Al límite – Capítulo 105: No cabes esos pozos

Traducido por Ichigo

Editado por Ayanami


Una nube se cernía sobre la cabeza de Wang Zhong Ding, el pincho de carne se mantenía obstinadamente en su mano mientras una sola palabra fuerte escapaba de su boca.

—¡Come!

Han Dong seguía ocupado “mostrando intimidad” con Yu Ming, sin prestar atención a Wang Zhong Ding.

La cara de Wang Zhong Ding ya era bastante desagradable, pero no se enfadó.

Su mano ya estaba extendida, así que no había razón para retirarla.

—¡Te dejaré comerlo!

Si se tratara de una persona normal, habría tenido miedo de abrir la boca aunque no quisiera comer, por no decir que tampoco había nadie que no quisiera comer.

En su corazón, Han Dong dijo: “Puedes decirlo más fuerte, más fuerte, para que todos puedan oírlo, para que todo el mundo pueda oírlo.”

El resultado fue que Wang Zhong Ding lo hizo de verdad, y con una poderosa acción de “alimentación”, su poder intimidatorio casi levantó un trozo de suelo en el plató.

Sin embargo, Han Dong no recibió las esperadas miradas de envidia, sino que se mostraron llenos de simpatía.

El mismo grupo de actrices de antes cuchicheaba…

—Qué lamentable.

—He oído que el presidente Wang no lo trata especialmente bien.

—Sí, hace un momento escuché a Yu Ming decir algo sobre que Han Dong vomitaría y tendría diarrea si comía semillas de anacardo, pero no esperaba que el presidente Wang realmente lo obligara a comerlas.

—Oh, Dios mío, es horrible, me alegro de no haberlo pedido ahora mismo, de lo contrario realmente podría haberme golpeado.

Después de una hermosa comida de barbacoa, todos los chicos volvieron contentos con sus cosas, sólo Han Dong tenía las manos vacías.

Todavía miraba hacia el coche de Wang Zhong Ding, diciendo en secreto: hay cosas que hay que apresurarse a sacar, más tarde la gente se ha ido, ¿A quién más le iba a enseñar? Como resultado, el coche se fue antes de que la gente se fuera.

De vuelta al dormitorio, Yu Ming le preguntó deliberadamente a Han Dong:

—¿A quién crees que Wang compró menos?

Han Dong fingió tener una expresión de indiferencia:

—La parte menor era la mía, y de todas formas no la quiero.

Después de decir eso, no pudo evitar echar un vistazo a la bolsa:

—¿Qué hay en ella?

—Si no lo quieres, ¿por qué lo preguntas?

Han Dong volvió a encoger la cabeza y regresó a su habitación resentido.

♦ ♦ ♦

Un poco después de la una de la madrugada, Wang Zhong Ding seguía mirando una declaración, sin poder concentrarse durante mucho tiempo.

No sé si se debía al estrés reciente, pero su eficiencia laboral había bajado considerablemente.

A veces estaba claro que no podía quedarse despierto hasta tarde, pero también se retrasaba hasta esa hora como una persona compulsiva, de lo contrario no podía dormir tranquilo.

Después de un tiempo desconocido, el sonido de unos pasos susurrantes finalmente sonó en el pasillo.

El sonido que solía hacerle fruncir el ceño al escucharlo, ahora disolvía el nudo muerto entre sus cejas.

La nube que había estado suprimiendo su corazón durante días se disipó de repente, y todo su corazón se iluminó.

Pronto, la puerta se abrió de un empujón.

Han Dong se acercó al escritorio de Wang Zhong Ding con los ojos cerrados y preguntó nervioso:

—¿Dónde está mi parte?

Wang Zhong Ding preguntó con conocimiento de causa:

—¿Lo quieres o no?

—Lo quiero.

—Si lo quieres, tiende la mano.

Han Dong extendió la mano, Wang Zhong Ding le metió un trozo de medicina para prevenir la diarrea y le entregó un vaso de agua.

—Tómalo primero.

Han Dong se lo comió obedientemente.

Sólo entonces Wang Zhong Ding, como si lo aprobara, alargó la mano y señaló con un dedo:

—Está en el estante junto a la puerta, ve a buscarlo tú mismo.

Realmente se preparó con antelación y es claramente superior a los artículos de los demás.

Había dos grandes bolsas de aperitivos, llenas hasta el tope.

También había algunos artículos de primera necesidad, todos ellos de alta gama, sólo una máscara costaba miles de dólares.

En este sentido, los ojos abiertos y excéntricos significaban lo mismo para Wang, que tenía su boca abierta y cerrada, por lo que sólo el “monstruo” que operaba en la noche podía disfrutar de ella.

Han Dong se dirigió lentamente al lugar.

Como la maldición de la gravedad de la tierra, todo el brazo cayó exageradamente hacia abajo, acompañado de la tensión para distorsionar la expresión del suelo.

—No puedo levantarlo ah~.

Wang Zhong Ding resopló, actuando como si fuera real.

Así que se acercó y le ayudó a levantarlo, levantando la barbilla:

—Ve, yo lo llevaré por ti.

No sé cuántas veces he pasado por este camino, pero era la primera vez que alguien lo acompañaba.

Han Dong se detuvo de repente al caminar, y Wang Zhong Ding también se tambaleó con sus pasos:

—¿Qué sucede?

Han Dong palmeó el hombro de Wang Zhong Ding:

—No te presiones demasiado.

Wang Zhong Ding se congeló, antes de que pudiera experimentar la sensación de comodidad, fue presionado de nuevo.

Han Dong saltó sobre su espalda y rodeó su cintura con sus dos largas piernas.

Junto con las decenas de kilos que llevaba en las manos, era toda una carga.

El cuerpo era más pesado, pero el corazón era más ligero.

Han Dong tampoco tuvo la virtud de girar sus caderas dos veces, tratando de presionar a Wang Zhong Ding.

Wang Zhong Ding ni siquiera le gritó que bajara, sino que se limitó a tararear “Han Dong” con indiferencia.

—Llámame Rudra —dijo Han Dong con seriedad.

Wang Zhong Ding lo ignoró y siguió su camino.

De repente, Han Dong apretó su mejilla contra el cuello de Wang Zhong Ding y dijo tranquilamente:

—Ese kebab de hoy, huele tan bien~.

Wang Zhong Ding seguía sin decir nada.

—Especialmente la carne del trasero de cordero, huele aún mejor~.

Wang Zhong Ding habló de repente.

—¿Huele tan bien como tu trasero?

—¿Eh?

Han Dong no lo entendió.

Por no hablar de él, incluso Wang Zhong Ding se sintió desconcertado, ¿por qué salió esa frase sin motivo? Después de entrar en la casa, Wang Zhong Ding ayudó a Han Dong a empaquetar sus cosas, y cuando casi había terminado, echó un vistazo al lado, y sus ojos ardían.

Han Dong no sabía cómo evitar las sospechas. Se quitó la ropa al entrar en la habitación. También se agachó para recoger las cosas, y el científico que las recogió fue Gang Zhe… Los ojos de Wang Zhong Ding cambiaron al instante, luego cerró la puerta y se alejó. La historia rápida no tenía precedentes.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, Han Dong se despertó temprano y vio la bolsa en la puerta.

Corrió a la habitación de Yu Ming para mirar, y encontró que las cosas de Yu Ming estaban todas allí, y eran muy parecidas a las suyas.

Se acabó… Han Dong pensó,

—¿Oíste pasos anoche? —Preguntó Han Dong.

Yu Ming asintió:

—Lo he oído.

—¿Entraron o salieron?

Han Dong se arrastraba como un ladrón cada vez que salía, y Yu Ming no podía oírlo la mayor parte del tiempo, pero escuchó claramente los pasos de Wang Zhong Ding.

—Está entrando por la puerta.

Yu Ming estaba seguro.

Han Dong aún no estaba seguro y preguntó:

—¿Eran los pasos de una persona o de dos?

—Sólo escuché el sonido de una persona caminando.

Han Dong se sintió aliviado ahora, ya que no salió, debe haber sido Wang Zhong Ding quien lo envió por su propia iniciativa.

Este hombre es realmente sensual, no muestra su amor durante el día y se escabulle a su puerta por la noche.

Han Dong se apresuró a revisar la bolsa para ver qué cosas le había enviado Wang Zhong Ding.

El resultado fue que, al revisar la bolsa, encontró un pequeño problema: a todas esas cosas parecía faltarles algo.

Yogur sin pajitas, latas sin tirador, paraguas de montaje sin tornillos, gafas de sol sin cristales… y una caja de palillos de madera pequeños, ambos extremos sin punta, no se ve para qué sirve.

¿Qué demonios? Han Dong estaba furioso…. De repente, Yu Ming empujó la puerta y preguntó:

—¿Qué haces con estas cosas? ¿Piensa utilizarlos?

—¡Claro que no lo necesito!

Han Dong tenía un rostro dominante.

—Entonces, ¿vas a devolvérselos?

—¿Por qué estás tan pendiente? Dejaré que se pudran.

Yu Ming se mostró bastante escéptico:

—¿No vas a comerlo por tu cuenta?

—Ven a ver por ti mismo, ha quitado la pajita, la anilla del tirador, los tornillos… todo lo que ha podido, ¡qué determinación!

Las palabras de Han Dong son un recordatorio para sí mismo, ¿podría ser que anoche se levantara sonámbulo y viera este montón de cosas y las quitara en secreto para obligarse a cumplir sus principios y su estricta autodisciplina? 

Han Dong casi se golpea con la boca grande, ¿quién te dijo que hicieras el ridículo? Después de que Yu Ming saliera, Han Dong empezó a rebuscar en las cajas para encontrar todo.

Con lo que sabía de sí mismo, no debería haber llevado las cosas tan lejos, debía estar escondido en alguna parte.

—¿Qué buscas?

Yu Ming volvió a aparecer de repente.

Han Dong se apresuró a cubrirse:

—No, no es nada.

—Creo que deberías llevar una cámara contigo, para no tener que adivinar a ciegas a la mañana siguiente —recordó Yu Ming.

Han Dong se dio cuenta de repente.

¡Correcto! ¿Por qué no se me ocurrió antes? Así podré ver la verdadera actitud de Wang Zhong Ding y no perder un momento de felicidad en la misión.

Así que Han Dong fue rápidamente a comprar dos cámaras.

Una de ellas fue prendida a su ropa y otra fue colocada en su habitación.

Por la noche, Han Dong se durmió con expectación.

♦ ♦ ♦

A la mañana siguiente, temprano, encendió el equipo de vigilancia y restauró todas las escenas de la noche anterior.

El resultado fue que, después de esperar medio día, no vio a nadie entrar por la puerta, sino que se vio a sí mismo levantarse y salir de la cama.

¿Cómo es esto… me levantó por voluntad propia? Nada más pensar, Han Dong se vio caminando hacia la puerta y se congeló por un momento al lado de las dos bolsas.

Seguro que se las devuelvo a Wang Zhong Ding… Han Dong pensó que sólo Wang Zhong Ding las había devuelto, por lo que ahora siguen en la puerta.

Como resultado, la toma mostró a Han Dong sin tomar nada y saliendo con las manos vacías.

Entonces, Han Dong vio que la cámara temblaba durante un rato, y que era él mismo el que caminaba.

El camino era tan familiar que se dirigía claramente hacia la oficina de Wang Zhong Ding.

¿Realmente fui a buscarlo? ¿Para qué lo voy a encontrar? Han Dong estaba increíblemente nervioso.

Efectivamente, la escena se cortó a la oficina de Wang Zhong Ding.

Han Dong contuvo la respiración y miró la pantalla mientras se veía a sí mismo empujando la puerta directamente.

En lugar de enfadarse, Wang Zhong Ding incluso le sonrió a sí mismo, con una sonrisa tan suave que era una persona diferente a la del día.

Han Dong se molestó, no me sonreíste cuando tenía los ojos jodidamente abiertos, ¿a quién le sonríes cuando tienes los ojos cerrados? Entonces, Han Dong se vio a sí mismo sentado honestamente en su escritorio de nuevo.

Wang Zhong Ding no parecía disgustado en absoluto, sino que estaba contento de estar allí.

La oficina era tan acogedora que el propio Han Dong se sintió apaciguado, si no fuera porque vio la siguiente escena.

—Las cosas que me diste están todas en pedazos.

Wang Zhong Ding preguntó con conocimiento de causa:

—¿Qué les falta a todos?

—Al yogur le falta la pajita, a la lata le falta la anilla, al paraguas de montaje le faltan los tornillos, y a las gafas de sol les faltan las lentes…

Wang Zhong Ding sólo sacó una bolsa con todas las cosas que le faltaban dentro.

Han Dong se quedó helado al instante, resultaba que había otra bolsa que no había sido devuelta, no es de extrañar… Como resultado, Wang Zhong Ding no le dio esta bolsa a Han Dong, sino que sacó una paja de ella.

Sí, Han Dong no lo leyó mal, sólo había una paja.

—¿Dónde está el resto?

Han Dong se oyó preguntar.

Wang Zhong Ding dijo:

—Vuelve mañana por el resto.

Al ver esto, todos los músculos faciales de Han Dong se necrosaron.

Resultó que lo que le hizo colapsar mucho más que eso, en realidad se vio a sí mismo tomando obedientemente una pajita, y cuando volvió al dormitorio, realmente se bebió una botella de leche… y entonces, recordó aquella caja de pequeños palos de madera, Han Dong comprendió de repente lo que era, ¡eran cientos de bastoncillos de algodón sin algodón, ah! 

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.