El Perseguido – Capítulo 92: El clan de sangre

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Volaron de regreso a Sophus al mediodía del día siguiente. Chi Yan nuevamente notó el gran poder de este desconocido mundo oscuro. El avión del vampiro cruzó la frontera suavemente sin ningún obstáculo. Recordó que su pasaporte todavía se encontraba en el dormitorio de la escuela y ni siquiera tenía una visa cuando fue secuestrado. Era como la comida de contrabando de los vampiros.

Chi Yan tenía tres exámenes repartidos entre el 9 y el 20 de junio. Todavía tenía tiempo para revisar los dos últimos exámenes, pero el examen de la mañana del 9 de junio era un poco urgente

Ye Ying Zhi sabía que había cometido un error al comportarse con picardía para mantener a su amante en el ataúd cuando su amante iba a tomar sus exámenes pronto. No lo dejó ir hasta que el avión estuvo a punto de despegar al mediodía del día siguiente. Recordó que Chi Yan dijo que no podía reprobar su curso, por lo que le dijo a Gray que prestara atención en secreto para no dejar que Chi Yan reprobara el examen.

El joven no sabía de las instrucciones secretas. Después de llegar a Sophus tarde esa noche, Ye Ying Zhi quiso llevarlo a casa con él, diciendo que se levantaría a la mañana siguiente para prepararle el desayuno y luego enviarlo personalmente al examen.

Chi Yan estaba muy conmovido, pero sabía que el vampiro lo distraería fácilmente hasta la mañana siguiente antes de correr a la sala de exámenes. Así que rechazó al vampiro después de una cuidadosa consideración.

—No, no puedo calmarme cuando estoy contigo.

Ye Ying Zhi levantó la mano y prometió: —Esta vez definitivamente no te molestaré. Por favor, ven a casa conmigo.

Chi Yan levantó la cabeza y besó sus labios suavemente.

—Dame un poco de tiempo y espérame, déjame estudiar mucho y pensar en ello, volveré contigo una vez que mi mente se aclare.

Sus ojos estaban claros y su expresión era seria. Ye Ying Zhi tocó sus labios donde Chi Yan había besado y cedió.

—Entonces piensa rápido.

El príncipe despidió a Gray y llevó a Chi Yan de regreso a su dormitorio personalmente.

El joven regresó a su dormitorio, sacó su tableta y comenzó a revisar el contenido que debía rendir. Estudió hasta las tres de la mañana, durmió un rato y luego volvió a despertarse a las cinco para seguir estudiando. A las siete en punto, sintió que casi había terminado de revisar. Leyó todas las notas y practicó las preguntas de los trabajos de los últimos años. Durmió una hora más y a las 9.30 comenzó a prepararse para ir a la escuela.

El sistema educativo fue particularmente encantador. Los estudiantes no estaban obligados a calcular el resultado final de este examen. Solo necesitaban anotar los métodos de cálculo aproximados en el papel, y las calificaciones para aprobar todos los cursos eran 50 puntos.

Chi Yan no sabía cómo Ye Ying Zhi pidió permiso de la escuela en su nombre. Las razones por las que le dijo a Jiang Tian y a otros amigos aquí fueron: —Estoy enfermo, me estoy recuperando en la casa de mi tío. 

Después de terminar el primer trabajo, se encontró con Jiang Tian en el café de la escuela. 

—¿Te has recuperado? —fue lo primero que su amigo preguntó.

—Sí —Chi Yan asintió con la cabeza.

—¿Puedes manejar los exámenes? Faltaste a clase durante varios días —Jiang Tian preguntó preocupado.

—Lo sobreestimé —el joven respondió sinceramente. Si lo hubiera sabido antes, dos horas de estudio para el examen eran suficientes. Podría haber usado las horas restantes anoche para compensar su sueño.

Jiang Tian lo reprendió con una sonrisa y luego de repente recordó algo.

—Chi Zi, ¿tu visa debe expirar pronto? ¿Cuándo planeas regresar a casa?

—Volveré una vez que terminen los exámenes —Chi Yan removió el café que tenía en la mano y miró a su amigo—. Nos mantendremos en contacto nuevamente cuando regrese a casa.

♦ ♦ ♦

Después de los exámenes, antes de que Chi Yan verificara sus propios resultados, Gray ya los había obtenido y se los había presentado al príncipe vampiro. 

—Su Alteza Real, las calificaciones son muy buenas, y no necesité realizar cambios por él.

Ye Ying Zhi asintió con la cabeza.

—¿Ah Yan pasó todos sus exámenes?

—Sí. —Gray miró al poderoso vampiro frente a él y vaciló—. Una cosa más… 

—¿Ah Yan reservó un boleto para regresar a casa? ¿Quieres decirme eso? —La expresión del príncipe vampiro seguía siendo tranquila. Frotó el anillo en su dedo anular izquierdo, el que le puso Chi Yan, su anillo de compromiso. No le había dicho al joven que estaban oficialmente comprometidos desde ese día—. Ya lo sé, ve y prepara el avión.

Chi Yan se sentó en el avión, sintiendo cómo despegaba y ganaba altitud. Cerró los ojos. Sabía que pronto dejaría el hemisferio sur por completo y regresaría a su ciudad natal. No quería correr, ni tenía la intención de mentirle a Ye Ying Zhi. Realmente solo quería pensar en eso.

Su corazón se conmovió cuando lo conoció. Todo encajó tan rápido que realmente no pudo enojarse con él. No podía rechazar sus solicitudes y no quería separarse de él. Solo quería darle todo lo que tenía. Incluso no le importaría dormir en su ataúd. No importa qué, si a Ye Ying Zhi le gustaba, estaba dispuesto a acompañarlo a dormir en el ataúd todos los días. A Chi Yan nunca le había gustado nadie antes. Simplemente sentía que las personas que lo rodeaban no eran como él cuando estaban enamorados. No sabía si era normal para él. Sintió que tenía que descifrar su corazón y su mente antes de darle una respuesta al vampiro. Simplemente querer quedarse con Ye Ying Zhi, sin pensarlo debido a sus deseos, no parecía ser lo suficientemente responsable por los dos.

Aprovechó la oportunidad durante el período de revisión del examen para enviar solicitudes para varias pasantías de verano. Uno de ellos le avisó que fuera a una entrevista pasado mañana. El salario de dos meses de la pasantía de verano no era mucho, pero le alcanzaba para pagar el pasaje aéreo de ida y vuelta a Europa y la visa. Ya era un adulto y sería demasiado vergonzoso seguir pidiendo dinero a sus padres para visitar a su amante vampiro en el extranjero.

Chi Yan estaba pensando en esto cuando la azafata se acercó y le preguntó qué bebida quería. Respondió que le gustaría tomar té. El asistente de vuelo enumeró varios tipos de té y le preguntó cuál le gustaría. El joven se decidió por el té Longjing y se lo sirvieron caliente junto con un plato pequeño de frutos secos.

Inclinó la cabeza y le dio las gracias. Todos sus boletos de avión fueron reservados por la agencia estatal responsable de la educación y los intercambios en el extranjero. Era la norma estándar reservar la cabina económica de una aerolínea china, por lo que llevó a Air China de un lado a otro. El día antes de su vuelo, recibió un mensaje de texto de la aerolínea notificando que era elegible para un ascenso y que actualizaron su pasaje directamente a primera clase.

Tales actualizaciones gratuitas temporales eran algo bueno y también sucedía de vez en cuando, lo que no era demasiado extraño. Aunque Chi Yan no sabía la razón para ser actualizado, aún lo aceptó con placer. Era mejor estar cómodo durante este viaje de diez horas a casa.

Antes de despegar, envió un mensaje a Ye Ying Zhi y le dijo que regresaba a China para pensar en sus asuntos antes de buscarlo nuevamente. Después de enviarlo, se asustó un poco. No sabía si estaría enojado o cómo reaccionaría, por lo que llamó al operador directamente y canceló su número de teléfono móvil australiano. Se consoló a sí mismo pensando que Ye Ying Zhi sabría cómo contactarlo. Si no se ponía en contacto con él, entonces asumiría que había aceptado sus deseos y le estaba dando tiempo y espacio para considerarlo.

Sin embargo, Chi Yan nunca esperó que después de bajarse del avión, sacó su equipaje y vio al vampiro parado en el vestíbulo del aeropuerto esperándolo.

Era pleno verano en China. Su Alteza Real vestía unos sencillos pantalones negros y una camisa blanca. Las mangas de su camisa estaban ligeramente enrolladas hasta los codos. Iba vestido con ropa normal, pero era alto y extremadamente guapo. Fácilmente podría llamar la atención simplemente de pie en el pasillo.

El mayordomo se colocó respetuosamente detrás de él.

Chi Yan abrió la boca y se congeló en su lugar.

El vampiro ya lo había visto y rápidamente caminó hacia él, tomando el equipaje en su mano con naturalidad como si estuviera recogiendo a un viejo amigo que acababa de llegar. 

—¿Estás cansado? —Le preguntó a Chi Yan en un tono preocupado.

—¿Por qué estás aquí? Ye Ying Zhi, ¿no leíste el mensaje de texto que te envié?

Lo había visto y descubrió que incluso canceló su número de teléfono. Pequeño mocoso, te atreviste a hacer cosas, pero no a asumir la responsabilidad.

El príncipe volvió la cabeza para mirarlo y sonrió.

—Sí, lo vi. Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión. Así que ayer le pedí a Gray que comprara una casa en el campo. Puedes pensarlo lentamente, te acompañaré.

—Pero siento que me gustas mucho cada vez que te veo… no puedo calmarme y pensar en eso.

Ye Ying Zhi sostuvo su mano en silencio.

—Entonces sigue gustando de mí y nunca me dejes. Esto es lo que quiero.

El aeropuerto estaba lleno de actividad y Chi Yan no estaba acostumbrado al ajetreo y el bullicio después de regresar de la escasamente poblada Oceanía. Se sintió muy consciente de que los demás los veían comportándose de forma amorosa, así que llevó a Ye Ying Zhi a un lado y le preguntó: —¿Condujiste aquí? Hablemos en el coche.

El príncipe estaba claramente preparado esta vez. Le entregó el equipaje de Chi Yan a Gray y le dijo que condujera de regreso. Luego llevó al joven a otro automóvil. Tan pronto como subieron al auto, tomó la mano de Chi Yan y la presionó sobre su pecho izquierdo. 

—Ah Yan, soy como tú. Sigo pensando que me has hechizado, de lo contrario, ¿cómo podría estar tan obsesionado cada vez que te veo? Aparte de ti, no puedo pensar en nada más —dijo con seriedad. Dejó la mano de Chi Yan, puso su frente contra la de su amante y juntó los dedos—. No te preocupes, pensemos en ello juntos, y no importa si nos tomamos una eternidad. Hasta entonces, si todavía no entendemos, no pensemos más en eso.

Como dijo Ye Ying Zhi, Chi Yan realmente pensó en esto durante un tiempo y finalmente se olvidó de ello.

♦ ♦ ♦

Después de graduarse de su licenciatura, Chi Yan solicitó estudios de posgrado en una universidad europea debido a Ye Ying Zhi. Después de graduarse de estudios de posgrado, se casó con el príncipe vampiro en el castillo. Chi Yan les mintió a sus familiares y amigos diciendo que conoció a Ye Ying Zhi mientras estudiaba ahí. Luego de los arduos esfuerzos de ambos, los padres de Chi Yan finalmente aprobaron su relación. 

El día de la boda, los padres de Chi Yan lo llevaron a un lado y le susurraron: —Xiao Chi, tu esposa tiene muchos amigos, vino mucha gente. Parece que tus suegros no son ordinarios. En el futuro, debes tener cuidado de ser más tolerante con tu esposa y tener cuidado de no ser intimidado.

Chi Yan miró la casa llena de vampiros y escuchó las palabras de sus padres. Finalmente, entendió por qué se sentía asustado con tanta frecuencia, ya que todo era hereditario. Consoló a sus padres y respondió: —Lo habéis visto antes, Ye Ying Zhi me trata muy bien. Él cocina para mí todos los días, no me intimidará, por favor no se preocupen.

Por la noche, cuando los padres de Chi Yan regresaron a sus habitaciones por la noche, el padre le murmuró a su esposa—: Tuve la extraña sensación de que iba a casar a mi hijo.

La madre de Chi Yan se hizo eco de sus sentimientos.

—Sí, yo también tengo este sentimiento, debe ser una ilusión. 

Los dos se miraron. El padre de Chi Yan hizo un gesto con la mano.

—Olvídalo, no te preocupes más por él. Finalmente, es un alivio criar a ese niño apestoso y verlo convertirse ahora en un gran hombre. Es hora de dejar que su esposa lo cuide en el futuro.

♦ ♦ ♦

Chi Yan se quedó en Europa para trabajar después de graduarse. Luego de casarse, Ye Ying Zhi alimentaba con su propia sangre a Chi Yan todos los meses. Debido a su sangre, Chi Yan siempre mantuvo una apariencia juvenil. Los años no dejaron ningún rastro en su apariencia. Era fácil arreglárselas cuando uno era joven, pero no era fácil explicar esta apariencia juvenil después de los 40.

El príncipe sugirió que se retirara y pasara más tiempo con él en el castillo.

Después de pensarlo, Chi Yan estuvo de acuerdo. Aunque parecía joven por fuera, podía sentir su agotamiento gradual internamente. Su fuerza física no era tan buena como cuando conoció a Ye Ying Zhi. Sabía que la mayor parte de su vida ya había pasado, y comparado con su amante inmortal, el tiempo que podía pasar con él se estaba acabando. Habían estado viviendo juntos durante 20 años y, como máximo, le quedaban 30 o 40 años antes de tener que dejarlo.

Chi Yan le preguntó cómo pasó los miles de años antes de conocerlo. Ye Ying Zhi respondió con calma que vio salir el sol, vio la puesta de sol y se acostó en el ataúd para dormir. Pasaron cientos de años así. No tenía sentido despertarse y mirar el mundo, así que volvió a dormir y volvieron a pasar cientos de años.

El joven dudó durante mucho tiempo y le preguntó si alguna vez había pensado en lo que haría después de que se fuera.

Ye Ying Zhi lo miró, reflexionó y finalmente preguntó tentativamente: —Ah Yan, ¿alguna vez has pensado en formar parte del clan de sangre y estar conmigo para siempre? —No soportaría convertir a su amante en un vampiro de sangre fría cuando todavía estaba lleno de vida y vitalidad. Pero un día, si Ah Yan lo dejara para siempre y fuera a un lugar donde no pudiera encontrarlo, entonces, naturalmente estaría más dispuesto a mantener a su amante para siempre de esta manera, a su lado.

Esperó expectante la respuesta de su amante, pero Chi Yan negó con la cabeza y lo miró con una expresión dolorosa y aturdida en su rostro.

—No. Si tengo una vida larga, ¿qué será de mí si un día ya no me quieres? ¿Qué pasa si me ignoras y no me respondes? Ye Ying Zhi, siempre te amaré. Si ya no me amas algún día, solo puedo esperarte… Esperar a que me mires una vez más. No quiero, no quiero ser así… es demasiado tortuoso.

Sacudió la cabeza, sus ojos estaban llenos de dolor y lucha como si ya hubiera previsto tal escena. Ye Ying Zhi lo abrazó con dolor en el corazón y lo consoló, —¿Por qué no te querría? No puedo vivir sin ti en absoluto, Ah Yan, no dudes de mí. Sé bueno, no te preocupes, siempre estaré aquí…

Después de mucho tiempo así, Chi Yan se calmó gradualmente, pero desde entonces Ye Ying Zhi no se atrevió a mencionar esto nuevamente. Al menos ahora la persona estaba a su lado y le pertenecía. Siempre sostendría a su Ah Yan y nunca lo soltaría.

Los años fueron largos y tranquilos, y los dos pasaron otras cuarenta primaveras juntos en el viejo castillo.

Una primavera, Chi Yan se dio cuenta de que tal vez no podría aferrarse al tiempo para que floreciera el loto.

Sabiendo que su vida estaba a punto de llegar a su fin, se dio cuenta de que tenía un deseo muy fuerte de monopolizar a su amante. Esperaba que Ye Ying Zhi se enamorara de otra persona en su larga vida, preferiblemente alguien que estuviera dispuesto a convertirse en vampiro para acompañarlo, y luego olvidarlo, para que no se sintiera solo. Pero cada vez que pensaba en esta posibilidad, su corazón le dolía mucho. Ese era su Ye Ying Zhi, y no quería compartirlo con nadie más.

Durante los años en que estuvieron juntos, Ye Ying Zhi solo había chupado su sangre. Ni siquiera quería que volviera a chupar la sangre de otras personas.

Chi Yan recordó una película llamada Gattaca que había visto antes. En la película, el personaje principal #1 siempre confió en la sangre proporcionada por el personaje principal #2, muestras de cabello y otras cosas proporcionadas por el personaje principal #2 para disfrazarse como él. La película terminó con el personaje principal #2 preparándose para suicidarse. Antes de suicidarse, dejó deliberadamente una variedad de muestras de sangre y cabello para el personaje principal #1, suficientes para que las use durante décadas.

Él se inspiró en esto. Con la ayuda de Gray, recogió parte de su sangre todos los días y la almacenó en el castillo, y específicamente le dijo al mayordomo que solo le contara a Su Alteza Real sobre esto después de su muerte.

Si Ye Ying Zhi bebiera poco a poco, ¿la cantidad de sangre que dejó probablemente podría durar algunos años? Al menos un año debería ser suficiente, ¿verdad? Lamentó no haber pensado en esto antes, de lo contrario, podría dejar suficiente sangre para que Ye Ying Zhi bebiera durante décadas.

Entonces, ¿serían al menos unas décadas después de mi muerte, él todavía pensaría en mí, todavía me pertenecería?

Era una lástima que ahora no tuviera mucho tiempo. Su cuerpo no le permitía perder demasiada sangre todos los días, e incluso Ye Ying Zhi tuvo cuidado de no chupar sangre como lo hacía en el pasado.

Pensando en ello, Ye Ying Zhi parecía no haber bebido su sangre durante siete días consecutivos.

Chi Yan se acostó en la cama, pensando vagamente. Se estaba debilitando cada vez más en estos días, y el médico le aconsejó que se quedara en cama. Fue un médico humano común quien lo trató. Estaba sorprendido de su interior exhausto que no concordaba con su apariencia juvenil, pero le asustaba el poder del maestro y no se atrevía a decirlo.

El joven logró levantarse de la cama, se apoyó en la pared y caminó lentamente por los escalones de piedra hasta el sótano donde estaba colocado el ataúd. Ya lo había pensado. Cuando muera, debe ocupar el ataúd de Ye Ying Zhi, de modo que incluso si el vampiro se enamorara de otras personas en el futuro, no podría llevar a esa persona a su ataúd que contenía muchos de sus tiernos momentos juntos.

Ciento siete escalones, caminó de un lado a otro innumerables veces en estas décadas. Esta vez fue probablemente la última vez, y caminó durante una hora completa.

Finalmente, Chi Yan se apoyó en el borde del ataúd y no pudo moverse.

Ye Ying Zhi estaba cocinando gachas para su amante en ese momento, pero cuando regresó al dormitorio con las gachas, descubrió que su amante se había ido. Rápidamente adivinó su paradero. Después de que se apresuró a bajar, vio a su amante sosteniendo el borde del ataúd negro con ambas manos. 

Después de escuchar el sonido, Chi Yan levantó lentamente la cabeza, lo miró con inocentes ojos negros y dijo en voz baja: —Ying Zhi, llévame adentro. Prometiste darme este ataúd —Aún actuaba como un niño incluso con la edad que realmente tenía.

Ye Ying Zhi también tuvo una premonición. Sonrió y, como siempre lo había hecho antes, cargó a su amante y lo colocó suavemente dentro del ataúd. Se miraron a los ojos con ternura.

—Pórtate bien cariño, deja que tu esposo te abrace.

Chi Yan yacía dentro del ataúd mirándolo y sonriéndole. Su sonrisa reveló dos grandes hoyuelos.

—Ying Zhi, dejé algo para ti. Cuando me vaya, Gray me ayudará a entregártelo —hizo alarde de orgullo. 

Su Alteza Real se inclinó y le besó la frente con suavidad, extendió la mano para limpiarle las patillas y dijo con indiferencia: —¿Te refieres a la sangre que dejaste? Ya terminé de beberla.

Chi Yan abrió mucho los ojos y lo miró sintiéndose un poco molesto y decepcionado.

Originalmente pensó que al menos podría hacer que su amante lo extrañara durante un año.

El vampiro se rió entre dientes y besó sus labios. Por supuesto que no dejaré la preciosa sangre de Ah Yan.

—Ah Yan, ¿todavía no estás dispuesto a estar conmigo para siempre? —Le preguntó a su amante en voz baja.

Chi Yan solo se sintió muy cansado. Cerró lentamente los ojos, negó lentamente con la cabeza y dijo en voz muy baja: —No… es demasiado incómodo… esperarte… es demasiado incómodo.

Ye Ying Zhi solo sintió una gran tristeza en su corazón. No sabía por qué Ah Yan siempre pensó inconscientemente que no lo querría algún día, lo ignoraría y solo podía esperarlo.

—¿Por qué iba a dejar que me esperaras…? —Murmuró, sumergiendo lentamente todo su cuerpo en el ataúd. Sostuvo a Chi Yan en sus brazos, trazó las cejas y los ojos de su amante con sus labios por última vez. Luego, de su manga izquierda, sacó el cuchillo plateado que había estado escondido dentro y rápidamente cortó la muñeca izquierda de Chi Yan.

Chi Yan estaba agitado por el dolor y volvió a abrir los ojos para mirar a su amante.

—Ying Zhi… si quieres beber sangre… ¿Por qué no usas tus dientes…?

La sangre fresca goteó y se deslizó por la hoja, empapando todo el lomo del cuchillo.

Ye Ying Zhi sonrió gentilmente y lo consoló. Bajó la cabeza y lamió suavemente la muñeca sangrante, observó cómo la herida se curaba a una velocidad visible a simple vista, levantó la cabeza y le sonrió a Chi Yan. Entonces su mano derecha rápidamente levantó el cuchillo empapado con la sangre de su amante y empaló su corazón.

Sacó el cuchillo y lo tiró a un lado. La sangre del vampiro brotó de repente, manchándole las manos.

El vampiro bajó la cabeza, tomó suavemente el rostro de su amante con sus pálidas manos manchadas de sangre, sonrió y dijo: —Ah Yan, está bien, iré contigo, siempre estaré contigo… Pero, Ah Yan, prométeme, prométemelo. Si hay una próxima vez, acompáñame en la eternidad… ¿de acuerdo?

Chi Yan abrazó a Ye Ying Zhi con todas sus fuerzas restantes, las lágrimas ya cubrían su rostro sin saberlo.

—… Te prometo, no importa cuánto tiempo, siempre estaré contigo… 

Su voz se desvaneció gradualmente y sus ojos se cerraron lentamente. Una lágrima se deslizó por el rabillo de sus ojos cerrados y finalmente desapareció.

El miembro del clan de sangre abrazó a su amante en sus brazos, se acostó y los colocó a los dos en la postura habitual para dormir. Una mano pálida manchada de sangre roja se extendió desde el ataúd. Lentamente, levantó la tapa del ataúd y la cerró.

Esta vez, todo encaja perfectamente sin dejar huecos.

Desde el día en que se convirtió en miembro del clan de sangre, sabía que la única forma de suicidarse era perforar su corazón con un arma de plata sumergida en la sangre de su amante. Si nunca se hubiera enamorado de nadie, nunca moriría.

Pero se enamoró de alguien, por lo que voluntariamente se fue con él.

Ah Yan, te has ido, este mundo no tiene sentido para mí.

El ataúd negro se cerró para siempre, el vampiro abrazó a su amante y cerró los ojos.


Shisai
Si, lo admito, estoy llorando. Nos vemos en el próximo arco, iré a sonarme los mocos.

Sakuya
T_T

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *