Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 24: Travestismo por la ciudad

Traducido por Army

Editado por Sakuya


En medio de sus circunstancias complicadas, Fie y Queen habían comenzado a “salir”. Sin embargo, su relación no pareció cambiar mucho.

Fie estaba, como de costumbre, leyendo libros en la habitación de Queen. Rodando como siempre lo hacía, Fie estaba dolorosamente ajena a los rápidos vistazos de Queen a su piel expuesta y su ombligo.

Queen, por su parte, se movía nerviosamente. Sin embargo, este comportamiento no era exactamente nuevo, él había estado actuando de esta manera antes. Después de todo, sus sentimientos por Fie finalmente se habían aclarado.

Si algo hubiera cambiado, sería donde Queen había escondido sus fotos, ya no había nada debajo de su cama.

Fie, al notar los cambios, supuso que las imágenes en cuestión se habían movido a algún lugar junto al escritorio de Queen.

Como tal, aunque los dos habían comenzado a salir, no pasó nada en particular, y los dos simplemente continuaron haciendo lo que habían estado haciendo todo el tiempo. Después de todo, Fie y Queen a menudo habían pasado tiempo juntos sin nadie más que ellos presentes.

Lo único que cambió fue lo que entendían el uno del otro: particularmente cómo Queen ya no tenía que ocultar sus sentimientos por Fie.

Durante los últimos días, Queen estaba satisfecho con esto. Ese día, sin embargo, Queen había decidido dar un paso más.

—Um… ¿te… gustaría tener una cita? En el futuro, quiero decir…

Al escuchar las palabras de Queen, Fie levantó la cabeza de su libro y miró directamente a Queen. Con una expresión algo estoica, Fie dio su respuesta.

—¿Una cita?

—Sí…

Fie respondió sin rodeos al nervioso Queen.

—Probablemente sea imposible.

—¡¿Q-Qué?!

Aturdido y sorprendido por la rápida negativa de Fie, Queen dejó escapar una sola palabra de sus labios.

—Quiero decir, somos escuderos, ya sabes. No importa a dónde vayamos en la capital, habrá caballeros y escuderos que conozcamos, gente que los conozca y comerciantes que conozcan a esa gente. ¿Correcto?

Si los dos hubieran querido salir a divertirse, eso podría hacerse fácilmente. Sin embargo, incluso Fie entendió lo que Queen tenía en mente: en todo caso, sería tomarse de la mano y actuar de una manera adecuada y amorosa.

Aunque la capital era un lugar grande, la posibilidad de encontrarse con alguien que conocía a cualquiera de ellos era demasiado grande. Fie no quería correr el riesgo de que se difundieran rumores, y la visión de dos escuderos varones tomados de la mano sin duda generaría bastantes rumores extraños.

Quizás valía la pena señalar que una cosa más había cambiado: a pedido de Queen, Fie comenzó a usar su voz natural y femenina cuando estaban solos, en lugar de profundizarla intencionalmente para hacerse pasar por un hombre. Parecería que la apariencia y los gestos de Fie mientras estaba en el pabellón trasero habían causado una gran impresión en Queen. Aunque Fie realmente no lo entendió, se alegró de que Queen pareciera satisfecho.

Queen no pudo pensar en ninguna forma de refutar la lógica de Fie. Después de todo, su relación era, a falta de una palabra mejor, un secreto para todos los que les rodeaban.

—¿No podemos ir a comprar cosas al distrito del centro? Como amigos, quiero decir.

—…

Parecería que Queen no estaba satisfecho con la sugerencia de Fie. A Fie se le ocurrió que los corazones de los hombres eran cosas realmente complicadas.

—Pensaré en alguna manera de hacer que funcione…

—Sí. Haz tu mejor esfuerzo.

Aunque Fie pensó que casi no tenía remedio, no le importó confiarle la tarea a Queen, siempre que estuviera satisfecho con el resultado.

Después de todo, le habían dicho que las “agallas” eran lo más importante para los hombres. Agallas.

La siguiente vez que Fie bajó a la cantina para cenar, los jóvenes del dormitorio norte le entregaron una hoja de papel.

—¿Qué es esto…?

Al mirar la hoja de papel, Fie vio las palabras “Sugerencias de penalización”, garabateado en su superficie.

—El ranking de masculinidad ha sido decidido. Aunque se suponía que la penalización para el escudero de menor rango la decidiría el tipo en la parte superior, Zerius dijo: ‘No necesito algo como esto’. Y luego se fue. Por eso decidimos hacer un sorteo y ver quién se llevaba el privilegio… ¡Y enhorabuena! Eres tú, Heath.

—Ooohhh…

Fie finalmente recordó su entusiasmo inicial por el concurso. Fie y Queen, que habían estado ocupados con sus propios asuntos, ahora estaban entre los diez primeros.

El que estaba al final de la clasificación, como era de esperar, era Remie.

—Bueno, entonces, está en tus manos, Heath

Diciendo eso, los jóvenes se fueron, dejando a Fie solo mirando el papel.

—¡Ah…! ¡Esto…!

Aplaudiendo de repente, Fie sonrió cuando un brillo familiar llenó sus ojos.

♦ ♦ ♦

—¡Oye! ¡Queen! ¡Quédate quieto! ¡Lo vas a estropear!

Dos días después, Fie se encontró sujetando a Queen, mientras ella le aplicaba lápiz labial en los labios con entusiasmo y alegría. Queen, que siempre tuvo una tez algo saludable, ahora descubrió que sus labios estaban coloreados de un rojo brillante.

—Hm… lo siguiente es el delineador de ojos…

Aunque Queen había arrugado la cara con una expresión extraña, Fie pellizcó y tiró de la cara de su compañero escudero con facilidad, devolviéndola a una expresión normal antes de aplicar los cosméticos relevantes en Queen.

Remie, que estaba sentado junto a ellos, parecía a punto de llorar y agachaba la cabeza con desánimo. Parecería que Remie ya había pasado por los procesos cosméticos de Fie y ahora lucía un rostro perfectamente maquillado.

—Ah, no puedes llorar, Remie. El maquillaje se desprenderá si lo haces —dijo Fie, continuando con sus procedimientos con Queen inconsciente.

—Heath… ¿dónde… aprendiste algo como esto…? —Remie preguntó con una voz algo oscura y deprimida.

Fie, sin embargo, estaba demasiado absorta en la sesión de maquillaje de Queen y no respondió.

—Por qué yo…

Aunque Queen comenzó a quejarse, con los ojos llorosos, Fie pronto puso fin a eso y continuó con su minucioso proceso de maquillaje.

Y así sucedió que los dos escuderos, ahora perfectamente luciendo caras elaboradamente maquilladas, vieron a Fie abrir un cofre que contenía lo que parecía ser ropa de mujer.

—¿De dónde sacaste algo así…?

—¿De dónde sacaste esa ropa…?

Los dos escuderos se pusieron de pie, las expresiones estoicas en sus rostros hicieron poco para arruinar el maquillaje que Fie les había aplicado.

—Hmm… Supongo que no tiene que ser un ajuste perfecto. Pero tal vez la coordinación es más importante…

Mientras Fie continuaba sacando vestidos del baúl de ropa, los dos escuderos solo podían mirar, con una inquietante sensación de preocupación llenando sus corazones.

Una multitud de escuderos se había reunido en la puerta de la habitación de Heath.

Todos estaban aquí con un propósito expreso: ser testigos y evaluar sumariamente los resultados de la sanción de Heath. En circunstancias normales, las sanciones en cuestión eran simples, como cien golpes en la frente o beber un vaso gigante de jugo de naranja de una sola vez.

Sin embargo, el castigo elegido por Heath fue dramáticamente diferente.

—Ustedes dos se travestirán y saldrán conmigo en una cita por un día.

Tales fueron las condiciones de la sanción de Heath. Tan detallada fue la entrada, que Heath incluso había planeado los destinos que iban a visitar; luego regresó con una caja llena de vestidos, accesorios femeninos y un kit de maquillaje completamente cargado.

Aunque Queen no estaba ni cerca de la parte inferior de la clasificación, Heath, quien aparentemente todavía estaba molesta por el hecho de que Queen había participado en el concurso sin decirle nada, usó eso como una razón para involucrarlo también. Parecería que Heath guardó rencores durante un tiempo sorprendentemente largo.

Aunque los otros escuderos se compadecieron de la situación de Queen y Remie, decidieron dejar a Heath con sus propios recursos, principalmente por lo mucho que parecía divertirse. Parecería que los otros escuderos aprobaron la dedicación que Heath había puesto en la sanción.

Así fue como Queen y Remie terminaron siendo arrastrados a la habitación de Heath, donde habían permanecido prisioneros durante la última hora.

Esto, en particular, fue por lo que los otros escuderos, que ahora estaban un poco preocupados por sus compatriotas, decidieron apostarse frente a la puerta de Heath.

—¿Cómo crees que resultará?

—Quiero decir… probablemente le convenga a Remie. Pero, Queen es… ya sabes.

Aunque la mayoría de los escuderos reunidos coincidían en su opinión sobre la supuesta feminidad de Remie, les costaba imaginarse a Queen vestido con ropa de niña. La fuerza y la actuación de este último en el torneo de esgrima habían influido profundamente en sus puntos de vista.

—Je. Esos tipos nos dieron muchos problemas. ¡Vamos a reírnos a carcajadas cuando los veamos!

Parecía que había algunos entre los escuderos que habían venido solo para reírse.

Justo en ese momento, el pomo de la puerta de la habitación de Heath giró con un suave clic.

—¡Oh, ya vienen!

Si bien la mayoría de los escuderos presentes estaban aquí solo para reírse de los desafortunados Remie y Queen, nada podría haberlos preparado para lo que vieron.

La primera en salir fue lo que parecía ser una hermosa joven vestida con un vestido naranja, su rostro enmarcado por una mata de cabello ondulado color crema. Sus ojos caídos, algo lindos, estaban un poco llorosos, y nerviosamente miró a los escuderos reunidos con aprensión, sus tímidos movimientos extrañamente entrañables. Los escuderos que habían hecho contacto visual con esta misteriosa chica encontraron que sus rostros se volvían de varios tonos de rojo.

Antes de que se dieran cuenta, otra chica salió de los confines de la habitación de Fie.

Con su cabello blanco platino y su piel oscura, era la viva imagen de una belleza extranjera. El contraste entre su exótico color de piel y su cabello largo y blanco creó un tenso equilibrio entre la ternura juvenil y un sentido de la belleza más adulto. Sus ojos, algo inclinados agresivamente, impartieron una fuerte impresión en sus rasgos, mientras miraba a la multitud reunida. Los escuderos, sintiéndose como si una mujer hermosa estuviera mirando directamente a sus almas, continuaron mirando, atrapados a pesar de sí mismos.

El último en salir de la habitación fue un Heath notablemente cansado, que llevaba una variedad de herramientas de maquillaje.

—Ah… ¡Hice un buen trabajo!

Con eso, los escuderos volvieron a la realidad.

—¡Maldita sea! ¡¿Son solo Remie y Queen, verdad?!

—Si tan solo fueran chicas de verdad… Si tan solo… ¡¡Ughhhhh!!

—Pensé que Queen realmente encajaba con la imagen que Heath buscaba…

Como sólo tres personas habían entrado en la habitación para empezar, los escuderos se vieron obligados a darse cuenta de la realidad de la situación.

Sin embargo, en su anterior estado de ensueño, los escuderos no tuvieron más remedio que admitir que las dos “chicas”, que habían visto, eran increíblemente lindas. Algunos de los escuderos, que ahora derramaban lágrimas por su pérdida, fueron mirados sumariamente por Queen y tímidamente por un Remie aterrorizado.

—¿Q-Qué pasa, todos…?

—¿Qué pasa con ustedes?

Army
Se ven tan lindos juntos (ɔ◔‿◔)ɔ ♥

Para consternación de los escuderos presentes, la ternura de sus dos camaradas travestidos no pareció disminuir.

—¡Bien! Ya que los preparativos de Queen y Remie terminaron, me voy a preparar yo mismo.

Heath cerró la puerta de su habitación, dejando a Remie y Queen varados afuera. Varios sonidos extraños se podían escuchar desde más allá de la puerta.

—Oye… no crees…

Los escuderos reunidos comenzaron a cotillear entre ellos.

Aunque estaban sorprendidos por los resultados del travestismo de Queen y Remie, los escuderos se dieron cuenta colectivamente de que, entre todos ellos, Heath era el más femenino, aparte de su carácter ocasionalmente problemático.

Después de todo, era bajo, tenía hombros estrechos, una constitución delgada y una cara un tanto linda.

Los escuderos llegaron a la conclusión de que Heath, que ya era una niña, probablemente se travestiría mejor que los dos ya presentes.

Con los resultados de Queen y Remie ya sorprendieron, los escuderos no pudieron evitar preguntarse qué pasaría si Heath intentara hacerlo.

Lentamente, este pensamiento comenzó a impregnar sus mentes. Incluso Queen estaba nervioso, ocasionalmente lanzando miradas hacia la puerta cerrada.

Finalmente, los extraños sonidos cesaron y se sintió una presencia más allá de las puertas cerradas.

La multitud tragó saliva colectivamente. Al momento siguiente, la puerta se abrió con un ruido sordo.

—Bueno, vamos.

Esas fueron las primeras palabras que Heath les dijo a Queen y Remie.

La figura que salió de la habitación de Heath estaba vestida con un abrigo extrañamente largo y grande, y llevaba un par de anteojos polarizados. Un anillo de oro extrañamente grande y llamativo estaba en su mano.

Para colmo, lo que parecía ser un cigarro hecho con materiales de caramelo estaba en la boca de la figura; en todo caso, se parecían más a un alquimista de medios cuestionables.

¡¿Qué diablos se supone que es eso…?! Los escuderos, que fueron testigos de la imagen exagerada de Heath, sintieron colectivamente un profundo y penetrante sentimiento de decepción en sus corazones ese día.

Los dos jóvenes miraron temerosos las calles abiertas de la capital ante ellos.

Todavía vestidos como mujeres, iban detrás de Fie sospechosamente vestida, como si intentaran esconderse en su silueta.

—¿V-Vamos realmente a…?

—Sí, es una penalización después de todo. —Esa fue la respuesta de Fie a Remie, lleno de lágrimas—. No te preocupes, todo hoy es mi regalo.

Los dos jóvenes, sin embargo, encontraron mucho de qué preocuparse.

Habiéndose asegurado que nadie los reconocería, los dos jóvenes sólo podían continuar rezando para que la declaración de Fie fuera cierta.

Como era de esperar, la fiesta pronto atrajo las miradas curiosas de los transeúntes.

—N-Nos están mirando… ¿No es esto demasiado sospechoso…?

—Está bien. Simplemente se sienten atraídos por ustedes dos. Ya sabes, por razones obvias.

Incluso Fie no pudo evitar pensar en Queen y Remie como chicas hermosas en este momento, hasta el punto en que con mucho gusto les habría dado diez si tuviera que juzgar su apariencia.

No tomó mucho esfuerzo ver que las miradas dirigidas a Queen y Remie eran en su mayoría bien intencionadas. Fie, por otro lado, fue visto como increíblemente sospechoso.

Fie anunció su próximo plan de acción.

—¡Muy bien, iremos a esa popular tienda de parfait que acaba de abrir este mes!

Sin embargo, los dos no se movieron, a pesar del anuncio considerablemente audible de Fie.

—¡Vamos!

Levantándoles mínimamente las faldas, Fie comenzó a dirigirse directamente a su destino.

—¡Kyaa!

—¡D-Detente!

La amenaza de que les subieran las faldas fue demasiado para Queen y Remie.

Evidentemente, Fie no tenía intenciones de mostrar misericordia a sus sufridos compañeros.

Mientras avanzaba por las calles, Fie y su grupo continuaron atrayendo las miradas de los transeúntes

Fie lo disfrutó mucho.

Ella, después de todo, se destacaba conspicuamente; aunque la razón principal de las miradas eran Queen y Remie, quienes actualmente todavía la seguían.

Para colmo, lo que parecía ser un joven con un gran interés en la alquimia los dirigía a los dos: era casi imposible no mirar al grupo.

Fie, en particular, pensó que sus anteojos polarizados eran increíblemente convenientes, incluso si desviara la mirada, nadie se daría cuenta.

Mirando felizmente a los asombrados ciudadanos de Orstoll, Fie continuó caminando por la calle, actuando como si todo esto estuviera perfectamente dentro de la norma.

Para completar la imagen, Fie incluso estaba jugando con una moneda de oro sólido, girando el objeto de un lado a otro en sus manos. Tal vez valía la pena señalar que ninguno de su grupo tenía idea de dónde Fie había obtenido dicha moneda en primer lugar, ni tenían idea de si era real.

Queen y Remie sólo podían mirar con exasperación mientras Fie continuaba su desfile. Se dieron cuenta que no tenían idea de qué pasaba exactamente en la mente de Fie.

Sin embargo, temiendo las miradas de los curiosos, los dos continuaron escondiéndose detrás de Fie, emitiendo una impresión delicada y algo linda.

Eventualmente, según el anuncio de Fie, los tres llegaron a una casa parfait particularmente popular.

—Reserva a nombre de Fernando. Tienes asientos para nosotros, ¿cierto? —preguntó Fie, hablando con una miembro del personal con una voz exageradamente hilarante.

—Ah, Maestro Fernando. Te hemos estado esperando.

Parecería que Fie había hecho una reserva y se estaba tomando todo este asunto muy en serio.

Como era de esperar de un profesional, el miembro del personal en cuestión no parpadeó ante la extraña apariencia de Fie, sino que los condujo con calma a sus asientos reservados.

—Por favor, por aquí. Aquí están vuestros asientos para parejas de lujo.

—¿Eh…?

—¿Quién…?

Los asientos a los que habían sido conducidos los tres escuderos podían acomodar más de tres personas fácilmente: un gran sofá y una mesa recibieron sus ojos.

Queen y Remie sólo podían mirar estupefactos. Dejándolos a los dos como estaban, Fie le dio una propina al miembro del personal, agradeciéndole por sus esfuerzos con su voz dramática.

Sin embargo, inmediatamente después de hacer eso, Fie se plantó rápida y firmemente en medio del sofá, golpeando ambas manos a cada lado de ella mientras lo hacía.

—¡Vengan aquí, vengan aquí! Siéntense los dos.

Remie y Queen ya no sabían lo que Fie estaba haciendo o pensando, aunque se les ocurrió a los dos que había sido así desde el comienzo del día.

Diez minutos después de que se sentaron, los dos finalmente entendieron las intenciones de Fie.

Los postres helados, finalmente listos, fueron colocados en la mesa frente a ellos por un atento personal. Con rostros obviamente tensos, los dos se turnaron para alimentar a Fie con cucharadas de los diversos parfaits que tenían delante.

—Aquí, Maestro Fernando, diga ‘aah’…

¿Quién era Fernando de todos modos? Al menos, esos eran los pensamientos de Remie mientras entregaba obedientemente la cuchara que contenía parfait directamente a la boca de Fie.

Recostándose en el sofá, Fie felizmente abrió la boca, masticando el parfait.

—Jajaja. Sí. Sí. Continuar. No hay problema aquí en absoluto.

—Sí… M-Maestro Fernando…

El siguiente fue Queen, quien rápidamente recogió un poco de otro parfait y luego se lo dio de comer a Fie.

—Sí… ¡Eso es delicioso!

Parecería que el parfait alimentado a mano era todo el objetivo de Fie.

Sin embargo, Remie y Queen no pudieron evitar preguntarse de dónde había sacado Fie tales ideas o nociones.

Después de todo, la actuación de Fie la comparó con una villana estereotipada, en particular, del tipo que se juntaba con damas bonitas y hacía que las damas le dieran de comer a mano. Por supuesto, dicho villano eventualmente enfrentaría algún tipo de castigo, al menos, así fueron las historias.

Fie, sin embargo, parecía más que ansiosa por interpretar el papel; en todo caso, claramente lo estaba disfrutando.

—¿Querías hacer esto todo el tiempo? Heath… —preguntó Remie, quien no podía aguantar más las miradas de los otros clientes de la casa de parfait.

Sus miradas dolían, pero tal vez estar en público mientras se travestía, dolía más.

—¡Sí, esto es divertido! ¡Muy divertido!

Parecería que Fie había encontrado una profunda sensación de satisfacción en la vida a partir de este evento, lo que implicaba que podría ser una buena idea para ella volver a casa y repensar su vida.

—Hay… otros aspectos también, ya sabes.

Aunque Fie continuó durante bastante tiempo después de eso, no reveló ningún detalle en profundidad a sus dos compañeros que sufrían.

—¡Los parfaits aquí son deliciosos! Ustedes dos también deberían divertirse. ¡Es mi regalo!

Aunque eso fue lo que dijo Fie, los dos escuderos presentes pensaron que no había manera de que pudieran divertirse en absoluto, especialmente no mientras estaban vestidos como mujeres en público. Y así se sintieron los dos escuderos en el parfait house ese día.

Después de finalmente haber terminado sus comidas y salir de la casa de parfait, tanto Remie como Queen se tambaleaban, aparentemente en sus últimas piernas.

Fie, sin embargo, se veía perfectamente bien.

—Ugh… Eso fue doloroso… —dijo Remie, con los ojos llorosos.

Fie, sin embargo, se volvió hacia él con una sonrisa.

—¡Buen trabajo! Puedes volver ahora.

—¡¿En realidad?!

El rostro de Remie se llenó de inmediato con un brillo feliz. Parecía que ser mirado mientras estaba travestido era particularmente difícil para el bienestar mental de Remie.

Fie, no obstante, sintió que le sentaba muy bien.

—Sí, Queen y yo vamos a caminar un poco más por la ciudad.

Ante esas palabras, Queen, cuyo rostro se había iluminado anteriormente con un brillo igualmente brillante, ahora tenía una sombra opaca de desesperación.

—Está bien… Entonces regresaré ahora. ¡Adiós!

Aunque Remie solía ser gentil y amable, después de todo, solo era humano. Tal vez por eso abandonó inmediatamente a Queen a su suerte, caminando de vuelta en la dirección general del castillo con una sonrisa de alivio en su cara, aunque todavía estaría vestido como una niña en el camino de regreso.

Fie, preocupada de que aplastara su breve sensación de alivio, decidió guardarse ese punto para sí misma.

No obstante, al decepcionado y angustiado Queen, Fie le hizo un gesto travieso con las manos, con una expresión igualmente traviesa en su rostro.

—Queen. Nosotros. Es una cita ahora.

—¿Eh…?

—Si tú y yo estamos vestidos así, puedo salir contigo en una cita, ¿verdad? Incluso lo disfracé así, así que…

Este fue, aparentemente, el verdadero objetivo de Fie todo el tiempo. Al atar a Queen a la sanción y dejar que Remie regresara temprano al dormitorio, sería libre de tener una cita con Queen.

Al escuchar su explicación, Queen finalmente conectó los puntos en su mente. Pero justo cuando su expresión deprimida comenzó a iluminarse, Queen comenzó a enfurruñarse nuevamente. Después de fluctuar entre las dos expresiones por un tiempo, finalmente se conformó con estar de mal humor, luciendo decididamente miserable mientras permanecía en su lugar.

—Esto… no me gusta cuando estoy vestido así…

Fie no pudo evitar reírse de su reacción.

—¡Ahora, no seas egoísta! ¿Deberíamos volver entonces?

—N-No… Me quedaré…

Parecería que Queen estaba decidido a ir a una cita incluso vestido como una niña, y finalmente decidió que continuaría como tal por el resto del día.

Al tener que ir a su primera cita travestido, Queen continuó de mal humor. Fie, sin embargo, decidió animarlo.

—¿Está bien? ¿Nos tomados de la mano? ¿Sí? ¿No? ¿Quizás?

—Yo… ¡Tomaré de las manos!

La respuesta de Queen no se hizo esperar. Sonriendo, Queen agarró la mano extendida de Fie con la suya, el calor de su mano se filtró lentamente en la de Fie.

—Bueno, entonces, vamos.

Fie siguió caminando por la calle, Queen a su lado.

Queen estaba más cerca de Fie que de costumbre. A diferencia de cuando Fie caminaba con sus compañeros escuderos o amigos, esta era la distancia de un amor: sus hombros se tocaban, sus manos se juntaban.

Al sentir el firme agarre de las manos de Fie sobre las suyas, la expresión de Queen lentamente comenzó a iluminarse.

Al ver la reacción de Queen, Fie sintió una oleada de felicidad desde lo más profundo de su propio corazón. Aunque sus sentimientos aún no eran un amor profundo e intenso, Fie sintió que eventualmente ambos llegarían a comprender sus sentimientos a medida que pasara el tiempo.

—Em…

Queen se inclinó para decirle algo a Fie. Fie sintió un hormigueo en la oreja, tal vez porque estaban más cerca el uno del otro que de costumbre.

—¿Qué es?

Queen continuó, alentado por la pregunta de Fie.

—Um… me gustaría que al menos te quitaras los anteojos polarizados…

Parecería que Queen aún no estaba satisfecho con ciertos aspectos de la cita.

—¿Eh? Pero mola…

Queen, sin embargo, pensó que no era ni genial ni lindo, y estaba seguro de que todos los demás probablemente también pensaron lo mismo. Todos excepto Fie, por lo menos.

Sintiendo que no tenía otra opción, Fie se quitó los anteojos polarizados.

Fue en ese momento que Queen notó algo: Fie aparentemente se había quitado el anillo de oro de gran calibre que había usado antes, probablemente cuando salieron de la casa de parfait. Esto quizás se hizo por consideración a Queen, con quien actualmente estaba cogido de la mano.

Después de quitarse los anteojos, Fie y Queen visitaron juntos una gran variedad de tiendas, fueron de compras, vieron un espectáculo de teatro, cenaron en un restaurante y finalmente regresaron al dormitorio.

Y así fue como terminó su primera cita, con resultados medianamente satisfactorios para ambas partes.

Aunque sus pensamientos aún no eran uno solo, ambos se sentían un poco más cerca el uno del otro que antes.

| Índice |

2 comentarios en “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 24: Travestismo por la ciudad

  1. Gissi says:

    Me encantaaaa estoooo, aunque me hace preguntar que sucederá a en el futuro con nuestra prota, se separará del rey o que sera?
    GRACIAS POR EL CAPÍTULO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.