Campo de azucenas – Capítulo 11: Llegando a la Escuela

Traducido por Sharon

Editado por Nemoné


Ahora, ¿qué debería hacer?

Leia está desayunando conmigo ahora. Rose también está en el cuarto, de forma que podamos hablar del futuro de Leia entre las tres.

Anoche regresé a dormir a mi cama después de estar con Rose.

—Por ahora, creo que Rose debería volver al territorio…

Es lo que sugerí hace tiempo, pero Leia no quería dejarme y se enganchó a mi cintura.

Ella fue abandonada por sus padres cuando era pequeña, así que al pensar que podría ser desechada de nuevo, rompió en lágrimas. Fue difícil calmarla.

Entonces, Rose aplaudió con sus manos de repente, teniendo una idea.

— ¿Qué le parece dejarla inscribirse como una nueva estudiante en primavera?

—Esto…

Ciertamente, si ingresa a la Escuela el problema se resolverá. Podrá estar conmigo y después de graduarse podrá obtener el trabajo que quiere.

Pero el problema es que Leia no podrá entrar.

—Leia no es tan grande…

Ella parece tener entre doce y trece años. Ella misma no parece saber su edad, y cuando le pregunté, dijo que tenía por lo menos diez.

—Es así… Pero la Casa Ainkfalts es uno de los inversores principales. La Escuela no podría rechazarla aunque quisieran.

Ya veo. Es probable que lo hagan si lo pido.

Como la Casa Ainkfalts contribuye con una gran cantidad de dinero a la Escuela, cierto grado de egoísmo podría ser permitido.

—Lo entiendo. Vamos a hacerlo, ¿está bien, Leia?

Ciertamente, ella no entiende qué significa ir a la Escuela. Inclinó su cabeza a un lado, pero una vez que comprendió que se quedaría a mi lado, asintió.

♦ ♦ ♦

Antes del atardecer de ese día, el carruaje transitó a través de las puertas de la Capital Real, y en cuanto las ruedas pasaron sobre el pavimento, pudimos sentir el bullicio de las personas andando por todos lados.

Leia estaba disfrutando, mirando por la ventana todo el tiempo para ver el cambio del paisaje. Sin embargo, hace un tiempo la cantidad de tráfico descendió y la calidad de las ropas de las personas comenzó a lucir cara.

Entramos al distrito noble.

Allí, sólo la nobleza, sus guardias y sirvientes, aquellos que tienen una recomendación y los comerciantes ricos y empleados, pueden entrar, por eso hay menos personas que en el distrito normal.

Nuestro carruaje se detuvo en una esquina.

Hay una pared de tres metros de alto que parece tener más valor artístico que práctico, a diferencia de la pared rodeando la Capital. A pesar que los muros del Distrito Noble son diferentes, siendo completamente blancos y un trabajo artesanal intrincado, es realmente único.

La Academia Real San Ayer.

Los porteros confirmaron nuestra identidad verificando la Cresta Familiar a un lado del carruaje, y cuatro personas abrieron los coloridos portones.

— ¡Bienvenida a casa! ¡Señorita Ainkfalts! —Saludó el portero mientras el carruaje pasaba por la puerta hacia los dormitorios de estudiantes.

El carruaje se detuvo frente a un gran edificio que lucía como el castillo que vimos en la distancia.

— ¿Castillo…?

—No. Esta será nuestra casa a partir de hoy.

La construcción que Leia confundió con un castillo eran los dormitorios de la Escuela. Aquí la Familia Real y los hijos de nobles de clase alta tienen cuartos privados.

—Tendremos que despedirnos de Rose y los demás aquí…. Muchas gracias.

Ahora que terminaron su deber, ellos tendrán que regresar al territorio.

Bajé mi cabeza ligeramente, dándole mi agradecimiento a Rose.

— ¡La buscaré en las vacaciones de verano! ¡Cuídese! —Saludó Rose, digna de un Caballero.

Leia se despidió a mi lado. Rose lució solitaria por un instante, levantando su ceja, para luego girarse e irse.

— ¿Deberíamos irnos?

Después de despedirnos de Rose, abrimos la puerta a los dormitorios y entramos.

— ¡Uwaaa…!

En el gran salón hay un candelabro brillando con fuerza en el techo. Amplias escaleras parecidas a las que encontrarías en la recepción de una boda se encuentran al principio, y si uno asciende por ellas, se dividen de izquierda a derecha.

En el primer piso del dormitorio se encuentran los espacios compartidos, como el baño y el comedor. En el segundo a la derecha es el dormitorio normal para los nobles de clase media y comerciantes ricos. En cuanto a la izquierda, allí está el dormitorio para los nobles de clase alta.

Mientras que el lado derecho tiene los dormitorios más pobres, el lado izquierdo es más lujoso y grande. En ambos lados hay un espacio para el té de la tarde.

Subí por las escaleras de la izquierda con Leia lanzando gritos de admiración. Caminamos por el corredor con la gran alfombra extendida, y golpeamos la puerta, donde esperamos una respuesta antes de entrar.

Quería dejar mi equipaje en el cuarto, pero no tengo la llave así que visité a mi amiga, a quien se la dejé.

Después de una corta espera, nos encontramos con una joven mujer de cabello ondulado rojo con un vestido de azul claro sentada en el espacioso sofá.

Su nombre es Jessica Rouen. Es una amiga que hice en clase durante mi primer año.

La Casa Rouen se encuentra en la Capital Real, así que mientras regresaba a la casa de mis padres durante las largas vacaciones, le pedí que limpiara mi cuarto cuando regresara.

La Escuela promueve una educación de autosuficiencia, por lo que debemos limpiar nosotros mismos los espacios comunes.

Por supuesto, ya que los cuartos están abiertos durante las vacaciones, las sirvientas pertenecientes a los dormitorios los limpian, pero decidí pedirle a Jessica en lugar de a una extraña que lo hiciera.

— ¡Si no es Anne! ¡Bienvenida! ¡Ya terminamos la limpieza de tu cuarto!

Jessica, con su baja estatura, se paró del sofá y se acercó corriendo con energía.

— ¿Oh? ¿Y esta niña?

Jessica miró a Leia con una expresión intrigada, inclinando su cabeza a un lado.

Cuando le expliqué las circunstancias, ella asintió.

— ¡Es la gentileza de una diosa! ¿Te llamabas Leia? Suerte a partir de ahora. Soy Jessica Rouen. Si hay algo que no entiendes, puedes preguntarme.

Ella acarició el pelo de Leia. Jessica es más alta, pero si tuviera la misma edad, creo que Leia sería más alta.

A pesar de que es una escena conmovedora, imaginar a Jessica mimando a una Leia más alta que ella es más encantador.

— ¿Por qué estás sonriendo? Dejando eso de lado, aquí tienes la llave. ¿Estás cansada por el viaje? Estaba por ir a los baños, ¿por qué no dejas tu equipaje y vamos juntas?

Mientras recibía la llave de su mano extendida, decidí seguir su sugerencia y dejar mi equipaje allí para visitar los baños.

♦ ♦ ♦

Me quité la ropa en el vestidor y entré al baño público. Podremos disfrutarlo nosotras tres por la próxima hora y media.

Hay diez diferentes bañeras, algunas con flores flotando, otra con vino, y otras con agua caliente normal.

Mientras lavaba mi cuerpo, me dirigí hacia la bañera con agua común, seguida de Jessica. Intenté varios tipos antes, pero como se esperaba, bañarse en agua normal es lo mejor.

Leia, por su parte, estaba intentando una nueva, disfrutando de las diferencias.

—Dime, Jessica, la carta que me enviaste, ¿era por algo urgente? —pregunté tras recordarlo repentinamente.

— ¡¿Ahh?! Er… Buenoooo, eso es… ¡Umm! ¡Limpié el cuarto de Anne con todas mis fuerzas!

Aparentemente, trabajó con gran energía.

—Aun así, Anne es la misma de siempre… Está flotando en el agua caliente… Pero no es demasiado grande, la forma y el color son hermosos… Comparado con eso…

Mientras Jessica observaba mi pecho, puso una mano en el suyo ligeramente solitario.

— ¡C-Crecerá más a partir de ahora…!

—Lo entiendo, pero… Aunque crezca un poco… ¡Mierda! ¡Dios es injusto! ¡Ahh!

Jessica me abrazó por la espalda y tomó mi pecho.

— ¡E-Espera un minuto, Jessica! ¡Por favor detente! ¡Nn…!

— ¡¿Por qué son tan sensibles a pesar de su tamaño?! ¡Escuché que los pechos pequeños son más sensibles!

Gradualmente subió, y se dirigió a mis pezones.

— ¡Nn…! ¡Ah…! ¡Jessica…! ¡En serio…! ¡Ha! ¡Ahh!

Ya sea que me esté ignorando o no me escuche, ella continuó jugando con mis pezones. Los atrapó entre sus dedos índice y medio, sin darles descanso.

— ¡Ahh! ¡Ahh! ¡Nn! ¡Ya…! ¡Es inútil…! —Arqueé mi espalda mientras me venía.

Creo que mi sensibilidad incrementó debido a los varios encuentros.

Con la espalda doblada, mi cabeza descansó debajo del rostro de Jessica, con ella abrazándome desde atrás.

Cuando me giré a verla, sus mejillas estaban sonrojadas y su respiración era difícil.

— ¡Nn, Dios! ¡Jessica! ¡Estás exagerando! —Protesté mientras me levantaba del agua caliente y me cambiaba a las ropas limpias en el vestidor.

—L-Lo lamento, fui demasiado lejos. ¡En serio! —dijo mientras juntaba sus manos e inclinaba la cabeza, con un rostro rojo.

Bueno, el mío también. No creo que sólo sea por mis pechos.

Mi mejor amiga estaba en éxtasis con ellos. Estoy tan avergonzada que la temperatura de mi cuerpo subió.

Me pregunto si Jessica podría haberme hecho venir sólo con eso…

— ¡En serio, lo lamento! ¡Hoy invitaré la comida en el ‘Pabellón de brisa oceánica nocturna’! ¿Sí? ¿Sí?

— ¡…! Es inevitable, pero sólo por esta vez.

El ‘Pabellón de brisa oceánica nocturna’ es un restaurante prestigioso que sirve mariscos frescos que no podría conseguir con mi dinero de bolsillo. Además, tienen un pastel que es mi favorito.

Por ellos no hay nada que no pueda perdonar. Realmente no hay opción. No tengo otra opción más que comprar por lo menos 3, sí.

♦ ♦ ♦

Fuimos al restaurante antes de que se llene.

No fue porque quería comer ese pastel.

En serio.

Con el sabor de los mariscos del plato principal aun en mi paladar, llegó la hora del postre.

El primero desapareció de inmediato al ser compartido entre tres personas, pero ordené varios tipos diferentes.

Leia comió desde el principio hasta el final con lágrimas en los ojos.

— ¡Anne Rose! ¡Es realmeeeente bueno!

—Fufu, tienes razón. Es muy delicioso.

Cada vez que Leia come algo delicioso, ella me habla como si le agradeciera a una diosa.

Por alguna razón, eso parece…

Eventualmente, decidimos regresar a los dormitorios cuando Leia comenzó a dormitar, ya fuera por estar cansada de llorar o por el largo viaje.

Pero ya que todavía no completamos los preparativos para su habitación, se quedará en la mía hasta que consiga la suya.

Acosté a Leia que se había quedado dormida en la cama y me puse a su lado.

Creo que puedo oler a Jessica en la cama.

♦ ♦ ♦

En la noche, alguien se movió y me despertó.

Hay una mano moviéndose por mi entrepierna.

—Estaba allí anoche, pero no lo vi en el baño, ¿qué sucedió…?

¿Es la voz de Leia?

Está entre mis piernas, con su nariz pegada a mis muslos.

—Ah, increíble… Señorita Anne Rose… Hermosa… El olor es maravilloso también… El olor usual es mucho más profundo aquí.

Respiró profundamente con su nariz presionada contra mi ropa interior. Pretendí seguir durmiendo.

—En serio huele bien… Es el olor de la diosa… Más… cerca…

Inclinó mi ropa interior hacia la izquierda para trazar mi lugar secreto con su lengua, e invadirlo.

—La viscosidad… El olor de la señorita Anne Rose viene de aquí…

Buscando más del olor, presionó su rostro contra mi entrepierna. Su nariz chocó con mi clítoris y su pequeña lengua forzó su lugar, estimulándome inconscientemente.

— ¿Oh? ¿Qué es esto? Es grande… Oh, este es el pene que entró en Rose…

¿Qué? No, debe habernos visto ayer.

Por cierto, al parecer cubrir su boca con la ropa interior no fue suficiente, por lo que después del acto, Rose se puso esa ropa porque no podremos encontrarnos por un tiempo. Como consecuencia, no tengo bragas.

Bueno, supongo que nadie lo notó durante el viaje porque usaba pantalones.

—Puedo oler la esencia de la señorita Rose desde la punta —dijo Leia mientras sostenía mi miembro en su boca.

Prácticamente está causando un estrago, sin preocuparse por la comodidad. Debería ser obvio, porque piensa que estoy durmiendo.

Con su pequeña lengua envuelta en mi pene, por un tiempo lo único que se escuchó fueron sonidos de salpicaduras. Entonces, comenzó a masturbarse, y el olor de una mujercita comenzó a expandirse por el futón, llegando a mi nariz.

Ha pasado cerca de una hora. Aunque la estimulación sea débil, gradualmente está aumentando.

—Ahh…

Finalmente alcancé mi límite, y disparé mi semen en la boca de Leia. Mordí mi labio con fuerza para no hacer ningún ruido.

Leia envolvió mi pene con su lengua y tragó, sin permitir que una sola gota escape, y limpiándolo hermosamente.

—La esencia de Anne Rose está en mi cuerpo…

¿Tendrá un fetiche con el olor? Me está oliendo bastante.

Como se esperaba, es vergonzoso que alguien huela mi sudor, fluidos y entrepierna…

Entonces Leia limpió los signos del sexo oral, y cuando estuvo satisfecha, puso su cabeza en mi pecho y volvió a dormir.

Pretendí estar dormida hasta el final.

¿Esto continuará hasta que tenga un cuarto…?

| Índice |

2 thoughts on “Campo de azucenas – Capítulo 11: Llegando a la Escuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *