El Perseguido – Capítulo 90: Anécdota del castillo

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Todos los sirvientes del clan de sangre en el castillo de Eymer pudieron ver la dulzura y la tristeza de Su Alteza Real.

No era así antes. En el pasado, no tenía emociones, era frío e indiferente a todo. Cuando estaba aburrido, dormía en su ataúd durante cientos de años.

Pero desde que Su Alteza Real regresó esta vez, no había dormido en el ataúd durante todo un mes.

Estos cambios se atribuyeron al humano que trajo de regreso.

Todos los vampiros del castillo lo vieron cuando Su Alteza Real abrazó al humano para dormir y le chupó la sangre. También cuando el humano le decía: —No tengo apetito, no quiero comer, déjame volver o haré una huelga de hambre para que no tengas sangre sana para beber. Ye Ying Zhi, hablo muy en serio esta vez, y es inútil incluso si me llevas a la fuerza a un restaurante. —Pero mientras el humano se sentara a la mesa del comedor, terminaría obedientemente toda la comida cocinada por Su Alteza Real. Su rostro mostraría una obvia dulzura y alegría. Pero cuando el humano estaba molesto y armaba un escándalo, Su Alteza Real se molestaba.

—Lo siento, no veo porque el caballero se encuentra infeliz de que Su Alteza lo trajera de regreso, y no creo que ese caballero no le guste Su Alteza Real. —La Sra. Alberta, quien estaba a cargo de la logística en el castillo, le susurró al mayordomo.

Esta dama vampiro, que había vivido durante miles de años, creía que era muy sensible a los sentimientos humanos. Según sus observaciones a lo largo de los años, nadie podía dormir profundamente todas las noches con una persona que les desagrade; y nadie podía tener apetito al comer todos los días con una persona que no les gustase. Uno podría prestar especial atención a una persona debido al odio, pero cuando a uno le gustaba una persona, sus ojos siempre seguían inconscientemente a la otra parte.

Este caballero humano era obviamente el último caso. Era evidente que cuando él y Su Alteza Real estaban en el mismo espacio, sus ojos siempre se encontraban inconscientemente. Ambos no podían apartar los ojos el uno del otro y nadie hablaba, hasta que Su Alteza Real se levantaba y llevaba a su humano de regreso al dormitorio, el silencio y la atmósfera persistente se rompería.

Este joven humano, que solo había vivido durante más de 20 años, estaba solo e indefenso en un castillo lleno de vampiros. La “persona” más cercana a él fue el culpable que lo secuestró y lo monopolizó por la fuerza durante tres días. La afectuosa Sra. Alberta suspiró en secreto. Por un lado, dijo que Chi Yan era “una novia humana tan lamentable que fue secuestrada por un vampiro y encarcelada en el castillo como en el guion de una película”. Por otro lado, voluntariamente se convirtió en cómplice del príncipe villano con la esperanza de que Su Alteza Real pudiera ganarse el corazón de su pequeña novia lo antes posible. Esta era la primera vez que Su Alteza Real, el Príncipe, mostraba un afecto manifiesto por alguien y lo había traído de regreso a su territorio en los últimos miles de años.

Todos los sirvientes vampiro del castillo sabían que el pobre y débil humano estaba destinado a no poder escapar de las garras de Su Alteza Real. Solo era cuestión de tiempo. Pero incluso ellos no esperaban que el humano se rindiera después de sólo cuatro días de perseverancia. En la quinta noche, su Alteza Real lo había “derrumbado” por completo y “comido”. El Príncipe Eymer no ocultó esto deliberadamente. De hecho, provocó una conmoción. Aunque los miembros del clan de sangre en el castillo generalmente fingían trabajar duro, no chismear y preocuparse por los asuntos privados de su amo, esta noticia se extendió rápidamente por todo el castillo.

Por lo tanto, cuando vieron al ser humano discutiendo con Su Alteza Real durante el día, no pudieron evitar suspirar. Los seres humanos eran criaturas realmente indecisas y les encantaba engañarse a sí mismos.

—Gray, ¿crees que deberíamos comenzar a prepararnos para su boda? Tenemos que prepararnos temprano, al menos medio año antes. Tenemos que hacer una lista de invitados y enviar las invitaciones. La boda de Su Alteza Real será un gran evento —La Sra. Alberta preguntó.

Gray reflexionó durante dos segundos y luego asintió: —Entonces, comencemos a prepararnos, gracias por investigarlo.

Ni siquiera le preguntaron a su Alteza Real.

El mayordomo pensó para sí mismo que podrían encargarse de los preparativos de la boda. De todos modos, a Su Alteza no le importaría qué vampiros invitaría a la ceremonia. En cuanto a los familiares y amigos invitados de la princesa, tendrían que planificarlo más tarde y podrían tener que activar a los miembros de los equipos de aplicación de la ley para su protección. Por supuesto, Su Alteza Real tendría que decidir sobre el lugar final, la decoración, el diseño, el estilo de vestimenta, el estilo del anillo, el tipo de flor y otros asuntos.

Le contó sus pensamientos a la Sra. Alberta, quien lo elogió: —Eres realmente un mayordomo organizado y atento.

—Estos son mis deberes. No tengo experiencia en la organización de bodas, por lo que necesitaré un poco de su orientación —Gray respondió humildemente.

Chi Yan no sabía que los vampiros ya habían comenzado a organizar su boda. Ni siquiera sabía cuántos sirvientes vampiros había en el castillo, ya que la mayoría trabajaba de noche, limpiando el castillo, cuidando el jardín de flores, preparando la comida… Todas estas tareas se completaban por la noche, y para entonces ya había sido llevado de regreso al dormitorio por Ye Ying Zhi. Durante el día, la mayoría de los vampiros regresaban a sus habitaciones para dormir, dejando solo a unas pocas personas para hacer el “turno de día”.

De hecho, debido a su llegada, el príncipe vampiro también había aumentado sus actividades diurnas, convirtiéndose en un vampiro de “día y noche”. 

Con el fin de satisfacer las necesidades de su amo, Gray había dispuesto que más vampiros trabajarán durante el día y les pagó una asignación adicional por turno de día.

Esa mañana, Chi Yan se despertó de los brazos del Príncipe como de costumbre. Parpadeó, los volvió a cerrar y empujó el pecho del otro.

—Ye Ying Zhi, ¿qué hora es? Ve y prepara el desayuno, tengo hambre.

—Iré más tarde. —El vampiro abrió los ojos levemente para ver la hora—. Ya son las once, cariño, almorzaremos, ¿de acuerdo? Podemos dormir una hora más.

Mientras hablaba, levantó la colcha que los cubría a los dos y cerró los ojos, volviendo a rodear con los brazos el cuerpo cálido y tierno de su amante.

—Está bien —Chi Yan respondió suavemente, frotándose contra el vampiro, cerrando los ojos por completo y preparándose para seguir durmiendo. No creía que hubiera nada malo en esto. Después de todo, su tiempo de vigilia y sueño este mes se había vuelto cada vez más similar al del clan de sangre. Por lo general, eran la una o las dos de la tarde cuando desayunaban y almorzaban, mientras que cenaban a las ocho de la noche. Después de eso, volvería a la habitación con el Príncipe y se quedarían juntos hasta el mediodía del día siguiente. Aunque esto era decadente y poco saludable, era realmente acogedor.

Chi Yan finalmente entendió por qué había aquella frase china que usaban como broma, ¿no estaba simplemente jugando con vampiros ahora?

Cuando estaba a punto de quedarse dormido, se despertó repentinamente y se puso alerta. 

—Ye Ying Zhi, ¿cuál es la fecha de hoy? —Le preguntó al vampiro a su lado.

—Mmm… —respondió el vampiro—. Déjame ver… Parece que es 6 de junio.

Su respuesta fue inexacta. Chi Yan extendió la mano y tocó su teléfono móvil. Ya era 7 de junio. Era obvio que el vampiro a su lado estaba cegado por la lujuria, totalmente complacido y adicto al suave sentimiento de estar enamorado y completamente ajeno al mundo que lo rodeaba. Su Alteza Real, el Príncipe, aún vivía en el ayer.

Chi Yan se sentó de repente.

—¡Ye Ying Zhi, mi semana de exámenes está a punto de comenzar! Recuerdo que mi primer examen parece ser el 9 de junio.

Había jugado demasiado con este vampiro en estos días.

Tampoco sabía lo que estaba pasando. Estaba enojado y asustado al principio, pero ese día, se dio cuenta de que las deliciosas comidas que comía todos los días en realidad eran cocinadas por el propio Príncipe, por lo que se ablandó y dio un pequeño paso atrás… Como resultado, se sintió persuadido y casi forzado por este vampiro calamitoso y desarrolló una relación íntima con él de nuevo. Y, de hecho, incluso disfrutó esto… ¿Estaba desesperado? Después de estar encerrado en el castillo, su síndrome de Estocolmo pareció empeorar.

Se sintió como un hombre descarrilado sin fuerza de voluntad. Todo el tiempo supo que la escuela era el hogar y sus estudios deberían ser su enfoque principal. Su Alteza Real el príncipe vampiro no era una buena persona. Le había mentido antes, pero Chi Yan no pudo resistir la tentación de la otra parte. Fue seducido durante un mes entero y no volvió a sus estudios. Ahora que sus exámenes estaban a la vuelta de la esquina, comenzó a arrepentirse. Había llegado el momento de que él hiciera los exámenes.

Ye Ying Zhi se sentó y lo abrazó por detrás, bajó la cabeza y lo besó en la nuca.

—No te preocupes, está bien, puedo decirles que te eximan de los exámenes. ¿Cuántos créditos quieres?

Esto fue aún más molesto. Este vampiro era tan poderoso y sin ley que incluso podía presionar a la escuela para que hiciera cualquier cosa.

—No necesito calificaciones para intercambiar cursos. Estaré exento si regreso a la escuela, siempre que pueda aprobar —Chi Yan dijo secamente. Pero ese no era el punto. Se dio la vuelta y le dijo al vampiro—: Tengo que volver a la escuela para hacer el examen. Es una cuestión de principios. 

Tenía que ser una persona responsable. Aunque había estado jugando con el vampiro durante tantos días, tenía que volver para tomar los exámenes, de lo contrario, incluso si obtenía los créditos, aún se sentiría culpable e incómodo.

Ye Ying Zhi pensó por un momento, apoyó la barbilla en su hombro y prometió: —Está bien, entonces. Haré los arreglos para que un avión te lleve de regreso mañana por la tarde. Pero, cariño, también espero que puedas prometerme algo.

—¿Qué? —Chi Yan volvió la cabeza y lo miró.

—Duerme conmigo en el ataúd esta noche. —Ye Ying Zhi susurró—. Además, el castillo se ha estado preparando para celebrar un banquete para dar la bienvenida a tu llegada y debería celebrarse esta noche. Tienes que asistir como mi pareja.

El cuerpo de Chi Yan se congeló de repente.

—… ¿Son todos vampiros? —Se sorprendió por la noticia del banquete y se olvidó de prestar atención al deseo de Ye Ying Zhi de dormir juntos en el ataúd.

—No tengas miedo. —Ye Ying Zhi le frotó la cintura y lo consoló—. Solo necesitamos mostrarnos brevemente, y luego podemos regresar al ataúd para descansar. Sé que volverás a la escuela mañana, así que no te pondré las cosas demasiado difíciles.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *