Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 16: Publicando un libro de recetas

Traducido por Devany

Editado por Sakuya


—Mira… —Becker me muestra un pedazo de papel. En él se puede ver un sencillo dibujo de un copo de nieve.

—Es el boceto que hizo nuestro artista, se basó en el dibujo que madame me dio el otro día.

—Cierto, la vez pasada me pidieron que dibujara un diseño para el logo de la marca. —Esa vez dibujé cualquier cosa, así que lo había olvidado por completo. ¿Supongo que este diseño fue basándose en eso? De hecho, el dibujo del artista lucía excelente. Era un copo de nieve, pero a la vez parecía una hermosa y delicada flor. Aun así…

—Creo que el dibujo está muy bien hecho. Pero, ¿no cree que este diseño es incongruente para una empresa comercial como la Compañía Becker?

—Claro, este no es un diseño adecuado para ser el logotipo de la marca de la Compañía Becker.

Ahora me siento culpable por haber dibujado cualquier cosa al azar, es cierto que es demasiado femenino, no se siente para nada como Becker. N~ Si tuviera que pensar en algo… ¿qué tal una hiedra? Una vez entrelazado no podrás salir, ¡creo que ese sería el indicado para la marca! ¿Suelto, pero difícil de separar de los sentimientos?

—Sí, es por eso que esto será usado como un diseño para la marca de Madam.

¿Eh? ¿Qué ha dicho? ¿Escuché mal?

—¿Mi marca?

—¡Correcto! Los productos ideados por madame saldrán al mercado con su propia marca. De esa manera, los futuros productos serán más fáciles de vender…

—Ya veo…

—Sí, al principio, puede que las personas tengan dudas en comprar productos hechos por madame. Sin embargo, si tiene la credibilidad de una marca que la respalde, la gente confiará más en usted y comprará más fácilmente nuestra mercancía. Primero, construiremos la confianza con el comprador a partir de la taza de medición y la cuchara. Al hacer eso, el pueblo verá la innovación que proporciona la marca y empezaran a pelearse entre ellos por los próximos productos —Becker estaba encantado con su propia trama.

No creo que las cosas vayan tan bien, pero si el jefe de gran empresa lo cree, puede haber una posibilidad. Básicamente, si utilizamos el renombre de la compañía Becker a nuestro favor para impulsar esta nueva marca, estaremos controlando lo que piensa el público y motivaremos su confianza.

—Bueno, entonces, todo perderá sentido si no propagamos bien la taza de medición y la cuchara.

—¡Sí, es por eso que necesito su ayuda, madame! —Becker me miró con ojos llenos de determinación.

—¿Yo? ¿C-cómo?

—Sí, me gustaría que me enseñara a cocinar.

—¿Eh? —Cuando lo miro de forma confusa, Becker se inclina hacia adelante y comienza a hablar.

—Hemos hablado antes del uso del utensilio de medición usado en las recetas básicas. Quiero escribir recetas para eso. Si hay un libro de recetas con platos deliciosos que nadie conoce, el utensilio de medición recibirá aún más reconocimiento. De esa manera, sin duda, tendremos éxito…

Ah, así que era eso. Me sorprendiste porque te acercaste con una expresión tan aterradora.

—Ya veo, lo entiendo. ¿Qué tipo de recetas serían buenas?

—Espera, ¿está bien con eso? —Becker me mira asombrado, probablemente no esperaba que yo estuviera de acuerdo tan rápido, pero ¿por qué habría de molestarme? Deseo que los deliciosos platos se extiendan por todo el mundo. ¡Arreglando recetas, descubriendo nuevos platos! ¡Si eso sucede, viajemos de incógnito y comamos con Wirbel!

—Sí, ¿hay algún problema?

—No realmente, pero… las recetas de los platillos son algo que el chef fundamentalmente monopoliza para sí mismo. Un alumno excepcional heredará las recetas en la mayoría de los casos, pero no es algo que se extienda generalmente a gran escala.

Ya veo, entonces, al publicar un libro de recetas, Becker está haciendo algo innovador. Como sólo le estoy enseñando a Becker recetas personales, no habrá ningún problema.

—No me importa. Después de todo, me gustaría que el libro también llegara a las manos de cualquier persona común, no sólo de gente rica.

Como el papel es precioso, los libros son naturalmente caros. Sería difícil para la gente común ponerle las manos encima. Si no se vende en las calles, el desarrollo de los platos se retrasará. Los chefs de los aristócratas seguramente ocultarán sus nuevas recetas.

—Sí, sobre eso, el deseo de madame de obtener pequeños beneficios y resultados rápidos al extender los utensilios de cocina a todo tipo de familias puede que no ocurra.

No, no, si lo dices así, me hace parecer como si hubiera tramado algo deshonesto, esto es diferente, ¿entiendes? ¡Sólo pensé que sería bueno hacer las cosas convenientes para todos! ¡Tú eres el que quiere seguir vendiendo! ¡Por favor, deja de echarme la responsabilidad de tus planes!

—Todo el mundo en la junta lo pensó cuidadosamente, pero muchos en las calles no son capaces de leer. Aún no sabemos qué hacer con eso…

Parece que Becker pensó mucho en ello. Pero, tienen razón… ¿qué deberíamos hacer? Sería bueno encontrar un método para hacer que la gente entienda fácilmente las letras… ¡ah, es cierto!

—¿Qué tal una demostración?

—Una demostración, ¿cómo sería eso?

—Sí, reúne al ama de casa y haz una demostración gratuita. ¿No sería posible explicar la conveniencia de cada utensilio de esa manera fácilmente?

¡Mjm, creo que es un buen plan! Becker se las arreglará para hacerlo de una manera u otra. Dejando el trabajo a otros. ¡Becker también debería sufrir un poco para ganar dinero!

—Fumu, entonces, todo lo que queda es elegir las recetas.

—Veamos, el azúcar es demasiado valiosa así que los dulces serían difíciles de hacer para la gente común, creo que los platos de la cena serían mejores

¿Qué sería bueno? N~ Tal vez eso que a los niños les encanta~

—Pensar que está familiarizada con platos que no sean dulces… ¡Cómo se esperaba de madame! —Cuando Becker lo dice, las criadas alrededor asienten todas a la vez. Todos me miran con ojos de admiración. Me preocuparé si crees que soy una experta. ¡Solo soy una simple aficionada, sabes! Solté un suspiró cansado de solo imaginar las locas ideas que se estarán haciendo, sin embargo, en el caso de las criadas, probablemente sólo estén pensando que podrán probar deliciosa comida.

—Entonces, déjame el libro de recetas, y yo te dejaré a ti el montaje de la demostración. Escribiré una explicación detallada de los utensilios de cocina y se la enviaré más tarde…

—Sí, muchas gracias. No puedo expresar cuán sinceramente aprecio la ayuda de madame. —Becker agradeció de forma exagerada.

 —Pienso que utilizar el “Gratinado” como platillo de demostración sería lo mejor. Informa al jefe de cocina que hoy le estaré explicando cómo hacerlo.

¡Está decidido, la cena de hoy será gratinada! Me pregunto si le gustará a Wirbel~

| Índice |

One thought on “Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 16: Publicando un libro de recetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *