El Perseguido – Capítulo 93: Perseguido

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


En un pasillo oscuro y vacío, Chi Yan caminaba solo. El sonido de sus pasos fue particularmente claro en el silencioso espacio.

La única luz provenía de su celular. Se sintió un poco incómodo en su corazón. Comenzó a lamentar haber venido tan apresuradamente sin mucha preparación. Nunca le había dicho a Song Jin, incluso si se lo hubiera dicho, podría no creerlo; de hecho, también les tenía miedo a los fantasmas, y a menudo tenía que enfrentarlo.

La luz del teléfono se apagó de repente y todo el pasillo se oscureció por completo. Chi Yan lo guardó, consciente de que se apagó automáticamente sin ningún motivo y se detuvo en su lugar. Podía sentir que algo se acercaba.

Una manita tiró tímidamente de su ropa, Chi Yan miró hacia atrás y vio a una niña tirando de él con miedo, como si tuviera miedo de algo. 

—Tío, ¿puedes sacarme de aquí? Está tan oscuro, tan frío y estoy muy asustada —Ella suplicó en voz baja.

Chi Yan tragó saliva, miró nerviosamente a la niña que tiraba de él y susurró—: Está bien.

Podía sentir la tensión en los músculos de su garganta. Sabía que no debería estar de acuerdo, ya que equivalía a enviar siete u ocho décimas partes de su vida a las manos del fantasma, mientras que él solo tenía dos o tres puntos restantes. Pero si no se arriesgaba a atraer al oponente para que revelara su debilidad, no estaba seguro de poder controlar a esta cosa. A diferencia de su apariencia, estaba seguro de que no se trataba de un pequeño fantasma.

Pelear con personas o fantasmas se trataba de esquemas y engaños. Ser engañado por otros o por fantasmas, todos son callejones sin salida.

Después de recibir la aprobación, la niña se acercó a él, señaló la pequeña botella de porcelana que colgaba de su pecho y preguntó—: ¿Qué es eso que cuelga del tío? ¿Puedes bajarlo y mostrármelo? 

—Está bien —Chi Yan sonrió.

Puso su mano sobre su pequeño frasco de porcelana y, lentamente, poco a poco, tomó el hilo negro y lo desató de su cuello.

Sabía que este espíritu maligno le tenía miedo a su botella de porcelana, por lo que deliberadamente lo engañó para quitar el amuleto de su cuerpo. También supuso que esta cosa intentaría hacer que su botella de porcelana cayera al suelo por error. No soportaría que pasase.

Entonces Chi Yan extendió su mano y colocó la botella de porcelana firmemente en el alféizar de la ventana a su lado. En el momento en que soltó la botella de porcelana, un aura maligna surgió de ella.

El fantasma a sus pies dejó escapar un inesperado rugido doloroso. Sus ojos se pusieron rojos y dos hileras de lágrimas de sangre brotaron de ellos. Sus extremidades se estiraron y su cabeza miró a Chi Yan con venganza.

—… ¿Qué eres? —Su voz se volvió extremadamente severa, perforando dolorosamente sus tímpanos.

—Soy un humano. —Chi Yan sonrió y señaló la botella de porcelana—. Es solo que esa cosa se usó para reprimirme. 

El fantasma mostró una expresión de incredulidad.

Chi Yan fue muy claro y no se atrevió a perder el tiempo. Rápidamente la pateó con un pie y extendió la mano para pegar el sello talismán preparado en su pecho.

Al ver que esa cosa desaparecía en humo negro, exhaló un suspiro de alivio, recuperó la botella de porcelana y se la puso en el cuello con cuidado. Encendió la linterna del celular para iluminar la calle frente a él y salió del edificio.

Las nubes oscuras se dispersaron y la luz de la luna brilló en su rostro.

No mintió. En realidad, era solo un humano común, excepto por haber nacido en la familia Chi y tener una constitución corporal que atraía a los espíritus malignos.

Era el hijo mayor y el nieto mayor de un clan familiar taoísta, pero su cuerpo tenía un aura natural atractiva para fantasmas, espíritus y maldad.

Esa botella de porcelana le fue entregada por cierta persona, y de hecho podría ayudarlo a reprimir su aura fantasmal y evitarle muchos problemas innecesarios.

Song Jin y su esposa lo estaban esperando afuera. Cuando lo vieron salir, Song Jin se frotó las manos para encontrarse con él y le preguntó con ansiedad.

—Chi Zi, ¿estás bien? ¿Lo has resuelto?

Chi Yan inclinó la cabeza, después la levantó y le dedicó una sonrisa inocente.

—Tío, ¿puedes sacarme de aquí?

Song Jin aún no había reaccionado, su esposa Tao Guan Guan ya le había gritado del susto, señaló al joven después de mirar un rato antes de darse cuenta que la persona frente a ellos era Chi Yan. Ella corrió y le dio una serie de bofetadas.

No tenía mucha fuerza y ​​el joven también se dio cuenta que su broma era algo exagerada, por lo que siguió pidiendo perdón y esquivó sus ataques, pero sin huir por completo. Song Jin rápidamente dio un paso adelante y llevó a Tao Guan Guan a un lado, la abrazó y la consoló.

Después de un rato, la mujer se calmó. Ella usó su mano e hizo un gesto de la altura de un niño pequeño y le preguntó a Chi Yan en voz baja—: Chi Zi, ese… el que fingiste hace un momento, ¿se resolvió? —Su voz era muy suave, como si tuviera miedo de perturbar algo.

Song Jin había hecho esta pregunta antes, pero a Chi Yan no le importó que Tao Guan Guan preguntará de nuevo. Afortunadamente, la cosa no era tan poderosa como pensaba. 

—Está resuelto.

Tao Guan Guan se sintió aliviada.

La noche de principios de primavera todavía era fría. Song Jin instó a los dos a subir al auto y salir del lugar.

Song Jin y Tao Guan Guan eran compañeros de secundaria de Chi Yan. Song Jin era el mejor amigo de Chi Yan en ese momento. Cuando estaba saliendo con Tao Guan Guan, Chi Yan lo ayudaba a cubrirse. Más tarde, esos dos solicitaron y se matricularon en la misma universidad. Para cuidar de su madre y su abuelo, Chi Yan solicitó ingresar a otra universidad que también estaba en Ciudad R, y no muy lejos. Entonces los amigos no rompieron su contacto.

Después de graduarse, Chi Yan permaneció en la escuela para continuar sus estudios de posgrado. Todavía faltaba medio año para su graduación. Song Jin presentó una solicitud al departamento de seguridad pública local por sus ideales tan apreciados. Su familia ayudó un poco y él se convirtió con éxito en policía después de graduarse. Tao Guan Guan era estudiante de medicina y se graduó un año después que ellos. Actualmente era pasante en un hospital. Después de todo, Ciudad R no era una gran ciudad, y la competencia en todos los aspectos no era feroz y la vida era muy estable. La pareja se casó inmediatamente después de graduarse. Afortunadamente, no les importó Chi Yan y lo cuidaron, el joven seguía estando soltero. A menudo le pedían que los acompañara a comer en su casa.

Hace dos semanas, Tao Guan Guan fue enviada por el hospital en el que estuvo de interna a un hospital suburbano para un programa de intercambio durante tres meses. Este hospital en los suburbios se dividió en dos distritos: el distrito este y el distrito occidental. El distrito occidental era el distrito principal. La mayoría de médicos y pacientes se concentraron ahí. Las instalaciones principales en el distrito este eran solo un edificio de oficinas y un departamento de hospitalización. Había solo 20 minutos a pie entre los dos distritos. Sin embargo, como Ciudad R era pequeña, la mayoría de los pacientes optan por ir a otros hospitales públicos famosos como los de la ciudad capital. Además, los hospitales de la ciudad capital poseían mayor cantidad de camas disponibles para hospitalización, por lo que evitó el desbordamiento en el hospital suburbano del distrito occidental. Como resultado, este hospital no tuvo muchos pacientes, lo que hizo que el lugar se sintiera desierto.

Tao Guan Guan acababa de empezar a trabajar y no tenía experiencia. Aunque el trabajo en este hospital en los suburbios era más relajado que en el que ella trabajaba, estaba demasiado lejos de la ciudad. Los médicos superiores de la ciudad principal se mostraban reacios a ir, por lo que este trabajo de intercambio cayó sobre su regazo. Fue asignada para trabajar en el Departamento de Pacientes Internos del distrito occidental.

La pusieron en el turno de noche hace una semana. Tao Guan Guan tenía miedo del frío y llevó una manta, pero se olvidó de llevar la manta de la oficina en el edificio de oficinas. Aproximadamente a la una de la madrugada, sintió demasiado frío, por lo que habló con su supervisor para que la dejara ir al edificio de oficinas a tomar su manta. Su oficina estaba en el cuarto piso del edificio de oficinas. Después de sacar la manta y cerrar la puerta con llave, escuchó un débil grito en el piso de arriba, pero el quinto piso era solo para guardar el equipo, ahí estaba la sala de almacenamiento. Incluso las luces del pasillo no estaban encendidas. Era imposible tener a nadie arriba. 

En ese momento sintió un temblor en su corazón. No se atrevió a mirar, así que corrió escaleras abajo. El edificio de oficinas era antiguo y no había ascensor. Cuando corrió hacia la entrada del pasillo, la apartaron suavemente. Se dio la vuelta para mirar y vio a una niña pálida cuya altura estaba alrededor de su cintura. La niña levantó la cabeza y le preguntó gentilmente: —Hermana, tengo mucho frío, está muy oscuro y tengo mucho miedo. ¿Me puedes sacar de aquí?

Tao Guan Guan estaba aterrorizada en ese momento. Había escuchado muchas historias extrañas sobre hospitales cuando se encontraba en la escuela, por lo que estaba un poco reservada en su corazón. Antes de ir a trabajar, le había pedido a Chi Yan que preparara en su bolsillo un montón de talismanes para expulsar fantasmas, talismanes para contener el espíritu, talismanes de caja fuerte y de paz, etc. No sabía si serían útiles o no, pero al menos podrían consolarla psicológicamente. No esperaba encontrarse con un espíritu maligno tan pronto. Estaba tan asustada que sacó todos los talismanes de su bolsillo y se los tiró a la otra parte junto con su manta, y luego aprovechó la oportunidad para liberarse y huir.

Se asustó tanto que tuvo fiebre alta esa noche. Después de despertarse, se lo contó a Song Jin. Éste la ayudó a solicitar la licencia por enfermedad. Las familias Song y Tao buscaron afanosamente relaciones y lograron terminar rápidamente el trabajo de intercambio para ella en ese hospital. Su supervisor accedió a dejarla regresar a su hospital original después de que se recuperara.

Este asunto debería haber terminado. Inesperadamente, Tao Guan Guan comenzó a tener pesadillas después de ese día. Siempre soñó que regresaba a la oscura escalera del edificio de oficinas y luego una mano fría la empujaba hacia atrás. La niña levantó suavemente la cara y le preguntó: —Hermana, ¿me puedes sacar de aquí?

Inicialmente, en los dos primeros días, los sueños eran los mismos. Pero al tercer día, cuando volvió la cabeza hacia atrás incontrolablemente, vio el rostro pálido de la otra persona goteando sangre y lágrimas, mirándola vengativamente y gritando: —¡¿Por qué no me sacas de aquí?! ¡Déjame ir contigo!

Tao Guan Guan estaba tan asustada que casi tuvo un ataque de nervios. Ni siquiera se atrevió a dormir y estuvo a punto de sufrir un colapso mental. Sus padres estaban tan ansiosos que querían llevarla al templo para ver si estaba atormentada por un espíritu maligno. Song Jin recordó que no había necesidad de buscar a otros. Los templos taoístas podrían no ser creíbles y existía la posibilidad de que pudieran ser engañados. Además, Tao Guan Guan no podía aguantar más y Chi Yan debería tener una forma, por lo que decidió buscar la ayuda del joven.

Había pasado menos de una semana desde que Tao Guan Guan se topó con ese espíritu maligno. Chi Yan estaba ocupado con su ensayo en la escuela. No lo supo hasta que Song Jin lo llamó para hablar de ello. Después de enterarse de la noticia, se apresuró a ir a la casa de la pareja y verificó si Tao Guan Guan se había enredado con esa cosa.

La investigación de Chi Yan sobre estas técnicas sobrenaturales era limitada, y también sabía que su conocimiento y habilidad eran limitados, por lo que no tenía alguna idea sobre el espíritu maligno que estaba molestando a Tao Guan Guan. Pero sabía que, para desatar la campana, tenía que atarla. No importa lo que sucediera, tenía que encontrar esa cosa malvada para deshacerse de ella, y entonces el problema de Tao Guan Guan naturalmente se resolvería.

Chi Yan sabía que no podía retrasar este asunto ya que las cosas podrían cambiar si posponía las cosas y quién sabía lo que eso le haría a su amiga. Además, Tao Guan Guan estaba mentalmente atormentada por las pesadillas, por lo que inmediatamente decidió ir al edificio de oficinas del hospital suburbano occidental a primera hora de la mañana para resolver ese malvado asunto. Así surgió la escena anterior.

Los tres habían sido amigos durante muchos años. Se conocían desde hacía siete años, desde que estaban en la secundaria. Las parejas ordinarias todavía tenían una picazón a los siete años, por lo que era raro que los amigos permanecieran juntos durante tanto tiempo. Tenían un entendimiento tácito entre ellos y no había necesidad de decir más. Song Jin le preguntó a Chi Yan si volvería al dormitorio de la escuela o se iría a casa. Después de recibir una respuesta, envió a Chi Yan al piso de abajo, a su casa. Tao Guan Guan estaba muy agradecida y lo invitó a su casa a comer durante el fin de semana. Chi Yan estuvo de acuerdo y se despidió de Song Jin y su esposa y les pidió que regresaran para descansar bien.

Chi Yan vivía con su abuelo materno. La casa no era demasiado pequeña con tres dormitorios y dos pasillos. Como solo quedaban el abuelo y el nieto, el apartamento parecía extremadamente vacío. Eran casi las tres de la madrugada, todo estaba en silencio, por lo que abrió la puerta levemente sin atreverse a perturbar el descanso del anciano.

La luz del pasillo seguía encendida. El abuelo debe haber dejado la luz encendida ya que sabía que Chi Yan no había regresado a casa después de que él se fue.

Entró por la puerta silenciosamente y apagó la luz. Luego fue a su dormitorio, cerró la puerta y empezó a cambiarse.

Era tarde y Chi Yan no estuvo inactivo durante el día. Había corrido a los suburbios para resolver al fantasma y había estado muy tenso. Se sintió somnoliento acostado en su cama y se quedó dormido en poco tiempo.

Naturalmente, no notó nada extraño. Una sombra oscura abrió lentamente la puerta de su dormitorio y se arrastró desde afuera. Sus extremidades eran muy largas y parecía una bestia extraña y suave, pero tenía un rostro humano con ojos rojos chorreando lágrimas de sangre.

Este era ese fantasma resentido con un espíritu muy hosco. Si Chi Yan estuviera despierto, definitivamente sabría que este era el espíritu maligno que encontró en el quinto piso del edificio de oficinas en el lado oeste del hospital, y el que se había enredado con Tao Guan Guan antes.

Realmente no se deshizo de este espíritu maligno antes, sino que lo enredó.

La cosa se acercó lentamente, poco a poco, acercándose cada vez más a la cama. Sin embargo, no notó que había otra figura oscura en la cama del dueño, acostada detrás del ser humano y abrazándolo con fuerza.

La figura oscura notó al molesto espíritu, por lo que soltó temporalmente a su dulce humano, se levantó levemente y agitó la mano.

El espíritu maligno dejó escapar un gemido silencioso y desapareció verdadera y completamente en el aire.


Shisai
¡Nuevo arco! Y parece que Chi Yan ya tiene pegado a su protector

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *