El Perseguido – Capítulo 94: La persona en su corazón

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


Chi Yan no se despertó hasta las diez de la mañana. Había budín de tofu y palitos de masa fritos sobre la mesa. El budín de tofu tenía salsa de soja y estaba espolvoreado con pimienta y flores de puerro picadas. 

Vio que su abuelo tenía su anticuada radio en el balcón y estaba escuchando la Ópera de Pekín mientras regaba las flores.

El joven miró el desayuno en la mesa y se sintió avergonzado. Su abuelo ya se había ejercitado y compró el desayuno mientras él durmió toda la mañana. Sin embargo, se sintió reconfortado y tranquilo al pensar que el anciano era físicamente fuerte y podía divertirse con las demás personas de su edad en la comunidad.

Después de desayunar, limpió los platos y los palillos. Notó que su abuelo había comprado algunas verduras, así que recogió las berenjenas, los pimientos verdes y las papas, y frió un plato llamado “tres tesoros de la tierra”, también preparó huevos fritos con tomate para el almuerzo. Chi Yan no era muy hábil para cocinar y los platos que cocinaba eran apenas sabrosos, por lo que a menudo compraba comida directamente en la cafetería de la escuela para comer con su abuelo.

Después de almorzar, Chi Yan fue a la escuela. Al anochecer, compró la cena como de costumbre y volvió directamente a casa. No se sentía a gusto comiendo afuera sabiendo que su abuelo estaba solo en casa y esperaba pasar más tiempo con él. Así que mientras no estuviera demasiado ocupado, siempre volvería. 

Antes de jubilarse, su abuelo trabajaba en una agencia gubernamental y tenía una pensión mensual de entre 3.000 y 4.000. Durante las vacaciones de año nuevo, la unidad también repartía arroz y fideos.

Chi Yan comenzó su pasantía externa después de ingresar a la universidad. Actualmente está estudiando una maestría académica y los derechos de matrícula no son demasiado elevados. Su salario mensual por su pasantía fue de aproximadamente 2.000. Su salario junto con la pensión de su abuelo era suficiente para que ellos vivieran en esta pequeña ciudad, y mejoraría una vez que comenzara a trabajar.

—Xiao Yan, ¿por qué regresaste ayer tan tarde? —preguntó su abuelo mientras cenaban.

El chico sabía que el anciano era miembro del antiguo Partido Comunista y creía firmemente en el materialismo marxista. Odiaba todo lo que tuviera que ver con la familia de parte de su padre, especialmente las cosas religiosas y no apoyó que su nieto lo aprendiese. Chi Yan no quería que se enojara con solo pensar en el asunto de la familia Chi, y no se atrevió a decirle al abuelo la verdad, así que inventó una razón.

—No hice nada, solo salimos a cenar con Song Jin y los demás y jugamos un rato.

Song Jin solía ir a su casa cuando todavía estaba en la secundaria. El anciano también lo había visto crecer y sabía que era una buena persona, que tenía un trabajo estable y que había formado una familia después de graduarse. Al escuchar que Chi Yan estaba con él, el abuelo se sintió aliviado. 

—Xiao Yan, ya has visto que Song Jin ha estado casado durante casi un año, ¿cuándo traerás a tu otra mitad a casa para mostrárselo al abuelo? Entonces no tendré que preocuparme cuando sea el momento de irme —mencionó un tema que le preocupaba. 

—No digas tonterías, estás bien de salud, ¿por qué estás hablando de esto? —Chi Yan dejó sus palillos y miró al anciano impotente.

El abuelo sonrió y continuó.

—Tengo que verte casarte y tener un trabajo estable, entonces estaré a gusto. ¿No trabaja la esposa de Song Jin en un hospital? Puedes pedirle que te presente a alguien de tu edad. No exijo mucho mientras sea una buena persona.

El joven no respondió. Comprendió que el abuelo no era como esos ancianos ordinarios que lo apresuraban a casarse y, aunque no era demasiado mayor, no había alcanzado la edad en la que tenía que casarse pronto. Pero lucía realmente preocupado. El matrimonio fallido de su madre fue como una espina de pescado atorada en su garganta. Todavía recordaba que, en el funeral de su madre, su abuelo, siguió llorando y murmurando: —Debería haber insistido en no dejar que te casaras desde el principio.

Chi Yan se sintió un poco triste al pensar en el pasado, así que consoló al anciano. 

—No te preocupes, este asunto no puede ser apresurado, siempre habrá una persona adecuada esperándome.

—¿Por qué eres como una niña? Los niños deberían tomar la iniciativa, de lo contrario, dejarás que otra persona te la arrebate —se rió el abuelo, sus ojos nublados brillaron, y luego, como si recordara algo, un toque de nostalgia y tristeza brilló en sus ojos—. Tu madre también era así al principio, y tu abuela y yo nos reímos de ella.

Chi Yan intervino apresuradamente para hablar sobre su pasantía y asuntos escolares, y cambió el tema. Una de las razones era que no quería que el abuelo pensara en su madre y se sintiera triste. La otra razón fue que no se atrevió a decirle que ya tenía una persona en su corazón y que había amado a esa persona desde que entendió lo que era el amor.

No había vuelto a ver a esa persona durante los últimos siete años, ni siquiera recibió noticias sobre la otra persona. Su amor y anhelo se hicieron cada vez más profundos en su corazón y no se habían desvanecido en absoluto. No sabía cómo respondería la otra parte y, después de dejar a la familia Chi, era como si ellos vivieran en dos mundos diferentes. No sabía si se volverían a encontrar alguna vez durante esta vida. Con su estado actual, incluso si recorrió un largo camino hasta la familia Ye para buscarlo, es posible que no lo vea. Lo más probable es que lo detuviera la formación de barrera fuera de la puerta de la familia Ye.

Pensando en esto, sostuvo la botella de porcelana frente a su pecho, se la llevó silenciosamente a los labios y la besó con tristeza.

Siempre que se iba a la cama por la noche, no podía evitar extrañar el abrazo y la respiración de esa persona. A veces, en su estado subconsciente, sentía como si esa persona estuviese a su lado y lo abrazaba. A veces incluso sentía que… esa persona lo estaba besando. Pero después de despertarse, pensó que esas eran solo sus fantasías e ilusiones.

♦ ♦ ♦

Así pasó otra semana. Chi Yan fue invitado a comer en la casa de Song Jin durante el fin de semana. La pareja sabía que su abuelo todavía estaba en casa, así que cada vez que lo invitaban, empacaban comida extra, como “cuatro albóndigas de la felicidad”, cerdo estofado con verduras en conserva y alitas de pollo. Los platos solo tenían que cocinarse al vapor y calentarse para comer.

El miércoles por la noche sonó el timbre de la puerta después de que el joven terminó su cena y lavó los platos. El abuelo abrió la puerta, la persona en la entrada era Song Jin.

Chi Yan estaba un poco sorprendido. No podía adivinar por qué fue a buscarlo. Se secó las manos, lo saludó y llevó a su amigo a su habitación.

Había tres dormitorios en la casa. Uno de ellos fue utilizado por el abuelo y la abuela, pero ahora solo quedaba el abuelo. El segundo dormitorio fue utilizado por Chi Yan; y el tercero fue utilizado por la madre de Chi Yan. Después de la muerte de su madre, el abuelo una vez le pidió al joven que convirtiera la habitación en su estudio, pero lo rechazó, diciendo que ya tenía su habitación y que era suficiente. Así que esa habitación no se usaba y solo entraba cuando limpiaba la casa.

Cuando su madre y él se mudaron allí, Chi Yan todavía iba a la secundaria y necesitaba un lugar para estudiar. No había más espacio para tener una sala de estudio. Entonces, la madre de Chi Yan eligió deliberadamente la habitación más pequeña como su dormitorio. La habitación más grande estaba reservada para Chi Yan. Dentro de su dormitorio, había una cama individual de 1,5 metros de largo, un armario contra la pared, su escritorio y una pequeña estantería al otro lado.

No era la primera vez que Song Jin iba a su habitación. Hojeó el libro en la mesa casualmente. El complicado patrón dibujado en el papel amarillento y delgado lo mareó. La escritura del sello junto a la imagen también era ilegible. Apenas pudo reconocer algunas palabras. 

—… Con sus huesos, en este corazón… ¿Qué son estas cosas? —murmuró.

Chi Yan se acercó y guardó el libro. 

—Son esas cosas que tomé de la familia Chi.

Según la tradición de la familia Chi, el hijo mayor heredaría la propiedad y el negocio. Los otros descendientes podrían sacar una copia de un libro de la biblioteca antes de ser separados de la familia. Uno elegiría ciegamente cualquiera de los libros y nadie conocería el contenido del libro de antemano. Pero fue el primer hijo mayor y el primer nieto mayor en ser separado, aunque se suponía que heredaría la familia Chi. Como no había precedentes de que esto sucediese antes, le dejaron seleccionar a ciegas tres libros originales para llevarse.

Chi Yan eligió dos libros grandes y gruesos y uno que se veía particularmente en mal estado. Había mucho contenido en los libros gruesos. 

Probablemente contienen algunos registros raros. Él pensó eso en ese momento. 

Después de obtenerlos, descubrió que los dos libros registraban algunas habilidades básicas, que eran adecuadas para él, pero no muy valiosas. Los libros antiguos registraban muchas técnicas secretas que no podía entender.

No tenía sentimientos por la familia Chi y, naturalmente, no anhelaba ni se preocupaba por heredar el negocio. En ese momento, cuando se llevó esos libros, tuvo la pequeña idea de sabotearlos. Después de irse, descubrió que, debido a la constitución de su cuerpo, los fantasmas ordinarios no se atrevían a acercarse a él, pero, aun así, a menudo se metía en problemas. Por lo tanto, para protegerse, comenzó a leer esos dos libros. Creció en la familia Chi desde que era un niño. Aunque nadie le enseñó estas cosas antes, las había escuchado y visto, por lo que aprendió rápidamente y no le tomó mucho tiempo dominar algunas técnicas.

No tiene nada que ver con la familia Chi, excepto por el apellido “Chi”. 

La familia Chi dijo una vez con arrogancia que su madre podía volver a casarse, pero a Chi Yan no se le permitió cambiar su apellido. Pero la razón por la que todavía mantuvo el apellido Chi y no lo cambió por el de su abuelo y el de su madre, no fue por esto. No quería cambiar su apellido por esa persona.

Extrañaba ese sentimiento cuando esa persona lo llamaba por su nombre. En un clan familiar taoísta como la familia Chi, se creía que el nombre de una persona tenía un significado especial. Mientras siguiera siendo Chi Yan, al menos esa persona aún podría encontrarlo. Pero si cambiaba su apellido, entonces esa persona ni siquiera sabría cuál era su nuevo nombre y podría perder totalmente el contacto.

Cuando Song Jin miró a su amigo guardar esos libros, recordó la gran hazaña que Chi Yan hizo al salvar a su esposa. De repente sintió asombro, juntó las manos y adoró los libros que habían sido guardados.

Se habían conocido en la escuela secundaria. Siempre habían estado en la misma clase, lo que se consideraba una especie de destino. Después de ser amigos durante mucho tiempo, Song Jin conocía algo de la situación familiar de Chi Yan, su familia era originaria de otra ciudad. Solo la madre de Chi Yan era de Ciudad R. Cuando el padre de Chi Yan tuvo una aventura y se divorció de su madre, ella lo llevó de regreso a Ciudad R para vivir con sus abuelos. No era inusual que los matrimonios se rompieran, por lo que Song Jin, quien todavía estaba en la escuela secundaria, solo suspiró y no le prestó mucha atención.

Descubrió que su amigo no era como cualquier otra persona común durante el tercer año de la escuela secundaria. Ese día fue la víspera del examen de ingreso a la universidad.

En la secundaria podían elegir ir a la escuela desde casa o quedarse en los dormitorios. Los compañeros de clase que vivían en la ciudad por lo general optan por quedarse en casa e ir a la escuela, mientras que los que vivían más lejos, cerca de la frontera de la ciudad, optan por vivir en los dormitorios escolares. Song Jin y Chi Yan generalmente se quedaban en casa y viajaban a la escuela, pero a medida que se acercaban los exámenes y el tiempo era muy valioso, ambos decidieron postularse para quedarse en los dormitorios de la escuela para ahorrar tiempo de viaje.

Casi un mes antes del examen de ingreso a la universidad, los dos estaban estudiando por su cuenta hasta que pasaban las diez de la noche. Planearon regresar a los dormitorios para tomar una ducha antes de irse a la cama. El aire acondicionado no funcionaba en el salón de clases y esa noche hacía bastante calor. Muchos estudiantes, que se habían quedado en el aula para estudiar por sí mismos durante horas, estaban sudando. Cuando salieron del aula se sintieron aún más incómodos cuando el viento sopló.

Descubrieron que el baño del dormitorio no tenía agua esa noche y era imposible lavarse. Song Jin estaba estresado por sus estudios durante ese tiempo y estaba muy nervioso. Se encontraba muy incómodo porque sus planes no iban tan bien. Inicialmente, solo tenía entre el setenta y el ochenta por ciento de ganas de ducharse, pero habiéndose estresado, sentía que necesitaba una ducha al cien por ciento. Si no se duchaba, no podría dormir bien.

Más tarde, cuando pensó en ello, sintió como si su corazón hubiese estado influenciado por algunos espíritus malignos. Probablemente fue una premonición antes de ser perseguido.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *