La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 89: Posición incómoda (II)

Traducido por Shroedinger

Editado por Sakuya


Ante el atrevido comentario, Christa me miró, perpleja.

Si lo corrigiera de nuevo, parecería que lo estaba regañando, por lo que estaba tratando de que él se diera cuenta de quién era yo… Desafortunadamente, el cortesano no se dio cuenta.

Sin entender nada, el cortesano continuó ‘alabando a la verdadera reina’. Christa me miró con desesperación esta vez.

Parecía querer que yo diera un paso adelante y le dijera la verdad.

Sentí pena por Christa… pero no di un paso adelante.

En cambio, miré al cortesano en silencio. Esto era lo que me preocupaba antes. Dos reinas con poca diferencia de edad entre ellas.

El palacio real, donde no se produjo una transición natural de poder y, por lo tanto, técnicamente había dos reinas.

Quería ver la actitud honesta del cortesano sobre esto.

Una ya no era la reina oficial, desde hace un año, pero siguió desempeñando el papel de reina. Sus amigos, familiares y seguidores estaban todos aquí. La mayoría de los cortesanos también deben haber sido contratados por ella.

Por el contrario, la otra se convirtió en reina, pero ella era extranjera y su familia, amigos y simpatizantes estaban todos en otro país. No tenía ninguna relación con los cortesanos del Reino Occidental.

Era obvio con qué reina simpatizaban los cortesanos, pero quería confirmarlo con mis propios ojos.

Después de eso, conocimos a más cortesanos y siguieron sucediendo situaciones similares, pero me quedé quieto hasta el final.

—Um… espero que eso no te haya afectado demasiado.

Cuando llegamos al palacio separado, Christa me habló con cuidado, como si estuviera preocupada.

Tenía una sonrisa triste en su boca pálida.

—Están acostumbrados a mí, son buenas personas. Sienten pena por mi situación actual, pero estoy segura de que pronto te seguirán.

—Ya veo…

Respondí un poco despacio, para no sonar demasiado seca.

Sin embargo, no estaba de acuerdo con ella en absoluto. La mayoría de los cortesanos que conocimos en el camino elogiaron a Christa y la llamaron Reina.

Mientras tanto, decían que soy una extranjera, una mujer astuta que se volvió a casar en cuanto se divorció de su marido, y arrogante dado que vengo del Imperio de Oriente.

¿Qué más pensaron de mí?

Algunos de los cortesanos que me habían visto salir del carruaje se acercaron a Christa con una sonrisa, y cuando me vieron de pie junto a ella, cerraron la boca con horror…

—Si yo no estuviera presente, habrían dicho las mismas cosas que todos los demás.

Obviamente se están comportando para Christa. Son buenas personas que están ahí para ella incluso si ya no era reina.

¿Pero serían buenas personas para mí también?

—¿Lady Navier?

Pero, a decir verdad, no lo mencioné porque me recordaba demasiado a cuando Rashta llegó a nuestras vidas…

Por supuesto, la situación entre Christa y yo era diferente. Ella era la cuñada de Heinley, no su esposa. Sin embargo, parecía similar en el sentido de que una recién llegada la estaba sacando de su puesto.

Christa se sintió aliviada cuando la miré a los ojos y le sonreí. Cuando llegamos al palacio separado, se adelantó un poco y abrió la puerta.

—Está aquí.

Intenté esconder mi mente atribulada y la seguí al interior.

Christa habló con voz orgullosa.

—Es hermoso, ¿no?

—… Sí.

El palacio separado era realmente hermoso.

La luz del sol iluminaba tenuemente el vestíbulo. Incluso los muebles, que parecían dispuestos de forma desorganizada, tenían un aire vintage.

Aunque estaba un poco desconcertada, ya que se parecía mucho a la Casa de Cristal del Imperio de Oriente.

Escuché de la ex emperatriz que muchos edificios en países extranjeros fueron modelados después de la Casa de Cristal. Quizás este fue uno de esos… 

Pero si lo menciono, podría ser visto como alguien arrogante del Imperio de Oriente. Así que no hablé de eso, simplemente reflexioné y repetí que era hermoso.

Sin embargo, incluso después de mostrarme todo el interior, Christa dudaba en irse. Tan pronto como me pregunté por qué, abrió la boca con cuidado con las manos entrelazadas.

—Puede que no quieras hablar de esto, pero… siento que tengo que hacerlo. Um… Lady Navier. Tengo un favor que pedirte.

—¿Qué favor?

—Las personas empleadas aquí, los cortesanos, están lejos de la edad de jubilación.

La vi con duda.

—Son las personas que contraté.

Suspirando, Christa me miró con ojos de venado y continuó.

—Como dije antes, son buenas personas. Lady Navier, pueden ser de gran ayuda para usted, son trabajadores diligentes y honestos.

Me mantuve en silencio.

—Si no le importa, me gustaría que no cambiara a ninguno de los cortesanos.

Traté de mantener mi expresión lo más neutral posible, pero fue difícil.

Pude entender cómo se sintió al pedir este favor. Cuando se reemplaza la autoridad real, hay cambios masivos de personal. Lo lamentaría si los despidieran por su culpa.

Sin embargo, no fue una solicitud fácil de aceptar. Los cortesanos son personas que viven al lado del otro dentro del palacio real, pero ¿no son todos los partidarios de Christa en este momento?

Incluso cuando tenía a mi propia gente en el palacio imperial, Rashta siempre conocía mis acciones.

¿Pero vivir en un palacio lleno de gente que no está de mi lado?

En lugar de establecerme como una reina, era obvio que cada movimiento causaría chismes, como sucedió en el camino hacia aquí.

Pero sus preocupaciones no eran incomprensibles, así que lo pensé por un momento y luego llegué a una conclusión apropiada.

—Dejaré a los que trabajan en lugares donde no hay contacto conmigo.

—¿Dónde no hay contacto…?

—Es difícil dejar a los que trabajan en lugares donde podrían encontrarse conmigo. Incluso si no los despido, tendré que cambiar su lugar de trabajo.

La expresión de Christa se ensombreció.

Las personas que trabajaban en los lugares que frecuentaba la reina, eran sin duda, las más cercanas a ella.

Ella parecía sentirse mal por eso. Sin embargo, en lugar de preguntarme de nuevo, Christa asintió con una sonrisa.

—Ya veo. Parece que pedí demasiado. Pido disculpas.

♦ ♦ ♦

—¡Su Alteza la Reina! ¿Cómo te fue con la Emperatriz del Imperio Oriental?

Cuando Christa regresó a su habitación, las damas de honor se acercaron a ella y le preguntaron por la Reina Navier.

Eran las damas de honor con las que Christa había estado desde que se convirtió en reina, eran sus amigas y hermanas.

Christa negó con la cabeza con una sonrisa amarga.

—Ella ya me está vigilando.

—Oh no, ¿qué pasó?

—Era inevitable. Escuchó a los cortesanos llamarme Reina mientras ella estaba a mi lado.

—¿A tu lado? ¿Por qué los cortesanos hicieron eso cuando ella estaba ahí?

—Ella no se presentó, solo se quedó mirando sin decir una palabra…

Ante las palabras de Christa, las damas de honor chasquearon la lengua.

—He oído que es muy inteligente. Supongo que ya está eligiendo a quién va a expulsar.

Christa suspiró y se sentó en su silla.

—Reina, no debes dejarte presionar ahora.

—¡Tienes que ser la primera en actuar!

Las damas de honor, que habían estado a su lado desde que alcanzó la posición más alta, refunfuñaron enojadas, pero Christa negó con la cabeza y murmuró:

—Ya no soy la reina, ¿cómo podría competir por el poder? —Christa sonrió con tristeza.

Se habría sentido un poco mejor si una joven de una familia noble del Reino Occidental se hubiera convertido en reina.

Ahora era alguien que estaba en una posición no diferente a la de Navier hace unos días. Cuando escuchó este rumor, se había compadecido de Navier.

Fue un sentimiento extraño y desagradable que ella tomara mi lugar para salir de su lamentable situación. Además, como alguien que se volvió a casar… 

—Ella tomó el puesto de reina tan pronto como fue expulsada del puesto de emperatriz.

—¡No hay ninguna razón por la que no puedas ser la reina!

—¿No puedes casarte también con otro rey, Lady Christa?

Las damas de compañía ofrecieron palabras de consuelo, pero tuvieron poco efecto.

♦ ♦ ♦

Aunque Navier y Christa entendían la situación de la otra, ambas estaban en una posición incómoda en la que no podían retroceder.

Después de reunir a sus funcionarios y cortesanos, Heinley admitió que fue imprudente al ir solo al Imperio de Oriente.

Sin embargo, enfatizó que lo hizo por elección, no porque Navier lo hubiera llamado.

—Ella es la mujer que siempre he adorado y admirado. Respeto su extraordinaria habilidad como emperatriz y la traje aquí con eso en mente. Pero tan pronto como llegó, ¿la consideran como una especie de unicornio?

Los funcionarios y cortesanos, que salieron al ver llegar a la emperatriz que se había vuelto a casar, tosieron y miraron hacia abajo.

Fue sorprendente que la emperatriz, de quien solo habían escuchado rumores, se volviera a casar con su rey mujeriego, por lo que sintieron un poco de curiosidad.

No hubo objeciones a esto.

—La Emperatriz del Imperio de Oriente apareció de repente como la reina, nunca se mencionó nada al respecto. La gente todavía considera a Christa como la reina y, por supuesto, no es fácil tratar a la emperatriz de otro país como la reina de inmediato.

Solo el Marqués Ketron, primo de la ex reina Christa, refutó, pero tuvo que mantener la boca cerrada cuando Heinley habló mientras le señalaba el pecho con un dedo.

—En ese caso, me ocuparé de aquellos que no puedan tratarla como a la reina, ya seas tú o cualquier otra persona que piense de la misma manera.

♦ ♦ ♦

Después de que Christa se fuera, me senté sola a la mesa, pensativa.

De repente, alguien golpeó la ventana.

Cuando me acerqué a la ventana y la abrí, vi que Heinley estaba ahí con un ramo de joyas.

| Índice |

2 comentarios en “La Emperatriz se volvió a casar – Capítulo 89: Posición incómoda (II)

  1. Rogui says:

    Muchas gracias por esta nueva entrega, pero 15 dias?? T_T No se como voy a hacer para aguantar tanto, sin embargo gracias por su trabajo, Navier va a tener complicaciones con la adaptación T_T

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.