Crié a un dragón negro – Capítulo 46: Pareja encubierta

Traducido por Den

Editado por Hime


Después de un momento de contemplación, Noah ordenó sus pensamientos.

—Dije todo lo que sé, pero pueden existir otras posibilidades. Quizás alguien que vivió aquí, escribió la novela por admiración a ti y a Lenia… Ni siquiera estoy completamente segura de si Lenia es o no la ladrona del huevo. Ella era la supuesta maestra del dragón en la novela, por eso traté de enviarle a Muell —dijo, vacilando.

—A partir de ahora, ella es la principal sospechosa. ¿Ha habido algún evento que se haya desarrollado exactamente como el contenido del libro?

—Hasta ahora no. Pero los recientes acontecimientos están ciertamente lejos de la trama original.

—Ya veo… De todos modos, guardaré un registro como referencia —murmuró Kyle, escribiendo en su libreta.

Noah se acercó al investigador y entrecerró los ojos.

—Pero, lord, esto es solo por curiosidad, ¿alguna vez ha sentido algo diferente por Lenia?

—Señorita Noah, nunca he visto a Lenia Valtalere —La voz del investigador fue tan fría como una helada en pleno invierno, aplastando de golpe sus fantasías.

En su anterior vida, Noah había revisado el libro hasta la última página, ansiosa por el romance. Sin embargo, parecía ser demasiado intangible incluso en su mundo.

—¿Hay algo más que no sepa sobre la señorita Noah? —La voz de Kyle interrumpió su melancolía. Ella se encogió de hombros, frunciendo los labios.

—Sabes todo lo que hay que saber sobre mí —En efecto, él lo sabía; no era una exageración. Leonard finalmente se relajó. Su rostro mostraba una mirada de satisfacción.

—Eso es genial. Sigue contándome todo sin ocultar nada.

—Sí, sí —canturreó Noah, ganándose una mirada desaprobadora de su parte.

—Ojalá te hubiera escuchado antes…

El tren se ralentizaba a medida que proseguían sus conversaciones en la cabina. Solo los prados se extendían en medio de la noche, y los escasos edificios se juntaban, comenzando a tomar gradualmente la forma de un pueblo.

La voz del encargado resonó dentro del tren a través de los altavoces colocados en el techo de cada compartimento.

—Esta estación es el primer distrito de Lunazel. Es la estación Lunazel. Pasajeros con destino a la capital de Tezeba, ¡por favor hagan un transbordo aquí!

Kyle miró por la ventana y se levantó de su asiento.

—Preparémonos para bajar primero. Nunca te quites la capa. No sabemos cuántos de ellos te seguirán si descubren lo de Eleonora.

—Lo sé. Pero ¿tú no eres también una celebridad?

La aparición de la bruja ya se había extendido por todo Laurent; era la favorita en los titulares de los periódicos. Por otra parte, el investigador no era tan reconocido. Sin embargo, Yulem ya debía haber indagado.

Noah se mordió la uña, pensativa. Entrecerró sus iris azules ante Kyle.

—No puedo evitarlo. No tengo más remedio que usar ese método…

—¿Qué método? —La miró, inseguro. De repente, en su boca se formó una sonrisa traviesa. El investigador frunció el ceño de inmediato—. Tengo un muy mal presentimiento cuando sonríe así, señorita Noah.

—No estés tan nervioso… Por ahora —Se rió disimuladamente la bruja mientras se inclinaba hacia él. Luego desabrochó uno de los botones de su uniforme.

—¿Por qué no te quitas esto primero?

Den
OoO

♦ ♦ ♦

—Lord, ¿no puede hacerlo un poco mejor?

—¿Cómo lo hago mejor que esto?

—Relaja tu rostro, tus brazos. ¡Estás delatando el disfraz!

Kyle se quitó el uniforme por orden de Noah y se quedó con una sencilla camisa blanca. Ella se apoderó de su atuendo, descubriendo una gran cantidad de herramientas, incluyendo esposas, dagas y balas. En su mente, lo elogió por su habilidad para ocultarlas de manera imperceptible.

—No me siento cómodo —se quejó él, acomodándose las gafas de sol.

—Está bien. Te queda bien —le aseguró la bruja, despeinando su bien arreglado cabello. Aunque era un mero truco barato, pensó que era mejor que no hacer nada.

Después de pulir el disfraz de Leonard, sus preocupaciones se volvieron hacia ella misma. El brillante cabello color albaricoque de Eleonora Asil y sus penetrantes ojos azules eran demasiado difíciles de ocultar. Por fortuna, Noah llevaba una capa que podía usar para cubrir su cabello.

Incapaz de cambiar el color de sus iris, sacó algo de su maleta: un accesorio que originalmente creía inútil.

Kyle la miró, sacudiendo la cabeza.

—Me marea…

—Es un alivio, porque si tú lo estás, entonces todos los demás lo estarán —sintiéndose triunfante, Noah se colocó correctamente sus extrañas gafas en el puente de su nariz. Eran uno de los inventos de Eleonora Asil que quedaban en su casa. Estas causaban mareos a cualquiera que las mirara.

—¿Por qué empacaste estas cosas? —preguntó el investigador, incrédulo.

—Bueno, en el peor de los casos, Muell puede ayudar, pero no querría que murieras en shock. Así que traje algunas cosas que podrían ser de ayuda. Lord, no se aleje y péguese un poco más. Ahora bien, ¿esto nos hace parecer una pareja?

Para reforzar su disfraz, a Noah se le ocurrió una idea: fingir ser amantes. Para su ventaja, Muell estaba allí para desempeñar el papel de su hijo. Además, tenía la intención de utilizar el odio del investigador hacia Eleonora Asil o su Eleonora-fobia, como le gustaba llamarlo, como táctica.

Dado que la bruja era un enemigo natural del investigador, crearía confusión entre sus oponentes si su disfraz fallaba; dejándoles suficiente tiempo para la distracción.

Por supuesto, Kyle se negó rotundamente al principio. Sin embargo, al final admitió que el método era bastante útil. No obstante, lo hizo reacio.


Den
Bueno, ahora solo hay que esperar a que esa imagen de una pareja con un lindo niño se vuelva realidad en capítulos futuros TwT

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *