Princesa Consorte Chu – Capítulo 65: Encuentro casual con un viejo amigo en Pu Guo An (2)

Traducido por Moux

Editado por Ayanami


A la noche siguiente, la vieja señora llamó a Yun Xuan Zhi al patio Bai Shun Tang. Ambos cenaron en silencio, junto con Yun Qian Meng, quien había ido a darle sus respetos. Yun Qian Meng se había dado cuenta de que Yun Yi Yi no estaba al lado de la vieja señora como siempre. Al comprender que la vieja señora parecía tener algo de que hablar con Yun Xuan Zhi, decidió retirarse.

La vieja señora bebió un sorbo de té, antes de abrir su boca.

—Ayer fue el cumpleaños de Lao Tai Jun y vi a muchos jóvenes de buenas familias. Las cuatro señoritas de nuestra residencia, ahora, se están volviendo mayores ¿Has pensado en algo, hijo?

Yun Xuan Zhi vio cómo brillaban los ojos de su madre.

—¿Madre tiene alguna idea? Si es así, la escucharé —respondió con cortesía.

Sintiéndose satisfecha por la actitud educada de su hijo. Colocó la taza de té a un lado y sonrió.

—Aunque Meng’er proviene de una línea legítima, ha sido rechazada por la otra parte, siendo este el honorable Chen Wang. No es necesario mencionar sobre casarla de nuevo con alguien de una buena familia, me temo que nadie en Xi Chu se atreverá a pedirla en matrimonio. Sería mejor buscar una familia más común que tenga alguna utilidad y dejar que Meng’er se una a ellos. En cuanto a Ruo Xue y Yan’er, ya que son hijas de una concubina, no serán dignas para casarse con jóvenes nobles. Sería mejor otorgarlas como concubinas. Sus posiciones son similares, por lo que no sufrirán a causa de las leyes[1]. Sobre Yi Yi, ella es la hija legítima de tu hermano menor. La he estado criando, es dulce y encantadora. Tampoco ha habido malos rumores sobre ella. Por lo que no será difícil encontrarle un esposo. Solo que ella es el tesoro de tu hermano menor. No podemos tolerar que sufra alguna ofensa. Entonces, vi al ministro Chu en la fiesta de Lao Tai Jun. Sentí que él tenía una apariencia extraordinaria e imponente. Es el indicado para Yi Yi ¿Qué piensas?

¿Qué pienso? Lo único que Yun Xuan Zhi percibió, era que su madre había menospreciado a sus hijas como inútiles. Sin embargo, describió a Yun Yi Yi como una diosa, a pesar de aún no haber tenido su ceremonia de horquilla. Además, ignorando la procedencia de las cuatro niñas, en cuanto a apariencia, Yun Yi Yi estaba al final. Ella no tenía la distinguida belleza de Yun Qian Meng; tampoco tenía el tierno coqueteo de Yun Ruo Xue; ni la elegancia de Yun Yan. Ella era una niña sin ninguna peculiaridad. No obstante, su madre había planteado enviar a sus hijas con familias buenas, pero sin relevancia. Mientras que a Yun Yi Yi, la quería junto a Chu Fei Yang. Entonces, siguiendo el significado de sus palabras. Sus tres hijas no valían lo mismo que Yun Yi Yi. Esto hizo notable de qué humor estaba Yun Xuan Zhi ahora.

Sin embargo, vio que su madre reía de felicidad, por lo que él también rió. No obstante, su sonrisa se volvía cada vez más fingida. Abrió la boca lentamente y dijo:

—Ya que mi hermano y su esposa no están al lado de mi sobrina, necesitaremos poner más atención a los buenos hombres que estén alrededor de Yi Yi. Esto también permitirá que mi hermano y su esposa se sientan aliviados. Pero en este momento, Yi Yi solo tiene trece años. Aún es muy pronto para concertarle un matrimonio. Aquellos que no la conocen, creerán que mi sobrina no es querida y está desesperada por casarse. En cuanto a mis hijas, la Emperatriz Viuda y el Fu Guo Gong Fu se preocupan por Meng’er; por lo que, no podemos ser nosotros quienes consideren su matrimonio. Sobre Xue’er y Yan’er, deben esperar hasta que su hermana mayor se case antes de que ellas lo hagan. Así que no hay necesidad de apresurarse. No sabía que madre me había llamado para este asunto. Me disculpo por dejar que se preocupe.

Al principio, la señora mayor vio la sonrisa de Yun Xuan Zhi, por lo que pensó que él estaría de acuerdo con su resolución; sin embargo, la descartó. Su expresión, de inmediato, se volvió desagradable. Quería discutir con Yun Xuan Zhi, pero cuando alzó sus ojos, lo vio mostrando su porte de ministro de primer rango. Él tenía una sonrisa misteriosa. Su figura revelaba un aura superior que provocaba opresión en el corazón de la señora mayor. Luego, recordó que él ya no era el hijo en el que podía imponer sus ideas. Con dificultad, pudo suprimir el enojo que sintió en su corazón. Con una expresión hosca, sacudió sus manos.

—Ya que es así, olvida lo que he dicho —dijo con un tono nada amigable—. La corte de la mañana debió haberte agotado. Puedes volver y descansar.

Yun Xuan Zhi tampoco quiso quedarse. Por lo que, se levantó junto con las palabras de su madre e inclinó su cuerpo.

—Pido que madre también cuide de sí misma. Volveré de nuevo otro día.

Después de decir eso, salió sin mirar atrás.

La señora mayor estaba muy molesta. Enfurruñada, se sentó en la silla. Entonces, Yun Yi Yi, quien llegó riendo a la habitación, abrazó a la señora mayor.

—¿Por qué está molesta, abuela? —Dijo como un bebé —Justo ahora, Yi Yi fue a ver a sus hermanos mayores.

La señora mayor se dio cuenta de que su encantadora nieta había llegado, así que su expresión se suavizó un poco.

—¿Cómo han estado tus hermanos? ¿Han mejorado en sus campos?

Yun Yi Yi meditó un momento antes de responder.

—No hay mucho que decir sobre mi hermano mayor. Continua estudiando y practicando las artes marciales. En cuanto a mi segundo hermano, a pesar de no esforzarse mucho, en comparación con mi hermano mayor, sigue siendo talentoso. Así que no le va tan mal.

La señora mayor observó la forma infantil de elogiar de Yun Yi Yi a sus hermanos, así que sonrió. La abrazó y murmuró:

—Ya que es así, tu abuela no debe quedarse atrás. Debes casarte con la mejor familia y pisotear la arrogancia de esas tres.

Yun Yi Yi se acurrucó en los brazos de su abuela. Parecía no haber escuchado las palabras de la señora mayor. Levantó su cabeza para mirarla y vio que ella observaba el oscuro cielo del exterior sin pronunciar palabra.

♦ ♦ ♦

Yun Qian Meng se dirigía al patio Qi Luo Yuan a la luz de la luna, acompañada de sus sirvientas. Mientras paseaba por el patio del Fu, escuchó llorar a alguien. Los ojos de todas mostraron temor. Por un momento, el patio se volvió aún más silencioso, excepto por el deprimente sonido de llanto.

—Mi mama y Mu Chun se quedan, las demás vuelvan al patio Qi Luo Yuan.

Yun Qian Meng creyó reconocer aquel lamentable sonido de llanto. Por esa razón, regresó a la mayoría de las sirvientas, dejando con ella solo a las que confiaba.

—Señorita, tenga cuidado. Si se trata de una trampa, no seremos capaces de evitarla.

Mu Chun vio a Yun Qian Meng dirigirse al lugar de donde provenía el llanto, por lo que le advirtió con preocupación.

Sin embargo, Yun Qian Meng ya había adivinado quién era la persona que lloraba. Con un ademán, le pidió a Mu Chun que se callara. Luego, caminó en silencio hacia el lugar. Miró desde arriba de la esquina y vio a Pan Lan llorando en silencio.

Yun Qian Meng asintió ante Wang mama, quien alzó la voz hacia aquel lugar diciendo:

—¿Quién está ahí? Y ¿qué tan osado es para pretender ser un fantasma en la residencia del ministro? ¡Sal ahora!

Pan Lan, quien le daba la espalda a Yun Qian Meng en ese momento, se asustó por el grito. Ni siquiera tuvo tiempo de limpiar su rostro lloroso. Cuando se dio cuenta de que Yun Qian Meng estaba mirándola junto con sus sirvientas, los escalofríos la recorrieron desde la planta de los pies. Su rostro había perdido el color mientras balbuceaba.

—Se-señorita, ¿cómo es que está aquí?

—Qué sirvienta tan extraordinaria. Mi señorita ni siquiera te ha preguntado, pero tú ya estás hablando ¿Qué tan audaz eres? ¿Acaso quieres que le informe de esto a wangye y dejar que él decida?

Wang mama presenció cómo Pan Lan se daba cuenta de la aparición de Yun Qian Meng; sin embargo, no la saludó, incluso se atrevió a preguntarle a su ama. Por lo que, se apresuró a reprenderla.

Pan Lan estaba sorprendida por el grito de Wang mama. Es así como volvió a sus sentidos. También se dio cuenta de que la persona que más odiaba su señorita estaba frente a ella y que Wang mama la estaba regañando. Inclinándose con respeto, dijo:

—Esta esclava saluda a la primera señorita. Por allá se encuentra la segunda señorita, que necesita de esta esclava. Así que, esta esclava se retirará ahora.

Después de decir aquello, quiso alejarse de Yun Qian Meng, ¿pero cómo podía ella dejarle la oportunidad de marcharse? Observó los ojos rojos e hinchados de Pan Lan e igualmente, reconoció la misma fragancia que olió en el Fu Guo Gong Fu.

—Lloraste mucho —dijo con suavidad —¿Quizás cometiste algún error y tu ama te regañó?

Cuando escuchó la pregunta de Yun Qian Meng, el corazón de Pan Lan sintió pánico. No comprendió el significado de sus palabras, por lo que tampoco supo cómo responder.

—La señorita te está haciendo una pregunta ¿Por qué no la respondes?

Wang mama no entendía porque Pan Lan dudaba. Con ojos fríos, la miró.

Pan Lan solo sintió como una sombra aparecía sobre su cabeza. Alzó los ojos para mirar. Y vio a Yun Qian Meng, observándola con frialdad. Aquellos ojos que brillaban bajo la luz de la luna eran más aterradores que el mismo claro de luna. Pan Lan sintió como todo su cuerpo se congelaba. Después de un rato, su mano se aferró a su pecho. Posteriormente, no pudo soportar la silenciosa mirada de Yun Qian Meng, así que susurró:

—Esta esclava pensó en sus padres. Así que, me escondí aquí para pensar en ellos.

Al escuchar sus palabras, Yun Qian Meng sonrió ligeramente.

—Muestras piedad filial y te preocupas por tus padres —dijo con gentileza —Sin embargo, debes permanecer en Xiangfu, ya que firmaste un monumento de por vida ¿Cómo puedes dejar de lado a tu ama y esconderte? ¿No temes ser descubierta y que piensen qué menosprecias a tu ama?

Pan Lan sintió como se quedaba sin aire. Nunca pensó que Yun Qian Meng le diría aquello. Obviamente, esto la ponía en una situación difícil. Sin embargo, había sido Yun Qian Meng quien la había descubierto y, puesto que servía a la segunda señorita, ella no dejaría pasar esta oportunidad. Incluso si la segunda señorita hubiera sido castigada por Xiangye, era probable que una humilde sirvienta como ella, muriera por la tabla[2].

Mientras pensaba en eso, el cuerpo de Pan Lan comenzó a temblar ¿Por qué tenía tanta mala suerte en estos días? Primero, fue enviada como concubina al ministro de justicia; y luego, fue descubierta por la señorita mayor. En ambas situaciones, ella se sentía aterrada.

Yun Qian Meng analizó la expresión de Pan Lan. Se percató del pequeño odio que se escondía bajo sus ojos temerosos. No obstante, aquel odio no era hacia ella. Entonces, dijo:

—Es común que una esclava sea abusada ¿Por qué le das tanta importancia y te lamentas aquí? Si las mamas que patrullan te vieran, ¿crees que te perdonarían con el estado actual de la concubina Su?

Pan Lan no imaginó que Yun Qian Meng le daría una cuidadosa advertencia en lugar de acusarla. Por lo que no pudo evitar sentirse confundida. No sabía qué es lo que planeaba la señorita mayor ¿Por qué era agradable con alguien que servía a la segunda señorita?

Yun Qian Meng pudo adivinar lo que pensaba Pan Lan. Pero no le importaba cómo la veían los demás. Extendió la mano que estaba dentro de una de las deslumbrantes mangas bordadas y habló sin mucho interés:

—Ya que extrañas mucho a tu familia, dejaré que la concubina Liu haga las preparaciones para que puedas reunirte con ellos. Sin embargo, no debes dejar que mi hermana menor se entere.

Cuando terminó de hablar, Mu Chun se acercó para ayudar a Yun Qian Meng. Las tres caminaron hacia el patio Qi Luo Yuan dejando a Pan Lan atrás, quien aún seguía aturdida.

—Señorita, ¿por qué fue tan amable con esa esclava?

Después de salir del jardín, Mu Chun volvió a mirar a Pan Lan. Así que preguntó aquello con un poco de enojo.

Yun Qian Meng rió suavemente. Luego dijo:

—¿Cómo es que llora solo porque extraña a sus padres? Si su ama la trata bien, ¿por qué pensaría en ellos?

Wang mama sabía cuáles eran las intenciones de Yun Qian Meng.

—Usted es inteligente, señorita —susurró—. Es verdad que al hacer esto, hará que Pan Lan odie aún más a la segunda señorita. Asimismo, provocará que su comportamiento ya no sea tan dócil. Sin embargo, la concubina Su siempre ha sido muy estricta con sus sirvientes y con los de la segunda señorita. Incluso la vida de sus familias está en manos de la tía de la concubina Su. Me temo que la concubina Liu no será capaz de encontrar a la familia de Pan Lan.

Al oír aquello, Yun Qian Meng solo sonrió de forma misteriosa. Debido a que la vida de los padres de Pan Lan estaban en manos de Su Qing, esa era la razón por la que ella quería reunirlos con Pan Lan. Así que, era cuestión de tiempo que Pan Lan cambiara de lado.

Mama, haz que busquen a la familia de Pan Lan —le susurró a Wang mama.

Sus ojos se entrecerraron un poco. La brillante luz de luna que alumbraba frente a ella era borrosa. Cuando abrió los ojos, todo se había vuelto claro de nuevo.

♦ ♦ ♦

Después de descansar cerca de cuatro días, la señora mayor abordó el carruaje con sus tres nietas en dirección al templo Pu Guo An. Debido a que el viaje tomaría medio día, tuvieron que partir en yinshi[3]. Yun Yi Yi, quien aún era joven, se quedó dormida en los brazos de la vieja señora en el momento en que subió al carruaje. Al ver como dormía, Yun Qian Meng guardó silencio, dejando de hacer bromas.

La vieja señora dejó que Rui mama le colocara más almohadillas a Yun Yi Yi. Luego, cerró los ojos y giró las cuentas de Buda lentamente.

Yun Qian Meng la observó orarle a Buda con codicia. Lo que le pareció divertido. Como también había perdido el interés de hablar, se recargó en la pared del carruaje. Deslizó la cortina y admiró el cielo despejado del exterior. Sintió que el aire húmedo se iba volviendo más frío lo que inexplicablemente le resultaba agradable. Yun Qian Meng se había sentido atraída por el escenario de afuera. Al menos, hasta que la vieja señora habló, forzándola a cerrar la cortina.

—Meng’er, hace unos días tu padre y yo discutimos acerca de que el ministro Chu es adecuado para ser su yerno ¿Qué opinas?

Mientras hablaba, abrió los ojos lentamente y analizó con cuidado la expresión de Yun Qian Meng.

Yun Qian Meng, por su parte, le sonrió con gracia y dijo:

—Está bien si a la abuela y a padre les parece lo correcto. El matrimonio es algo que los mayores deciden. La abuela no debería preguntarme.

Cuando vio la sonrisa de Yun Qian Meng, la vieja señora pensó que lo había malentendido.

—Puedo ver que Yun Yi Yi y Chu Wang están destinados —agregó.

Después de aquellas palabras, sus ojos observaron a Yun Qian Meng. Ella mantuvo su sonrisa. Su actitud era educada y apacible.

—Es natural que los ojos de la abuela sean los más certeros.

La vieja señora percibió la sinceridad en las palabras de Yun Qian Meng, por lo que la angustia en su corazón pudo tranquilizarse. Mientras que Yun Qian Meng no buscara casarse con Chu Fei Yang, entonces, ella tendría el camino libre para casar a Yun Yi Yi con Chu Fei Yang.

El carruaje volvió a estar en silencio una vez que la conservación concluyó. El único sonido que se escuchaba era el del carruaje corriendo a través de las piedras azules…

♦ ♦ ♦

Ya era chensi[4] cuando el carruaje llegó al pie de la montaña donde se ubicaba Pu Guo An. En realidad, podrían haber llegado al templo en un cuarto de hora, sin embargo, había docenas de carruajes parados afuera. Éstos estaban estacionados en ambos lados del camino. Ni una sola persona había bajado del carruaje. Los sirvientes estaban a lado esperando en silencio.

—Guardia Liu, ve a ver que sucede.

Yun Qian Meng bajó la cortina, ordenándole, gradualmente, al guardia Liu.

—Sí, señorita.

Se escucharon sonidos de cascos, siendo el guardia Liu quien avanzaba en un caballo. Al cabo de media hora, se volvieron a escuchar los cascos de un caballo.

—En respuesta a la señorita, hoy es el día en que la virtuosa consorte viuda Rong orará con la sacerdotisa Jiu Xuan. Por lo que todos los carruajes están estacionados al pie de la montaña. Solo después de que la consorte viuda Rong termine, los guardias imperiales dejarán subir a la gente a la montaña.

—Entonces, estacionemos nuestro carruaje a un lado también. Ordénale al resto que no obstaculicen a los carruajes imperiales.

Yun Qian Meng subió la cortina, ordenándole al guardia, quien asintió en respuesta.

—Es la única consorte viuda. Su arrogancia es atroz. Dejando a tantos carruajes de oficiales esperando por una persona ¡Ni siquiera la Emperatriz Viuda haría algo como esto!

Fue entonces, cuando la vieja señora se quejó en voz baja. Sin embargo, aquellas palabras tenían un gran significado para Yun Qian Meng. Después de todo, la Emperatriz Viuda era su tía biológica y la suegra de la vieja señora. En comparación con la virtuosa consorte viuda Rong, que no tenía hijos; la Emperatriz Viuda, quien tenía el poder real en sus manos, era con quien valía la pena familiarizarse.

Luego de escuchar las palabras de la vieja señora, Yun Qian Meng mostró una sonrisa apacible sin mencionar nada más. En realidad, se sentía disgustada por las acciones de su abuela.

No fue mucho el tiempo que esperaron. En menos de la mitad de una varita de incienso, se pudo escuchar el permiso. La virtuosa consorte viuda Rong, dijo que todas las mujeres tenían libre acceso al templo Pu Guo An.

Después de aquella orden, el carruaje de cada familia subió a la montaña. Dos horas después, llegaron a la entrada del lugar. Pu Guo An tenía reglas y una de ellas era que no se permitía la entrada de los carruajes. Por lo que, todas las personas bajaron y caminaron al templo. El pacífico camino, ahora estaba atiborrado de muchas mujeres.

Al mirar alrededor, resultaba muy colorido. La ropa de las mujeres era deslumbrante y lujosa. Hacía contraste con el austero y simple lugar. Si se observaba con atención, se podían reconocer muchas caras familiares. Entre ellas estaban la hija del Censor, Qin Yi An; la hija del Ministro de Ritos, Chen Cong Yan; y, la nieta del Jefe de la Academia Imperial Hanlin, Guan Si Rou. Ellas estaban de pie no muy lejos, así que saludaron a Yun Qian Meng con un leve asentimiento. Luego siguieron a las señoras y a las mujeres mayores de sus familias en dirección al templo.

Yun Qian Meng miró hacia atrás y condujo a su abuela hasta el camino de piedras azules. Luego, siguieron el camino hasta la gran puerta de entrada de Pu Guo An.

Entre más cerca estaban de la montaña, más fuerte era el olor del incienso. De hecho, Pu Guo An era un templo al que la familia imperial le había dado mucha importancia. Sin mencionar que los plebeyos anhelaban visitarlo, por lo que Pu Guo An era la primera opción para muchos. Asimismo, hace veinte años, la virtuosa consorte viuda Rong forjó una amistad con la sacerdotisa de Pu Guo An, Jiu Xuan. La relación entre ambas era muy buena. Así que, la consorte viuda Rong visitaba Pu Guo An cada tres meses para orar y escuchar la explicación de la sacerdotisa Jiu Xuan de los textos Budista.

Después de caminar por dos horas, todos llegaron a la entrada de Pu Guo An. Cuando miraron hacia arriba, tuvieron la sensación de estar elevándose. No sabían si era a causa de estar arriba de la montaña o porque la puerta era muy alta. Las mujeres que venían por primera vez quedaron asombradas. Incluso la vieja señora, no pudo evitar estar deslumbrada.

—Abuela, entremos temprano para orar y quemar una varita de incienso.

Yun Qian Meng le recordó amablemente a su abuela que no perdiera su compostura frente a los demás.

La vieja señora regresó su mirada y asintió. Con ayuda de Rui mama, entró al templo. Volviendo a quedar sorprendida, ahora por el trípode que medía treinta pies de altura y dos pies de anchura. La vieja señora pensó que a pesar de haber vivido la mitad de su vida y visitado numerosos templos ¿cómo es que ninguno era tan grande y majestuoso como Pu Guo An?

Con verlo una vez, su determinación por casar a Yun Yi Yi con Chu Fei Yan se intensificó. Después de todo, a pesar de que los plebeyos y los nobles podían venir a orar a Pu Guo An, eran los nobles quienes más lo visitaban. Y, en este momento, la virtuosa consorte viuda Rong había detenido a todos los carruajes al pie de la montaña. Era notable cuán importante era el estatus.

Yun Qian Meng observó como la vieja señora miraba el gran trípode, también se dio cuenta de cómo sus ojos brillaban de envidia, por lo que no pudo evitar suspirar.

Decían que este era el lugar de Buda. Entre más subieras, más tranquilo sentirías el corazón. Pero para personas como la vieja señora, incluso si se le permitiera vivir sosteniendo el pie de Buda, no sería suficiente para limpiar la avaricia en su corazón.

—Abuela, su nieta dará un paseo.

Al verla actuar así, Yun Qian Meng habló.

La vieja señora no había hecho ese viaje por Yun Qian Meng. Quitó su vista del gran trípode y le ordenó a Mi mama y a Mu Chun que la cuidaran. Luego condujo a Yun Yi Yi a la atestada sala de adivinación para orar.

Yun Yan siguió a la vieja señora al salón, dándole a Yun Qian Meng la libertad de moverse.

Moux
No sé ustedes, pero Yun Yan es la que siempre me ha dado pena hasta el momento en la historia.

Al ver el salón lleno, Yun Qian Meng se sintió cansada. Así que paseó lentamente por el patio del templo Pu Guo An.

Cuanto más se adentraba, el olor del incienso disminuía. No era tan insoportable para la nariz como antes. Lo que era más agradable. El patio trasero estaba alejado de todo el ajetreo del patio frontal. El silencio era tan sorprendente que era como si fuera la única.

En el poco que llevaba en Xi Chu, siempre era una constante lucha en contra de las trampas y los planes de los demás. Venir de pronto a un lugar tan silencioso, la hacía sentir como si fuera libre. Sus labios mostraron una sonrisa genuina. Con un brillo de alegría, caminó en dirección a los bastidores del patio trasero. Cada bastidor en Pu Guo An tenía diferentes patrones. Incluso las plantas en el interior eran de distintas especies. Las exquisitas plantas irradiaban vida en el lugar.

Inconscientemente, Yun Qian Meng y las dos sirvientas se detuvieron frente a una pequeña habitación. En un primer vistazo, notaron una placa oscura con las palabras “Templo Sublime Sensación”. No era difícil saber que las letras fueron hechas por un maestro de caligrafía. Lo que hacía más único a Pu Guo An.

A pesar de que el quemador de incienso estaba humeando dentro, no había nadie orando en el interior. Por lo cual Yun Qian Meng se sintió curiosa, más no entró a la habitación. Solo observó por un momento desde afuera junto con Mi mama y Mu Chun. Luego, continuaron con su paseo.

Después de pasar por el “Templo Sublime Sensación”, se escuchó un leve sonido de agua. Siguieron el sonido y en medio del patio había un pabellón. Dentro de ese lugar, había un manantial.

El agua del manantial estaba dentro de una zanja que fluía de un estanque que tenía una pulgada de profundidad. En el agua, una taza de té flotaba a lo largo del estanque. Cualquiera en el pabellón podía servirse agua. Por lo que, en ese momento, había una persona sentada dentro de éste. La persona tenía cabello blanco y usaba un Hanfu de seda blanca.

Por un instante, todas pensaron que se trataba de alguna ilusión.


[1]Aquí, la señora se refiere a que ya que nacieron de parte de un concubinato, ellas están acostumbradas al trato que se les da a las concubinas. En comparación de Meng’er que es hija de la esposa principal y por lo tanto, tiene más derechos que ellas.

[2]Hay que recordar que a los sirvientes se les castigaba de varias maneras; entre ellos, estaba el castigo de ser golpeados con una vara o un palo. Incluso si se imponía una cantidad de golpes, , muchas personas terminaban muriendo debido al dolor.

[3] Son entre las 2 y 5 de la mañana.

[4] Entre las 7 y 9 am.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *