Crié a un dragón negro – Capítulo 36: Armario de Faralá de Buenas Noches

Traducido por Den

Editado por Hime


A decir verdad, Kyle Leonard, quien parecía distante e indiferente, en realidad guardaba un profundo remordimiento por lo que le había hecho a Park Noah.

Pero, por supuesto, si le dieran la oportunidad de regresar al día anterior, posiblemente le apuntaría de la misma forma con el arma. Él era un investigador que en ningún momento permitía que hubiera algún peligro durante sus investigaciones. Ya habían pasado casi diez años desde que trabajaba en los escenarios de crimen más extremos en los que su cabeza podría separarse de su cuello si bajaba la guardia por un segundo. Desenfundar sus armas en situaciones peligrosas era ahora una costumbre.

No hacía falta decir que estaba orgulloso de sí mismo. No había cometido un crimen tan serio, al menos, a plena luz del día.

En ese momento, observaba la tienda frente a él con sus ojos cansados.

—¿Es aquí donde debías venir conmigo…?

—Sí —respondió Noah, entrando a la tienda con alegría.

Kyle obligó a sus pies temblorosos a cruzar el umbral, pues se sentía como una vaca siendo llevada al matadero. El nombre de la tienda era… Armario de Faralá de Buenas Noches.

La mayoría de los volantes que no había visto en su vida inundaban ese lugar. En ese punto, su expresión ya no se podía descifrar. Esa tienda estaba a años luz de su gusto.

Sin embargo, siempre que veía a Noah masajearse la sien cuando le dolía la cabeza, se ponía rígido. Simplemente no podía ignorarla y darle la espalda. A pesar de que no fue del todo su culpa, se sentía culpable.

Y cuando descubrió que en realidad no era la malvada bruja Eleonora Asil, su culpa se duplicó. Él era el Director General del Departamento de Seguridad de todo el distrito de Laurent, lo que significaba que era responsable de la seguridad y el bienestar de los ciudadanos, incluyéndola a ella.

Mientras ella permaneciera libre de cualquier cargo, era alguien que tenía que proteger. De hecho, necesitaba protección especial; era una simple plebeya, sin poderes, que había transmigrado al cuerpo de la bruja buscada y había hecho la impronta con un dragón, pero sobre todo…

«También está muerta.»

«Morí por exceso de trabajo. Tal vez llegué aquí porque cuando mueres, deambulas entre dimensiones diferentes durante mucho tiempo antes de detenerte.»

Cuando Kyle se enteró de la amarga tragedia tras la vida de Park Noah, la culpa lo invadió.

Maldición. Si hubiera sabido que las cosas resultarían así, me lo hubiera pensado dos veces antes de apuntarte con mi arma. Pensó.

—Dijiste que era parte de la investigación —siseó él, agarrando el codo de la mujer.

—Oh, era una mentira —Ella se rió al verlo furioso como una tetera hirviendo. Estaba emocionada incluso por la apariencia del apático hombre.

—No te llamé como un investigador hoy, sino como un mayordomo —Sonrió sin una pizca de vergüenza.

—¿Qué?

Noah volvió la cabeza fingiendo no escucharlo, y se dedicó a hurgar en la ropa.

—Necesito ropa de bebé. Ahora que lo pienso, no tengo ningún pijama. Mientras viva, voy a comprar un montón de ropa de casa y de calle.

—No sé por qué necesitas ropa de bebé —interrumpió el investigador.

—Lo descubrirás cuando esperes.

Noah sacó un colorido pijama de lunares para niños y fue directamente hacia Kyle. Luego, colocó el pijama sobre el pequeño que llevaba en brazos para ver si le quedaba bien.

La rutina se prolongó por una hora, dejando a Leonard exhausto. Había planeado viajar temprano, pero la bruja acababa de arruinar sus planes. Ahora bien, una vez la mujer estuviera en casa, reuniría toda evidencia que pudiera obtener de Sorrent, incluso si tenía que trabajar toda la noche.

—¿Mu, te gustan los lunares o los patrones de estrellas?

El rostro de la mujer se iluminó cuando Muell se estiró hacia el pijama de lunares. Por otra parte, Kyle no pudo distinguir la diferencia entre los dos diseños. Pero este también pareció diferente a los ojos del niño. Observó al pequeño dragón usando con orgullo su nuevo pijama con las mejillas sonrojadas, y suspiró profundamente.


Den
Parecen una familia (´▽`ʃƪ)♡ Cómo me gustaría que tuviera ilustraciones la novela. Me encantaría ver esta escena dibujada TwT

| Índice |

3 thoughts on “Crié a un dragón negro – Capítulo 36: Armario de Faralá de Buenas Noches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *