Prometida peligrosa – Capítulo 33

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Era la chica rubia brillante y ojos lima fresca quien la estaba mirando con una expresión linda en la fiesta del té.

—Señora, ¿conoce usted a la señorita Roxy? Creo que nació y se crió en Lonstat  —preguntó Marianne.

La señora Charlotte respondió sin pensar demasiado.

—Supongo que estás hablando de Roxanne.

—Oh, su nombre era Roxanne.

Casualmente pensó que era un nombre bonito como su cara.

—Es hija del conde Lonstat y este se preocupa mucho por ella. Antes de que llegaras aquí, había un rumor generalizado de que ella sería la prometida del emperador.

—¿Como la prometida del emperador?

—Porque el duque Hubble y la marquesa Chester la recomendaron mucho.

Ahora Marianne podía comprender toda la situación. Ella entendió por qué Roxy la miró intensamente en la fiesta. Obviamente, Roxy pensó que apareció de repente y le quitó su estado prometido como prometida del emperador. Además, sus fuertes patrocinadores eran Hubble y Chester. Era bastante comprensible que Roxy sintiera que su orgullo se ofendía cuando se dio cuenta de que Marianne la golpeaba a pesar del fuerte respaldo de Hubble y Chester.

—¿Qué tipo de persona es el conde Lonstat?

—¿Qué tipo de respuesta quiere?

—Bueno… ¿una respuesta franca?

Marianne sonrió, con sus ojos verdes brillando.

La señora Charlotte se encogió de hombros antes de responder.

—Es el perro corredor del duque Hubble.

A diferencia de su tono frío, su selección de palabras fue muy irritante.

—No malinterprete. No es un apodo que yo acuñe. Incluso a los miembros de la facción Hubble supuestamente no les agrada. Y existe el rumor de que el hombre que le puso ese apodo era el hijo de Hubble, Sir Illius.

—Sir Ilius…

—Se llama el “duque menor” incluso después de cumplir cuarenta años porque el duque Hubble tiene el control total de la familia.

—Bueno, ¿supongo que no se lleva bien con su padre?

—En público, actúa como si respetara a su padre, pero ¿quién sabe su intención?

Marianne estaba perdida en sus pensamientos.

¿No puede serme útil? Es difícil imaginar a Ilius traicionando a su familia. Bueno, Ober y el emperador son medio hermanos con madres diferentes, pensó para sí misma.

—Por cierto, en la fiesta del té de la marquesa…

La señora Charlotte, que observaba a Marianne con atención, abrió la boca.

En ese momento, alguien llamó a la puerta con urgencia. Cuando Marianne asintió levemente con un rostro desconcertado, la Sra. Charlotte le permitió entrar.

—¡Señorita!

Era Cordelli quien entró. Su rostro estaba sonrojado. Jadeando por respirar como si viniera corriendo, se acercó a Marianne y se aferró a ella.

—Oh, Dios mío. Por favor, sal rápido. Venga. Llegará pronto al vestíbulo del edificio principal.

—¿Quién llega? ¿Quién? ¿El emperador?

Marianne se puso de pie, llevada por las manos, y casi la apartan. La señora Charlotte también puso una expresión de perplejidad.

—¡El duque Kling, su padre ha llegado!

Cordelli negó con la cabeza como si se sintiera congestionada.

—¿Eh? ¿De qué estás hablando? ¿Cómo es que mi padre vino aquí…?

Como no podía contarle a Cordelli y a la señora Charlotte sobre su diálogo con el emperador, simplemente dijo eso y se calló. Pero no podía pensar con claridad en ese momento.

Contando las fechas, fueron cinco días, en total. Si hubiera recibido temprano al mensajero del emperador, como dijo el emperador, ya podría haber llegado a la capital a caballo con algunos descansos.

Pero el emperador dijo que hizo arreglos para que su padre escapara de Lennox para salvarlo del peligro.

—Es una decisión acorde con su dignidad como emperador. Siempre disfrutas revertir la situación pillando a alguien con la guardia baja.

Parecía que la señora Charlotte ya había descubierto la situación sin escuchar sus detalles. Después de escuchar a Cordelli, Marianne se confundió más.

Fue la decisión emblemática del emperador: se propuso apresuradamente, anunció un boletín público sobre su compromiso con Marianne incluso antes de que ella robara el espectáculo, escondió a los sirvientes con regalos detrás de la puerta y le arrojó una espada para probar a su guardaespaldas, etc.

Marianne enrolló el dobladillo delantero de su suave vestido de noche de repente y luego corrió a ciegas.

Avergonzada, Cordelli trató de ajustarse el vestido, pero ya iba muy por delante.

El emperador le dijo que había arreglado que su padre escapara a un lugar seguro. Pero no especificó dónde estaba el lugar seguro. Esa incertidumbre la hizo correr ahora.

Cuando todos pensaron que su padre había sido enviado a un lugar remoto y tranquilo, el emperador pensó lo contrario, es decir, podría argumentarles que defendería a su padre haciéndolo comparecer ante todos.

Era algo que solo el emperador podía hacer. Nadie más podría hacerlo.

Finalmente, Marianne llegó al porche y sonrió. Al mismo tiempo, estaba tan ahogada por las lágrimas que la punta de su nariz se puso roja.

—¡Padre!

Mientras pensaba, Kling estaba allí de pie debido a las cálidas consideraciones del emperador.

—¡Marie!

Kling palmeó cálidamente sus delicados hombros. Como hizo después de regresar de su gira de inspección, la palmeó cálidamente.

—Lo siento.

—¿Acerca de?

—Bueno…

Una miríada de pensamientos pasaron por su mente.

¿Qué debo decirle primero? ¿El malvado plan de Ober? ¿Mi trato con el emperador? ¿La razón por la que lo preocupé y lo engañé? De otra manera…

Marianne vaciló porque no podía abrir la boca fácilmente.

El duque Kling sonrió amablemente como si conociera su corazón. No cuestionó su situación ni reprendió a su hija que lo había engañado. En cambio, abrió la boca con cuidado después de mirar a su alrededor.

—Vengo aquí después de ver al emperador. Me dijo que encontró una buena esposa.

Aunque los demás no sabían a qué se refería, ella sabía exactamente a qué se refería.

—No, no puedo ser una buena esposa para el emperador.

—No, no digas eso. Serás la mujer más preciosa para él —dijo como si estuviera jurando. Incluso se dijo como algo parecido a un hechizo.

Marianne no pudo responder en absoluto. Aunque lo dijo indirectamente por Cordelli y la señora Charlotte, ella sabía que lo que decía implicaba que le daría todo al emperador por el bien de su hija.

—Lo siento —dijo.

Pensó que debería haberle dicho a su hija mucho antes.

También pensó que era ella, no su padre, quien debería haber dicho eso.

—No, papá, me equivoqué.

Cuando dijo eso apresuradamente, Kling acarició sus pálidas mejillas con suavidad.

Le dijo en voz baja con una voz reconfortante como si estuviera calmando a una niña de siete años que lloró después de perder accidentalmente a su muñeca favorita, diciendo que estaba bien.

—No te he visto en mucho tiempo. Creo que será mejor que nos mudemos a otro lugar para una larga conversación. Escóltame a tu hogar ahora.

Ella asintió con los ojos húmedos. Ella le tomó las manos con cautela, cuyo calor no quería perder de nuevo.

♦ ♦ ♦

La mansión Elior era ruidosa hasta altas horas de la noche debido a la dramática reunión del duque y su hija. Sus conversaciones frente al porche se extendieron en silencio pero muy rápidamente a través de los labios del personal de la mansión. Aunque no lo decía en serio, eso era suficiente para ser la fuente del problema entre el emperador y Marianne.

Marianne llevó a su padre a un salón privado cerca del dormitorio del segundo piso.

Después de algunas dudas, invitó a varios más allí, incluida la señora Charlotte y Cordelli para traer té, e Iric como su guardaespaldas.

—Señora, hace mucho que no veo a mi padre. Si lo va a tener aquí para celebrar una fiesta de té para darle la bienvenida, ¿no es mejor tener un almuerzo formal para él mañana?

—Correcto. Supongo que tiene mucho que hablar con él en privado…

—No. De hecho, tengo algo que decirles a todos, no solo a mi padre.

La gente, excepto el duque, pensó que su presencia interferiría con el reencuentro con su hija, pero Marianne insistió en que todos estuvieran presentes. Fue su fuerza para llevar a cabo lo que una vez decidió.

—Déjame decirte con franqueza, basándome en mi confianza en ti. Pero no le cuentes a nadie lo que has escuchado de mí.

—Si lo desea, seguiremos su solicitud. Por favor, no se preocupe —la animó amablemente la señora Charlotte. Otros asintieron levemente como si estuvieran de acuerdo.

Marianne respiró tan profundamente que notaron que se encogía de hombros.

Después de una breve vacilación, abrió la boca lentamente.

—Le informé al emperador de la traición de alguien.

Y antes de que terminara sus palabras, los cuatro hombres en la habitación se dieron cuenta de por qué tenían que quedarse.

Lo que estaba diciendo era un grito secreto y desesperado por su ayuda.

Finalmente les confió lo que sucedió durante los quince días.

Ella escuchó accidentalmente el plan de traición de Ober, y luego descubrió su plan oculto sobre ella y su padre. Aunque lo amaba en el pasado, lo abandonó por completo. Como era algo fundamental para la seguridad del imperio, sintió la necesidad de contarle al emperador sobre la traición de Ober. Como sintió que su padre estaba preocupado, abandonó en secreto la mansión para encontrarse con el emperador.

Esa fue la mejor opción para ella.

En cuanto a la traición de Ober, todavía no había pruebas específicas, por lo que se ofreció como voluntaria para ser una doble espía para recopilar pruebas. El emperador entendió su intención y prometió garantizar su seguridad haciéndola su prometida. Sin embargo, ella estaba teniendo una relación incómoda con el emperador mientras pretendía amar a Ober para recopilar información sobre su traición.

| Índice |

2 thoughts on “Prometida peligrosa – Capítulo 33

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *