Mi prometido ama a mi hermana – Arco 8 – Capítulo 2

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


Después de un extraño silencio que parecía tanto un instante como una eternidad…

—Uh…

Un sonido de respiración resonó en mis oídos. Era igual al momento en que uno se despierta de un sueño profundo. Mi conciencia emergió con lentitud, como si se arrastrara fuera de un pantano negro. El aire frío pasó a través de un ruido, y mis pulmones se expandieron y luego se desinflaron poco a poco. Tomando esto como una señal, mi campo de visión se volvió blando. Poco después me sentí deslumbrada, mi visión parpadeó y las luces titilaron dolorosamente como estrellas brillantes. Ante el impulso de frotarme los ojos por instinto, comprendí que estaba parpadeando.

—Ilya…

Mi visión borrosa se fue aclarando poco a poco a medida que los contornos de las cosas se hacían más nítidos. Al final, en mi visión por completo recuperada, se extendía un cielo demasiado brillante para ser llamado noche y demasiado tenue para ser llamado mañana. Aunque justo encima de mí el cielo era oscuro como el carbón, esa oscuridad se desvanecía poco a poco hacia el horizonte y, como en mis recuerdos, se mezclaban rayos de luz amarillos y morados.

Muchos árboles altos estiraban sus ramas a su antojo, como si quisieran romper esa mágica luz verde pálida. ¿Era por la pálida luna que decía existir incluso en la distancia que las copas superpuestas parecían de verdad hermosas con la luz blanca que trazaba sus contornos? Aunque parecía estar a punto de desaparecer en cualquier momento, la luna se esforzaba por hacer llegar esa tenue luz al suelo.

Mientras pensaba, ¿estaba aún dentro de un sueño ahora?

Lo pensaba porque, en este escenario con un amanecer tan hermoso que hacía perder la voz… Él estaba aquí. Sus cabellos negros se mecían con sutileza, su rostro estaba impecable como si fuera una porcelana blanca, sus ojos de obsidiana brillaban de forma tenue. No había ni una sola diferencia. Era una visión de verdad  nostálgica. Entonces, una intensa sensación de déjà-vu surgió de mi pecho, y mi corazón latió tan fuerte que me tapó los oídos. Cuando respiré con profundidad para escapar del zumbido metálico que resonaba en mis oídos, recordé la escena de aquella vez que morí tirado en el barro.

Sí, es justo como ahora. Estaba con exactitud en la misma situación que aquella vez. Yo estaba tumbada, mirando impotente hacia él, y él estaba arrodillado, contemplando mi cara. Y todo era lo bastante parecido como para que me equivocara y pensara que estaba repitiendo aquel cierto día insoportable. La única diferencia podría ser que no estaba lloviendo.

Mirándome con una expresión de estupefacción, sus labios temblorosos dejaron escapar dos palabras.

—Mi… princesa.

No podía negar que “princesa” era un apodo al que no estaba acostumbrada, pero escucharlo me dejó sin aliento. Porque las gotas de agua caían de forma suave de sus ojos, trazando su claro perfil. Tal vez captó algo de luz de quién sabía dónde, pero con un destello momentáneo de luz, una lágrima tembló al caer, y se abrió en el aire antes de desvanecerse. Casi no la veo.

—¿Por qué…?

¿Por qué lloras?

Intenté terminar mi frase y pronunciar su nombre, pero fracasé de manera trágica. Estaba temblando mucho. En lugar del nombre que no podía pronunciar, es mi desgastado suspiro el que se filtró de mis labios. Esperé la respuesta de esta persona que estaba a una distancia impresionante de mí, pero en primer lugar, no parecía haberse dado cuenta de que estaba llorando. Permaneciendo en silencio, me tocó con temor la mejilla. Como siempre, sus dedos estaban fríos y cómodos.

Una vez, en un pasaje lejano, me agarré a esos dedos.

—¿Crow…?

Esta vez, me preparé para llamarle, pero mi voz salió más débil de lo que esperaba. Pensando que no me había oído, abrí la boca una vez más, pero entonces me di cuenta de que su par de ojos negros y temblorosos me miraban con seriedad. Me di cuenta de que mi voz le había llegado bien. No tenía palabras. Sin embargo, Crow, que hablaba sin voz hasta el punto de parecer bastante elocuente estaba ahí. Esto también parecía una reproducción de aquel día de lluvia. Crow a punto de gritar en voz alta. Al ver su expresión arrugada y distorsionada mientras aguantaba y contenía las lágrimas, un dolor me atravesó el pecho. Sin embargo, desde otro punto de vista, también parecía alguien que no podía reaccionar ante una gran alegría. Sentí que la garganta se me estrechaba ante la aparición de Crow. Un dolor asfixiante y agonizante, como si mi corazón vibrara. Era una emoción amarga muy familiar. La he experimentado tantas veces que me he cansado de ella. No era exagerado decir que ya la conocía a fondo. Porque para mí, vivir tenía el mismo significado preciso que sufrir. Al experimentar esta sensación una vez más, lo comprendí de repente.

Estoy viva.

Con esta repentina comprensión, mis dedos paralizados que se negaban a moverse se movieron de repente. Mi dedo corazón, que estaba tocando el suelo, sintió la sensación de aspereza de la arena. Era como si mis cinco sentidos hubieran revivido. Cuando de forma inesperada sentí una sensación incómoda en el pecho y lo comprobé, me di cuenta de que mi vestido estaba húmedo a pesar de la ausencia de lluvia. Es difícil notar porque la tela era desde un principio oscura, pero las manchas se habían extendido, y varios lugares estaban rojos.

Así es…

Estaba segura de que… Debería haber muerto. La daga lanzada por Saion había cortado mi carne, y caí impotente al suelo. Los lamentos de Sylvia, y la cara de Soleil que intentaba ayudarme. Recordé con vivas imágenes ese momento en el que preveía el fin de mi vida. No podía olvidar esto. Había muerto así una y otra vez, y era la enésima muerte.

Debería haber terminado. Debería serlo, así que, ¿por qué?

—¿Qué… me… ha pasado? Antes, yo… estoy segura de que he muerto, así que, ¿por qué…?

Mi confusión salió por completo en mis palabras. Cuando me moví, las palmas de las manos que sostenían mis hombros me acariciaron con lentitud como para reconfortarme. No supe cuándo ocurrió, pero Crow estaba sosteniendo mi cuerpo mientras me sentaba a medias. Me sostenía en sus brazos como si me apreciara, como si me protegiera.

—Por fin.

—Yo… al final… te encontré. Mi princesa.

¿Oyó mi voz, o no? Habló con cuidado, interrumpiendo sus palabras con sus labios temblorosos. Su voz estaba llena de afecto, o es probable que de dolor. Me estremecí al escuchar esa voz que parecía estar llena de calidez, y recordé cosas triviales, como el hecho de que su voz solía sonar más fría.

Aquel día me llamó “princesa cautiva” en alguna lujosa habitación cerrada que también era una prisión. Sosteniendo en mis brazos a un bebé que no existía y caminando sin rumbo por la habitación, estaba atrapada entre un sueño doloroso y la realidad. ¿Quién iba a pensar que mientras tarareaba una canción de cuna de forma relajada, mi inestable mente se iba degradando poco a poco? Mi apariencia que abrazaba la desesperación llamada “mi niño” seguro debía parecer risible. Al verme a mí, que estaba dentro de esa locura pero que no había perdido por completo la cabeza, Crow se había reído y burlado con alegría. Tal vez llamarme princesa era un sarcasmo, o un mero comentario frívolo. O tal vez no tenía un significado profundo. Para él, en aquel momento, mi existencia debía ser seguro “ese tipo de cosas”. Una existencia sin valor.

Y, sin embargo.

—Antes, me pareció oír su voz. Como me pareció, era el caso. Dijiste “mi princesa…” Pero, ¿por qué? Nunca he hecho nada parecido a una princesa. Siempre soy…

Un papel secundario en la historia… Por eso, por mucho que repitiera mi vida, nunca conseguí cambiar el final. La trama de los actores principales no se reescribiría por un personaje secundario, nunca podría suceder. Porque una historia, al final, sigue adelante y avanza hacia el desenlace previsto para “los protagonistas”. Eso fue así desde el principio. Lo sabía y, sin embargo, no podía evitar soñar siempre. Si yo fuera una princesa como Sylvia… Si me convertía en una existencia similar a esa niña… Entonces tal vez un futuro feliz llegaría al final para mí.

Pero al final, soy la misma. No importa cuántas veces haya repetido mi vida, sigo siendo yo misma, nunca me he convertido en otra persona. Cuando lo dije de forma atropellada, luchando por recuperar el aliento entre mis palabras, Crow soltó una carcajada de autodesprecio.

—A mí también me pasó lo mismo —dijo—. El protagonista de mi vida no he sido yo. He vivido mi propia vida, pero… Pero aún así, nunca fui el protagonista de mi propia vida.

Todavía sin entenderlo, estaba ladeando la cabeza, tratando de deducir el verdadero significado de sus palabras, cuando añadió, de forma inesperada:

—La protagonista de mi vida siempre has sido… tú. Yo no era el protagonista, así que no podía salvarte.

Con una sonrisa fugaz como una gota de tinta que se diluye en un vaso de agua, sus verdaderos sentimientos eran de verdad visibles en la profundidad de sus ojos.

Una profunda desesperación.

—Nunca, nunca, no pude salvarte.

Al final de su frase, su voz se quebró y tuve que forzar los oídos para escucharle. La palabra “dolor” por sí sola no era suficiente para describirlo. La palabra “dolor” por sí sola no podría expresarlo. ¿Por qué duelen tanto los sentimientos no correspondidos?

También lo sé bien. Todo lo que queda en mi memoria es el sufrimiento. Pero aún así…

—Te equivocas. Esto es de verdad un error. Porque, cada vez que apareciste frente a mí, siempre me salvé. Siempre, muchas veces.

Es que no me di cuenta en todo este tiempo. Que para salvarme, había una persona que se jugaba la vida. A diferencia de mí, que acabé renunciando a la vida al final, esta persona no lo hizo. Ni siquiera una vez. Gracias a esto, yo estaba aquí. A pesar de haber muerto, me llamaron a casa. Esta vez, el tiempo no ha vuelto atrás ni mi vida se ha reiniciado.

La continuación ha comenzado.

Según Crow, es un milagro.

Ahora que lo mencionaba, parecía que sí. Porque la muerte, lo que era inevitable para los seres humanos, había sido anulada. Si a esto no se le llamaba milagro, ¿cómo se le iba a llamar? Sin embargo, lo que había causado este milagro no era Dios. Son nuestros fuertes sentimientos los que habían tirado por encima del mejor destino posible.

La razón por la que había vivido mientras me retorcía en agonía en ese mundo encerrado, era seguro por el bien de este instante.

El verdadero final está aquí.

He vivido para este momento.

—Ilya.

Al final de mi línea de visión, había un par de ojos negros que me miraban sin inmutarse, como era de esperar. Sentí como si mi corazón y todo mi cuerpo estuvieran envueltos por su mirada suave y llena de ternura. Podía entregarme sin reservas a su calidez. Estaba permitido. Ya nadie me culparía. Nadie encontraría faltas en mí y diría que soy indecorosa, nadie me maldeciría y me diría que soy vergonzosa. Porque la yo de ahora, no era la prometida de Soleil, ni la hermana mayor de Sylvia, ni la hija del conde. Ya no había razón para ser una dama, ni tenía sentido mantener un orgullo inútil. Sólo la humana viva llamada “Ilya” estaba aquí.

No tengo nada. Pero se siente cálido.

Entonces, me di cuenta de que siempre había hecho el frío justo como para temblar. Porque conocía el calor, podía sentir el frío. Como había sido hija de un noble, desde mi nacimiento había vivido en un entorno bendecido y se me proporcionaba todo lo que necesitaba. Pero lo que de verdad deseaba era esto. Lo que deseaba era “aquí”.

Lo he perdido todo, pero supongo que lo he logrado. Por eso.

—Yo, viviré, contigo.

Cuando extendí mi mano, pude tocar la espalda de Crow, mientras me sostenía en sus brazos y me miraba sin apartar sus ojos de mí.

No es una ilusión ni un sueño. Estamos viviendo en un mundo real.

—Tú y yo… vamos a ser felices… Yo te haré feliz, y tú me harás feliz a mí.

Gotas de agua cayeron de los ojos de Crow y se posaron en mi cara. Como gotas de lluvia, cayeron una tras otra. Casi como aquel día de lluvia.

—Porque… Crow… Tú… me quieres, ¿verdad?

Sus ojos se abrieron de par en par como si estuviera viendo algo increíble. Incluso esta reacción me dio una impresión de déjà-vu. Sin embargo, la diferencia decisiva era el hecho de que no era una tragedia. No era como aquel día de lluvia, cuando se aferraba con desesperación a mi vida que se desvanecía, ni se lamentaba por nuestras repetidas separaciones.

Estaba experimentando la esperanza con estos mismos dedos.

Por un momento, me desprendí de los brazos de Crow y ajusté mi postura, mirándolo mientras me arrodillaba. Esta persona con un rostro inocente como el de un niño no cambió lo más mínimo. Cuando envolví sus frías mejillas con la palma de mis manos, sus lágrimas derramadas mojaron mi piel. Se sentían cálidas y, de alguna manera, misteriosas. Crow parecía existir tanto en un mundo de ilusión como en la realidad, aunque estuviéramos en el mundo real. Pero él estaba aquí. Cuando lo abracé con fuerza, pude sentir su presencia con mayor intensidad. Aturdido, rodeó con timidez mi espalda con los brazos y me llamó por mi nombre para comprobar la verdad.

—Te equivocas, Ilya.

—¿Eh?

—Que te quiero… Lo más probable es que sea diferente.

Mi cuerpo que estaba pegado al suyo tan juntos que no había espacio entre nosotros, se abrazó con fuerza una vez más.

—El amor es una expresión demasiado escasa para describir lo que siento. No puedo soportar expresarlo en voz alta. Nadie puede entender la profundidad de las emociones que siento por ti. Ni siquiera pueden imaginarlo.

Crow añadió que en el mundo, él era el único que conocía este sentimiento. Era mucho más profundo que el amor, mucho más fuerte que el amor y también mucho más doloroso. Se preguntó si los humanos podían entender esta emoción. Se dijo que estos sentimientos se habían desarrollado entre un período de tiempo tan excesivo que no podían expresarse en una palabra.

—En este mundo, sólo yo lo sé… Soy el único que alberga estas emociones por ti. Pero no sé qué decir. Siento que me he quedado sin palabras para transmitir mis sentimientos. ¿Qué debo decir, cómo puedo transmitirlo…?

Sus hombros temblaban mientras sollozaba con intermitencia, en teoría con dolor. Y entonces, un gran flujo de lágrimas se derramó y cayó.

—No hay más expresión que “te quiero”. No puedo encontrarla. ¿No hay, algo… algo…?

Algo diferente a cualquier confesión, a cualquier palabra de amor, algo que pudiera ser conmovedor. Algo que no fuera amor. Hablando claro, qué grande sería que estas emociones pudieran ser racionalizadas con sólo nombrarlas “amor”. Porque, si esto fuera de verdad lo que la gente llama amor. Si esto fuera el “amor” que la gente conoce. Si fuera amor, entonces sentir esta obsesión tan fuerte no podría evitarse y podría llegar a aceptarla. O tal vez alguien podría decirme cómo lidiar con estas emociones tan fuertes como para llevarme a la ruina.

Pero soy el único que siente esas emociones. Sé que nadie más puede entenderlas. Y como no se puede hacer nada, no hay más remedio que llamarlas “amor”.

En este mundo en el que nadie conoce aún estas emociones, yo también la conozco.

Y seguro, todo el mundo conoce estos sentimientos.

♦️ ♦️ ♦️

La bata de Crow que llevaba para ocultar mi vestido manchado de sangre tenía un olor nostálgico. Era un olor que invadía lo más profundo de mis recuerdos. Seguro por eso… Los recuerdos casuales de los días que pasé junto a él resurgieron al recordarlos.

—Apóyate más en mí. La herida ha desaparecido, pero no es que la sangre que has perdido haya vuelto… ¿No te sientes mal?

El coche de caballos que elegí para evacuar a un lugar más seguro por ahora no era cómodo. Cuando las ruedas rodaban por el suelo, el carruaje se sacudía demasiado y nuestros cuerpos eran zarandeados. Cuando mi cara se distorsionó por el dolor, Crow me sujetó los hombros. El sencillo carruaje no tenía ningún tipo de adorno, y a diferencia de los que montaban los nobles normales, la parte en la que viajaba la gente no era un espacio cerrado. Sólo tenía un techo para protegerse de la lluvia. Los asientos estaban expuestos. Por lo general, el viento que soplaba se sentiría agradable, sin embargo, ahora mismo, cuando mi cuerpo no podía decirse que estuviera en perfectas condiciones, mi piel era asaltada por la piel de gallina. Aun así, una parte de mí se sentía algo aliviada, porque había podido escapar del lugar donde había muerto una vez, aunque en cualquier caso había vuelto a la vida.

Una vez, en el pasado lejano, el cadáver debió de yacer allí. También era el punto de partida de una vida que se había repetido muchas veces.

No quería quedarme allí para siempre.

En esos asientos que podían ocupar sólo dos personas, me calenté acurrucándome junto a Crow. Sin embargo, podría ser inútil tratar de calentarse contra una persona que no tenía ningún calor corporal en primer lugar. Era algo cómico.

—¿Ilya…? ¿Estás bien?

Incluso sin mirarle a la cara y sólo escuchando su voz, pude notar que estaba preocupado por mí. Mientras respondía “estoy bien”, miré el cielo que poco a poco se iba iluminando, y contemplé el paisaje de la ciudad donde la gente aún no se había levantado. La excesiva tranquilidad me hizo preguntarme si todo lo ocurrido hasta ahora era un sueño. En primer lugar, hasta ayer, nunca había imaginado que Soleil y Saion lucharían a muerte. De hecho, tras volver a la vida, me levanté y miré a nuestro alrededor, pero no había “nada”. Ni Saion, que estaba seguro de haberse desplomado en el suelo, ni su camarada estaban allí. No sabía quién, pero alguien había limpiado la escena. A mí, que me daban por muerta, me dejaron como estaba, así que en resumen, deduje que la persona que se ocupó de la escena después era “una persona del otro lado”. Me dejaron atrás porque no necesitaban recuperarme.

¿Hasta qué punto habían planeado esto? ¿Hasta qué punto estaba Saion involucrado en esto? Ni siquiera lo sabía.

Pero de todos modos. Todavía había algo que debía hacer. Cuando levanté la cara con una renovada determinación. Crow dijo:

—Tu pelo. Es una pena. Es tan bonito pero se ha ensuciado.

Su voz era tan baja que casi quedaba ahogada por el sonido de las ruedas del carruaje moviéndose a gran velocidad. Aun así, estas palabras llegaron de alguna manera a mis oídos de forma clara.

—No importa el color de tu pelo, el color de tus ojos, no importa tu aspecto… no importa qué versión de ti seas, creo que eres hermosa.

Recordé la voz chirriante que escuché hace mucho tiempo, y me dolió el pecho. ¿El de entonces y el Crow que está aquí ahora son la misma persona? No… Estoy segura de que lo son. Después de todo, tienen los mismos “ojos”.

—¿Crow?

—¿Hmm?

Tenía una mirada que expresaba una sensación de tranquilidad en su rostro frío. Su expresión rezumaba tanta dulzura que es desconcertante. Seguro, no importa lo que haga, lo que diga, él me aprobará. Acabaré siendo perdonada.

—A partir de ahora… moriré.

Jadeó y se desprendió con energía vigorizante de mi cuerpo. Agarró mi hombro con tanta fuerza que mi cara se distorsionó de dolor. Sin embargo, no me soltó. Tal vez estaba tratando de averiguar el verdadero significado de mis palabras, ya que puso una expresión muy seria y me miró con desconfianza.

Sin embargo, al poco tiempo, dejó escapar un pequeño suspiro y refrenó su emoción mientras preguntaba con suavidad:

—No querrás decir que vas a morir de verdad… ¿verdad?

Sus palabras dieron en el clavo. Aunque no dijéramos mucho, ambos podíamos entender de alguna forma vaga lo que el otro quería decir. Eso no significaba que debiera ser escasa en palabras, pero cuando pensaba en mi vida, en la que no dejaba de ser incomprendida por la gente… la existencia que trataba de entenderme lo más posible era aún más preciosa.

En medio de mi vida repetida y su vida demasiado larga, el tiempo que pasamos juntos no fue más que un mero momento. Sin embargo, no era inexistente, tenía un significado. Este corto tiempo que compartimos juntos, nos llevó “hasta aquí”.

—Pero va a costar mucho encontrar un colaborador a partir de ahora.

En mi cabeza, los rostros de todas las personas que conocía pasaron por delante antes de desaparecer. No creía que debiera involucrarlos, pero las circunstancias por exponer a alguien al peligro para sobrevivir… Es muy tarde para esto. Entonces…

—En ese caso, tengo una idea —dijo Crow.

Le respondí a consciencia.

—¿Tienes…?

Porque no podía imaginarlo teniendo una conexión con alguien que no fuera yo.

—Incluso yo, no he vivido tanto tiempo sin hacer nada. En especial después de haberte perdido “una vez” —dijo con un tono de auto-desprecio pero algo orgulloso.

Luego, después de un rato, me dijo.

—Mira, Ilya…

—Está amaneciendo…

Ese día. Te abracé, y contemplamos el cielo a solas…


Ichigo
Estoy esperando que estos dos consigan el feliz para siempre que se merecen con todo mi corazón, no me importa que se haga justicia divina con los demás personajes, solo quiero que Ilya y Crow estén bien<3.

Lucy
Estos capítulos de verdad me hacen feliz. Quisiera saber qué pasó con los demás, pero estos momentos solamente enfocarse en Ilya y Crow hacen que mi corazoncito que esta historia dejó achicharrado empiece a abrirse de nuevo... (espero que el autor ya no sea tan cruel como para destruirme de nuevo en millones de pedazos)

| Índice |

21 comentarios en “Mi prometido ama a mi hermana – Arco 8 – Capítulo 2

  1. Cyan says:

    Volví a leer esta parte porque resulta que hay una actualización de la novela y como lo había leído hace tiempo ya me olvidé de la historia y dónde quedo jajaja, solo venía a decirle eso pero no sé si el escritor volvió a estar en hiatus 😢, como sea, amo está novela y estaría genial que lo pasarán a anime como otras novelas isekai que hicieron, solo que a este le falta un final, el creador hace cada vez más lento la trama TmT

  2. MagMag says:

    Lo volvi a leer, y llore, llore mucho, necesito más, necesito que sean felices :c Por mi bienestar emocional o me desinstalo la vida jaja Gracias por traducir esta hermosa historia

  3. Lorena says:

    Por fin espero que ambos sean felices, se lo merecen, ni me importan los demás ellos son egoístas espero no tenga un final feliz, quisiera que por lo menos sifrieran lo que ella paso.

    • Eally says:

      Perra vida 3 dias me demore en llegar aqui por que no paraba de llorar vuando me senti losta para seguir pum que ya no hay mas cap..y yo que pemse que la emperatriz divorsiada me habia hecho llorsr xd que terrible esta historia maldita
      Gracias por la traduccion

  4. yeyix says:

    ichigo te bancoooooo es lo mas que quiero, me valen madres los demas solo quiero a mis babys felices <3 pero tengo miedo pero este cap <3

    muchisimas gracias por todo <3

  5. Isabela says:

    Sacaron hasta un manga ya de este. Pero actualizan tarde. Por eso encontre la novela y resulta que está en hiatus. Que cruel es el mundo T.T

  6. Akari says:

    Le tengo miedo al autor de esta novela 🥺 siempre nos ilusiona un poco y luego ¡Pam! Aflige nuestros corazones. Estoy ansiosa por la continuación, amo a Ilya y a Crow, espero puedan ser felices juntos… pero habrá alguna forma de que él vuelva a ser humano y cumplan los sueños que tienen de un hogar y una familia? 🥺🥺😥
    Muchísimas gracias por traducir, los amo❣

    • Lucy says:

      Yo creo que sí, espero que lo más difícil para estos dos haya sido encontrarse y reconocer que quieren estar juntos… Juntos tienen un largo camino que recorrer en torno a su salud mental, pero si pueden apoyarses el uno al otro, estoy segura de que encontrarán un final feliz (espero que el autor piense lo mismo xd).

      ¡Muchísimas gracias por leer! Tanto a Ichigo como a mí nos encanta saber que hay personas interesadas en leer esta novela y que la esperan tanto como nosotras uwu.

  7. Apep-Corax says:

    Esos dos deben ser felices!! Espero que su familia sufra o algo… Aun les tengo odio… Pero el momento hermoso de estos dos curan mi corazon

    • Ichigo says:

      Ja, ja, ja. La verdad es que no pienso que esta historia siga el camino de la venganza, si bien los otros no ayudaron a Illya a salvarse, no pienso que ella les desearía nada horrible.

      Yo solo espero que los dos puedan salir adelante sin mirar atrás y curándose de a poco de todo lo que han atravesado.
      ¡Gracias por leer!

  8. Lacye says:

    Siendo honesta, no quería leerlo, no olvide que era hoy. Pero… No quería que se acabara, tengo entendido que esta en hiatus, corrijan a su servidora si se equivoca.

    Pero me dije: debo terminarla este año. Quiero ver que son felices este año. Y bueno, heme aquí.

    Muchas Gracias por hacer realidad este sueño (ver a Crow e Ilya felices). Quiero ver más de ellos ya establecidos. Esperemos qie regrese pronto.

    ¡Feliz Noche vieja y pronto año nuevo!

    • Ichigo says:

      Lamentablemente tienes razón uwu. La novela entró en un hiatus, y saca capítulos cada vez que se le da la gana, teniendonos a todos en sentados al borde de la silla, esperando uwu.

      Gracias por leer, espero que los capítulos hayan sido lo que estabas esperando para esta historia.

      ¡Feliz año nuevo♥!

        • Lucy says:

          La historia no está finalizada todavía, no sabemos cuántos capítulos más, supongo que a finales de este arco ya tendrá su final pero no puedo decirlo con seguridad. Respecto del hiatus del autor, no se sabe cuando la retomará o si es que lo hará, pero nosotras estamos al pendiente y nos fijamos constantemente si hay una actualización uwu

  9. Mir~ says:

    Ríos de lágrimas para que los vea por fin juntos 😢 como debía ser desde el inicio, estoy enamorada de esta historia y como otra lectoras también odio a la hermana y al prometido, los odio pero tampoco les deseo lo peor, solo pido que dejen en paz a Ilya que sufrió mucho y la hermana ni enterada de su dolor 🤦
    Yo creo que lo que siente Crow es obsesión, y Ilya busca a alguien que la ame y Crow siempre la ayudo incluso cuando no lo pedía, estoy segura que lo quiere pero tambien eso se puede llamar amor??(díganme porque el capítulo me hizo una ensalada el cerebro)
    El capítulo donde Crow va a disculparse con Ilya por la noche anterior y se entera que acabo con su vida me hizo recordar a la mía, mi hermano hizo lo mismo y yo nunca pude disculparme por las cosas que hice y me dejó un hueco en el pecho, ya pasaron meses unos meses más y será un año pero sigue doliendo y como Crow lo último que ví de él fueron sus ojos sin brillo.
    Muchas gracias por el capítulo, traducirlo y publicarlo en español, seguiré la historia hasta su final y espero que el escritor vuelva para el año que entra, felíz año nuevo~ ^^!!!

    • Ichigo says:

      No sé si lo de Crow es obsesión, pienso que al principio él sentía un alivio al saber que había otra persona que lo podía ver, que lo podía notar, que lo podía sentir. Illya y Crow son una pareja difícil, ambos pasaron trayectos demasiado solitarios y tristes, pero que sepan capaz de encontrarse ahora, me parece que si se puede llamar amor. Eso es lo importante, encontrar a una persona en la que sepas que puedas confiar.
      Tal vez Crow si está un poco obsesionado con ella, pero era lo que Illya necesitaba para ser rescatada de las miles de vida que tuvo que atravesar, hasta que finalmente despertó en sus brazos.

      Lamento que hayas pasado por una experiencia parecida, y espero que puedas encontrar la fuerza para perdonarte tu misma en el futuro♥
      Muchas gracias por leerlo, espero que pronto vuelvan a reactivar la historia para seguir traduciendo, pero por el momento toca esperar. ¡Feliz año nuevo!

  10. Aris says:

    Gracias por la actualización.
    Espero que Illya y Crow sean felices. No me importa los demás (bien cansinos que han sido para que me interese saber sus finales, igual, han sido felices en los otros mundos). Illya y Crow merecen renacer de nuevo, y estar siempre juntos.
    Les deseo feliz año al staff del fansub. Gracias por su trabajo y esfuerzo. Saludos!!!

    • Ichigo says:

      Gracias por leer♥
      Estamos de acuerdo en que queremos un final feliz para Illya y Crow, esperemos que podamos encontrar la paz que necesitamos al final de la novela uwu.
      Gracias por acompañarnos este año, te deseo muchos deseos de felicidad para el que viene♥. Qué estés bien♥

Responder a Aris Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.