¡Vamos a romper este compromiso! – Capítulo 99: En la sala de espera

Traducido por Shröedinger

Editado por Ayanami

Cuando estuve lista, me guiaron a un lugar parecido a una sala de espera. Sana, Ange, y también mi abuela ya están allí.

—Woah~~ señorita Lillina, ¡Estás absolutamente deslumbrante! —Los ojos de Ange brillaban mientras me miraba.

Ange, quien dijo eso, lleva un vestido rosa esponjoso que le da una apariencia encantadora.

—Gracias. Pero Ange, tu vestido también te queda bien. Combina perfectamente con tu atmósfera. Además, Sana… Esa apariencia también es genial. Estoy segura de que si le digo a mi hermano mayor sobre cómo te ves ahora, derramará lágrimas de angustia.

Sana puso una expresión de preocupación al escuchar mis palabras. —No, todavía no estoy acostumbrada a esta apariencia. ¿Puedo quedarme en la sala de espera?

Para sacar a relucir tal cosa.

Pero no sirve, esta vez, todos debemos participar, así que tienes que ir.

Entonces la abuela me echó una mano.

—Ara, Sana. Una ropa tan perfecta fue preparada especialmente para ti, sería un desperdicio no asistir. ¿Por qué no intentas conseguir un buen hombre? —La abuela dijo tal cosa en broma.

Por el contrario, Sana respondió —No, yo… tal… —abrumada.

Sin embargo, Sana, que está tan bien vestida, puede convertirse en objetivo de cortejos.

Mi Hermano mayor perdería los estribos si fuera así.

En ese momento, alguien llamó a la puerta.

—¿Está bien si entro?

Al parecer, es el abuelo.

La abuela respondió —Está bien~

Entonces, la puerta se abrió y el abuelo, el joven Allen y Sasuke entraron.

El joven Allen y Sasuke también están bien vestidos. He visto la apariencia del joven Allen anteriormente, pero como antes, realmente le queda bien.

¿Estará rodeado de chicas mayores de nuevo?

Y Sasuke… Ara, ara, se ve completamente diferente a su atuendo negro habitual, exuda un aura de príncipe.

¿No es así? Sasuke es un chico guapo después de todo~.

Aunque se supone que es un ninja, la ropa de príncipe le sienta bien.

—Señorita Lillina, eres realmente hermosa… —El joven Allen se acercó a mí y me hizo ese cumplido.

Es un poco vergonzoso ser elogiada por el joven Allen.

—Gracias, joven Allen. También te ves maravilloso. Sin embargo, recordando como las damas le llevaron la última vez, tenga cuidado.

—Ciertamente… Pero está bien, esta vez no me iré de tu lado, señorita Lillina. —El joven Allen se emocionó cuando lo dijo.

Está bien, pero ¿No estás subestimando el poder de las mujeres?

Mientras hablábamos, Ange estaba bromeando con Sasuke.

—Sasuke se ve bien incluso cuando no está vestido de negro, que sorprendente.

—¿Me estás poniendo en ridículo?

—Ara, no he hecho tal cosa. Te queda muy bien. Si eres así, no será solo Allen a quien se lleven esta vez. ¡Buena suerte!

—Soy un ninja. Borraré mi presencia y me esconderé.

—Eh, no puedes hacer eso. Allen debe apegarse a la señorita Lillina para evitar que otros chicos se le acerquen.

—Imposible.

… Oh, inesperadamente, pueden comunicarse.

Después, Ange y Sasuke repitieron su divertida conversación.

Parecen una combinación bastante buena.

Espero que se convierta en una restricción para Ange, a quien le gusta actuar imprudentemente.

Cuando estábamos elogiando la apariencia del otro, un golpe sonó nuevamente.

¿Oh? ¿Quién es ahora? 

—Soy Chris, ¿Puedo pasar?

Pr…Príncipe Chris, ¿De verdad?

Me puse un poco nerviosa por el asunto del otro día.

Mientras trataba de calmar mi corazón nervioso, el abuelo le dio permiso.

—Perdóneme. —El príncipe Chris que entró era, sin duda, un príncipe. Vistiendo un atuendo magnífico y un aura abrumadora de realeza a juego. Con una sonrisa en su rostro se acercó a mí.

—Lillina… Ah, te ves hermosa. Mi elección fue perfecta para Lillina.

¿Eh? ¿El príncipe Chris ha elegido esta ropa para mí?

Ciertamente, el color es mi favorito.

Parece que los gemelos percibieron peligro en las palabras del Príncipe Chris. Se me acercaron por ambos lados. Entonces, el joven Allen habló con el príncipe Chris.

—Aún no es el momento de la fiesta… ¿Por qué está aquí?

Joven Allen… Esa no es forma de tratar a un príncipe.

Pero el príncipe Chris respondió la grosera pregunta del joven Allen con una sonrisa.

—Ah, ¿No te falta una escolta? Por eso vine a acompañar a Lillina.

—¡No! No es que necesite una escolta para una fiesta pequeña.

—Sin embargo, como hay alguien para acompañarte. Es mejor así, ¿No? —Después de decir eso, tomó mi mano y susurró. —Para poder acompañar a Lillina, que se ve tan hermosa, nunca pensé que llegaría un día así. Por favor, trátame bien.

Ugh, uugh, de alguna manera, no creo que pueda escapar.

Solo espero que no surjan problemas durante la fiesta.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.