Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 15: Me llegó una carta

Traducido por Devany

Editado por Sakuya


Un ronroneo rodeo la habitación. Con cada caricia que realizaba Wirbel a Dieter, este último soltaba un adorable ligero sonido.

—Bien, bien, fufu que lindo.

Mientras Wirbel se encontraba sentado en un sofá, acariciaba a la criatura que yacía en su regazo. Su suave y blanco pelaje parecía ser agradable al tacto. El pequeño ronroneo de Dieter lo hacía lucir como una mascota. No había rastro alguno de aquella amenazante y aterradora aura que antes lo rodeaba.

—No sabía que las bestias mágicas podían volverse tan pequeñas —Me dirijo a Berta que estaba de pie a un lado mío.

—Sí, no sería capaz de vivir en la mansión con su forma anterior, así que me sentí muy aliviada al encontrar una bestia mágica que pudiera cambiar su tamaño —Berta explicó en voz baja.

De hecho, si hubiera llevado a Dieter a la mansión en su forma original, mi coartada podría haberse visto perjudicada y revelado mi identidad en segundos. No sólo eso, mantener un animal, que llamara tanto la atención, no sería aceptado.

¡Dejando eso de lado! El solo hecho de verlos me hace sentir mejor… ¡Qué adorable es Wirbel jugando con un animal pequeño!

Cuando volví de la Unión de Cooperación, Wirbel ya estaba esperándome en el edificio principal. En el momento en que me vio, su pequeña figura sonriente corrió hacia mí, fue demasiado adorable. Estaba encantada, ¡Wirbel actuó como un niño mimado y camino mientras se aferraba a mis piernas!

Mientras sonreía cálidamente, en mi propio mundo lleno de Wirbel, Dieter se tendía entre el sofá y mi espalda. Naturalmente, se deslizó hacia abajo debido a su peso corporal. Dieter, ¿qué quieres hacer? Las apariencias de una peligrosa bestia mágica son inexistentes…

Cuando miro a un lado, Wirbel está mirando hacia aquí con una expresión impaciente. De ninguna manera, ¿quieres que te haga un sándwich también? El profesor de etiqueta se enfadaría, pero no puedo ganar contra esos ojos llenos de expectativas.

Cuando le doy una sonrisa de permiso, Wirbel imita a Dieter y se mete entre mi espalda y el sofá. Cuando me apoyo ligeramente contra Wirbel, Mamá, está apretado, dice encantado. Fufu, ¡qué lindo!

En medio de mi paraíso lleno de Wirbel, a lo lejos alcanzo a escuchar unas pisadas apresuradas, una más pequeña que la otra

Aquellos ruidosos pasos ahora suenan desde el pasillo y todos dirigimos nuestra mirada a la puerta, expectantes.

Justo cuando creí que sería alguno de los socios con los que he estado quedando mucho recientemente, Berta abrió la puerta.

—¡Hemana! ¡Hemaito Wii!

Apenas dejó entrever un pequeño hueco al abrir la puerta, la señorita Annelise saltó con delicadeza dentro de la habitación. Pareció buscarnos con la mirada unos segundos, y en cuanto nos encontró, corrió hacia nosotros.

—¡Anne también…! —empezó a subir al sofá.

Después de que, inconscientemente, le tendiera la mano, utilizando mi apoyo la señorita Annelise se instala rápidamente encima de mis piernas. Aunque Annelise no pesa mucho, aquel peso extra pareció incomodar a Dieter quien se arrastró lentamente hacia afuera. Wirbel también estaba agitado, tratando de salir, pero apenas lo vio, la señorita Annelise se aferró a él, impidiéndole escapar.

—Mamá…

Cuando dirigí mi mirada hacia él, pude ver sus ojos rogando por ayuda. ¡Wirbel! ¡Déjaselo a mamá!

—Anneliese-sama, mire que lindo es… —ignorando la objeción de Dieter, se lo preste a la señorita Annelise como sacrificio. Ella soltó un “¡Kya!” lleno de alegría y extendió las manos rápidamente hacia él. Dieter, en medio del abrazo de Annelise, dejó escapar un suspiro de derrota. Su fuerza seguía siendo la misma aun estando en su forma pequeña, así que, si quisiera, podría escapar fácilmente de ahí, pero decidió rendirse completamente.

¡Dieter, no olvidaré tu noble sacrificio! Cuando, irresponsablemente, iba a dejar pasar los movimientos bruscos de la pequeña, Wirbel la reprendió suavemente —Anne, debes acariciar suavemente a los animales pequeños —al decir eso, acercó su mano a la cabeza del animal y empezó a acariciarlo suavemente, Dieter apenas sintió el contacto brusco, se acercó más a la mano del niño, disfrutando de los mimos.

Lo siento, fui yo la que decidió sacrificarte por el bien de mi hijo. ¡Ah, pero quién hubiera pensado que mi niño fuera tan amable! ¡Quiero abrazarlo!

Sin poder controlar mi emoción, decidí abrazar a los tres al mismo tiempo, nuestro abrazo compuesto de dos niños y un animal fue adorable, cada uno de los tres filtró un sonido completamente diferente.

Ah~ qué hago con este incontrolable sentimiento, si esto sigue así, voy a explotar de amor~ La necesidad de proteger a estos pequeños llenó todo mi corazón.

Mientras me dejaba llevar, absorta en mis felices emociones, una voz vacilante gritó —¡P-perdón…! —Levanté rápido mi rostro al oír aquello, encontrándome con una de las criadas de la señorita Anneliese, mirándonos con ansiedad.

—Madam Bianca me dijo que le entregara esto —diciendo aquello, la criada me mostró una carta encima de una bandeja. Cuando estaba a punto de levantarme para tomarla, Berta lo recibió por mí y me la entregó.

¿Qué es? ¡Eh! ¿Acaso querrá reclamarme algo? ¡¿Será una queja?! No, no debería serlo. ¡Madam Bianca es una buena persona! Creo… ¡Apenas si intercambiamos palabras!

Cuando abrí tímidamente la carta, me sorprendió encontrarme con la tan sonada “carta de agradecimiento”: Debido a que la señorita Anneliese ha estado yendo recientemente, lamento mucho las molestias, pero, por favor, cuídala. El contenido era apropiado de una dama educada y amable. Además, por alguna razón, la frase, el rollo suizo era muy delicioso, se escribió por lo menos cinco veces. Madam Bianca… ¡sus deseos se están filtrando! ¡Te encantó mi postre! Hablaré con el jefe de cocina otra vez, ¡bien!

Cuando, inconscientemente dejé escapar un, me gustaría que madame Bianca coma Mille crepe… Las criadas de la señorita Anneliese tragaron saliva. Mirando alrededor, pude notar que no solo ellas, sino que todos me miraban emocionados.

—Bueno… no estaría mal dejar que todos en la mansión lo prueben también, sus opiniones me ayudarían a mejorar el sabor —al decir eso, en todas direcciones se escucharon voces encantadas.

Todo el mundo es goloso. Y, Berta… estás sonriendo. Estás llena de vigor para comer, ¿no? Ya te he dejado una muestra, ¿verdad? ¡No te preocupes, nunca diría eso! ¡Por favor, coman más y más!

Como si escuchara mis pensamientos, la cara de Berta se transformó en una mueca. ¡En serio! ¿¡Cómo puedes saber lo que pienso!? ¡Eres aterradora, por favor deja de hacerlo, me provocas escalofríos!

He sido testigo del nacimiento de un demonio femenino… al pensar eso, provocó que mi cuerpo temblara de miedo.

—¡Hemana maor, quiero que hagas opa para este niño otra vez deshu!

En el momento en que la señorita Annelise dijo eso, alcancé a escuchar un gufu a mi lado. Giré mi vista en esa dirección y me encontré con Berta temblando un poco. ¿Qué pasa? ¿¡Tienes algún problema!? ¡Sí, me está llamando Hemana maor! ¡Siempre pienso en cómo los niños te consideran importante! Sin embargo, Berta, ¡tu respeto por mí ha disminuido recientemente! ¿¡Acaso quieres pelear!?

 —¡Hemaita! ¡Ropa!

Oopsy, lo siento, la ropa de muñeca, ¡está bien!

La muñeca de papel que le di a la señorita Anneliese, recientemente se volvió su favorita. Wirbel no mostró mucho interés, pero como era de esperar, no importa el mundo, a las chicas les gustan las muñecas.

Dibujé una muñeca parecida a la señorita Anneliese en papel, luego dibujé ropa y la recorté. Es una cosa considerablemente simple, pero como no existía en este mundo, todos se sorprendieron bastante. Sí, ¿qué ropa debemos hacer esta vez? Quieres algo con muchas cintas, ya veo. Entonces, dibujemos una gran falda y agreguemos muchas cintas similares a un vestido estilo rococó…

Un, se ha convertido exactamente como un shoujo manga. ¿Sutil? ¡Maa, no está bien!

—Señorita Anneliese, ya terminé, ¿qué le parece?

—¡Kya, lindo! —la pequeña señorita Anneliese gritó emocionada. —¡Anne quiere llevarlo también deshu!

¡Me alegro de que te guste! Este vestido no es algo de este mundo, así que las criadas también lo miran con curiosidad. ¿Wirbel? Chasquee la lengua, se atrevió a quedarse dormido en medio de mi creación. Como era de esperar, esto parece aburrir a los chicos.

| Índice |

One thought on “Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 15: Me llegó una carta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *