Prometida peligrosa – Capítulo 38

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Eve recordó el rostro de Anne. Anne era una dama con una impresión fría, aunque amable.

Si Eve no cumplía con su tarea, Anne podría quitarle su apellido falso y su nombre de pila. Eso era lo último que quería. No quería volver a quedarse sin hogar.

Es mejor para mí simplemente bajar y hablar con honestidad. Afortunadamente, solo hay una sirvienta que acompaña al nuevo propietario

Eve estiró sus piernas que se estaban quedando dormidas y balanceó su cuerpo levemente. El ruido de sus pasos en movimiento sobre la hierba se escuchó con mayor claridad.

En ese momento, el árbol que estaba pisando se rompió. Cayó del árbol con un estruendo.

—¡Ups!

Cordelli gritó y se detuvo frente a Marianne. Libros como el “El precioso anuario de VI”, la lista de las obras de la diseñadora real Margarita y la Serie Romance: “Cómo engañar al duque” se elevaron por los aires y cayeron como hojas caídas.

Marianne abrió lentamente los ojos que cerró inconscientemente hace un momento.

Se encontró abrazando a Cordelli que estaba frente a ella y se puso rígida.

Estaba tan sorprendida que incluso el abanico que había estado sosteniendo voló sobre el césped frente a ella.

Y a su lado estaba una niña que cayó al suelo.

—¡Oh, Dios mío! ¡Parece que se cayó del árbol!

Cordelli gritó con voz de sorpresa. Literalmente, había una chica que parecía una sirvienta que se cayó al pie del árbol. Había algunas ramas de árboles rotas a su alrededor.

—Oye, ¿estás bien?

Mientras Marianne se estaba calmando, Cordelli preguntó con cuidado.

Eve no respondió. Mientras miraba a la criada extrañamente tranquila, Corelli rápidamente hizo retroceder a Marianne.

—¿Pero por qué estaba ella en el árbol? —preguntó Cordelli.

—Mmmmmmm… ¿Se echó una siesta allí en secreto? —Marianne respondió pacíficamente.

Mientras daba un paso atrás, Marianne siguió mirando por encima de sus hombros. La pequeña doncella que no se movía en absoluto como si estuviera muerta comenzó a retorcerse.

—Parece que está herida…

—Creo que sí. Pero ella es sospechosa. Tengo que llamar a Iric lo antes posible.

—Señorita.

Se escuchó una llamada urgente desde atrás incluso antes de que Cordelli terminara de hablar.

Marianne volvió la cabeza hacia el lugar de donde provenía la voz.

Iric, alto y de cabello púrpura, se acercaba con la capa negra de Astolf ondeando detrás de sus hermosos hombros flanqueados.

—¿Iric?

Vino corriendo hacia ella y rápidamente sacó la espada para estar en guardia.

Aunque ambos gritaron, el jardín era tan grande que incluso los caballeros que custodiaban el exterior de la mansión apenas podían notarlo. La llegada repentina de Iric significó que estaba cerca en ese momento.

—¿Está bien?

—Oh, estoy bien. Te dije que descansaras en lugar de seguirme. Eres realmente terco. Ayer me dijiste que estabas de guardia en el edificio principal. ¿No estás cansado?

—¿Cómo puedo descuidar la protección cuando sucede este tipo de cosas peligrosas?

—Bueno, es peligroso para esa chica, no para mí, —Marianne se encogió de hombros casualmente.

Le sorprendió que la niña se cayera repentinamente de un árbol, pero no pensó que fuera peligroso. Cualquier asesino enviado por Ober no podría haber sido tan relajado como ella. Y la defensa de la mansión de los Caballeros Eluang fue mucho más estricta. Además, Iric estaba a su lado.

Si esa chica era una asesina enviada por Ober, Iric se haría cargo de ella. Si era lo suficientemente fuerte para que Iric la manejara, moriría de todos modos. Nada sería diferente incluso si ella se preocupara por eso. Por supuesto, su juicio era una suposición válida, pero era demasiado optimista.

—Siempre debe tener cuidado incluso cuando está dentro de la mansión. De un paso atrás. Déjame echarle un vistazo.

Iric se acercó a ella, quien comenzó a moverse poco a poco.

—¿Quién eres tú? Levanta la cabeza y muestra tu rostro.

Apuntó con la punta de la espada a la nuca de la criada.

Temblando ante la amenaza de Iric, levantó lentamente la cabeza. Marianne miró de cerca el rostro de la doncella. Era una chica normal, pero Marianne nunca la había visto antes.

—Dile al nuevo propietario quién eres.

—Lo siento, mi nombre es Eve, Eve Ryans, y soy una sirvienta asignada al equipo de cuidado del jardín. Voy…

Eve se puso de pie para mostrar sus modales, pero se dejó caer. Obviamente, se lesionó el tobillo después de caerse del árbol.

—Las horas de cuidado del jardín ya terminaron. ¿No sabes que tienes prohibido entrar y salir del jardín cuando el dueño está dando un paseo?

Reprendiéndola con más dureza, Iric empujó la punta de la espada aún más. Originalmente estaba extremadamente devoto de Marianne, pero después de enterarse de toda la situación tras el regreso del duque Kling, simplemente era sobreprotector como si la tratara como a una muñeca de cristal.

—¡Lo siento! ¡Lo hice mal!

Eve suplicó su perdón.

Maldición. Dicen que el desafortunado se rompe la nariz aunque se caiga de espaldas, ¡y soy yo!

¿Cómo es que se rompió la rama en la que estaba sentada?

A pesar de que se estaba lamentando profundamente por dentro, no podía simplemente escupir. Ella se sintió mareada. Sabía que estaría en problemas si la atraparan el nuevo dueño y su doncella, pero mientras gritaba, su guardaespaldas apareció de repente. Si no presentaba excusas plausibles, podría confundirse con un intruso ilegal y recibir un fuerte castigo.

—¿Por qué te escondiste en la copa de un árbol? —exigió Cordelli, sacando la cara por detrás de la espalda de Iric. Su rostro estaba mezclado con algo de preocupación y vigilancia.

Eve puso su cerebro a trabajar mientras la observaban de cerca.

Aunque no asistió a una academia, aprendió a peinarse y hornear pan cuando tenía más de quince años, pero aprendió algunas otras cosas más rápidamente.

Uno de ellos fue cómo sobrevivir en el mundo real. Podría ser robar algún día, adular otro día y mentir y traicionar otros días.

—Bueno, esto es lo que pasó —dijo Eve—. Mientras trabajaba, vi una ardilla, que era muy linda. Y terminé de todos modos en ese momento. ¡Arranqué todas las malas hierbas y barrí los escalones para limpiarlos! Luego vine aquí y la ardilla desapareció de repente. Estaba demasiado asustada para verla salir a caminar, así que me asusté más…

Eve se arrodilló con sus piernas incómodas y se inclinó hasta el suelo. Como si estuviera preparada para esta ocasión, las mentiras salieron de su boca de forma natural. Para ella era lo más importante salir a salvo de este lugar.

—Lo siento. ¡No lo volveré a hacer! Por favor, perdóneme una vez. Por favor. No quise hacerle daño. Lo digo en serio. Por favor, muestre piedad.

Sus mejillas rojas y sus manos frotándose se volvieron blancas. Las lágrimas cayeron sobre su delantal sucio y lo empaparon.

De hecho, parecía tan miserable y lamentable. Desafortunadamente, eso no fue suficiente para dejarla libre.

—Señorita, esta doncella puede estar mintiéndonos.

—Cordelli tiene razón. Déjame traer a los caballeros de guardia para que se la lleven.

Iric sacó un pequeño silbato plateado de su bolsillo.

Los caballeros que trabajaban en grandes mansiones o castillos por lo general llevaban silbatos para las llamadas de emergencia. Cuando sonaba el silbato, los miembros de élite de los Caballeros de Eluang aparecerían en solo unos minutos y se la llevarían. Incluso si no fuera asesina o espía, sería castigada porque se atrevió a molestar al dueño de la mansión.

Mientras reflexionaba un poco, Marianne avanzó unos pasos. Y luego agarró la muñeca de Iric con su mano suave y blanca y lo detuvo.

—¿Señorita?

Estaba desconcertado.

—¿Eve?

—¿Perdón? Sí, esta es Eve, señorita.

Eve inclinó su rostro hacia abajo.

De repente, Marianne recordó a Evelyn en la mansión Lennox. Cuando la llamaba Eva, solía sonreír alegremente y cuidarla bien. Esta pequeña doncella no se parecía a Eve en absoluto, pero se sentía extraña.

Solo el apodo de Evelyn y el nombre de esta doncella se superponían. ¿Fue porque no se conocieron durante tanto tiempo? Marianne se sintió extraña y dijo:

—¿No sientes dolor en el tobillo?

—¿Perdón? Oh, estoy bien. Solo me torcí un poco. Esto no es nada…

—Eve, no deberías mentirme. Si mientes, es un error más grande que caer del árbol y sorprenderme.

Eve tuvo una mirada muy extraña sobre eso. Su rostro estaba enrojecido aún más.

Afortunadamente, Eve se inclinó profundamente, por lo que Marianne no vio su expresión.

—Es por eso que tienes que ser castigada por esto.

—Lo siento, lo siento mucho. Me equivoqué —rogó por su perdón.

Sonriendo torpemente, Marianne dijo:

—Eve, no te mataré.

—¡Entonces, por favor no me eche! Puede golpearme o matarme de hambre. No tiene que pagarme un salario. Así que, por favor, no me eche.

Eve lloró, suplicando su perdón desesperadamente. Marianne apartó los ojos de Eve y miró a Iric.

—Iric, ¿has memorizado la estructura de la mansión?

—No perfectamente, pero sé algo de eso.

—¿Hay un camino desde este jardín al tercer anexo sin pasar por el edificio principal?

—Bueno, sí. Hay una forma de pasar por los alojamientos detrás del edificio principal.

Iric le dio la respuesta correcta, pero estaba nervioso.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *