Prometida peligrosa – Capítulo 39

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


El tercer anexo estaba relativamente cerca del jardín trasero. Era un edificio que constaba de la oficina del médico dedicado a Marianne, con otra que se ocupaba de los habitantes de la mansión y la sala de suministros médicos. Aquellos familiarizados con la mansión llamaron al tercer anexo un edificio médico.

—Entonces lleva a Eve a ese edificio a través de ese camino —le dijo a Iric.

Los ojos de Eve se redondearon como cuentas. Ahora dejó de mendigar con las manos. Incluso levantó la cabeza y miró a Marianne sin permiso.

—Señorita.

—Desearía llevarte al interior del edificio principal, pero la gente de allí podría notarlo. Solo diles que perdiste tu paso. Si pones esa excusa, no te mirarán con sospecha y la doncella principal no te castigará.

Marianne sonrió alegremente en lugar de señalar la rudeza de Eve.

—Pero señorita, esta doncella…

—¿Peligroso? Lo sé. Quizás tú lo eres. Por eso le pregunto a Iric. ¿Soy tan mala, Iric?

—¿Qué quieres decir? Es un llamado y un honor para mí eliminar las amenazas que se le han impuesto.

Entonces, hazme un favor.

Fue una orden sencilla y encantadora, como si alguien pidiera a los transeúntes que compraran un ramo de flores en las gradas de la calle.

Iric apenas se tragó un suspiro, pero ya tenía una respuesta.

—Está bien, seguiré tu orden.

—Gracias.

Sólo entonces Marianne le soltó el brazo como si se sintiera aliviada.

Iric miró fijamente su muñeca vacía y rápidamente la escondió detrás de su espalda.

—Tu primer castigo es recibir el tratamiento adecuado.

Marianne miró a Eve.

—Déjame darte el segundo castigo después de eso.

Eve estaba horrorizada, mirándola sin comprender. Sus ojos verdes se veían más agradables y dulces que cualquier persona que hubiera conocido.

—¿Me estás perdonando?

—Bueno no. Aún no.

—¿Pero por qué me estás dando esta misericordia inmerecida?

—Ya sabes, Eve. Para ser honesto, no puedo creer todo lo que dices. Sospecho de ti.

Marianne se cruzó de brazos. Los adornos de encaje en sus hombros se agitaron cuando ella se encogió de hombros.

—Pero incluso si eres malo, Iric y Cordelli ya te han visto la cara. Ellos también conocen tu nombre. La seguridad de esta mansión es tan estricta que incluso controlan estrictamente la entrada y salida del personal aquí. Dado que esto sucedió, Iric prestará mucha más atención a protegerme. No puedes huir o lastimarme. Y espero sinceramente que no seas una mala persona.

Eve no respondió. Arrugó su delantal blanco ante la extraña explicación de Marianne.

Miró a Marianne con ojos, mejillas y nariz húmedos.

—Supongo que la llevarás al consultorio médico lo antes posible. Parece que el árbol del que se cayó es bastante alto.

Con expresión preocupada, Marianne miró la copa del árbol de donde cayó Eve.

La brillante luz del sol primaveral brillaba a través de sus abundantes ramas.

Iric reafirmó que no había peligros particulares a su alrededor. Con gran preocupación, la miró que no regresaría a la mansión. También rechazó la solicitud de Iric de que llamaría a otros caballeros en busca de ayuda.

Después de entregarle el silbato de llamada a Cordelli, finalmente desapareció con Eve, que cojeaba.

—Dios, tienes demasiado buen corazón, señora. Si el emperador o el duque Kling se hubieran enterado de esto, me habrían despedido de inmediato.

Cordelli refunfuñó, recogiendo los libros esparcidos por el suelo.

—¿De qué estás hablando? Hay pocas sirvientas como tú que puedan fingir no saber este tipo de cosas cuando las has visto. Además, me protegiste. Debes haberte sorprendido mucho. Gracias.

—Oh, de nada. Soy su doncella principal, ¿verdad? Ese es mi trabajo.

Eufórica por sus palabras de aliento, Cordelli sonrió y apiló los libros uno por uno.

Marianne se acercó a la hierba para recoger el abanico que cayó allí. El abanico se arrojó en el mismo lugar del césped. Y al lado había un trozo de papel doblado que parecía un regalo.

¿Qué es esto? ¿La criada lo dejó caer?

Marianne se inclinó para recoger el abanico y la nota.

Cuando abrió la nota doblada, notó algunas líneas en letra suave.

—Señorita, puede que le corten el dedo las afiladas briznas de hierba. Espera, ¿qué es? Preguntó Cordelli, con los ojos muy abiertos.

—Bueno, parece una carta secreta.

—Ah, una carta secreta… ¿Qué? ¿Carta secreta? ¡Esa chica debe haberlo dejado caer!

—Cordelli.

Marianne se llevó la mano a la boca de Cordelli y susurró en voz baja. Mientras Corelli miraba a su alrededor con una mirada confusa, escondió la nota doblada dentro de la mano que sostenía el abanico.

♦ ♦ ♦

—Creo que ahora estás a salvo.

El tercer anexo se encontraba con largas sombras al final del denso sendero del bosque.

Sus pilares blancos reflejaban la luz del sol como si indicaran que el edificio era un edificio médico.

—Muchas gracias.

Eve se alejó un par de pasos de Iric ayudándola y se inclinó ante él.

—Mi maestro sintió lástima por ti y así me dejas salvar tu vida —dijo Iric con frialdad.

Cuando agarró la espada en su cintura con una mirada insatisfecha, la espada hizo un chirrido, creando una atmósfera sombría.

—No espere que vuelva a obtener este tipo de misericordia.

Eve asintió violentamente, encogiendo los hombros.

Su aspecto ahora era bastante diferente de cuando estaba preocupado por Marianne en el jardín.

La gran cicatriz de la hoja en su rostro parecía tan deprimida como el mensajero del infierno.

Incluso sintió que él podría amenazarla con palabras como:

—¡Déjame sacarte los intestinos de inmediato si no te portas bien!

Iric advirtió con dureza:

—Si pones a mi maestro en problemas una vez más…

Arrastrando el final de su oración, miró a Eve en silencio. Eve estaba abrumada por su mirada fría.

—Nunca lo haré, señor. ¡Se lo puedo prometer!

—¡Está bien, puedes irte ahora!

—Sí. ¡Déjame ir ahora!

Eve volvió a caminar con la cabeza gacha. Mientras cojeaba hacia el edificio médico, no podía mirar atrás. Estaba muy consciente de los ojos penetrantes de Iric.

Iric se quedó en el borde del bosque hasta que Eve desapareció en el edificio y regresó.

—Te distorsionaste severamente el tobillo. Afortunadamente, los huesos se ven bien. ¿Cómo te lesionaste?

—Bueno, accidentalmente rodé por las escaleras… —Eve respondió a la pregunta del médico como Marianne le indicó, y luego metió las manos en el bolsillo del delantal habitualmente.

Pero no pudo atrapar nada allí.

Palideciendo de vergüenza, buscó en su bolsillo una y otra vez.

Ahora ella volcó el delantal por completo. Sacudiéndola boca abajo, no consiguió nada más que polvo. No pudo encontrar esa nota que colocó en el fondo del bolsillo. También revisó la solapa y las mangas, pero no lo encontró.

—¿Qué sucede contigo? ¿Perdiste algo?

—No, en realidad no. Pensé que había puesto mi horquilla aquí, pero creo que la dejé en casa.

—Entonces, siéntate como es debido. Acabas de forzar tu pie lesionado. No lo hagas.

—Lo siento.

Eve se sentó en la cama, luchando por mantener la calma. Ella miró por la ventana horrorizada.

El sol de la tarde era cálido y tranquilo, y el camino sobre el bosque estaba tranquilo como si nada hubiera pasado. Estoy totalmente arruinado.

Eve se lamentó profundamente por dentro y miró el jardín sin comprender.

♦ ♦ ♦

—Ahora buenas noches. Si siente algo de sospecha, toque el timbre. Correré hacia ti de inmediato.

—Sí, Cordelli. Tenga una buena noche. No te preocupes.

—Sin embargo, no puedo evitar sentirme preocupado. Si puedo hacer lo que quiero, quiero dormir al lado de tu cama, no en la habitación de al lado.

Cordelli parecía estar molesta por lo que le sucedió durante el día.

Aunque Cordelli estaba al lado de Iric y prometió mantenerlo en secreto, Marianne todavía parecía nerviosa.

Cordelli se quedó hasta el final y revisó su ropa de cama, candelabros y cortinas una y otra vez. Incluso se ofreció como voluntaria para vigilar de noche, pero casi la echaron.

Marianne se tapó la barbilla con la manta mullida y parpadeó.

Estaba oscuro en la habitación y no podía ver nada. Sin embargo, a medida que se iba acostumbrando cada vez más a la oscuridad, empezó a ver la forma del tapiz de la cabecera. Fuera estaba muy tranquilo. Entrecerrando los ojos, miró fuera de la puerta y finalmente guardó la manta después de levantarse.

Metió la mano a través de las cortinas y abrió un poco la ventana. El viento estaba frío. Pensó que era mejor ponerse algo, así que llevaba un grueso chal colgando cerca.

A continuación, rebuscó en el cajón del tocador con las yemas de los dedos. Cogió una nota con las yemas de los dedos. Se lo guardó en el bolsillo y finalmente se puso en cuclillas frente a la cama.

Encontró unas suaves zapatillas de cuero con forma de zapato cuando levantó la colcha. Se quitó las zapatillas de piel de conejo que llevaba y se puso los zapatos nuevos. El tacto duro y el frío frío envolvieron sus pies descalzos.

Bueno. Déjame salir ahora. Espero que pueda salir como se esperaba.

Marianne abrió la puerta en silencio, muy lentamente. El pomo de la puerta estaba medio girado y se volvió a cerrar con un ligero clic.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *