Prometida peligrosa – Capítulo 59

Traducido por Maru

Editado por Tanuki


Marianne, que había estado al frente, miró hacia arriba cuando la llamó. Cayó por la mano que tocaba su collar de diamantes rojos.

—Va a ser un viaje bastante largo, así que no dudes en decirme cuando te sientas incómoda en cualquier momento. Nada es más importante que tu comodidad.

Eckart le besó suavemente el dorso de la mano con guantes de seda. Aquellos a su alrededor susurraron y se sintieron un poco relajados ante eso. Marianne dio un paso más cuando la condujo.

—¿Y mi padre?

En el momento en que los labios del emperador tocaron su frente, susurró en voz baja.

—Tu padre se quedará y defenderá el Palacio Imperial.

Eckart respondió, retirando los labios lo más lentamente posible. Pronto los dos se separaron a una distancia adecuada.

—Gracias… por su consideración.

Expresó su agradecimiento con una mirada inocente. Cuando se levantó un poco su vestido rosado y lo saludó, se veía hermosa como si las flores estuvieran brotando. A los ojos de los que estaban lejos, su contacto físico fue suficiente para hacerles pensar que ella respondió a la preocupación del emperador por su seguridad durante el viaje.

Eckart le soltó las manos y se dio la vuelta. Cordelli ayudó a Marianne a volver a subir al carruaje. La duquesa Lamont, marquesa Chester y la señora Beatrice, que estaban de pie detrás de ella, le hicieron una breve reverencia y volvieron al carruaje.

—¡Gran Duque!

El emperador llamó a alguien en voz baja.

—Sí, su majestad.

El Gran Duque Christopher, que miraba a este lado mientras sostenía las riendas del caballo blanco, se acercó. Su largo y brillante cabello dorado, fuertemente atado, ondeaba al viento.

A pesar de tener más de cuarenta años, su rostro joven se parecía mucho al de Eckart. Su impecable uniforme de los Caballeros de Eluang le quedaba bien, como si estuviera diseñado para él. Su hombro fuerte y su espada demostraban que era un caballero suave pero nunca de corazón débil.

—Déjame enfatizarlo nuevamente. Preste especial atención a la seguridad de estas mujeres nobles.

—Por supuesto, lo haré. Me aseguraré de que no haya ningún peligro para ellos. La unidad de élite de Eluang es para su majestad.

—¡Gran Duque!

Su pesado llamado sonaba más urgente que cualquier otro pedido serio.

El duque Christopher miró sus ojos azules en silencio.

Era un príncipe nacido y criado en el Palacio Imperial. Debido a que no se casó y aceptó el puesto de jefe de la guardia en lugar de pasar el resto de su vida en la propiedad, iba a ser un testigo vivo de todo lo que sucedió en la corte imperial. Y, naturalmente, llegó a conocer las historias detrás de la familia imperial. Los ejemplos incluyeron la mala relación entre él y la familia Hubble, el colapso del aliado de Aslan y las concubinas reales que controlaban el gobierno central. Entre ellos estaba la historia sobre la princesa del país perdido con hermosos ojos azules y su hijo.

—Entendido.

El duque Christopher se inclinó profundamente ante el emperador. Esa fue la mejor fe y buena voluntad que pudo mostrarle a Eckart.

—Gracias. Por favor, vete ahora.

Dicho esto, Eckart se subió a su carruaje. Un sirviente corrió rápidamente a la parte trasera de la carreta con el soporte desgastado, y el diputado chambelán Kloud miró a su alrededor y cerró la puerta.

El duque Christopher saltó suavemente y se sentó en el lomo del caballo. Como el día estaba ligeramente nublado, estaba húmedo. Tiró de las riendas con fuerza, como si quisiera sacudirse el corazón.

—Eluang, ten a todas las filas listas. ¡Nos vamos ahora!

Hizo sonar el silbato plateado en su cuello.

♦ ♦ ♦

Roshan era una ciudad santa ubicada en la parte suroeste del Imperio Aslan. Esta área, donde se formó la comunidad de varios templos, incluido el templo principal y los sacerdotes, sirvió como el principal lugar sagrado que supervisaba los importantes rituales del imperio.

El Templo de Roshan, hecho de mármol blanco puro, era un templo sagrado que brillaba día y noche. Aquellos que habían estado en el templo al menos una vez llamaron al templo de los dioses como el templo de las estrellas, comparándolo con las estrellas, diciendo que era como la luz de las estrellas que nunca se apagaba para siempre ya que absorbía la luz del sol durante el día y reflejaba la luz de la luna en noche. El santuario brillaba en blanco y azul entre el bosque oscuro y el valle, parecía místico y sagrado como estrellas. Casi parecía un cristal de naturaleza divina.

Tradicionalmente, los templos se construían en el área donde los sacerdotes podían acercarse más a los dioses, y el Templo Roshan siguió esa tradición. No fue hasta que pasaron a través de escarpadas cimas de montañas y senderos escarpados de montaña y a través de Benoua Falls con docenas de afluentes que pudieron ver el Templo Roshan.

—Cordelli. ¿No hemos llegado todavía? Creo que tendré un calambre en el trasero.

Estaba demasiado lejos y demasiado duro para que un humano promedio lo alcanzara.

—Pronto llegaremos a la mansión. Debes estar cansado. Prepararé el agua del baño en cuanto te bajes. Remojar en agua tibia te hará sentir mejor.

Cordelli tranquilizó a Marianne con una mirada de preocupación. Era natural para ella caer con algo ya que tenía que sentarse en el carruaje que corría durante cuatro horas cada mañana y cada noche, un total de ocho horas por día.

Afortunadamente, se detuvieron en las mansiones de cada región y se quedaron a pasar la noche, pero tuvieron que reducir la velocidad, ya que tomó tiempo cuidar bien la larga procesión. Las crestas de las montañas se veían magníficas, pero eran demasiado complicadas y peligrosas para escalarlas de inmediato.

—Ya han pasado tres días desde que nos fuimos, pero ni siquiera veo la cascada, y mucho menos el templo. Cuando me mudé de Lennox a Milán, mi viaje fue más difícil que esto. ¿Por qué siento que es más difícil ahora?

—Bueno, estabas impaciente y con prisa en ese momento. Y tu único objetivo era llegar a la capital lo antes posible. Además, los caminos aquí parecen ser mucho más empinados. Las calles estaban bien pavimentadas desde Lennox hasta la capital.

—Tienes razón. Mi trasero no me dolía tanto como entonces. Parece que mi trasero ya se ha roto en doce pedazos.

—¿Oh en serio? Muéstrame rápidamente. Déjame unirlos.

Marianne sonrió ante su alegre broma.

—¡Es tan afortunado que no traje a mi padre aquí! Ni siquiera puede pasar por la mansión porque estaba muy ocupado con los asuntos estatales. Le habría resultado difícil si hubiera venido aquí.

—Pero vas a la sagrada ceremonia del compromiso. Ojalá hubiera venido. Y parecía que él también quería venir…

—No. de ninguna manera. Es peligroso.

Marianne respondió resueltamente, arqueando las cejas. Cordelli se rindió rápidamente.

—Estoy de acuerdo contigo. Las carreteras son muy complicadas aquí. Él puede asistir a su boda y otras ceremonias más tarde de todos modos. Sir Iric se quedó con él, así que no le pasará nada. No te preocupes.

—Sí, debería estar a salvo. Lo hará —dijo Marianne, como si fuera una promesa.

Sus labios oscuros estaban cerrados con fuerza. Ella miró por la ventana entreabierta. Un hermoso paisaje pasó rápidamente.

Fue debido a la ceremonia de compromiso que Eckart y Marianne emprendieron un camino largo y arduo. Aunque un banquete que todos disfrutaron se llevaría a cabo en el palacio imperial de Milán, la ceremonia de juramento de su unión ante Airius tenía que tener lugar en el Templo Roshan. Ningún emperador en la historia del Imperio Aslan se saltó este proceso. Como se comentó en la última reunión de gabinete, la duquesa Lamont y el gran duque Christopher los acompañaron ya que fueron esenciales para la ceremonia como descendientes de la familia Frey. Como su viaje fue difícil e importante, aquellos que servirían a la pareja del emperador fueron seleccionados estrictamente. Este proceso fue un poco complicado.

Originalmente, la condesa Renault y Lady Beatrice habrían cuidado y ayudado a Marianne, pero la condesa estuvo inconsciente hasta que la procesión salió de Milán.

Eckart permitió que Jed se quedara al margen y cuidara de su madre. Marianne también dejó a la Sra. Charlotte en la mansión, para que pudiera controlar su estado en todo momento. Esperaba que la condesa Renault pudiera recuperar la conciencia, para poder disculparse con la condesa después de su regreso de Roshan.

Al final, la Sra. Chester fue seleccionada para reemplazar a la Sra. Renault. Debido a la apretada agenda, el emperador no tuvo tiempo para realizar una reunión de gabinete, e incluso si se abriera, no habría otra opción. Fue la peor y mejor decisión.

Por otro lado, el duque Kling, el ministro principal del palacio, era considerado el mejor candidato para acompañar y servir al emperador en cuestión. Además, era el padre de la futura emperatriz, por lo que estaba seguro de que lo elegirían en consecuencia. Sin embargo, el Duque Kling permaneció en el Palacio Imperial, y en su lugar, el Diputado Chambelán Kloud fue enviado en su lugar. Colin, que trabajaba principalmente como secretario personal del emperador, también fue enviado como adjunto del duque Kling.

Solo había una razón por la que no podía unirse al emperador.

Marianne no quería que viniera esta vez.

Esta vez no debería moverse en absoluto. Me aseguraré de que no se aleje del palacio tanto como sea posible. El carruaje es demasiado peligroso para él.

| Índice |

One thought on “Prometida peligrosa – Capítulo 59

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *