino amargo le recorrió la garganta como si estuviera dispuesto a decir algo con autoridad.

—Era un gran espectador durante los días de mi padre. No perdió nada gracias a tu forma de conducta.

Aunque su voz era tranquila, el mensaje era feroz.

El duque Kling tomó sus palabras no solo como molestas sino también dolorosas para sus oídos. Sintió como si el emperador estuviera apuñalando su corazón con una daga que había sido templada en un horno miles de veces.

—Pero será diferente durante mi era porque su hija será mi esposa.

Eckart ya no ocultaba sus ojos penetrantes. Hablaba mientras miraba directamente al duque Kling. Sus ojos azules reflejaban su ira, que era una sensación de intensa presión que aplastaría a la otra parte en pedazos. Incluso Kloud y Curtis, que no eran su objetivo, cambiaron de postura y contuvieron la respiración.

—¿Va a seguir mirando en esta situación?

Finalmente, la breve y sencilla pregunta de Eckart le sonó de la siguiente manera: Eckart continuó:

—Vino a Milán durante mucho tiempo. Se quedará aquí más tiempo del que cree. Mire atentamente lo que está sucediendo en la capital mientras estuvo ausente aquí.

Entonces Eckart salió de la habitación. Su furia sin corazón era evidente en su frente debajo de su corona.

Kling se vio obligado a inclinar la cabeza detrás de la espalda del emperador.

Fue el momento en que se concretó el éxito o el fracaso de su segundo trato.

La Mansión Elior estaba tranquila por la noche.

Marianne regresó después de caminar un poco más después de que Eckart dejó el jardín.

Y fue directamente al estudio.

¿Cuánto tiempo había pasado? Cuando sintió que sus ojos estaban rígidos, la señora Charlotte trajo té.

El té se preparó con hojas de durazno. Un aroma dulce y fresco se derramó suavemente sobre las estanterías de madera.

—Gracias, señora.

La señora Charlotte sonrió con gracia ante su saludo.

—¿Qué libro estaba leyendo?

—Oh, no es un libro… Es una colección de boletines públicos de los últimos años.

La señora Charlotte sintió que su voz tímida era encantadora.

—Parece que está tratando de averiguar la situación política en la capital.

—Sí. Hay demasiadas cosas que no sé. Cuando fui a la fiesta del té el otro día, no conocía a muchos de ellos, y mucho menos a sus caras. Por ejemplo, la señora Margarita o Roxy…

Marianne comenzó a mencionar los nombres que escuchó por primera vez ese día, pero arrastraba las palabras porque recordaba uno de los rostros muy vívidamente.

| Índice |

2 comentarios en “Prometida peligrosa – Capítulo 32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *