¡No es tu hijo! – Capítulo 6

Traducido por Kiara Adsgar

Editado por Yusuke


Siendo el hombre realmente sincero, Sheyman la arrastró junto con él. La pagoda no estaba lejos del palacio principal. Los magos generales viajaban hacia y desde la Pagoda con dirección a su residencia que estaba en la segunda villa en el oeste, y los magos de nivel maestro usaban el piso de la pagoda como su laboratorio y residencia.

Una vez que los magos de clase magistral tenían posiciones de semi-mostrador, sus opciones se dejaban de lado en la capital, pero rara vez las usaban para su investigación y magia. Lo mismo era cierto para Sheyman y a los 20 años ya estaba en el nivel maestro.

Hace tres años, Shyman usó la parte superior de una de las torres como escondite. Construyó un pequeño jardín en la azotea existente y colocó un piso para decorar una casa de dos pisos. Incluso si ocupara un gran espacio solo para él nadie podría decirle nada. Como dije era considera un gran hechicero, y heredó los talentos más notables de casi cien años de generación y la magia de sus antepasados, los Elfos del bosque.

Uno de sus regalos fue su habilidad para usar pergaminos mágicos y desde el momento en que comenzó su viaje aprendiendo magia, pronto pudo producir sus propios pergaminos.

Kalia se rió de su uniformidad. De nuevo, fue sincero pero extraño. Como si estuviera borracha, sonrió más de lo habitual hoy, pero no se dio cuenta de sí misma. Se sintió loca mientras sonreía al hombre frente a ella.

Los ojos dorados de Sheyman la miraron fijamente mientras sonreía sin poder hacer nada, ocultando su peligroso estado mental. Su persistente mirada se quedó en ella y le hizo sentir que él la quemaría con su mirada, pero Kalia, que siempre estaba en el campo de batalla, se dio cuenta y no lo miró.

—¿Qué sucede?

—Está bien. Ahora, este es un pergamino que borra los rastros de identidad de alguien. Es imposible rastrear incluso con perros mágicos y de detección hasta un radio de 20 km.

Siempre estaba relajado sin apresurarse. Era un poco arrogante, como si todo lo que ella quisiera estuviera en sus manos. Debido a esa arrogancia, ella no sabía como podría decidir despedirse más tarde. Sus dedos fríos que parecían saber el futuro señalaban los pergaminos uno por uno.

—Y este es otro pergamino. Si tienes coordenadas, puedes moverte rápidamente a más de cien kilómetros por hora. Este es un pergamino verde de curación, seguro lo conoces, honestamente es el más caro del país.

Era una figura injustamente destacada. Gracias a los celos y el amor de muchas personas, ella también se convirtió en una figura prominente. Kalia, como si estuviera borracha, abrió la pequeña caja que Sheyman le entregó. Había cuatro pergaminos mágicos que parecían demasiado caros para ignorarlos.

—El rollo de Tanya.

Era el mismo regalo cada año, un pergamino mágico. ¿Tal vez lo había robado de uno de los almacenes imperiales?

Una de las delicadas cejas de Shyman se levantó como si hubiera adivinado sus pensamientos.

Él dijo sin rodeos

—Lo hice por mi cuenta, fue hecho a mano, por un mago. —Sheyman levantó la barbilla con arrogancia, golpeándose el pecho. Su belleza era tan brillante como la luna misma.

Había recordado como un día, cuando había tirado los restos de las galletas que había comido. Había escuchado los gritos de damas discutiendo sobre Sheyman, describiendolo como “cínico, indiferente, sensible, colorido y apuesto”. Kalia no quería lidiar con esos recuerdos sobre Sheyman y señaló el pergamino de invocación.

—Lo sé, ¿estás diciendo que es un pergamino de llamada?

—Tienes razón. —Shyman sonrió, como si la felicitara.

Sus pestañas estaban llenas y formaban una ligera sombra bajo sus delgados ojos. Sus pupilas doradas brillaban suavemente. Incluso su boca de demonio que a menudo se arrastraba hacia ella, le mostró una sonrisa que era tan genial como cualquier imagen. Sí, ella lo admitió. Su amigo de la infancia era lo suficientemente apuesto como para que ella lo viera como un hombre.

Él continuó, explicando.

—No está limitado por el radio de distancia. Solo tienes que romper esto y puedes llamarme. Incluso si estás en el otro lado del mundo, más allá del continente. —Él extendió la mano y tocó su suave mejilla con la punta de sus dedos.

—Puedo encontrarte, Kalia.

Fue con la misma mano que tocó su mejilla, que Sheyman había tocado todo su cuerpo. Ella no sabía por qué, pero de todos modos, se sentía extraña.

—¿Por qué me tocas la mejilla de todos modos? ¿Qué estás escondiendo?

—¿Por qué preguntas? —Sheyman suspiró mientras la miraba.

—Pequeño tonto…

¿De qué estás hablando de repente? Kalia sacudió la cabeza porque lo encontraba tan absurdo, pero Sheyman se volvió como si no estuviera contento con su respuesta.

—Bueno.

Sintió que debía haber sido tan inteligente, haber esperado algo de ella. Sí, él era un cerebrito.

Sí, ¿qué diferencia habría si le pedías algo a un cadáver, si ya sabes que estaba muerto, verdad?

La simple e ignorante Kalia, solo sabía de su espada y de la guerra. Ah, eso era todo.

Después, volvería a estar molesto por mucho tiempo.

—Hace bastante tiempo que no hablamos ¿eh? Sheyman. —Kalia estaba un poco avergonzada e intentó burlarse de él, pero no respondió a nada.

Mientras pensaba en qué sería lo mejor para decir a continuación. Era imposible interpretar lo que sentía con palabras.

Sabía que era mejor no tocar a Sheyman cuando estaba enojado, por lo que quizás era mejor dejarlo solo. Debería evitarlo.

Kalia deambuló por el laboratorio, evitando a Sheyman, que se deslizó sola y observó la parte posterior de su cabeza.

Necesitaba tiempo para calmarse.

—¿Qué es esto?

Encontró un montón de pergaminos apilados por casualidad. Levantó uno de los pergaminos, que había llamado su atención

| Índice |

7 thoughts on “¡No es tu hijo! – Capítulo 6

  1. Sandra V says:

    No inventes!!! que bueno se va a poner esto!!

    Muchas gracias por la traducción.

    Esperare ansiosa por el siguiente capítulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *