Vida en el campo – Capítulo 5: Eso no es cebo, Daigorou

Traducido por Jenei

Editado por Sakuya

Corregido por Bee


[Aine]

Después de eso, no recuerdo cuántas temporadas pasaron. Mi piel blanca se bronceó, tomando el color de la tierra, los dedos que sólo agarraban plumas en el pasado también se convirtieron en las manos ásperos de un trabajador.

Me corté el cabello largo porque molestaba, así que creo que nadie me creerá si digo que soy un príncipe, pensé distraído mientras miraba el espejo. Mis pensamientos cambiaron rápidamente sobre qué debería hacer hoy: ¿Debo ir al lago a pescar hoy?

Vi ondulaciones en el lago. Parece que hoy puedo pescar bien desde el otro lado.

Como fui japonés, es inevitable que me guste el pescado, por lo que salgo de pesca a menudo. Por supuesto, tengo cuidado de apartar los peces jóvenes para no perturbar el equilibrio de la naturaleza.

Y ahora, puse la caña de pescar mientras cuidaba de Daigorou a quien traje.

¡Oh! ¡Tengo algo! 

—¡Daigorou, es un pez! —grité, pero no hubo respuesta.

¿Huh? ¿A dónde se fue Daigorou? 

Por ahora, decidí concentrarme en el pez delante de mí.

¡Este es enorme!, pensé mientras me lamía los labios.

Al cabo de un momento, escuché a Daigorou ladrar, volviendo con un equipaje.

—Daigorou, ¿qué pasó?

Escuché el ruido de algo siendo jalado, y confundido, me volví hacia la dirección del sonido.

Era Daigorou arrastrando un peso muerto, un humano..

“¡Es un cebo! ¡Es un cebo! ¡Elógiame! ¡Elógiame!” Daigorou apeló con sus ojos.

Eso no es cebo, Daigorou… Por el momento, acaricié su cabeza y miré al humano que arrastró.

Este pelo plateado y uniforme militar… Por casualidad…

Confirmé su cara y tenía razón. Es mi hermano pequeño, Yuan.

Su cara estaba herida por todas partes. Además, también me di cuenta de que su abdomen estaba manchado de sangre. Supe que Yuan se convirtió en el General cuando miré la insignia pegada al cuello de su uniforme.

Ya veo, fue a la guerra y se lesionó.

De inmediato, decidí que Daigorou llevara a Yuan para así poder tratarlo.

 ♦ ♦ ♦

[Yuan]

Mi conciencia volvió débilmente.

Sin embargo, fue una batalla muy intensa. Aunque mis tropas triunfaron milagrosamente, conseguí una herida en mi abdomen por pelear con el General enemigo…

Cuando abrí los ojos, me sorprendí al encontrarme en un espacio desconocido.

¿Es la casa de un granjero? 

Traté de levantarme, pero me dolía la herida en el estómago, así que no pude. En ese momento una nostálgica persona apareció.

—Yuan, levantarse no es bueno, recibiste un corte muy profundo. Tu herida se abrirá.

Es mi hermano Aine quien huyó del Castillo hace varios años. Su piel anormalmente blanca ahora está bronceada y se volvió caramelo, su cabello largo también se hizo corto.

¿No desaparecieron todas las cualidades de un príncipe?

—¡Bastardo! ¡¿Qué demonios est-?!

—¡Aah! ¡Te dije que te quedaras quieto, tu herida se abrirá!

Se acercó y me empujó a la fuerza en la cama. Es mortificante ser empujado por un tipo tan débil. Miré fijamente al hombre ante mis ojos.

—Te salvé la vida, ¿por qué me miras asi?

—No recuerdo haber pedido tu ayuda.

—Ha pasado mucho tiempo desde que oí ese tipo de cosas. Bueno, olvídalo. Te cuidaré hasta que puedas ponerte de pie.

—¡Dije que no recuerdo-!

—¿Quieres decir que querías morir en el bosque? Si quieres morir, vete, no me importa. Vamos, Daigorou —gritó Aine y luego salió de la habitación.

Entonces, un perro grande apareció por mis pies, me ladró y salió de la habitación.

¿Qué pasa con este lugar?

Mi cerebro se atormentó con este increíble espectáculo.

  ♦ ♦ ♦

[Aine]

—Ese Yuan, sigue siendo el mismo que antes —me quejé de pie en la cocina mientras hacía las gachas. [1]

Cuando por fin se despierta, lo primero que hace es demostrar su disgusto hacia mí. Odia a la persona que lo salvó. Suspiré, y Calico se acurrucó alrededor de mis pies para consolarme.

—Gracias, Calico. Cuidaré de Yuan hasta que sus heridas se curen. Después de todo, es mi hermano.

Incluso Daigorou se acurrucó a mis pies cuando dije eso. Soy realmente amado, ¿no?

Estaba deprimido hasta hace unos minutos, pero ahora tarareo mientras cocino.

 ♦ ♦ ♦

[Yuan]

—… an, Yuan.

Parece que tengo fiebre debido a mi herida. Mi cabeza se siente pesada. Reflejado en mi campo de visión estaba mi abominable hermano Aine, pero mi fuerza no salía.

Sentí algo frío en mi frente. Se siente bien. Cuando cerré los ojos inconscientemente, mi cabeza fue acariciada con suavidad. Quiero sacudirlo, pero por desgracia, mi cuerpo no se mueve.

—Yuan, toma tu tiempo descansando hoy.

Su presencia desapareció después de decir eso. Recordé nuestra infancia, durante el tiempo antes de la lucha por la sucesión.

Dormía a menudo con Aine. Siempre dormía con él antes…

Me pregunto cuándo empeoró nuestra relación….

Me quedé dormido mientras reflexionaba.

 ♦ ♦ ♦

[Aine]

Al final, comí las gachas que Yuan no pudo. Tenía fiebre y parecía doloroso…

Necesito cambiar la toalla en su frente más tarde, pensé.

♦ ♦ ♦

[Yuan]

Cuando desperté, mi temperatura había bajado. Una toalla mojada cayó de mi frente cuando me levanté.

Y en la silla junto a mi cama, Aine estaba durmiendo.

¿Este tipo me cuidó toda la noche?

Dándose cuenta que me había levantado, él también se despertó. Me miró y luego me saludó con una sonrisa.

Mi pecho palpitó con fuerza. Él acercó su rostro para tomar mi temperatura sin conocer mi estado.

Por favor, ¡no te acerques a mí!, pensé, pero no tenía fuerza en el cuerpo, así que me quedé quieto.

—Me alegro de que tu temperatura haya bajado. Prepararé una comida, así que espera aquí ¿de acuerdo? —dijo, y volvió a palmearme la cabeza antes de salir de la habitación.

¿Que demonios fue eso?, pensé, poniendo mi mano en la parte que él tocó.

—Aquí, di ah~ —intentó alimentarme Aine cuando regresó con unas gachas.

—¡Détente! ¡Eso es impropio!

—No es impropio, esto es una emergencia. Vamos, aquí.

—¡Ngu~!

¡No lo pongas en mi boca por la fuerza!

Sin embargo, las gachas que entraron en mi boca sabían dulces. Puedo masticarlas con facilidad, son ideales para un estómago vacío. Le exigí con mis ojos que quería comer más, y mi hermano extendió la cuchara otra vez, riendo.

Así es, es una emergencia, es una emergencia, así que… me persuadí, abriendo la boca.

Desde la ventana cerca de la cama, fui capaz de verlo mientras cultivaba. Se puso un sombrero, pero con esa apariencia seguramente no es suficiente para evitar el sol. A pesar de que su piel blanca no estaba mal, ¿por qué se broncea sin permiso? Fui debajo de la manta cuando me irrité.

—Aquí, udon [2]. Es delicioso —dijo, sosteniendo un plato con fideos más gruesos que la pasta. ¿Qué demonios es esto?

—Está bien, así que continúa y come.

Después de fruncirle el ceño, comí este llamado udon.

¡¿Que es esta textura?!

—Coseché estas verduras hoy, así que es delicioso. Los huevos son de Gen. ¡Es comida súper natural!

¿También hizo esta comida que parecía hierba verde? Cuando mordí espontáneamente, la dulzura se extendió alrededor de mi boca.

¿Esta delicia son verduras?

Me olvidé de mi hermano y me absorbí en comer el udon.

—Voy a limpiar tu sudor. Te sientes desagradable ¿verdad? —dijo cuando termine.

—Puedo limpiarlo por mí mismo. Dame eso.

—Una persona herida no debe esforzarse demasiado. Vamos, desnúdate ya.

Tan pronto como lo dijo, me quitó mi ropa rápidamente.

Oye, ¿no es una completa pérdida de dignidad? 

Luché. Sin embargo, la resistencia fue inútil y luego de quitarme todo, Aine limpió mi cuerpo.

—Yuan… Tienes un gran cuerpo, eh… Eres realmente musculoso… —dijo sonrojado. Es inevitable que lo mirara fascinado. Me sentí complacido y me eché a reír con desdén.

—Para un General, esto no es nada.

—Ascendiste de rango, ¿verdad? Felicitaciones.

—Entonces, ¿cuándo regresarás, hermano? No hay forma que olvidaras la lucha por la sucesión, ¿verdad? Actualmente estoy en la delantera.

—¿Eh? ¿No has oído? Me retiré de los candidatos

—¡¿Qué?! —grité, agarrando su hombro sin pensarlo—. ¿Qué quieres decir? ¿No estás viviendo aquí como parte de tu plan?

—Te equivocas. Quedé cautivado con la historia del reverendo sobre la agricultura. Quería ese tipo de experiencia, así que huí. No es por el bien de convertirme en un sucesor, lo hice porque quiero.

Aine comenzó a limpiar mi cuerpo de nuevo después de decir eso.

—Entonces, ¿por qué no vuelves al Castillo? Deberías haber adquirido suficiente experiencia.

—De ninguna manera. La vida que tengo ahora es divertida. Además, nadie quiere que vuelva de todos modos. ¡Muy bien, está hecho! —dijo. Luego salió de la habitación.

¿Cuándo se convirtió en alguien que no conozco? Mi cabeza está en caos.

No volverá al Castillo… 

A pesar de que quien lo rechazó hasta ahora fui yo, ¿cómo es que me duele tanto cuando me rechazó?

Cuando suspiré, el gato blanco se rió como para burlarse de mí.


[1] Para los que no saben o no han escuchado sobre las gachas, es como crema de avena o un atole muy espeso.

[2] El udon (うどん; 饂飩?) es un tipo de fideo grueso hecho de harina, popular en la comida japonesa.

| Índice |

5 comentarios en “Vida en el campo – Capítulo 5: Eso no es cebo, Daigorou

  1. {Hermana Tijeras} says:

    Me encanta el perro~ definitivo mi personaje favorito<3
    Escuché que la novela fue abandonada, una lastima. Tanto la traducción como la historia es realmente buena~

Responder a Miranda L Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.