Reina Villana – Capítulo 47: Yo, soy la reina

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Es un asunto delicado, Su Majestad, permítame explicarle en privado —le dijo, y Eugene asintió, siguiendo a Sarah y Marianne mientras entraban en una oficina más privada. Las puertas se cerraron detrás de ellas, y Eugene se volvió hacia ambas para obtener una explicación adecuada.

—Siento mucho no haberle informado de la situación aquí, Su Majestad —Marianne comenzó y Eugene frunció el ceño. Marianne no era el tipo de persona que daba excusas al hablar, por eso confiaba más en ella. Sintiéndose un poco tranquila, Eugene comenzó a expresar sus preocupaciones, preguntando sobre las bengalas y su significado.

—Las llamaradas verdes consecutivas indican una advertencia de emergencia —respondió Sarah.

—¿Es más grave que una señal roja?

—Dependiendo de la situación, puede ser más peligroso, Su Majestad. Si se dispara una bengala roja después de una verde, significa que un lark ha trepado sobre la muralla y ha irrumpido en las calles.

—¿Sería un lark que el Rey no pueda vencer? —Preguntó.

—Si se produce esa situación particular, sería una pesadilla, Su Majestad —dijo Marianne —Nadie puede luchar contra un lark que Su Majestad no puede derrotar. Afortunadamente, la mayoría de estos larks solo han podido invadir las paredes y es porque se han deslizado a través de nuestros soldados.

Al darse cuenta de que no estaban totalmente indefensos después de todo contra los ataques, Eugene sintió que la tensión se alejaba de su cuerpo y asintió hacia ellas en comprensión.

—¿Creen que la situación conducirá a un destello de señal roja? —Preguntó, después de unos momentos de tenso silencio.

—Nadie lo sabe, pero no hay necesidad de preocuparse, Su Alteza Real —Marianne la tranquilizó, pero Eugene frunció el ceño al recordar a la multitud de sirvientes de afuera.

—Entonces, ¿qué está haciendo la multitud allá afuera? —Cuando Marianne parecía preocupada por responder la pregunta, Sarah dio un paso adelante.

—Su Majestad, lamentamos mucho haberla preocupado. Hemos descuidado nuestras responsabilidades y no hemos podido controlar a los sirvientes, lo que ha causado algunos problemas.

—¿Qué problema?

—La abuela de una joven sirvienta está sola en casa. Afirma que tiene dificultades para oír y cree que no habría podido reaccionar a la señal de alarma. Por lo tanto, estaba solicitando salir del palacio para llevar a su abuela a un lugar seguro.

Sarah siguió estrictamente las normas y rechazó la solicitud de la sirvienta. Devastada, la criada lloró y rogó, pero cuando no funcionó, trató de hacerse daño. Afortunadamente, fue detenida justo a tiempo y evitó una lesión grave. Ahora, los otros sirvientes se la llevaron para que pudiera calmarse.

Sin embargo, Sarah no le informó a Eugene esos detalles.

—¿Y por qué eso es un problema?

—Nadie puede salir o entrar al palacio cuando se anuncia una advertencia de emergencia, Su Majestad —Eugene volvió su mirada hacia Marianne, a lo que ella le dio un gesto sombrío como confirmación.

—Por mucho que simpaticemos con la niña, las órdenes del Rey son absolutas. Debe ser obedecido. No podemos arriesgarnos a abrir las puertas y hacer que el palacio sea invadido por larks.

—Pero usted acaba de decir que la situación no es tan grave —insistió Eugene, —¡Seguramente, el rey no evitaría que una niña volviera a casa con su familia!

—Eso puede ser cierto, Su Majestad, pero…

—Por supuesto, no puedo juzgar sus órdenes, pero no estamos exactamente en una situación apropiada donde podamos ir y pedirle su permiso.

—Eso es cierto, Su Majestad.

Eugene estaba perdida en un pensamiento profundo. Podría relacionarse con esta sirvienta sin nombre, pero la situación no sería tan grave que atacarían a su abuela. La situación de emergencia se estabilizará, estaba segura de eso, el rey regresaría y todo volvería a estar bien.

Pero todavía hay algunos factores a considerar, no solo larks.

Los problemas podrían venir para su abuela. Con su vejez, es más susceptible a una conmoción, que podría desencadenar un ataque al corazón. Y si no hay nadie allí con ella, sorda y frágil, ¿y si le pasa algo?

—Marianne, ¿definitivamente, no existe otra manera?

—No puedo desobedecer las órdenes del Rey, Su Majestad.

—Entonces… ¿tengo la autoridad para abrir las puertas del palacio?

Marianne miró a Eugene, tratando de ver lo que intentaba hacer, antes de responder, bajando la mirada al suelo.

—Su Majestad no está demasiado lejos, donde sus poderes regios no surten efecto. Y él no le ha confiado explícitamente a nadie que abra las puertas —dijo ella de mala gana —en su caso, puede colocar un comando para abrir las puertas bajo su autoridad y más tarde tener su comando aprobado por su alteza, el Rey.

Ordene primero y apruebe después. Con el poder viene la responsabilidad.

Tengo la autoridad, porque yo, soy la reina.

Eugene sintió que le pesaban los hombros, agobiada por la repentina responsabilidad. Fue una sensación similar a cuando recibió el informe sobre los problemas de ejecutar las compensaciones para los sirvientes desaparecidos.

Ella no tenía que interferir particularmente. No tenía la responsabilidad de asumir ninguna medida.

Todo lo que tenía que hacer era abrir una puerta. Pero Eugene estaba en un conflicto. No se trataba de ser colocada en una propuesta incómoda.

Esta es la primera acción que podría tomar después de darse cuenta de su posición y responsabilidad como reina. Era diferente al momento en que le pidió a Marianne que compensara a los sirvientes desaparecidos, por simpatía.

—Oficial general.

—¿Sí, su Majestad? —Preguntó Sarah

—Abre las puertas. Asumiré la culpa —ordenó ella. Sarah hizo una pausa por un momento, su mirada cambió de Marianne a la reina, antes de inclinarse en obediencia.

—Como usted ordene, Su Majestad.

Cuando el rey está fuera, la reina siempre asumirá el trono en su ausencia. Sin embargo, por lo general, no había deberes reales que debía atender, por lo que la reina no necesita hacer mucho más que sentarse en el trono y verse bonita.

En ausencia de la reina y el rey, era el oficial general quien sería la máxima autoridad disponible. Hasta el regreso de sus monarcas, serían ellos quienes darían las órdenes, que luego serían revocadas cuando la reina, o el rey, regrese.

En términos más simples, el Reino de Hashi no tenía mucho uso para una reina, e incluso entonces, el poder y la autoridad del Oficial General tenían limitaciones. Sin embargo, Eugene se negó a ser un mero adorno.

Sarah siempre había creído que, durante los tiempos difíciles, no debería asumir las responsabilidades sola. Que cuanto más se mantenga unido el reino, mejor sería todo. Y, mientras piensa en la reina, no pudo evitar sonreír.

Tenía la sensación de que pronto comenzaría un nuevo orden en el palacio.

Y sería para mejor.

♦ ♦ ♦

Cuando se abrieron las puertas y la criada se fue, los soldados comenzaron a murmurar entre sí, pensando que era una especie de error. La noticia se extendió rápidamente y llegó al canciller Verus.

—¿Qué quieres decir con que las puertas se han abierto? Ve y descubre lo que está sucediendo de inmediato —exigió

—Sí, canciller —dijeron los soldados y fueron a hacer lo que le ordenó.

Mientras el rey estaba fuera con los soldados para luchar contra los larks, la administración y defensa del Reino estaban bajo su mando. La mansión de Verus se convirtió en una agencia administrativa temporal y el canciller tenía la máxima autoridad.

Este fue también el caso de todos los reinos, no sólo en Hashi. Después de todo, siempre debería quedar un segundo al mando para el reino, ayudando al gobierno del rey.

| Índice |

16 comentarios en “Reina Villana – Capítulo 47: Yo, soy la reina

    • Top003 says:

      O puede que no haya quedado embarazada, aunque tengas sexo todos los días, los embarazos no son cosas que se puedan conseguir por arte de magia. Hay mujeres que buscan tanto un hijo durante años que lo tienen cuando dejan de buscarlo. Un bebe no se obtiene tan pronto.

  1. CecilianoBueno says:

    Esta mujer es de armas tomar, como dicen ahora, empoderada, pero cómo dice allí las mujeres eran meros adornos 👊🏻 Así que vienes los golpes políticos
    Gracias por actualizar ❤️
    ‘Me encanta esta historia 😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.