El Perseguido – Capítulo 91: Palabras sinceras de un borracho

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan empujó la mano de Ye Ying Zhi hacia abajo.

¿Qué hora era ya? El vampiro todavía lo estaba seduciendo.

—Dame mi ropa. No sé a dónde la arrojaste ayer —dijo poniéndose de costado y empujando el hombro del Príncipe.

Eymer se levantó de la cama, sacó un conjunto de ropa del armario y se lo entregó. 

—Este es el traje ceremonial recién hecho a medida. Pruébatelo y ve si te queda bien. El tiempo es demasiado corto, si no encaja, tendré que pedirle a la Sra. Alberta que haga algunos cambios simples. Arreglaremos más de estos una vez que tengamos el tamaño y el ajuste correctos.

Afortunadamente, el clan de sangre parecía ser una raza que avanzaba con los tiempos, y el traje ceremonial también era un estilo occidental moderno simple, en lugar del estilo medieval que parecía extraño en estos tiempos modernos. Después de que Chi Yan se vistió, Ye Ying Zhi se medio arrodilló frente a él para ajustar los pantalones, luego se puso de pie y bajó la cabeza para arreglar los puños y el escote. 

Finalmente entrecerró los ojos, miró de arriba abajo a Chi Yan y dijo: —¡Genial! Usaremos este tamaño y los usaremos de referencia en el futuro para confeccionar tus trajes.

El Príncipe se cambió rápidamente a un traje de estilo similar. Después de ponerse la camisa y abrocharse los botones, deliberadamente extendió la mano frente a Chi Yan y le preguntó: —Ah Yan, ¿puedes ayudarme a abrochar los gemelos?

Chi Yan lo tomó con naturalidad y bajó la cabeza para arreglar lo pedido. También se arrodilló y enderezó los pantalones como había hecho el Príncipe por él hace un momento. Luego se levantó y le arregló el cuello.

Cuando el Príncipe bajó los ojos, sus miradas estaban fijadas el uno en el otro. 

—Ah Yan, serás responsable de todo esto en el futuro, ¿de acuerdo? Yo también seré responsable de ti —El vampiro susurró suavemente.

Chi Yan lo miró, frunció los labios, pero no respondió. El príncipe no sabía en qué pensaba, pero al notar su rostro un poco rojo, bajó la cabeza y le besó la frente.

A las ocho de la noche, varios invitados vampiros bien vestidos llegaron al castillo del Príncipe Eymer uno tras otro.

Este banquete fue originalmente un banquete de bienvenida para Chi Yan, pero hace una semana, el mayordomo sugirió a Su Alteza Real que tuviera una ceremonia de compromiso en el banquete. El príncipe vampiro estuvo de acuerdo de inmediato. De todos modos, ya le había dado a Chi Yan su anillo.

El castillo preparó sangre fresca para todos los invitados. Los miembros del clan de sangre bebieron y socializaron mientras esperaban la aparición de su maestro. Se sorprendieron mucho de que el príncipe Eymer, quien siempre había sido misterioso y poderoso, de repente quisiera celebrar un banquete en su castillo. Lo que fue aún más importante fue la noticia de que Su Alteza Real se iba a comprometer con un humano.

No podían creerlo en absoluto. Si no fuera por el momento y que el personaje principal no era del tipo que bromea, entonces habrían pensado que era una broma del Día de los Inocentes. Sin embargo, el príncipe Eymer nunca hizo una broma y nadie se atrevió a hacerle una broma, por lo que esto solo podía ser cierto. Incluso si la novia aún fuera un humano, Su Alteza Real definitivamente sería el primero en poseer una novia humana y transformarla en vampiro durante la boda. La fuerza del vampiro generalmente se ve afectada por el vampiro transformador que lo poseyó por primera vez. Después de ser poseída por el Príncipe Eymer, esta novia vampiro recién transformada se convertiría naturalmente en un vampiro muy poderoso.

Así que los miembros del clan de sangre estaban muy curiosos y comenzaron a preguntarse qué tipo de ser humano era la novia y qué tan dulce era su sangre, lo que hizo que su legendario príncipe Eymer quedara tan hipnotizado, que incluso estuviera dispuesto a casarse con él. Los vampiros rara vez celebran bodas, porque el amor es inherentemente errático y los corazones pueden cambiar algún día. Además, teniendo en cuenta la larga vida útil de los miembros del clan de sangre, nadie podía garantizar que pudieran estar juntos con sus cónyuges para siempre. En cambio, formarían asociaciones a corto plazo, pero rara vez celebraron contratos matrimoniales.

Cuando el mayordomo encontró al amo del castillo, Su Alteza Real todavía estaba friendo lengua de ternera en la cocina, mientras que la futura esposa estaba de pie junto a él, mirándolo ansiosamente.

—No es suficiente, haz más. Ying Zhi, ¿puedes poner más ajo? 

El príncipe vampiro echó unos dientes de ajo en la olla sin cambiar de expresión.

Gray se paró en el borde de la cocina y llamó suavemente a la puerta.

—Disculpe, Su Alteza Real. Por favor, perdóneme por molestar. Los invitados ya están aquí, tal vez quiera llevar al Sr. Chi para que se ponga su traje.

—Espera un minuto, Ah Yan quiere comer lengua de res. Hablaremos de eso después de que termine de comerlo —El vampiro respondió sin prisa—. Puedes presidir los asuntos en el banquete. Ah Yan y yo nos presentaremos brevemente.

Ye Ying Zhi había descubierto que Chi Yan sería muy manso cuando estuviera lleno y luego sería más fácil persuadirlo. Por lo tanto, si quería salirse con la suya, entonces debería preparar comida deliciosa con anticipación para persuadir a su amante.

Gray asintió y se fue en silencio. El príncipe vampiro apagó el fuego, puso la lengua de ternera frita en un plato, talló una flor de rábano y la sirvió con brócoli verde cocido en agua tibia. Colocó el plato recién cocinado frente a su amante, luego sirvió vino de uva para los dos.

—Come más vegetales. Beber vino es bueno para la salud —persuadió suavemente—. No te preocupes, un nuevo día acaba de comenzar para esos vampiros.

Por supuesto, sabía que Chi Yan se emborrachaba fácilmente. Incluso si fuera solo una copa de vino de frutas común con un poco de contenido de alcohol, se mareaba. Esto era exactamente lo que quería el vampiro.

Eran las diez de la noche, Su Alteza Real finalmente apareció frente a los invitados con el ser humano que todos querían ver. Se paró en medio del pasillo del segundo piso y saludó con la cabeza a los invitados en el pasillo de la planta baja. No se paró en medio de ellos. El humano a su lado se apoyó en él débilmente, sus mejillas enrojecidas y parecía ser obediente y dependiente de él.

Ye Ying Zhi apretó la mano de Chi Yan y susurró: —Ah Yan, enséñales el anillo en tu mano.

Cuando Chi Yan comió lengua de res para cenar, Ye Ying Zhi lo convenció de que bebiera dos vasos grandes de vino. Le costaba pensar y el vampiro incluso lo ayudó a cambiarse de ropa en ese momento.

Escuchó al Príncipe hablar con él en su oído, por lo que inconscientemente levantó la cara para mirarlo y mostró una gran sonrisa con dos hoyuelos en sus mejillas. Se quedó atónito por un momento antes de darse cuenta de lo que estaba diciendo el vampiro. Luego, volvió la cabeza, sonrió y levantó la mano izquierda hacia el pasillo de abajo.

Ye Ying Zhi quedó deslumbrado por su sonrisa por un instante, y su corazón se aceleró. Después de un momento de aturdimiento, rápidamente agarró la cintura del chico, pellizcó la piel suave de su cintura izquierda y susurró: —Tonto Ah Yan, no sonrías más, no te rías. Ven, ven aquí, gira la cabeza y mírame, mírame.

Se relajó al ver a Chi Yan girar la cara para mirarlo. Sacó una caja negra y la deslizó en la mano de su amante y persuadió.

—Sé bueno, abre la caja y saca el anillo. Pónmelo. Este es un anillo de compromiso que creé especialmente. Hace pareja con el que te di antes. Ambos son plateados. ¿Elegirás el estilo del anillo de bodas? 

Habló en voz baja, extendió su mano izquierda y ambos lados de su dedo anular para facilitar que Chi Yan le pusiera el anillo.

El joven siguió sus instrucciones lentamente, luego levantó la cabeza y le sonrió después de usarlo, como si esperara una palabra de elogio.

El vampiro no pudo evitarlo más. Agarró a Chi Yan en sus brazos y le clavó los colmillos en el cuello. El intercambio de sangre fue originalmente parte de la ceremonia de compromiso, pero realmente no pudo resistirlo. Su amado le pareció muy seductor desde el momento en que terminó felizmente la lengua de vaca.

Los vítores de felicitaciones estallaron ruidosamente y con alegría de los vampiros en el pasillo.

El humano en sus brazos también parecía estar infectado por estas emociones. Puso sus brazos alrededor del cuello del Príncipe suavemente y susurró felizmente: —Ye Ying Zhi, me gustas mucho.

Vio que el Príncipe abrió mucho los ojos para mirarlo y luego sonrió tímida y brillantemente. Después de que el vampiro terminó de chupar su sangre, inmediatamente besó la comisura de la boca del vampiro.

Ye Ying Zhi no podía esperar para esconderlo en su ataúd. Pero la ceremonia aún no había terminado. Dado que el oponente era solo un humano ordinario, de acuerdo con el ritual, el último paso en el intercambio de sangre era perforar la punta del dedo índice de su mano izquierda y dejar que su novia humana chupara la sangre de la herida.

La garganta del vampiro se movió y miró a su amante. Ah Yan ahora estaba borracho, así que, pensando en ello, esta ceremonia fue una muy dulce tortura para él. De hecho, fue una prueba.

Tenía que terminar rápidamente el ritual y la ceremonia de compromiso lo antes posible. Ye Ying Zhi se cortó decisivamente el dedo índice izquierdo con la uña del pulgar izquierdo, presionó la punta del dedo manchado de sangre contra los labios del humano, bajó la cabeza y lo persuadió suavemente: —Sé bueno, Ah Yan, ayúdame a lamerlo. Lame esto y luego podemos volver a descansar y dormir.

Chi Yan estaba borracho y definitivamente fue fácil de persuadir. Sin dudarlo, asintió y se llevó el dedo índice ensangrentado a la boca. Estaba familiarizado con el olor de esta sangre. Deliberadamente lamió el dedo sangrante con la punta de la lengua.

La oscura mirada del vampiro estaba fija en él. El joven lo sintió y levantó los ojos para mirar al vampiro con una sonrisa suave, confiada y desprevenida.

A Chi Yan le gustaba sonreír cuando estaba borracho. No fue tacaño con ello en absoluto cuando se enfrentó a Ye Ying Zhi.

Debería haber terminado. No puedo esperar más.

Su Alteza Real miró hoscamente a su mayordomo. Después de recibir una respuesta afirmativa, miró a los invitados en el pasillo y les hizo un gesto de saludo, luego, puso a su amante en brazos y se fue, dejando atrás los vítores de alegría y felicitación en el pasillo.

Creía que Gray y los demás se ocuparían de estos invitados.

Chi Yan no se despertó hasta el momento antes de que lo llevaran al ataúd negro en el sótano. El Príncipe lo colocó en el suelo y este levantó la cabeza para mirarlo.

—Ye Ying Zhi, ¿por qué estamos aquí? Dijiste que íbamos a volver a descansar y dormir. Me mentiste, me mentiste de nuevo.

Eymer sabía que su amante era joven e ingenuo ahora, y su pensamiento era directo y simple. Solo podía persuadirlo.

—Ah Yan, no te mentí. Me prometiste por la mañana que hoy dormiremos en el ataúd. ¿Lo has olvidado?

Chi Yan pensó por un momento, y pareció recordarlo, aunque no entendía por qué estuvo de acuerdo en primer lugar. En ese momento, probablemente quería hacer feliz al otro, y si a Ye Ying Zhi le gustaba, no le importaría dormir con él en el ataúd. Asintió con la cabeza. 

—Entonces dormiremos en el ataúd hoy.

El vampiro abrió la tapa del ataúd, empujó a su amante dentro y luego se acostó. En el oscuro sótano, las figuras de los dos se fueron sumergiendo gradualmente dentro del oscuro ataúd. Una mano pálida y delgada se extendió desde el ataúd, y el anillo de plata en el dedo anular de la mano izquierda reflejaba una tenue luz bajo la luz de las velas. La mano levantó lentamente la tabla del ataúd y lo cerró, dejando solo un espacio para la circulación del aire.

Dentro del ataúd negro, Su Alteza Real, el Príncipe, suspiró suavemente. 

—Cariño, yo también te amo… 

♦ ♦ ♦

Mucho tiempo después, Chi Yan se despertó gradualmente. Podía sentir que él y el vampiro se abrazaban fuerte e íntimamente. Los alrededores estaban oscuros y el espacio era pequeño y cerrado. Ye Ying Zhi debe haberlo engañado para dormir en el ataúd nuevamente.

Su conciencia se recuperó gradualmente y comenzó a recordar lo que sucedió cuando estaba borracho. No pudo resistirse y mordió el costado del cuello del vampiro.

—Cariño, ¿te has despertado? ¿Te duele la cabeza? ¿Quieres un poco de agua? —En lugar de enojarse, el príncipe vampiro lo tranquilizó.

Se le entregó un termo a Chi Yan en la oscuridad. Este tomó un sorbo después de desenroscar la tapa. La temperatura era perfecta, era un poco dulce y notó que era agua con miel. Lo que quería decir pronto se olvidó.

Después de un rato, dudó y preguntó: —Ye Ying Zhi, ¿me vas a convertir en vampiro?

En cualquier caso, intercambiar anillos frente a tantos vampiros no parecía un simple ritual. No podía fingir que se había olvidado de lo sucedido o no podía adivinar el significado.

Ye Ying Zhi besó su aurícula y respondió—: No. —Suavemente abrazó al preocupado humano en sus brazos—. La primera posesión equivale a matarte con mis propias manos. No lo haré, no podría soportarlo. —Inmediatamente, el vampiro sonrió levemente en su oído—. Además, eres tan glotón, ¿cómo podría soportar convertirte en un vampiro que no puede saborear su comida?

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *