¡No quiero ser Princesa! – Historia paralela 16: La decisión del Shinigami

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


— ¡Al menos, debes sobrevivir!

Dicho esto, mi padre me empujó al sótano contra mi voluntad. Aprovechando la oportunidad, también me otorgó dos katanas.

Me di cuenta de que son las preciosas katanas de mi padre, las cuales, me convierten en el jefe de la familia. Sorprendido, miré a Padre, mientras apretaba mi ojo izquierdo casi perdiendo la visión. Continue reading

¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 50: Ella y el Shinigami (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


No entiendo lo que está diciendo. Al ver mi expresión, me miró con incredulidad. Aprovechando la oportunidad, levantó el flequillo que cubre su lado izquierdo.

—Mira este ojo. Es rojo. Además, no puedo ver con el otro ojo. ¿No crees que es desagradable al ser la marca del clan maldito?

— ¿A pesar de ser tan bonito? De ninguna manera puedo sentirme disgustada. Continue reading

¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 47: Ella y la maldición (1)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


—Qué…

Llevé al hombre al lugar habitual y me quedé quieta un momento. El motivo es simple. El camino a la casa de la Señora Delris, que no debería ser visible, se extendió frente a mí sin obstáculos.

Como la última vez, no tuve que tocarlo para que apareciera. Desde el principio, el camino es visible como si me diera la bienvenida. Continue reading

¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 46: Ella y el ninja (2)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Debido a que discutió conmigo en el Castillo Real, absolutamente, no la dejaré decir que se olvidó de mí.

Le acerqué mi rostro para obtener la reacción deseada, pero su expresión decía que no sabe quién soy. Pero, eso fue solo al principio.

Miró mi rostro una vez más, y su expresión cambió en un abrir y cerrar de ojos.

—Ah…Duque Vivoir… Continue reading

¡No quiero ser Princesa! – Capítulo 45: Ella y el ninja (1)

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Como no he hecho ningún arreglo especial con la señora Delris, caminé al costado de la calle sin prisa. Al pasar por la puerta del centro, avancé por la calle principal.

A veces, pasan carros ruidosos, esporádicamente, también veo carruajes que parecen pertenecer a familias nobles. Deje de prestarles atención después de revisar sus insignias. Desde los puestos alineados frente a las tiendas, los comerciantes gritan para atraer clientes. Continue reading