El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 14

Traducido por Lily

  Editado por Lucy


El marqués Sperado estaba encantado y río maliciosamente. Si Eli no era capaz de casarse, entonces Leslie podría ocupar su lugar.

¡Los otros marqueses ya no podrán acercarse a nosotros! ¡Ni siquiera los salvadores podrán hacer algo!

Emocionado y excitado, gritó dentro de su estudio. Una gran alegría fluyó por todo su cuerpo. El primer mago oscuro después de 100 años, Eli, la primera hija del marqués, gracias a ella volverían los días de gloria a la familia, que poco a poco habían disminuido con los años.

¡Mi poder de marqués aumentará! ¡Y esa perra de la duquesa Salvatore no podrá despreciarme de nuevo!

Ella, como mujer, está por encima del marqués, por lo tanto siempre lo mira desde arriba y se ríe de él.

No importa si no lo hacía, en realidad, el hombre lo veía de esa manera.

Además, estaba bien si Eli no era consciente de su fuerza. Hermoso cabello rubio y brillante ojos verdes como esmeraldas, cumplía con todos los rasgos típicos de la familia Sperado.

Había muchas cosas que él quería obtener, estaba claro que podía conseguirlo todo pagando un precio elevado. Como para estar a la altura de las expectativas del marqués, su hija había capturado el corazón del Primer Príncipe. Ya que cumplió con sus expectativas, la promesa entre ambas familias pudo concluir con éxito, por lo tanto el compromiso fue confirmado.

Eli se convirtió en el arma más poderosa del marqués: una niña con increíbles habilidades persuasivas. Alguien que serviría como representante de los Sperado en la familia imperial, al igual que también una ofrenda insípida e inútil.

La mente del marqués estaba, por supuesto, inclinada hacia lo más valioso y Leslie era la respuesta para aumentar el poder de Eli, quién de todos modos había nacido con ese propósito. Pero para Eli, que odia estudiar, Leslie podría usar su conocimiento divino como una herramienta para nutrir su mente, igual a una sirvienta que serviría para llevar a su hija al reinado imperial y a la vez un escudo en caso de encontrarse en una situación peligrosa.

¿No era esa la vida perfecta para un sacrificio? El marqués trató a Leslie de esa manera, y su esposa, quien se vio obligada a dar a luz a una segunda hija, tampoco la veía como tal.

A veces, culpaba a la pequeña niña de todos los problemas que habían en la familia, la arrastraban a una habitación oscura con un gran espejo y por varios minutos descargaban sus frustraciones en ella.

Con el tiempo Eli trató de esa misma forma a Leslie aprendiendo de las acciones de sus padres.

—Entonces… ¿Quiere decir que la pequeña niña es consciente de su poder?

El hombre murmuró de nuevo, moviendo su propia cabeza con brusquedad.

No puede ser…  No puede ser…  Pero si es así…

—Si es en realidad consciente de su poder…

¿Sería Leslie, y no Eli, quien devolvería la gloria a la familia?

Eli, quién tenía un poder muy débil a pesar de su cabello rubio y ojos verdes, a diferencia de Leslie, quién al menos contaba con el poder de atacar a las personas.

¿Cuál de los dos hijos le traerá riqueza y honor?

¡Oh, así es como funciona!

Llegó a una conclusión: Eli sería entregada al lado de la familia imperial y Leslie sería enviada a una zona de guerra.

Obtendrían una gran dote de parte de la familia imperial, y, si Leslie va al campo de batalla, él recibiría recompensas cada vez que pelee.

Luego, cuando se case con un hombre adecuado y de a luz a un hijo, el problema de sucesión estaría resuelto, pero sería mucho mejor que Eli de a luz a un hijo varón que pueda suceder el trono Imperial, aunque las probabilidades son un 50/50 y no sería muy seguro.

Al darse cuenta de todas sus posibilidades, volvió a reír desenfrenadamente.

Territorio, honor, riqueza. ¡Puedo tenerlo todo! Desde ahora, solo senderos de flores brillantes están extendidas hacia mí.

—Pero primero, veamos si en realidad tienes el poder.

Ese es el requisito previo, es natural que si quiere ser amada por nosotros, debe ser de utilidad.

El marqués se acercó a una silla y empezó a girar la cabeza.

La mejor manera de hacer esto es que mostrará su fuerza y ​​yo mismo sea testigo de su poder, así como hizo Eli, pero Leslie era poco probable que lo hiciera.

—Desde que la pusimos en el fuego y cayó al vacío, su comportamiento ha cambiado mucho.

Y gracias a eso… 

Algo más debió pasar allí. Asintió con la cabeza.

Ahora que lo pienso, ¿no es Leslie una niña pequeña? ¿Qué edad tiene este año?

Creo que haberla metido al fuego, pudo haberla hecho enfermar y sorprenderla de una manera muy grave.

El marqués comenzó a lamentar algunas de las acciones que había realizado.

Al menos logró sobrevivir al saltar por la ventana. Vaya, quién sabía que esto sucedería.

Volvió a girar bruscamente su cabeza.

Si sabe que tiene poder, debería ser amable conmigo. ¿Eso es lo que pretendió hacer? ¿Hay alguna otra forma de verificarlo? 

La oscuridad, a diferencia de la magia o el poder divino, no es fácil de comprobar. Surge de la nada, como si siempre hubiera estado allí.

Una fuerza silenciosa y poderosa, así era el poder de la oscuridad.

¿Quién dijo que atacó antes? Me gustaría escuchar su historia.

Su esposa mencionó el nombre de Ria varias veces seguidas, pero él no lo recordaba.

Voy a ir a preguntarle a su habitación. Pensado así, se levantó de su silla.

Muchos libros están esparcidos debajo del sofá. Uno de ellos tocó su pie. Nunca antes lo había visto, la portada del libro es muy simple, le pareció extraño verlo allí.

¿Un libro así de ese estilo estaba en su biblioteca?

La decoloración amarillenta del papel lo hacía lucir bastante antiguo. Y además, tenía una palabra escrita en un lenguaje arcaico, que no era muy legible.

Ha pasado demasiado tiempo desde que aprendí el idioma antiguo, así que no podía recordarlo bien del todo, pero sentí tanta curiosidad que hice memoria como pude y leí una página poco a poco.

Una frase en especial me llamó la atención.

“Sí nace un niño con cabello rubio y ojos verdes, a continuación nacerá un niño con cabello plateado”

“Los niños nacidos con pelo dorado tienen poco poder. Sin embargo, estamos empezando a pensar en cómo utilizar este poder, siendo una fuerza tan débil. Quisimos reforzar la oscuridad lo suficiente para atacar a las personas y de esa forma ayudar a la familia Recardius a levantar el Imperio, de esa manera aumentaremos nuestro poder”

La página se rompió cuando le di la vuelta a toda prisa.

Sin embargo, por fortuna, la siguiente seguía con una serie de escritos.

“Como resultado de probar varios métodos, se confirmó que poner al segundo o tercer niño en una fosa con llamas, este último transmitirá su fuerza hacía otro niño con el mismo poder. Sin embargo, una situación rara puede ocurrir. Si un niño con el pelo plateado tiene un poder de 10, entonces el niño con el cabello dorado tendrá un poder de 8, ¿entonces a dónde podrían ir los otros 2?”

Ahora todo estaba claro para el Marqués, luego de leer esas últimas frases, cerró el libro y se echó a reír.

El ataque hacia la sirvienta, aquella arremetida hacia su persona, ahora estaba seguro.

La segunda usuaria de magia oscura había despertado.

♦ ♦ ♦

—Señorita Leslie.

Ella frunció el ceño cuando vio a Ria llamándola. La miraba con una gran sonrisa brillante.

—Le he traído tres vestidos para que decida cuál le gusta más.

Dejó con cuidado las prendas frente a ella y volvió a sonreír, como si le estuviera diciendo que se levantara.

—Vamos, señorita, hay que lavar su cuerpo. Ah, no me había fijado que había mucho polvo en esta habitación. El clima está cálido hoy, entonces, ¿qué tal si sale afuera a pasear? Aunque es invierno… pero disfrutar del aire libre la hará sentirse mejor. Mientras tanto, limpiaré la habitación.

Que extraño, solo limpiaban está habitación una vez a la semana, incluso había veces que pasaba tiempo sin hacerlo, ahora me ofrece ir de paseo…

—¿Qué estás haciendo? ¿Qué estás tratando de hacerme?

—Oh, señorita. No estoy tratando de hacerle daño, ¿por qué está pensando esas cosas?

Ria sonrió alegremente como si en realidad estuviera haciendo esto por Leslie sin ningún interés propio, pero la niña solo sentía repulsión. ¿Por qué ahora actuaba así?

—Lo entiendo, así que lárgate.

Empujó a Ria fuera de la habitación y cerró la puerta.

Con el paso de los días, notó que la mucama no era la única que actuaba de manera extraña.

—Buenos días, señorita Leslie.

—¿Qué le gustaría que le preparemos para comer el día de hoy? La última vez ví que disfrutó mucho la carne, hecha por el chef de la familia ¿Le gustaría comerlo otra vez, señorita?

—¿Qué tipo de bocadillo le gustan, señorita?

Pensó que la castigarían porque los había rechazado a todos, pero no pasó nada extraño en la casa del marqués Sperado durante los siete días posteriores, ni tampoco su presencia rondaba por la casa.

Después de unos días, todos se volvieron extrañamente amables. Ella fingía ser amable. Le mostraban una gran sonrisa incómoda mientras hacían el intento de ocultar su disgusto en sus expresiones, cada vez que se dirigían a su persona lo hacían con una sonrisa en sus bocas.

Leslie sintió más repulsión cada vez que la miraban.

♦ ♦ ♦

—¡Ahh!

La pequeña niña lloraba. Gotas de lágrimas caían, cada vez que la pequeña plateada se tambaleaba salía de su boca un fuerte grito. Por cada llanto, su corto cabello se agitaba. Era normal que casi todos los niños de esa edad se cayeran mientras aprendían a caminar. Esta vez el golpe fue tan fuerte que su rodilla salió herida.

—Duele…

Sin embargo, nadie en la mansión ayudaba a la pequeña niña que lloraba. Solo se ocupaban de su trabajo y la dejaban descuidada. Con el paso del tiempo, el llanto de la niña se hizo más pequeño. Pero aún así, las lágrimas fluyeron por sus mejillas.

La pequeña, que había estado llorando con dolor, se dio cuenta de que nadie la ayudaría y contuvo la pena en el fondo de sus corazón. La esperanza de recibir amor se desvaneció gradualmente.

♦ ♦ ♦

Leslie frunció el ceño con sus ojos lilas. Incluso hoy, Ria sonreía felizmente y de nuevo había traído un vestido bonito.

El vestido de color lila, que se parecía al color de las pupilas de Leslie, estaba decorado con joyas de colores y un bello encaje de primera clase, los dobladillos de la falda parecían imitar las olas del mar, ese era un vestido muy hermoso.

—¿No es bonito?

Ria sonrió de nuevo y miró a Leslie, la niña recordó que había visto cuando Eli salió usando ese mismo vestido.

Lo recordaba muy bien. Sin duda, en ese momento, le estaban gritando que no debería codiciar las cosas de su hermana. Por eso, ese recuerdo perduró en su mente.

—Es un regalo del marqués, el color violeta del vestido es muy hermoso, estoy de verdad segura que el tono te quedará genial.

—Esto es de Eli.

Leslie miró a Ria y volvió a fruncir el ceño. Sin embargo, la mucama permaneció sonriente.

—¿Eli sabe que están dándome este vestido? Seguro debió haber formado un escándalo.

—Oh, sí, por supuesto. Conozco el comportamiento de mi señora Eli. Además, su hermana mayor le ha regalado un hermoso conjunto de ropa, pero la señorita no puede estar enojada. Eli es una chica muy amable.

| Índice |

3 comentarios en “El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.