Prometida peligrosa – Capítulo 60

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Cerró los ojos con fuerza y ​​se juró a sí misma como si tratara de borrar sus terribles recuerdos. Cubierto por sus párpados, no podía ver nada. Sin embargo, un día del invierno pasado estaba vivo en su memoria. El funeral de su padre. Ese día de nieve, se hundió en la desesperación mientras abrazaba el ataúd de su padre, que estaba tan frío como la nieve.

¡Cuánto se arrepintió después de detectar el astuto truco de Ober!

Si no hubiera sido engañada por Ober, si su padre no hubiera cambiado su viaje para aceptar su obstinada petición, el carruaje que transportaba a su padre nunca se habría caído por el precipicio. Su padre no habría muerto por ella, ni el ayudante de Ober la habría enviado al fondo del lago. Entonces en esta vida, nadie, nadie…

—¡Ahhh!

Marianne se despertó de repente de pensamientos ociosos.

En el momento en que notó que Cordelli estaba gritando y extendiéndose hacia ella, su cuerpo cayó hacia un lado.

Como si el carruaje golpeara una roca, sintió un fuerte impacto en su cuerpo. Marianne se incorporó un poco en el asiento del sofá fijo. Un vaso de agua sobre la mesa, una herramienta de pintura que sacaron para matar su aburrimiento y una jaula de plata sin su dueño flotaron en el aire.

¡Ups! Parece que se me va a romper la cabeza, no el trasero.

En el momento en que sintió que el tiempo se detenía, Marianne estaba absorta en pensamientos ociosos como ese.

Ella estaba fuera de contacto con la realidad.

En poco tiempo, todo lo que estaba dentro del carruaje fue empujado hacia el suelo a una velocidad terrible ya que no podían luchar contra la gravedad.

—¡Señorita!

Un fuerte estallido de sonido perforó sus oídos, amortiguando los gritos de Cordelli. Marianne se cayó del sofá como si alguien la echara. Se deslizó del sofá y se sentó en el fondo del carruaje. Cuando instintivamente agarró la manija de la puerta, apenas pudo evitar rodar.

—¿Está bien, señorita? ¿Qué tengo que hacer? ¿Qué diablos pasó?

Cordelli, quien fue arrojada al otro lado, se arrastró hacia ella, quitando las cosas desordenadas que tenía delante. El carruaje todavía estaba inclinado hacia un lado, con las ventanas casi en el suelo y las puertas en su hombro derecho. Un par de vestidos abundantes se hincharon libremente para bloquear su vista.

—Estoy bien excepto mi trasero. Parece que está realmente roto.

Alguien quitó bruscamente el ondeante encaje.

—Oh, Dios mío. ¿Duele mucho? ¿Cómo podría suceder esto si no conducían el carro de manera imprudente? ¿Se metieron con el mantenimiento? ¡Cómo se atreven a conducir el carruaje de la futura emperatriz con tanta imprudencia! ¡Qué indignante!

—Estoy bien. Parece que faltan las ruedas ya que el carruaje está inclinado hacia un lado así…

—¡Cielos! ¡Se ha envalentonado tanto mientras está en la capital! No me sorprende mucho… supongo que Milán no es un buen lugar para vivir. Sé que le sorprendió ver un insecto posado en un pétalo en el pasado… —dijo Cordelli, mirándola con una mirada incómoda. Su bullicio hizo que Marianne se calmara. Incluso se rio en lugar de temer en una situación tan complicada.

—Puedes apostar. Me alegra que estés bien también. Por cierto tu ¿Estás lastimado?

—Bueno, creo que estaré bien incluso si nazco de nuevo. No me lesioné en absoluto. No creo que tenga huesos rotos. ¿Puede usted ponerse de pie?

Marianne asintió. Cordelli la apoyó. Pisó un papel y un pincel, lo que hizo un ruido. Afortunadamente, el vaso cayó sobre el cojín blando.

En ese momento fue muy inquietante fuera del carruaje.

El sonido de los caballos llorando ásperamente, el sonido de las armaduras de los caballeros tintineando y sus gritos para abrir la puerta se escucharon débilmente.

Marianne empujó la puerta entumecida por el impacto del golpe.

La puerta se abrió de par en par con un ruido fuerte. Se levantó y sacó la parte superior del cuerpo por la puerta. Al igual que los brotes brotaron del suelo, su pequeña cabeza salió del carro.

Cuando el carruaje se inclinó, la luz del sol poniente atravesó sus ojos. Ella frunció el ceño inconscientemente y levantó la mano para levantar un toldo.

—¡Marianne!

El primero que vio fue un rostro familiar. Sus ojos azules y su cabello dorado brillante. Su voz baja cuando la llamó por su nombre, como siempre.

Ahora que lo pienso, sintió que la voz era un poco diferente. Era ansioso y urgente, no tranquilo.

—¿Su excelencia?

Marianne se sintió extraña por su actitud. Pero antes de que ella pensara más, Eckart saltó sobre el carro y le hizo un aluvión de preguntas.

—¿Estás bien? ¿Estás herida? ¿Estás sorprendida?

—Estoy bien. Cordelli también está bien. Por cierto, ¿cómo es que el carro de repente…?

No pudo terminar sus palabras. Envolviéndola en la espalda con sus brazos apretados, la levantó suavemente.

Cuando sintió que estaba perdiendo el equilibrio, abrazó inconscientemente la nuca de Eckart. Su vestido rosa barrió la puerta del carro como el viento y luego se desdobló en el suelo.

Saliendo del vagón en un abrir y cerrar de ojos, puso los ojos en blanco. Tragó saliva seca.

—Gracias… No tiene que sacarme en persona…

Pero Eckart no estaba escuchando en ese momento. Estaba respirando profundamente como un hombre que se lanzaría a un lago de inmediato, y luego exhaló un largo rato como si vertiera su ira en su respiración.

Abrió los ojos que cerró hace un momento. Lanzó una mirada aguda a los que estaban detrás de ella.

—¿Quién inspeccionó el carruaje por última vez?

Marianne miró a la multitud, mirando a Curtis, que estaba esperando cerca, sacando a Cordelli.

Se pusieron rígidos como si se convirtieran en árboles en grupo. Beatrice se acercó a ella con una mirada preocupada y la duquesa Lamont y la marquesa Chester estaban saliendo del carro.

Otros caballeros, doncellas y sirvientes se inclinaron y encorvaron los hombros con desconcierto.

—Este es el tipo, su majestad —dijo el duque Christopher.

Cogió al cochero que conducía la carreta de Marianne y le hizo arrodillarse.

—¡Su Majestad, por favor, salve mi vida! ¡No había nada malo cuando lo inspeccioné esta mañana! ¡Lo digo en serio! Por favor, ten piedad de mí. ¡El vagón era perfecto! Si puede salvarme la vida, por favor, por favor…

El jinete tartamudeó, golpeándose la cabeza contra el suelo. A pesar de que estaba suplicando por su vida, con lágrimas en el rostro adolorido, Eckart examinó el camino del carro y sus ruedas rotas con ojos fríos.

—Aunque las carreteras aquí no están tan bien pavimentadas como las carreteras de la ciudad de Milán, no había obstáculos lo suficientemente grandes como para aplastar el carruaje. ¿Cómo podría suceder esto si no aprieta las ruedas desde el principio?

—No lo sé…

—¿No lo sabes?

Eckhart le preguntó de nuevo con una mirada indiferente. Con botas negras, se acercó y sacó una espada que colgaba de la cintura de Christopher.

El ruido de la espada de metal rompió el silencio.

—No creo que tu respuesta pueda convencerme.

Eckart se volvió con la espada. Lanzó una mirada de corazón frío al jinete sin siquiera compasión.

—¡Por ​​favor, salva mi vida! Estaba equivocado. Yo nunca, nunca…

El jinete se frotó las manos, con el rostro pálido. Los que lo rodeaban volvieron los ojos como si ya esperaran el terrible resultado. Nadie detuvo a Eckart.

No hubo necesidad de investigar la causa del accidente, por ejemplo, si el jinete estaba aflojando la rueda deliberadamente o si fue un accidente por razones desconocidas.

Eso no importaba.

Algo que el emperador no aprobó sucedió, y fue algo que habría herido a la futura emperatriz.

Solo eso era obvio en este punto. Como sucedió por el error de un plebeyo, no de un noble, salvar su vida sería casi imposible. Y alguien tenía que ser responsable de este accidente, sin importar si se debió a algún truco sucio o si las posibilidades de que ocurriera eran una entre un millón.

Eckart levantó el brazo en alto después de ajustar una vez su agarre en la espada.

—¡Su excelencia!

En ese momento su falda roja le bloqueó la vista.

—¡Hazte a un lado, Marianne! —gritó con frialdad.

Mariane negó con la cabeza con más fuerza en lugar de retroceder.

—No me lesioné a pesar de que el carruaje estaba roto. Creo que es porque detuvo el carro calmando lo mejor que pudo a los caballos sorprendidos.

—Ese es el deber ineludible del jinete, y no es una razón para disminuir su culpa.

—De todos modos, tengo que darle algo de crédito al jinete por mi seguridad. ¿Cómo puedo dejar morir al hombre que me salvó la vida?

—¡Marianne!

—No quiero decir que sea completamente inocente. Como dijiste, esta carretera no es lo suficientemente peligrosa como para causar un accidente tan grande. Pero este accidente probablemente ocurrió debido a algo inesperado. Además, estamos en camino para nuestro buen evento. Es un poco inquietante ver sangre, así que ¿por qué no lo castiga de otra manera?

La actitud de Marianne fue muy terca. Incluso con la hoja afilada de la espada frente a su nariz, ella no pestañeó.

—Es abandonar mi deber si no castigo su falta en el momento adecuado.

—Correcto. Pero a veces también necesita generosidad como supervisor que puede ignorar los errores de su personal. No fue el viento violento sino el sol cálido lo que hizo que el viajero se quitara la ropa en el camino.

Incluso recitando un viejo cuento de hadas, se inclinó hacia el jinete que yacía boca abajo.

| Índice |

2 thoughts on “Prometida peligrosa – Capítulo 60

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *