¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 102: En el evento (3)

Traducido por Shröedinger 

Editado por Ayanami


Nos refugiamos en un rincón para evitar la mirada de todos.

Parece que solo yo estoy preocupada por ellos, el príncipe Chris no se inmuta por nada.

—Oye, Lillina. ¿Por qué no vamos al patio a tomar un poco de aire fresco?

Asentí ante la sugerencia del príncipe Chris.

Creo que sería bueno evitar sobresalir por un tiempo.

Como era de esperar, el patio del Castillo Real del País Occidental es impresionante.

Especialmente la fuente a la que el príncipe Chris me guió era misteriosamente hermosa, brillando a la luz de la luna.

—Lillina… ¿Vas a ir a otro país de nuevo?

—Así es… quiero ver muchos lugares con mis abuelos.

—Ya veo…

El príncipe Chris se quedó en silencio después de decir eso.

Quizás, fue solo un momento, pero el silencio se sintió dolorosamente largo.

Luego, el príncipe Chris me habló con una cara ligeramente solitaria.

—Lillina, realmente, quiero ir contigo, pero no puedo deshacerme de mis responsabilidades como miembro de la realeza. Además, no puedo ignorar tus sentimientos y atarte… Si hiciera tal cosa, nunca podría volver a enfrentarte. No sé qué hacer, pero mis sentimientos por ti seguirán siendo los mismos. Incluso si te vas muy lejos.

El príncipe Chris está pensando mucho en mí.

Pero incluso si me dejara llevar y aceptara los sentimientos del príncipe Chris aquí, no creo que seamos felices juntos.

Sí, es cierto, que hay un ligero sentimiento especial por el príncipe Chris creciendo dentro de mí…

No, pero parece injusto contárselo.

—Príncipe Chris… Muchas gracias por tus sentimientos. —Me tomó todo de mi parte el decirlo.

—No, gracias por estar aquí conmigo. —El príncipe Chris respondió con una sonrisa. —Oh, mi tiempo monopolizándote se está acabando. Lillina, realmente, todos te aprecian. ¿Cuántas paredes necesito romper para llegar a tu corazón?

Escuché una voz.

Al parecer, alguien nos está buscando.

—¡Señorita Lillinaaa!

—¡Señorita Lillina!

¿Hm? Esas voces…

Probablemente, los gemelos nos están buscando.

—Especialmente esos gemelos parecen muy apegados a ti, también tengo la sensación de que es probable que aumente el número de mis rivales. Qué premonición tan desagradable. —El príncipe Chris lo dijo con cara de preocupación.

Mientras tanto, esos dos vinieron aquí.

—¡¡Señorita Lillina!!

—Bueno, ¿Por qué tienen tanta prisa?

Tienen la frente ligeramente cubierta de sudor.

¿Me estaban buscando desesperadamente?

Ambos mostraron expresiones de alivio cuando notaron mi figura.

El príncipe Chris les dijo a ambos.

—Realmente, no quieren que me lleve a Lillina… Está bien por ahora, pero me pregunto qué harán cuando alguien se sitúe en el corazón de Lillina. Me pregunto si ustedes podrán bendecirlos adecuadamente.

Las palabras del príncipe Chris silenciaron a ambos.

—Bueno, piénsenlo detenidamente. Ahora, Lillina. Regresemos al salón. Estos dos buscándonos podrían significar que el Dios de la Espada o Sana también están en medio de una búsqueda. —Cuando el príncipe Chris dijo eso, me llevó a la reunión.

Los gemelos, aún en silencio, nos siguen.

Sus rostros están nublados.

Cuando regresamos al salón, el abuelo me hizo una seña.

A medida que me acercaba, me dijo que regresaríamos pronto.

Así es, ¿No hemos jugado ya nuestro papel?

Cuando el abuelo le informó al rey, este último volvió a oponerse.

—¿Ya van a volver? ¿No sería bueno quedarse en el castillo por el día de hoy? No, por favor quédense.

—No…volveremos.

—¡Q…quizás, podrías pensarlo un poco más! Oiga, señorita Lillina, usted también lo cree, ¿Verdad?

Uf, el rey me señaló como su objetivo.

Sin embargo~, me sentí cansada de mentirle al rey~.

Mientras tenía problemas para abrir la boca, la abuela respondió.

—Fufu, ¿Sabes qué pasará si molestas más a Lillina? ¿Debería hacer mi mejor esfuerzo después de todo ese tiempo? La época en la que eras el Príncipe Heredero…

—¡Eek~~, no, lo siento! ¡Ahora, prepararemos el carruaje! Así que, por favor, reprima su ira.

Abuela.

¿Qué pasó esa vez?

Tengo miedo de preguntar.

Subimos al carruaje preparado por el rey y regresamos a la posada.

Me pregunto cuántas veces, el rey, tuvo los ojos llorosos hoy.

Siento que, una vez más, aprendí que uno no debe oponerse al abuelo y la abuela.

Al regresar a la posada, decidimos relajarnos en nuestras habitaciones.

Pasaron muchas cosas y también había un futuro cercano que considerar.

Ange vino cuando estaba sola en mí habitación.

—Señorita Lillina… Umm, lo que estaba haciendo con Allen, ¿Fue una molestia?

Ange tiene lágrimas en los ojos.

Lo que Ange y Allen estaban haciendo… Ah, tal vez, esté preocupada por lo que dijo el príncipe Chris.

—¿Te molesta lo que dijo el príncipe Chris?

Ange asintió en silencio.

Hmm, ya veo.

—Está bien, realmente no me importa. Ange y Allen siempre me han cuidado. Veamos~, bueno, ¿A veces, son sobreprotectores? Creo que es algo así.

Le respondí a Ange lo más gentilmente posible.

Al escuchar mis palabras, Ange saltó hacia mí.

Y así, fui abrazada

—¡Señorita Lillina, te amo!

Ella lo dijo y no me dejó ir.

Sí, sí es posible, afloja un poco.

Ange, eres más fuerte que la gente normal.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.