Reina Villana – Capítulo 46: Peligros al acecho

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


A veces, Lester no podía creer lo afortunados que eran de tener un Rey tan confiable. Aunque ella siempre se sintió inadecuada y culpable por todas las cargas que le habían dado a su Rey. No importa lo que hagan, ella todavía no sentía que habían hecho lo suficiente para que le pagara todo lo que había hecho.

Mientras tanto, los larks frente a ellos atacaron constantemente al rey, rodeándolo por todos lados. Kasser se enderezó y se subió a la cima de Abu hasta que se balanceó sobre sus pies mientras su paso continuaba con firmeza.

Comenzó a apuntar a los larks, que lideraban la colonia. Las hormigas del frente, servían como soldados, tenían el doble del tamaño de los larks promedio. Cortar su formación sería una ventaja estratégica.

Cuando Abu, finalmente, se acercó lo suficiente hacia la colonia, Kasser saltó de la espalda de Abu y se lanzó al aire. Cuando tocó el suelo, desenvainó su espada inmediatamente y la arrojó hacia abajo, apuñalando la cabeza de la hormiga soldado más cercana.

De la espada se filtraron briznas de humo azul, azotando y cortando el resto del cuerpo del lark.

De la nada, surgió una serpiente que se enroscó alrededor del cuerpo del rey. No era una serpiente normal, como lo indican sus escamas afiladas que sobresalían por su cuerpo.

Su Praz se iluminó.

Kasser giró y cortó los larks, girando su espada con la delicadeza y gracia que solo un guerrero experimentado podría tener. Dio un salto y, cuando volvió a tocar el suelo, se liberó una onda de choque que atravesó los larks circundantes y los eliminó de manera efectiva.

La sangre de los larks se derramó sobre la arena. A medida que sus corazones eran perforados, sus cuerpos comenzaron a descomponerse, se desmoronaron inmediatamente y se convirtieron en uno con las arenas.

A cierta distancia, los soldados Hashi observaban cómo larks tras larks iban desapareciendo. El espacio que rodeaba al rey, pronto, estuvo desprovisto de cualquiera de las temidas criaturas, miraron con asombro y alabanza a su rey.

Observaron en silenciosa anticipación y emoción, los murmullos de los elogios de su rey comenzaron a revolotear desde sus puestos.

—¡Salve a Su Majestad!

—¡Oh, nuestro poderoso rey!

Un momento después, un soldado gritó, un grito de batalla, de inmediato, los demás soldados gritaron, animando a su rey. Sus gritos fueron tan fuertes que se escucharon en todas las paredes, vibrando con cada golpe de sus pies y de sus lanzas.

Con sus espíritus revitalizados y su coraje reavivado ante la vista de su rey, podían sentir que el miedo se desvanecía ante la perspectiva de ir a la batalla contra estas criaturas.

En el campo, Kasser respiró, abriendo y apretando los puños. Podía ver a los larks comenzando a perseguirlo una vez más, pero algo era diferente. Se miró las manos ensangrentadas, hipnotizado por ellas… sin duda hay algo diferente, pensó. Podía sentir a su Praz corriendo alrededor de su cuerpo, su poder temblando salvajemente, surgiendo, listo para prestar atención a su propia orden.

Como un reino ubicado en el corazón del desierto, no había duda de que el Reino de Hashi recibiría la mayor cantidad de visitas de estos monstruos durante los períodos activos en comparación con los otros reinos. Como tal, el rey del desierto era el que tenía el Praz más poderoso.

Entre los comerciantes ambulantes, el tema más candente siempre había sido el Praz de cada uno de los cinco reyes. Otros incluso tratarían de defender su argumento de que sus propios reyes son los más poderosos, pero estas solo serían comparaciones sin fundamento.

Era un hecho indiscutible que el Rey del Desierto era el que tenía el Praz más fuerte, ya que el desierto solo cría a los seres más difíciles para sobrevivir en sus duras condiciones.

Pero con gran poder viene un mayor costo. Como los reyes obtendrían el control total de su Praz al ascender al trono, para el rey del desierto no fue así. Su Praz era muy poderoso; necesitaba reprimirlo más de lo que podía usarlo.

Era más fácil de controlar durante el período seco. Pero, cuando llegaba el período activo, el Praz de Kasser giraba a su alrededor agresivamente, inquieto, como si anticipará una pelea para estallar.

A menudo pensaba que su Praz tenía su propia conciencia. Como si no apreciara estar contenido en su cuerpo por más tiempo, deseando liberarse.

A menudo, correría desenfrenado por su cuerpo, y Kasser tendría dificultades para controlarlo a su voluntad. La mayoría de las veces, estaba exhausto, simplemente, porque siempre debía mantener estable a su Praz cuando intentaba usarlo.

Por lo general, en este momento, estaría agotado después de usar demasiado su habilidad, pero todavía estaba en forma como un violín. No pasaba nada, todavía podía pelear, e incluso no había sudado demasiado.

Kasser reflexionó mientras apretaba más su espada, pero lo suficientemente flojo como para balancearse. Los larks lo rodearon antes de comenzar a saltar hacia él una vez más.

Todavía tenía algunos larks que cortar. Él sabe que no puede evitar que cada lark avance hacia su reino. Podía ver por su visión periférica que algunos se habían separado y comenzado su avance.

Solo esperaba que sus propios guerreros estuvieran listos, ya que la guerra, apenas había comenzado.

♦ ♦ ♦

Eugene escuchó el estallido de la señal poco después de que ella regresara a su habitación.

Pensamientos agradables, pensó, calmando su corazón. Las cosas podrían no estar tan mal hoy.

Miró hacia el cielo, esperando ver una señal azul. Sin embargo, cuando el cielo se iluminó en una neblina verde, Eugene sintió que su corazón, una vez más, latía más rápido por la ansiedad.

—Zanne —gritó, la criada se apresuró a su lado.

—¿Sí, su Majestad?

—Era amarillo hace un momento, y ahora el destello de la señal es verde. ¿Qué significa eso?

Zanne también estaba confundida, ya que había pasado mucho tiempo desde que había visto una llamarada verde. Aunque tenía una idea y sabía que el color significaba problemas, dudó en responder, temerosa de poder alimentar a la reina con información incorrecta y preocuparla aún más.

—Permíteme ir y preguntar, Su Majestad —ella se inclinó y comenzó a buscar a alguien que se lo explicara a la reina. Cuando Zanne salió de su habitación, Eugene echó la cabeza hacia atrás para mirar hacia afuera y vio dos bengalas verdes más en erupción en el cielo.

Eugene comenzó a caminar de un lado a otro, desgastando la alfombra en su nerviosismo, mientras esperaba las noticias con impaciencia. Volvió a mirar hacia la puerta cerrada, la preocupación empañaba sus rasgos mientras se preguntaba por qué nadie había venido todavía.

—Es muy tarde. ¿Dónde está Marianne? —Se susurró a sí misma. Marianne siempre era la que venía y le explicaba estas situaciones. ¿Paso algo?

Pensó en conseguir que un criado la buscara; no podía soportar esperar más. Eugene estaba frustrada; no había dispositivos de telecomunicación en este mundo.

Se movió para salir de la habitación y llamó al criado cercano. Cuando preguntó por el paradero de Marianne, el criado respondió.

—La vi hablando con el oficial general, Su Majestad.

—¿Dónde? Llévame a ella.

Eugene siguió al criado por los pasillos y bajó una serie de escalones. No había estado en todos los rincones del palacio, pero ahora conocía su estructura. Pronto, llegaron al borde del castillo que pertenecía al oficial general y a la residencia de las damas de la corte.

Un grupo de sirvientes se reunió alrededor del corredor frente a la oficina. Marianne y Sarah estaban hablando entre sí con una expresión seria en su rostro, pero cuando descubrieron a Eugene, instantáneamente, caminaron hacia ella y bajaron la cabeza.

Los ojos de Eugene miraron a Marianne, luego a Sarah y luego a los sirvientes, cada uno de ellos con una mirada preocupada. En la mayoría de las situaciones, no se atrevería a entrometerse ya que todavía no sabía cómo se manejan las cosas por aquí. Ella pensó que era mejor para ella no interferir.

Pero hoy, se había vuelto bastante aprensiva después de las dos señales verdes. Ella no quería sentir que no pertenecía a este lugar; ella tenía derecho a saber qué estaba pasando.

—Puedo sentir la tensión en la habitación —comenzó —¿Qué pasó? —Exigió, y Marianne se acercó.

| Índice |

7 thoughts on “Reina Villana – Capítulo 46: Peligros al acecho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *