Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 13: Las preocupaciones de Sir Crow

Traducido por Army

Editado por Sakuya


Fie, la primera princesa del Reino de Daeman, había sido enviada sin ceremonias al Reino de Orstoll como novia adicional a la boda de su hermana con el rey de Orstoll. Ahora, habían pasado unos meses desde que escapó de esa existencia y se convirtió en escudera.

En su mayor parte, se había acostumbrado a la vida en Orstoll. Ahora tenía muchos amigos

Y así sucedió que Fie, en una de sus visitas al cuartel general del 18o escuadrón de caballeros… 

—Unn… 

Se encontró cara a cara con Sir Crow, quien estaba sentado en el sofá del almacén con una expresión preocupada en su rostro.

Pensando que esto era raro, especialmente para Crow, Fie se acercó a su mentor.

—¿Le preocupa algo, sir Crow? Es raro ver que te preocupes por algo en absoluto.

Echando un vistazo a Crow desde un lado, Fie se dio cuenta de que sus palabras lo habían hecho estallar, lo que provocó que la mano de Crow aterrizara en la cabeza de Fie con un movimiento limpio de corte.

—¡Ouch!

—Crees que soy el tipo de persona que no se preocupa por nada, eh… ya veo cómo es… 

—¿Me equivoco? Siempre estás coqueteando casualmente con chicas en algún lugar, ¿no?

—Si bien no voy a negar eso, no eres alguien para hablar, ¡con lo despreocupado que eres!

—¡Qué malo! ¡No estoy exento de mis propios problemas, sabes!

—¡No quiero escucharlo de ti!

Al ser llamada “despreocupada” por Crow, Fie frunció el ceño y dijo—: ¡Te haré saber, probablemente no haya otra persona en el mundo que haya tenido tanto de qué preocuparse como yo!

—Mmm. ¿Está bien? ¿Por qué no me hablas de esas terribles preocupaciones tuyas entonces?

La declaración de Fie de sí misma como una persona con problemas solo fue recibida con una mirada de incredulidad por parte de Crow. Para eso, sin embargo, Fie decidió compartir sus preocupaciones con Crow, una expresión algo satisfecha en su rostro.

—Haha. Que así sea entonces. ¡Te diré lo preocupantes que son mis preocupaciones y lo mucho que me preocupan! Por ejemplo… qué guarniciones elegir para la cena de hoy, si debo comer mi pan con o sin mojarlo en sopa, si en cambio debo untar mi pan con mantequilla, o untarlo con mantequilla y tomarlo con sopa… Si ganaré peso por comer un pastel de postre por la noche, qué regalarle a Queen como recompensa… cosas así.

—¿No es la mitad de eso solo tus pensamientos sobre la comida? —Crow solo pudo ofrecer otro suspiro al escuchar las preocupaciones relativamente afortunadas de Fie.

Quizás también valió la pena señalar que la supuesta recompensa de Queen fue, sin duda, la comida. De hecho, las preocupaciones de Fie eran más o menos exclusivamente por la comida.

—Bueno, bromas aparte, —dijo Fie—, si de verdad estás preocupado por algo, lo hablaré contigo.

—Incluso si lo hablo contigo, Heath, eres solo un niño… 

Crow parecía no tener ninguna expectativa de Heath en absoluto. Fie, por su parte, se sintió un poco ofendida por esto.

—Hmph. Déjame escucharlo ya. ¡Quizás, incluso podría arreglarlo por ti desde el principio!

—Bueno, supongo que podría decírtelo. Dentro de unos días tengo una cita en un restaurante con cierta dama. Sin embargo, no conozco demasiado bien este nuevo lugar. Quería ir a verlo y ver cómo es, pero no es el tipo de restaurante al que puedes ir solo.

—Veo. Fui un tonto por preguntar. Bueno, entonces, voy a visitar a Sir Cain… ¡Guh!

Habiendo entendido finalmente la naturaleza de las preocupaciones de Crow, Fie le indicó que iría en dirección de su otro mentor. Crow, sin embargo, pensó lo contrario, agarrando su cuello por detrás.

—Ugh. Por eso no esperaba que me ayudaras en nada. Fui un tonto por habértelo dicho para empezar. No obstante… tu respuesta desanimada es ofensiva por decir lo menos.

Aún tratando de escapar a pesar de que su cuello estaba agarrado, Fie rápidamente negó con la cabeza, volviéndose para ofrecerle a Crow sus pensamientos sobre el asunto.

—¡Pero no puedo ayudarte con esto de todos modos! ¡Déjame ir! ¡Prefiero perder mi tiempo en casa de Sir Cain! ¡Estoy muy ocupado, sabes!

—Y ahí lo tienes. Por eso dije que esto no se puede resolver con un simple niño.

La respuesta desanimada de Fie aparentemente había golpeado uno de los nervios de Crow; por supuesto, ella fue la que se había ofrecido a escucharlo en primer lugar. Como castigo, Crow se puso de pie lentamente, sujetando a Fie por el cuello como si sujetara a un gato por la nuca.

Fie, por su parte, luchó con todas sus fuerzas para liberarse. Sin embargo, a pesar de toda su flexibilidad, le resultó difícil liberarse del agarre de Crow: ser sostenida por el cuello por la espalda era una posición apropiadamente desventajosa.

Sintiendo que Fie finalmente se había rendido, Crow bajó lentamente su brazo derecho.

—¿No puedes encontrar a alguien más que te acompañe…?

—Sabes que no puedo hacer algo así, ¿verdad? ¿Quién invita a una chica a salir con el pretexto de revisar un restaurante desconocido? Nadie se sentiría bien con una invitación así.

Al escuchar eso, Fie parpadeó un par de veces con incredulidad.

—Oh, entonces sí tenías un sentido de la decencia después de todo, Sir Crow… 

—¿Quién diablos creías que era…? —Golpeando la cabeza de Fie con la mano libre, Crow suspiró una vez más—. Ugh… supongo que no puedo hacer nada más que esperar que todo salga bien esa noche. Puedo al menos consultar el menú para ver los platos que le podrían gustar… 

Una voz familiar pronto flotó en el aire, dirigida al preocupado Crow.

—Oh, si ese es el caso, tengo la solución perfecta… 

Era Conrad, con una sonrisa ansiosa en el rostro. Si Conrad simplemente se hubiera vestido de forma cruzada, podría acompañar a Crow al lugar sin cuestionarlo. Al pensar eso, sin embargo, la expresión de Crow se torció en una de disgusto.

—No me digas que crees que iría contigo, Conrad. Por favor, perdóname.

Conrad se llevó un dedo a los labios y sonrió con picardía, y sus rasgos se iluminaron con su característica sonrisa hechizante una vez más.

—Bueno, por supuesto que se puede eso, pero hay una persona más aquí que puede ayudarte… —dijo Conrad mientras miraba en la dirección de Fie.

Cuando los ojos de Fie se encontraron con los de Conrad, sin saberlo, ladeó la cabeza, insegura de lo que sucedería a continuación.

Con una expresión de sorpresa, los ojos de Crow escrutaron cada centímetro el rostro de Conrad.

—¿Otra persona? ¿A quién te refieres?

No obstante, Conrad no respondió y siguió sonriendo. No pudo averiguar quién era esta figura misteriosa, y volvió la cabeza de un lado a otro, buscando a otra persona en la habitación.

A los dos caballeros despistados ante él, Conrad finalmente reveló lo que estaba pensando.

—No seas tonto. Es Heathy, por supuesto.

Tanto Crow como Fie respondieron a la declaración de Conrad con expresiones de sorpresa. Crow frunció el ceño.

—Sabes… aunque tiene una cara linda, todavía es un niño.

—¡S-S-Sí, es cierto! ¡Soy un chicooo!

Crow mostró un disgusto visible por salir con su menor, incluso si tenía una cara de niña. Mientras tanto, Fie estaba visiblemente conmocionada y actualmente preocupada por reiterar su condición de niño.

Si bien Conrad pudo haber propuesto la solución sabiendo que Fie era una mujer, sería un gran problema si Crow y los demás, que no sabían de este hecho, se enteraran. Vestirse de niña y acompañar a Crow en su viaje de reconocimiento era un riesgo que no estaba preparada para correr, de hecho, ella nunca accedería a hacer nada por el estilo.

Como tal, Fie había decidido que era apropiado en este momento específico declarar que ella era un hombre. Ella era un hombre, no, no cualquier hombre, sino un hombre entre hombres.

Para los dos individuos nerviosos, Conrad sonrió.

—Sabes, mis misiones de infiltración a veces requieren disfraces femeninos. No puedes estar todo el tiempo disfrazado de niño para cada misión, ¿verdad? Piensa en ello como práctica para tal ocasión.

Caminando hacia ellos dos, Conrad susurró palabras suaves en cada uno de sus oídos.

El primer objetivo de Conrad fue Crow.

—Después de todo, no tienes otros compañeros para este viaje de reconocimiento, ¿verdad? Como siempre estás jugando con mujeres, ninguna de ellas le ayudará cuando realmente lo necesite. Entonces, en este caso, ¿no es mejor confiar en su junior, a quien conoce tan bien? Como es un niño de todos modos, no habrá problemas de celos después, ¿no?

Y luego a Fie, Conrad tuvo lo siguiente que decir:

—Piensa en ello como esconder un árbol en el bosque, querida. Si te vistes frente a Crow, él ni siquiera pensará en ti como una mujer para empezar. Además, el lugar al que te llevará seguramente servirá comida deliciosa, y podrías comer gratis… 

Los dos guardaron silencio rápidamente.

Aunque Fie estaba completamente harta de la charla de mujeriego de Crow, y finalmente había empezado a reprenderlo por ello, Crow seguía siendo el salvador de Fie y su mayor respetado. Él la había ayudado en varios momentos de su vida como escudero, y era natural para ella querer devolver esos favores de alguna manera.

De modo que Fie cambió de opinión: si no se descubre su condición de mujer, tal vez esté bien seguir a Crow en su pequeño viaje de reconocimiento, después de todo.

Como una ocurrencia tardía, Fie les dio a sus labios un sorbo rápido con su lengua, ocultando una línea perdida de baba que había bajado por un lado de su cara.

Crow, por su parte, sí quería realizar un viaje de reconocimiento antes de su fecha real. Así que suspiró con un pobre pretexto de no tener otra opción.

—Bueno, ¿te parece bien? Incluso si es necesario para una tarea, a los hombres normalmente no les gusta vestirse como mujeres, ¿verdad?

—Está bien para mí —dijo Fie, pareciendo relativamente imperturbable. Después de todo, ella era una mujer para empezar.

Crow pareció perdido en sus pensamientos durante unos momentos.

—Ya veo. Creo que definitivamente tengo que visitar el restaurante. ¿Puedes ayudarme con esto, Heath?

—Sí. Por favor déjamelo a mí —dijo Fie, golpeándose el pecho con el puño para dar efecto.

Con eso resuelto, Conrad, con una expresión ansiosa y algo emocionada, levantó a Fie y comenzó a transportarla a un lugar desconocido.

—Bueno, entonces tendremos que arreglarte muy bien… 

—¿Eh? ¿No puedes simplemente hacerlo simple?

Al ver que Conrad se llevaba a Fie a una habitación libre, Crow solo dijo lo siguiente—: Bueno, asegúrate de que no nos echen del restaurante, ¿me oyes?

♦ ♦ ♦ 

Crow estaba esperando. Para ser precisos, estaba esperando a Heath y Conrad, que se encontraban actualmente en otra habitación. Conrad, sin embargo, fue la primera persona en salir de sus puertas.

—¿Eh? ¿Qué le pasó a Heath?

Crow, que había esperado que salieran de la habitación al mismo tiempo, no pudo evitar plantear su pregunta a Conrad.

—Aunque he elegido la ropa para él, puede cambiarse él mismo. Después de todo, si no lo hace él mismo, no sería una gran práctica.

—¿Puede hacerlo él mismo? ¿No es ropa de mujer?

—Oh, estará bien. Después de todo, es mi discípulo número uno.

La sonrisa traviesa y cautivadora de Conrad pareció desencadenar algo en Crow, y una vez más arrugó la cara con disgusto.

—Realmente espero que Heath no termine como tú… 

—Oh, ¿lo prefieres sin el maquillaje?

—Eso no es lo que quiero decir. ¡Quiero decir que Heath debería ser educado correcta y honestamente!

—Mmm. Así que te importa después de todo.

—Por supuesto. Es mi hermano pequeño, ¿sabes?

Con esas palabras, Conrad sonrió, el ligero rizo en sus labios cargado de significado.

Según los recuerdos de Conrad, Crow era de hecho social y, a menudo, jugaba con varias mujeres. Sin embargo, era la primera vez que se fijaba solo en un escudero, al menos por lo que había observado. Aunque Crow no conocía el estado real de Fie como niña, y él mismo no lo había notado.

Tiene una cara agradable, buena etiqueta social y sabe cómo tratar bien a las mujeres, y por eso es popular. No obstante… sigue siendo muy conservador y rígido por dentro, ¿no?

Echando una mirada de reojo a Crow, Conrad apoyó la cara contra una mano libre, sonriendo.

—Ufufu. Entonces… ¿debemos esperar el debut de tu importante hermano pequeño?

Crow y Conrad esperaron a que Heath se cambiara, pero no por mucho tiempo. Pronto, se escucharon pasos débiles desde el otro lado de la puerta.

Al escuchar esos pasos, Crow se sintió extrañamente tranquilizado: eran los pasos de su menor, Heath del 18o escuadrón de caballeros, que nunca podía quedarse quieto y siempre estaba saltando y haciendo piruetas.

—¡Lamento haberte hecho esperar!

Sin embargo, cuando la puerta se abrió, los ojos de Crow lo siguieron, abriéndose más de lo que deberían.

La figura de pie en la puerta era sin lugar a dudas una mujer.

Fie estaba vestida con un vestido rojo de una pieza, que emitía un aura ligeramente sofisticada, y un par de tacones negros a juego. Su largo cabello castaño estaba recogido en un pulcro moño y sus rasgos faciales se acentuaban con ligeros toques de maquillaje.

Quedaron pedazos de su estatura inmadura, pero ciertas partes de su vestido rojo ayudaron a que pareciera más alta de lo que era. Tal era la mujer en la que Fie se transformó.

 

Mirando al aturdido Crow, Conrad no pudo evitar reír desde el fondo de su corazón.

Después de comprobar su apariencia con una serie de poses extrañas para determinar su feminidad, Fie miró a Crow, que todavía estaba muy sorprendido.

—¿Qué opinas, Sir Crow? ¿Hay algo que parezca fuera de lugar?

Fue solo al escuchar esa voz que Crow finalmente pudo identificar a la mujer que tenía ante él como el Heath que conocía.

Pensó francamente que había bajado la guardia. Después de todo, la persona que tenía delante era, de hecho, su escudero menor, con sus rasgos femeninos y su cuerpo ágil.

Se había burlado del chico muchas veces por estos rasgos. Era razonable suponer que incluso si se vistiera de mujer, la feminidad de esos rasgos no desaparecerían de repente. Sin embargo… 

No importa cómo lo mires, parece una niña… 

Crow también conocía las técnicas transformadoras de Conrad que rompían las reglas. El maquillado Conrad no podía diferenciarse de ninguna mujer real.

Sin embargo, Crow era consciente de su existencia como Conrad, por lo que no pensó demasiado en ello. Quizás era más exacto decir que Crow no quería pensar en ello en absoluto.

Heath era diferente: el Heath travestido no era más que una mujer a los ojos de Crow.

¿Esto también es parte de las técnicas que Conrad le enseñó…?

Todo, desde su cabello y la ropa que usaba, hasta el maquillaje en su rostro, parecía alterar la imagen que Crow tenía de Heath. Él, que estaba acostumbrado a la apariencia transformada de Conrad, no pudo evitar reaccionar de manera diferente al nuevo aspecto de Heath. Si Conrad era realmente responsable de la transformación de este último, había hecho un gran trabajo.

Fie sólo pudo inclinar la cabeza y mirar al Crow sin palabras.

¿Qué le pasa a Sir Crow? Generalmente se burla de mí. ¿Quizás me veo realmente extraña vestida de mujer? Bueno, eso no puede ser correcto. Soy una mujer para empezar, probablemente me vea igual incluso con este atuendo. Bueno… solo hay escuderos masculinos, ¿así que tal vez algunas partes de la vida de escudero se han aferrado a mi apariencia? Hmm… No estoy segura si debería estar feliz o triste en ese caso… 

Comprobando su apariencia física con una extraña serie de poses una vez más, Fie se perdió en sus pensamientos. Finalmente, ella se sintió feliz con el resultado.

En otras palabras, ¡estoy un paso más cerca de convertirme en un verdadero caballero! ¡Yay!

Al ver su expresión tonta, Crow finalmente aceptó el hecho que la persona que estaba frente a él era, de hecho, Heath.

—Oh, no, no hay nada fuera de lugar. Por un momento no pude verte como otra cosa que una chica. Entonces… por favor no hagas poses raras. Si hicieras eso afuera, incluso a mí me mirarían de manera extraña… 

—¡Es eso así! Bueno, si el mujeriego Sir Crow tiene esto que decir, ¡entonces mi técnica de disfraz femenina es perfecta!

Fie, aparentemente sin darse cuenta de que la mitad de los elogios de Crow no eran elogios reales para empezar, estaba muy complacida consigo misma y flexionó sus músculos en otra pose extraña para celebrar.

Sí… no importa cómo lo mires, es Heath.

Crow se sintió más aliviado por el hecho de que la personalidad y los gestos de Heath no habían cambiado mucho.

Por otro lado, Conrad, que estuvo observando a los dos todo este tiempo, solo podía pensar en una cosa en su mente.

Las cosas que le enseñé no eran técnicas de disfraz femenino en primer lugar… 

Lo que Conrad le había enseñado a Fie eran técnicas normales sobre cómo enfatizar ciertos gestos y comportamientos para verse como una niña y linda. Conrad también le enseñó otros factores, como cómo peinarse bien, cómo usar la ropa adecuada y cómo aumentar su encanto y atractivo con el uso ligero de maquillaje.

Aunque Conrad sintió que algunos de sus gestos necesitaban mejorarse, en su mayoría eran puntos que podrían mejorarse con la práctica, por lo que estaba contento con su progreso en este momento. Sin embargo, todavía estaba algo preocupado por Fie bajando la guardia alrededor de Crow y los otros caballeros.

—Bueno, entonces diviértanse ustedes dos.

—Sí, lo haremos. Vamos, eh… Heath.

—¡Sí!

Aunque la respuesta de Crow fue indicativa de que él no era exactamente el mismo que siempre, a Fie no pareció importarle en absoluto, respondiéndole con su entusiasmo habitual.

Conrad era el único que había captado esta señal, y no pudo evitar pensar para sí mismo que las cosas habían tomado un giro interesante.

El interés de Conrad en este incidente era solo la mitad porque quería contribuir al entrenamiento de Fie. Aunque se había esforzado mucho en enseñarle las formas de aplicar el maquillaje, no tendría muchas oportunidades de usarlo en su vida como Heath. Si ese fuera el caso, sin embargo, habría perdido su tiempo y esfuerzo enseñándole esas técnicas.

No obstante, incluso Conrad era consciente de que le esperaba la autosatisfacción: su interés continuo en lo que Fie haría con su vida era la otra mitad de la ecuación.

Sobre el tema de las personas rígidas … debería probar a King Roy alguna vez … Conrad pensó, una sonrisa familiar arrastrándose en sus rasgos una vez más.

♦ ♦ ♦

Crow y Heath salieron del castillo y entraron en la ciudad, habiendo terminado aquí debido a una variedad de circunstancias en sus vidas.

El sol poniente pintó la ciudad con un resplandor rojo anaranjado, tiñendo el cielo de la tarde y las nubes con su tono. Durante un rato, los dos se quedaron de pie, contemplando las calles color del atardecer.

Ahora que lo pienso, esta no es la primera vez que estoy en la ciudad con un hombre. Pero… esta vez es con Sir Crow…

Aunque Fie había ido a la ciudad con Gormus y los demás en viajes de suministros muchas veces, salir con esta apariencia fue la primera vez para ella.

Para los amores de la realeza o la nobleza, era normal que algunos sirvientes y guardaespaldas los siguieran en sus citas y excursiones, cuidando al mismo tiempo de no ser vistos para no perturbar el espacio privado de los individuos en cuestión.

Sin embargo, la propia Fie no tuvo ninguna experiencia de ese tipo. Fie, que solo había debutado socialmente durante un corto período de poco menos de un año, se quedó sola y solo se le permitió vagar como parte del séquito de Fielle. Sin ninguna experiencia social en absoluto, Fie se redujo a poco más que un alhelí.

Además, incluso en los escenarios de las fiestas sociales, la belleza del baile era sin duda Fielle. Nadie se tomó el esfuerzo de hablar con Fie, que era vista como nada más que un complemento de mala calidad para su hermana más hermosa.

Quizás se podría decir que para Fie esa fue la parte más dolorosa de su vida. No tenía esperanzas ni ambiciones para el futuro, ni idea de lo que quería hacer. Una vez que la fiesta hubiera comenzado, simplemente buscaría un rincón y esperaría hasta que terminara, esos eran sus días.

Había pensado que probablemente se quedaría sola, incapaz de encontrar una pareja para ella. Sus padres, entonces, la casarían por la fuerza con algún noble sin nombre en Daeman.

No obstante, tal vez Fie lo había deseado, solo un poco, en lo más profundo de su corazón. Incluso si no la amaban y era un matrimonio puramente político, al menos estaría viviendo con alguien que solo la miraría.

Como tal, aunque Fie, sin experiencia social, había accedido a ayudar a Crow en su empresa, no tenía ni idea de lo que debería estar haciendo.

Mientras tanto, Crow estaba considerablemente preocupado con respecto a su joven travesti.

¿Cómo se supone que debo tratarlo? ¿Debería tratar a Heath como lo hago normalmente, aunque esté disfrazado de mujer? Pero, entonces… no. Si esto es un ejercicio, una de las prácticas de Conrad, ¿no debería…? ¿Tomarme esto en serio y tratarlo como a una mujer? No importa cómo se mire, realmente parece una mujer… 

Crow, que todavía estaba mirando hacia la calle, echó una mirada de reojo a Fie.

Esas mejillas y ojos teñidos por el atardecer, el último de los cuales parecía reflejar la puesta de sol en sí, le parecían casi translúcidos y hermosos, aunque Heath seguía siendo, a todos los efectos, Heath. Si no hubiera dicho una palabra y continuado parada en su lugar, Crow podría haberla confundido con una extraña.

Lentamente, esos ojos se desviaron en dirección a Crow. Durante un rato, los dos se miraron, ninguno dijo nada.

—Sir Crow, ¿está bien si vamos a buscar un poco de jabón? La barra que compré hace un tiempo se ha agotado. 

Los pensamientos de Fie sobre su cita aparentemente habían llevado a esta conclusión.

De hecho, nunca antes había tenido una cita y no estaba segura de sí así era como solían ir las citas. Lo único que sí recordaba era cómo había usado su pastilla de jabón en los baños hace un tiempo.

Había pensado en pedirle prestado un poco a Queen, pero por alguna razón, parecía que no le gustaba mucho acercarse a Fie cuando se estaba bañando. Al final, tomó prestada una barra de Gormus, como de costumbre.

Sin embargo, la ficha de jabón de Fie había llegado a un punto en el que tenía que comenzar a devolver algunas barras a Gormus, y como finalmente estaba en la ciudad, esta era una buena oportunidad.

—Ah, hay tiempo hasta la cena después de todo. También podría usar ese tiempo comprando lo que necesita comprar.

Al escuchar la respuesta de Crow, Fie asintió con la cabeza.

Aunque Crow sabía muy bien cómo acompañar a las mujeres y mejorar su estado de ánimo, no estaba seguro de cómo tratar a un Heath travestido.

Quizás la vacilación de Crow no debería ser criticada de manera demasiado agresiva; después de todo, su menor era un niño, incluso cuando estaba vestido con ropa de mujer. Al menos, eso era lo que pensaba Crow.

Por una razón u otra, Crow se sintió extrañamente tranquilizado por la familiar voz del escudero.

—¡Sí!

Fie respondió a Crow con una sonrisa y una afirmación propia, y los dos partieron hacia la ciudad iluminada por el atardecer.

Siguiendo las instrucciones de Crow, los dos habían llegado a la calle principal del pueblo.

Como era de esperar de un lugar como Orstoll, sus calles estaban llenas de gente por la noche. Unos transeúntes tras otro se topaban con Fie a medida que avanzaban, lo que hizo que su cuerpo ágil se estremeciera y temblara.

—¡Whoa!

Fie, que todavía no estaba acostumbrada a los tacones altos, parecía que estaba a punto de tropezar en cualquier momento. Sin embargo, una mano tranquilizadora en su hombro pronto le devolvió el equilibrio: Crow la había salvado de una desafortunada caída.

—Muchas gracias, Sir Crow.

—Ten cuidado, sheesh.

Fie, habiendo recuperado de algún modo el equilibrio con la ayuda de Crow, no pudo evitar fruncir el ceño.

—Es tan difícil caminar con estos zapatos… ¿Me los puedo quitar?

—¿No te estás rindiendo demasiado rápido por un ejercicio de entrenamiento…? Además, ¿qué piensas hacer exactamente al quitarte los zapatos? Aquí, camina un poco detrás de mí. Debería hacer las cosas mucho más fáciles.

Al decir eso, Crow tomó la mano de Fie con una de las suyas, permitiéndole que lo siguiera mientras él comenzaba a caminar a un ritmo algo más lento.

¡Oh…!

Fie se sintió genuinamente agradecida de que Crow la guiara entre la multitud. Los grandes hombros de Crow parecían desviar a los peatones, sirviendo como un gran escudo ante ella. Ahora le resultaba mucho más fácil caminar, con o sin tacones altos.

Fie no pudo evitar estar agradecida por la técnica milagrosa de Crow.

—Así es como se interesan las mujeres, ¿no? Supongo que tu fama de mujeriego no es solo para mostrar, ¿eh?

Al escuchar los elogios de Fie, la mano de Crow aterrizó rápidamente en su cabeza nuevamente en un movimiento familiar de picar.

—Tonto. ¡Estoy haciendo esto por ti, porque lo estás pasando mal!

Crow había decidido que trataría a Fie como a su menor, como solía hacerlo. Después de todo, la actitud de Fie era más o menos lo que solía ser.

Aunque Crow tenía dudas sobre si esto realmente contaría como un ejercicio de entrenamiento, no era exactamente un mal presentimiento.

Al entrar en la tienda de provisiones de la calle principal, Fie compró tres barras de jabón.

Una era para Gormus, ya que ella había pedido prestada su pastilla de jabón en muchas ocasiones.

De repente, Fie se dio cuenta de una taza de forma extraña en la tienda. Parecía estar hecha de porcelana, pero tenía un diseño algo extraño. Las asas de la taza estaban extrañamente alargadas, afiladas en un extremo.

También parece que muchas se han vendido. Aunque varias se habían exhibido originalmente, solo quedaban unas pocas copias.

Al darse cuenta de que lo había estado mirando durante un tiempo, el comerciante se acercó a Fie y la llamó mientras lo hacía.

—Tiene buenos ojos, señorita. Esto es porcelana del Reino de Carand. Su forma fue propuesta por la Divina Doncella de la Luz, Lady Fielle. Se dice que su forma sugiere las manos de Dios, unidas en oración por la paz y la prosperidad. Un diseño verdaderamente apropiado de la Divina Doncella, que trae prosperidad a Orstoll. Es muy popular.

Fie inclinó la cabeza hacia un lado ante esas palabras.

¿Divina Doncella de Luz…? ¿Prosperidad para Orstoll…?

La secta religiosa en el hogar ancestral de Fie, Daeman, se centró principalmente en adorar la naturaleza. Era cierto que algunos ahí llamaban a Fielle sacerdotisa, debido a su misterioso poder para curar dolencias. Sin embargo, en ninguna de las enseñanzas de la secta religiosa se menciona la prosperidad en absoluto.

Aunque el poder de curación de Fielle era algo raro y útil, no era tan extraordinario hasta el punto de que todo un reino esperaría algo de sus poderes. Tales leyendas y tradiciones no existían en ningún lugar.

Las creencias religiosas y las perspectivas de los habitantes de Orstoll eran más o menos las mismas: nadie esperaba milagros de la reina Fielle.

De hecho, la mitología de una Doncella Divina que traería prosperidad a su país se originó en el Reino Santo de Luciana, ubicado lejos de Orstoll.

El país no está bien… y las creencias tampoco… 

Fie, que nunca había abandonado su hogar ancestral de Daeman, no sabía mucho sobre las creencias religiosas de la gente de Orstoll.

Mientras miraba la taza de forma extraña en sus manos, la imagen del rostro de su gemela más joven flotó en su mente.

Me pregunto si a Fielle le va bien…  

—Aunque la reina Fielle apenas abandona el palacio real debido a su trabajo, ¡eso también puede decirse que es una prueba de que el rey la ama! Según los rumores de quienes dijeron haberla conocido, es verdaderamente hermosa y llena de compasión. Por supuesto, el Rey no querría exhibirla a menudo ante las masas. ¡Oh, somos tan bendecidos de tener una reina así en nuestro reino!

El comerciante continuó parloteando, sin darse cuenta de los pensamientos de Fie.

Espero que esté viviendo su nueva vida felizmente… 

Según su última interacción con Lynette, todo parecía estar bien. Aunque Fie no tenía una muy buena opinión del rey de Orstoll, había esperaba, por el amor de Fielle, que se llevaran bien los dos. Después de todo, se habían enamorado y casado. Fie solo deseaba lo mejor para su hermana menor.

Después de mirar la taza y pensar en Fielle un poco más, Fie la dejó y salió de la tienda.

—Oh, ¿no vas a comprar uno? ¡Todos tienen uno!

Haciendo caso omiso de las frenéticas protestas del comerciante, Crow salió de la tienda con Fie. Crow era muy bueno excusándose; después de todo, su título como el playboy de los Caballeros Reales no era solo un espectáculo.

Dejando atrás la voz apagada del tendero, Fie no pudo evitar pensar en una cosa: que no importaba cómo se girara, esa taza de té no era exactamente práctica para beber.

Después de su viaje a la tienda, Crow y Fie hicieron un viaje a una tienda de crepes, donde Crow invitó a su menor a algunos postres. Después de eso, los dos pasaron por una tienda de muebles y, después de mirar escaparates, finalmente llegaron a su destino. Para entonces, la noche había envuelto la ciudad y era hora de dirigirse a su destino.

El lugar al que Fie había seguido a Crow era lo que parecía ser un distrito comercial de clase alta.

La luz que se filtraba a través de los innumerables escaparates marcaba la oscuridad del cielo nocturno, iluminando la calle junto con innumerables lámparas de aceite: un brillo suave y radiante.

—Wow… —Fie no pudo evitar jadear, atónita ante la hermosa vista.

Como era una princesa y había vivido en un castillo, estaba acostumbrada a entornos bien iluminados incluso de noche. Pero una vista tan hermosa como esta fue la primera vez para ella. Aunque Orstoll estaba iluminado por lámparas de aceite, no se desplegaron en todas las áreas del Reino. Los distritos del centro que les gustaba frecuentar a Fie y Gormus, por ejemplo, no tenían lámparas de ningún tipo.

En otras palabras, este era un distrito comercial caro y de clase alta. Incluso entre los otros muchos distritos acomodados de la capital.

Las débiles luces de varios escaparates se filtraban y se mezclaban entre sí, pintando las paredes y los adoquines de la calle en una miríada de luces tenues y parpadeantes. Los rayos de luz proyectan varias sombras en el suelo, tallando patrones en la oscuridad.

Fie, al ver este escenario por primera vez en su vida, quedó atónita y sin palabras. Al ver esto, Crow sonrió, muy levemente.

—¿Es esta tu primera vez en un lugar como este?

—Sí, mi salario de escudero no es suficiente después de todo. Pero entonces, tampoco vienes aquí con demasiada frecuencia, ¿verdad, Sir Crow?

—Bueno, prefiero caminar tranquilamente junto a ellos y contemplar las vistas. Más importante aún, no te alejes mucho de esta área. Esta es un área relativamente segura, pero podrías tener problemas si te pierdes.

Al decir eso, Crow tomó la mano de Fie una vez más, escoltándola al restaurante, y Fie lo siguió tímidamente.

Después de caminar uno al lado del otro durante un rato, los dos se detuvieron frente a un restaurante.

Una lámpara colgante en el frente de la tienda iluminaba su letrero: el nombre de la tienda era famoso hasta el punto en que incluso Fie había oído hablar de él.

—Bienvenido a nuestro humilde establecimiento. —Al entrar al restaurante, fueron recibidos por un mesero refinado y educado.

Fie comenzó a sentirse nerviosa.

Después de todo, un restaurante de clase alta como este probablemente también era muy caro.

Habiéndose acostumbrado a vivir de forma sencilla, pero cómoda con el resto de sus amigos, de repente se preocupó de que su recién descubierta sensibilidad campesina la viera expulsada del restaurante. A pesar de sí misma, su corazón comenzó a latir más rápido y apretó con más fuerza la mano de Crow sin darse cuenta.

Sintiendo el nerviosismo de Fie, Crow sonrió con ironía, lo que le permitió seguir agarrando su mano.

—¿Tendría una mesa para dos?

—Sí, ¿preferirían usted y la dama una mesa con vistas?

—Claro. Gracias.

—Entonces, de esta manera, por favor.

Fie, todavía sosteniendo la mano de Crow, caminó por la tranquila atmósfera del restaurante. Aunque había vivido en Orstoll durante bastante tiempo, ella no había experimentado nada como esto antes.

Bueno, ni siquiera en Daeman… 

Aunque era un ejercicio de entrenamiento con Crow, no podía creer que hubiera logrado entrar en un lugar así. Aunque había una primera vez para todo, Fie estaba indudablemente nerviosa.

Después de llevar a la pareja a una mesa con una hermosa vista nocturna, el camarero se fue. Fue solo entonces que Fie exhaló un suspiro de alivio, colocó una mano sobre su pecho y exhaló profundamente.

Crow observaba con una expresión amable en su rostro.

—Perdón por hacerte venir conmigo a un lugar como este.

—No, siempre me ha cuidado, sir Crow. Y… —Al abrir el menú, Fie volvió a su estado habitual, lamiendo sus labios con anticipación—. También me estás invitando a una comida tan deliciosa.

Para ser precisos, Fie estaba siendo obsequiada con comida de primera clase en un famoso restaurante. Este fue un evento único en la vida, bien vale la pena anticiparlo.

Ahh… Este filete parece bueno. El cordero asado con mantequilla también se ve delicioso… Entonces, hay tantas cosas que nunca he visto antes en el menú… Caviar… Es caro, pero quisiera probarlo… Tal vez debería preguntarle a Sir Crow. 

Echando un vistazo a las otras mesas a su alrededor, Fie se dio cuenta de los deliciosos platos, ordenados cuidadosamente para la conveniencia de los comensales. Apenas podía evitar babear mientras seguía mirando el menú.

Mirando a Crow, Fie notó que tenía una expresión extrañamente seria y estaba casi mirando el menú.

—Hmm… ¿Sería bueno el filete de hamburguesa? Pero no, quizás un gratinado sea mejor… —murmuró Crow.

Fie inclinó la cabeza hacia un lado confundida ante esas palabras. Si no recuerdo mal, los favoritos de Crow eran los platos principales a base de pescado. Recordaba claramente haberlo hablado durante una de sus conversaciones, por lo que estaba segura de que no se había equivocado.

—¿Estás tratando de predecir lo que pediría tu cita y probar esos platos?

—Bueno, algo así. —Crow se rascó la cabeza, avergonzado. Cerrando el menú con una floritura, Fie sonrió.

—¡Entonces yo también ayudaré! Por favor, pide algo que le guste.

Para que Crow llegara tan lejos, quienquiera con que este saliendo probablemente era muy importante para él. Como tal, Fie sintió que era parte de sus deberes ayudar a Crow en su empeño.

—¿Estás seguro?

—¡Sí!

Al final, Fie pidió un filete de hamburguesa y un pastel. Crow, por otro lado, ordenó un gratinado. Después de esperar un rato, se sirvieron sus platos.

Filete de hamburguesa, servido con salsa demi-glace caliente y un pastel esponjoso pronto llenó el campo de visión de Fie. El extremo de la mesa de Crow estaba a su vez adornado por el rico olor del queso gratinado, asado a la perfección.

—¡Vaya, se ve delicioso! —Exclamó Fie.

Crow no pudo evitar sonreír al ver el brillo en los ojos de Fie.

—Me siento mal porque comas estos en lugar de los platos que realmente te gustan.

—¡Oh, no, no te preocupes! Realmente amo el bistec de hamburguesa y los pasteles de olla también! —Fie respondió a las palabras de Crow con una amplia sonrisa.

Al ver su expresión satisfecha, Crow se sintió tranquilo: este era el Heath lo conocía.

Si fuera alguna de las chicas con las que Crow había salido, probablemente estarían realmente molestas o decepcionadas. Algunas se enojarían rotundamente y otras ocultarían su disgusto con una sonrisa: Crow lo había visto todo.

No obstante, Heath parecía feliz desde el fondo de su corazón. Esto fue una reacción que Crow nunca había visto en ninguna otra mujer antes.

Sin embargo, rápidamente negó con la cabeza, como para corregirse. No, Heath no es una mujer para empezar, ¡Heath es un hombre…! Pero, a pesar de la observación anterior, había comenzado a comparar a Heath con las mujeres con las que había salido, aunque solo sea porque Heath, naturalmente, parecía femenino hasta el extremo.

—¡Sir Crow! ¿Puedo empezar a comer?

—Sí, adelante.

Con la aprobación de Crow, Fie tomó con entusiasmo su tenedor y cuchillo, comenzando con su bistec. Cortó una pequeña porción con su tenedor y se la metió en la boca.

Su sabor era distintivamente diferente al mismo plato servido en la cantina del dormitorio: un olor fragante acompañaba su textura suave. El exquisito sabor de la salsa que acompañaba al bistec llenó la boca de Fie.

—¡Es delicioso!

Como se esperaba de un restaurante famoso.

Aunque también le encantaron los filetes de hamburguesa que se sirven en las cantinas, de hecho, había algo diferente en el sabor de la oferta de este restaurante.

Quizás pudo haber probado algo similar en sus días de asistencia a las fiestas, pero para ella, esta era la primera vez que comía comida tan cara y de alta calidad en persona. Además, siempre había estado sola cuando comía en dichas fiestas en el pasado.

Sin embargo, Crow ahora estaba sentado frente a ella.

—¿La salsa es demasiado amarga o demasiado dulce debido al vino? —preguntó Crow, mientras observaba a Fie comer su aparentemente delicioso bistec.

—¡No, está bien!

La salsa que acompañaba al bistec tenía una pequeña pizca de alcohol mezclada, ofrecía un mero toque de sabor, en lugar de dominar el sabor del bistec.

Después de terminar su bistec, Fie pasó felizmente a su pastel de carne. Al romper la corteza crujiente y todavía humeante, el tenedor de Fie dejó al descubierto un guiso delicado de color blanco lechoso.

Crow esperó una vez más a que Fie comenzara a comer antes de hacer preguntas.

—¿Hay pimientos verdes en el guiso?

—No, ninguno que yo pueda ver.

—Las zanahorias están en rodajas finas, por lo que también parece estar bien.

—Sí. Las zanahorias han sido cuidadosamente cocidas al vapor y ligeramente salteadas; ¡son deliciosas!

Crow comenzó a confirmar el contenido de su gratinado mientras preguntaba por el estofado de Fie.

—Hmm… Hay mejillones en esto, tal vez eso no sea bueno… 

El esfuerzo de Crow, combinado con esa expresión seria, le decia a Fie la importancia de esta cita.

Sin embargo, Fie tenía sus dudas.

¿Soy solo yo, o la cita de Sir Crow parece un poco… infantil en sus gustos?

Después de todo, los únicos clientes que pedirían filetes de hamburguesa y gratinados en un establecimiento tan lujoso, solo podían ser los niños. Los comensales adultos ciertamente preferirían platos de naturaleza más compleja. Además, el hecho de que Crow hiciera un escándalo por los guisantes y las zanahorias indicaba claramente que su compañero era, de hecho, un niño.

Después de la comida, la pareja hizo paradas en ciertas tiendas de aspecto caro, antes de emprender finalmente su camino de regreso al castillo real.

Poco después de dejar las calles iluminadas a gas del distrito comercial de clase alta de antes, la única luz que iluminaba a la pareja era la luna y el débil parpadeo de luces y lámparas de las casas residenciales.

A lo lejos, las diversas áreas iluminadas del castillo real parecían estrellas flotando lentamente a la luz de la luna.

Al final, debido a la poca visibilidad, Fie volvió a tomar la mano de Crow, lo que le permitió acompañarla en su camino. Y así, los dos caminaron, uno al lado del otro, por las calles oscuras y sin iluminación.

Con Crow y Fie actuando como solían hacerlo, el extraño ejercicio de entrenamiento de Conrad finalmente llegó a su fin y el aire se llenó de un extraño silencio.

Tomados de la mano mientras caminaban, con Fie ocasionalmente hablando de eventos en su dormitorio, los dos parecían una pareja típica que regresaba al castillo real.

Sin embargo, su alegre conversación pronto se detuvo cuando sintieron una presencia frente a ellos.

—Es una emboscada, ¿no?

—Sí.

Susurrando, los dos confirmaron sus sospechas.

El área por la que caminaban actualmente estaba algo cerca de un distrito conocido por su crimen.

Aunque no estaban exactamente en el distrito, no era raro que elementos más desagradables se abrieran paso hacia las carreteras cercanas al amparo de la oscuridad.

—Hey amigo. ¿No es lindo esto? ¿En una cita con la pequeña dama? Estoy celoso.

—Oh, ella es bastante guapa. Pensé que tomaríamos el dinero y nos iríamos, pero supongo que también podemos llevarla, ¿eh?

—Entonces… como dijo, entrega el dinero y la mujer, y te dejaremos ir sin lastimarte amigo.

Tres individuos, evidentemente infames, se adelantaron a Fie y Crow, con la intención de bloquear su camino.

Sin una palabra, Fie bajó su postura, con la intención de atacar primero con una patada voladora. No obstante, las grandes manos de Crow se juntaron sobre su pequeño cuerpo, reteniéndola.

—¿Sir Crow? —Fie abrió mucho los ojos en estado de shock. Crow, sin embargo, sonrió en respuesta.

—Quédate quieto esta vez. No puedo permitir que mi princesa, que ha estado pegada a mí durante todo este día, luche en mi nombre, ¿no? Mi título de caballero sería desperdiciado. Además… si luchas con esos tacones, probablemente tropezarás y te harás daño.

Fue como dijo Crow. Fie, que no estaba acostumbrada a usar tacones altos ni a moverse en absoluto con ellos, se habría tropezado fácilmente.

Ugh… 

Sin muchas opciones, Fie decidió quedarse.

—Eh. ¿Estás loco? ¿Quieres pelear con nosotros tres contra uno?

—Así que tienes agallas y actúas bien. No nos culpes si te lastimas.

Al escuchar esas palabras, Fie suspiró, exasperada.

Ustedes son los que se van a lastimar…  

En un instante, Crow golpeó a los hombres y los tiró contra el suelo.

Los hombres, tendidos boca abajo en el suelo, fueron golpeados sumariamente y ya no podían moverse, y mucho menos decir nada.

Fie, que ya era consciente de la destreza física de Crow, no se sorprendió exactamente: este era más o menos el resultado esperado.

Incluso si Fie estuviera armada con una espada y Crow no, ella no pensaba que fuera posible ganarle en un duelo. Comparado con eso, tres punks callejeros no tenían muchas posibilidades en absoluto.

—Siento haberte hecho esperar, mi princesa.

Crow pronunció sus líneas bajo la luz de la luna, con una mirada traviesa en su rostro. Sin embargo, en ese momento, Crow realmente parecía un caballero salido de un cuento de hadas.

—Gracias por tu duro trabajo. En reconocimiento a sus esfuerzos, le permitiré que continúe escoltándome hasta el castillo real, Sir Knight.

Mirándose, los dos finalmente se echaron a reír, tomándose de la mano una vez más mientras regresaban al castillo.

—¡Parece que tener una cita contigo es todo tipo de problemas! Nunca es un momento aburrido.

—¿Es esto siquiera una cita?

—Bueno… para ser honesto, es un poco extraño. Quiero decir, eres un hombre, entonces.

—Así es. Supongo que los hombres no salen con hombres. —Fie se rió de la respuesta de Crow. 

Y así, durante el resto de la noche, los dos intercambiaron alegres palabras cuando finalmente regresaron al castillo.

En la mañana del día siguiente, Fie y Conrad se encontraron en el techo de una vivienda residencial.

—Mirar es malo, ¿sabes? Si Sir Crow se entera, se enojará, ¿verdad?

Aunque eso fue lo que dijo Fie, ella también estaba al acecho en un escondite, teniendo cuidado de no ser visto por los transeúntes. En sus manos, sostenía un par de binoculares que Garuge había hecho a pedido de ella.

—Quieres saber, ¿verdad? Después de todo, ese hombre siempre juega con tantas mujeres… Y, sin embargo, se está esforzando mucho por esta misteriosa dama, eso es lo primero.

Sin siquiera intentar ocultar su curiosidad, Conrad permaneció encaramado en el techo, incluso habiendo preparado una alfombra con anticipación para no ensuciarse. En sus manos sostenía otro par de binoculares.

Afortunadamente para los dos, actualmente no había buenos samaritanos para detenerlos. Sin embargo, en aras de la precisión, debe tenerse en cuenta que hubo una persona que los vio.

Princesa Fie. ¡No te enseñé los caminos de la Hierba para propósitos tan voyeuristas!

Aunque esas eran las palabras que tenía en su corazón, la oportunidad de él, para mostrarse, aún no se había levantado, por lo que permaneció oculto por ahora.

Crow había salido de la sede del 18o escuadrón de caballeros, vestido con un atuendo ceremonial que generalmente solo se usaba para las procesiones del rey. Para ser exactos, Crow estaba vestido con un atuendo oficial de caballero ceremonial.

La chaqueta, tejida con tela de color azul brillante, estaba adornada con hilo dorado. Llevaba pantalones largos del mismo tono azul. En su cintura había un sable ceremonial.

Normalmente, Crow se negaría a usar una librea tan elegante, quejándose de un aspecto problemático u otro. Como tal, verlo realmente vestido con un atuendo formal de caballero fue una novedad para Fie.

Si Fie no hubiera notado esto y lo hubiera encontrado extraño, ella habría sido la extraña, ¿verdad?

Fie le contó sus preocupaciones a Conrad, y así fue como los dos terminaron observando a Crow, que estaba esperando su cita.

—Parece que nadie viene… 

—Sí. Qué aburrido.

En un distrito comercial de clase alta se encontraba Crow, que esperaba su cita junto a una gran torre de reloj, sus facciones iluminadas por la puesta de sol.

Su cabello dorado, ojos color avellana y llamativo uniforme azul, no dejaron de llamar la atención de innumerables transeúntes. Esto fue especialmente cierto para las mujeres jóvenes, que estaban tan absortas en mirar fijamente a Crow que dejaban de caminar por completo.

Aunque Crow siguió esperando, su cita no apareció.

Después de mirar durante unos treinta minutos, los aburridos Fie y Conrad se encontraron usando tiza (originalmente destinada a la comunicación silenciosa en los tejados) para jugar al tic-tac-toe. Como la tiza en cuestión era soluble y la lluvia la llevaría fácilmente, continuaron su juego en serio.

Aproximadamente veinte minutos después del comienzo de su primer juego, un carruaje tirado por caballos se detuvo en la plaza en la que esperaba Crow. Con una sonrisa amable que no se veía a menudo en el rostro de Crow, el caballero comenzó a acercarse al carruaje. El pasajero del carruaje era sin duda su cita.

Fie y Conrad abandonaron rápidamente su juego número 121, estirando el cuello hacia arriba para ver mejor.

—¡Ellos están aquí!

—De hecho.

Y así, Fie y Conrad finalmente dejaron de jugar al tic-tac-toe con las tejas del techo del público en general, para centrar su atención en el carruaje.

Las puertas del carruaje se abrieron lentamente y la cita de Crow finalmente salió. Sin embargo, al ver quién salía del carruaje, tanto Conrad como Fie dejaron escapar un grito, a pesar suyo.

—¡¿La esposa de alguien?!

—¿Un ni-niño?

Fie y Conrad supieron inmediatamente por sus diferentes observaciones que había más de un pasajero en el vagón.

Más exactamente, los pasajeros del carruaje eran una niña no mayor de diez años y una mujer que parecía ser la madre de la niña. Las dos se bajaron del carruaje al mismo tiempo, y sus ojos se encontraron rápidamente con los de Crow.

¡¿C-cuál?! No me digas… ¡¿A-Ambas?!

El mismo pensamiento cruzó la mente de Fie y Conrad al mismo tiempo… Y luego, llegaron a la misma conclusión.

¡AMBAS OPCIONES SON MALAS!

No había mucho que decir sobre la joven. En cuanto a la mujer mayor, o era viuda o ya estaba casada y era decididamente infiel. ¡Adulterio!

¿Q-Q-Qué debemos hacer? ¡Tenemos que detener a Sir Crow!

Crow, que estaba vestido como un caballero ideal, estaba actualmente en peligro de salir salvajemente del camino de los caballeros. Al darse cuenta de esto, Fie entró en pánico.

Sin embargo, en ese momento, una voz sonó detrás de Fie.

—¿Qué están haciendo ustedes dos?

—¡Hyah! —Fie, sorprendida por la repentina voz de atrás, no pudo contener su sorpresa.

Fie no tardó mucho en reconocer a quién pertenecía la voz, por lo que se sorprendió de nuevo de forma desagradable.

—¡¿C-Capitán Yore?!

Dándose la vuelta, Fie se encontró cara a cara con Yore, que estaba de pie en el mismo techo con los brazos cruzados. Detrás de su familiar máscara, los ojos azul grisáceo de Yore estaban teñidos de un matiz de sospecha.

—Ah… Uh… Um. Capitán… ¡¿Por qué está aquí…?!

—Como no había nadie en el cuartel general, le pregunté a uno de los guardias y me dijo que ustedes tres habían abandonado el castillo. Después de un poco de reconocimiento, los encontré a los dos actuando de manera sospechosa en el techo de una vivienda.

Parecería que Yore poseía un sentido de percepción particularmente agudo, pudiendo detectar tan fácilmente a Fie y Conrad ocultos. Una gota de sudor cayó de la frente de Fie.

Conrad, que estaba junto a Fie, aparentemente estaba tratando de escabullirse.

—¡Sir Conrad! ¡No me dejes aquí solo!

—¡Ahn, no, Heathy malo!

No obstante, Fie lo había anticipado y se aferró con fuerza a su manga.

Si iban a morir, morirían juntos. Fie, por su parte, no quería enfrentarse sola a la furia de Yore. Después de todo, Conrad fue quien la invitó… Aunque Fie fue quien sugirió usar los binoculares de Garuge, que convenientemente se habían fabricado hace un tiempo.

Yore miró a sus caballeros con expresión exasperada.

—¿Qué están haciendo ustedes dos entonces… Hm?

Yore, que ahora aparentemente había visto a Crow en la distancia, miró más allá de Fie y Conrad.

—Esa es la esposa y la hija de Persiol… —dijo Yore, mirando a la mujer, que estaba sonriendo y conversando con Crow.

—¿Persiol…? —Fie no pudo evitar preguntar.

—Un caballero del 5º escuadrón de caballeros. Sufrió heridas graves en una misión reciente y actualmente está recibiendo tratamiento en el hospital principal de la capital. Aunque sus heridas se están curando y él está participando activamente en la rehabilitación para eventualmente regresar a sus funciones, su hija ha estado de mal humor desde el incidente y se ha vuelto retraída… Eso fue lo que escuché.

Mirando a través de los binoculares, la joven, de hecho, tenía una expresión relativamente oscura en su rostro.

Después de decirle algo a la esposa de Persiol, Crow se arrodilló y comenzó a hablar con la joven, después de lo cual le regaló un peluche que estaba escondido detrás de su espalda, mientras mantenía los más altos estándares de comportamiento caballeresco.

—No te preocupes, mi linda princesa, tu padre seguramente se recuperará de sus heridas. Entonces, pongamos una sonrisa en tu rostro. Por hoy, yo, Sir Crow, las acompañaré como parte de mi llamado caballeresco.

 

Aunque estaban a una distancia donde Fie no podía escuchar sus palabras, escuchó claramente las palabras de Crow en su mente.

Crow, al igual que un caballero de una fábula, rápidamente iluminó el rostro de la niña con sus acciones.

Después de hacer una reverencia de caballero ceremonial a Lady Persiol, Crow tomó suavemente la mano de la joven y se dirigió al restaurante. Lady Persiol, inclinando la cabeza hacia Crow en un gesto de respeto, partió en dirección al hospital de la capital.

—Ya veo… 

Entonces Crow hizo toda esa investigación para esto… 

Si Crow hubiera ido a uno de sus restaurantes habituales, seguramente se habría encontrado con algún tipo de problema en las oscuras calles, incluso si los restaurantes en sí no eran peligrosos.

Para una salida con un niño, las calles iluminadas con lámparas de los distritos comerciales de clase alta eran sin duda las más seguras. Sin embargo, en restaurantes como el que habían estado Fie y Crow, la mayoría de las ofertas de su menú se habrían dirigido a adultos.

Además, no hace falta decir que muchos de estos platos usaban alcohol, vino o contenían otros ingredientes y complejidades que los niños no encontrarían apetecibles. Esta fue la razón por la que Crow tuvo que asegurarse de que los platos fueran adecuados antes de esta excursión.

Y así, la princesita, llevada de la mano por su caballero, se dirigió al restaurante, entre las luces brillantes.

La expresión gentil de Crow pareció brillar mientras seguía hablando con la joven, sonriendo.

—Hmm… supongo que fue un poco diferente de lo que esperábamos.

El tono de voz evasivo, pero no exactamente decepcionado de Conrad, se correspondía igualmente con su expresión ambivalente.

—Supongo que al final, Sir Crow es un poco genial. —dijo Fie, su expresión rápidamente se convirtió en una de respeto.

Resultó que Crow era realmente el caballero ideal, aunque su hábito cotidiano de coquetear dejaba mucho que desear.

—Es bueno para dar seguimiento a estas cosas. A menudo también me ayuda. Entonces, como estaba diciendo… ¿qué estaban haciendo ustedes dos aquí de nuevo?

—…  

—… 

Cuando la conversación se centró en Fie y Conrad, los dos apartaron la mirada de Yore, permaneciendo absolutamente en silencio.

—¡Ah! —En ese momento, los ojos de Fie captaron algo en la distancia.

—¿Qué? ¿Qué? ¿Qué es? —Conrad siguió su señal perfectamente. 

Fie señaló a una multitud de unos 15 hombres de aspecto rudo, escondidos en los callejones. Obviamente estaban mirando en dirección a Crow. Al menos, ciertamente no parecían adinerados clientes del distrito comercial de clase alta en el que se encontraban. En todo caso, estaban terriblemente fuera de lugar.

—¡Esos hombres son los que intentaron atacarnos durante mi ejercicio de entrenamiento con Sir Crow! ¡No hay duda!

Entre los hombres, Fie distinguió tres caras conocidas, a saber, los tres hombres que fueron golpeados por Crow esa noche.

—No pudieron ganar con tres personas, por lo que han reunido a más para vengarse. Hmph. Típico de los delincuentes de poca monta. ¿Qué haremos?

Incluso con esos números, era muy poco probable que Crow perdiera. Después de todo, tenía un sable consigo ya que era una ocasión especial: algunos punks ni siquiera podían esperar arañarlo.

No obstante, al lado de Crow había una niña, y para empeorar las cosas, era su cita con Sir Knight. No sería apropiado dejar a la princesita con terribles recuerdos de esta ocasión, a causa de que ellos mismos eran caballeros.

Fie respondió con la única respuesta que tenía en mente, y la única que conocía.

—¡Entonces, nos ocuparemos de ellos! 

Los punks habían reunido a sus camaradas con el expreso propósito de vengarse y deambulaban por los callejones en busca de su objetivo: un chico bonito, alto y de cabellos dorados.

Finalmente, encontraron a su presa. Aunque verlo vestido de caballero les dio miedo, los punks no pensaron que sería un problema. Después de todo, tenían quince personas de su lado.

Escondidos en los callejones cerca del distrito comercial de clase alta, esperaron, con la mente fija en la venganza. Aunque se destacaron un poco, mientras no fueran descubiertos por su objetivo, todo saldría bien.

El hecho de que tuviera una niña con él también les favoreció. Si lograran tomarla como rehén, ya habrían ganado.

—¿Es tiempo?

—Pronto. Daré la señal, luego saldremos juntos.

Una vez que su objetivo pasara por el callejón en el que se estaban escondiendo, saltarian todos a la vez, los quince. Con esos números, incluso si ese chico bonito fuera un caballero fuerte, seguramente podrían darle una paliza.

—Je je je. No me importa si eres un caballero o lo que sea, pero si vas contra el gran Gydda, te arrepentirás… 

—Oh, eso es interesante. ¿Quién se va a arrepentir de qué?

—Interesante charla de hecho.

—¿Pensaste que gente como tú podría enfrentarse a un caballero?

Con esas voces, las tres sombras saltaron desde los tejados.

Una era una mujer hermosa, hechizante. Si no se hubieran conocido de esa manera, los punks seguramente se habrían detenido a contemplar su belleza.

El siguiente era un joven de complexión pequeña, vestido con lo que parecía ser un uniforme de escudero.

El último fue un caballero enmascarado.

Como para rodear a su presa, los tres aterrizaron en el callejón donde los punks habían apostado.

—¡¿Q-qué pasa con ustedes ?! —jadeó el líder, con el nombre de Gydda, al presenciar a los tres individuos extrañamente vestidos ante él.

—Somos del 5o escuadrón de caballeros.

—Aquellos que son lo suficientemente groseros como para estorbar la cita de otro…

—¡Nos ocuparemos de ustedes!

Debido al hecho de que el 18o escuadrón de caballeros no era un pelotón oficial, habían decidido elegir al azar un pelotón para representar.

La expresión de Yore no cambió, un marcado contraste con las sonrisas en los rostros de Fie y Conrad.

—¡¿Ca-Caballeros?!

—¡No importa! ¡Solo hay tres de ellos! ¡Derrótenlos!

—¡El único que puede luchar es el hombre enmascarado! ¡Si lo derrotamos, ganamos!

A la señal de Gydda, todos los punks volaron hacia Yore.

Sin embargo, simplemente blandió su espada en un arco destellante, su arma todavía envainada. En ese único momento, cinco de los punks cayeron al suelo.

Habiendo presenciado la habilidad de Yore con la espada, los punks no pudieron evitar sentir una profunda sensación de miedo en sus corazones.

—E-Este tipo es fuerte… 

—Solo podemos correr, entonces… 

—¡La mujer! ¡Atrapa a la mujer!

Pensando que Conrad era un objetivo fácil, los punks convergieron hacia él, buscando una ruta de escape. Sin embargo, en el momento siguiente, la mujer no estaba a la vista.

—¿Eh? ¿Ella desapareció?

—¡¿D-dónde?!

Cuando terminaron de pronunciar esas palabras, Conrad ya estaba detrás de los punks en cuestión. Antes de que se dieran cuenta de que estaba ahí, levantó sin esfuerzo a uno de ellos con un solo brazo.

La visión de los delgados brazos de Conrad sosteniendo a un hombre corpulento era una broma visual en sí misma. Se deshizo rápidamente del hombre arrojándolo contra sus compatriotas, aplastando a tres de ellos contra la pared del callejón.

Implacable en su asalto, los brazos de Conrad, lanzándose como serpientes gemelas, agarraron firmemente los cuellos de los dos punks restantes y los dejó inconscientes en segundos.

Al ver eso, tres de los punks intentaron huir, pero fueron golpeados sin piedad por ráfagas de golpes con las palmas, ataques de precisión al cuello y una variedad de golpes de Conrad. En unos momentos, ocho de ellos habían caído de la mano de Conrad.

Todo lo que quedaba era Gydda y uno de sus lacayos.

—¡Augh…! ¡M-Monstruos!

—¡El niño! ¡Atrapa al niño!

Gydda y su último lacayo decidieron apresurarse por el camino que Fie estaba bloqueando. Del interior de su túnica, Fie sacó un objeto fibroso. El objeto estaba compuesto por tres cuerdas anudadas, cada una dividida en tres extremos, con cada extremo conectado a una pelota de goma de aspecto pesado. Era un arma arrojadiza conocida como bolas.

Al ver a los punks corriendo en su dirección, Fie comenzó a girar las bolas sobre su cabeza, acelerando rápidamente. Incluso aunque no tenía mucha fuerza física, pudo aprovechar una cantidad significativa de fuerza de la rotación de alta velocidad de las bolas.

Sintiendo una oportunidad, soltó las bolas, apuntando a las piernas de los punks.

El arma con peso se desplegó rápidamente después de ser arrojada, atrapando cuidadosamente a los punks que corrían por las piernas, robándoles su movilidad.

—¿Eeee?

—¡Augh!

La combinación de las cuerdas y los golpes contundentes de las pesadas pelotas de goma hizo que los punks cayeran al suelo.

—¡Toma esto!

Como si hubiera esperado este momento, Fie corrió hacia el punk caído y le dio una patada sólida y despiadada a su rostro. El asalto de Fie fue suficiente para hacer que el líder del grupo se desmayara, el blanco de sus ojos claramente visible.

Después de esto, los tres entregaron su presa a otro pelotón de caballeros.

Y así, Crow y la cita de su princesita terminó, y la luz volvió a su rostro.

En cuanto a Persiol, estaba participando activamente en la rehabilitación y estaba en camino de regresar pronto al servicio activo.

Y entonces… 

—Tengo hambre. Todo esto es culpa de Sir Conrad.

—Tienes hambre, sí… Pero no es bueno culpar a los demás, ¿sabes?

Fie y Conrad fueron castigados sumariamente, una vez más despojados de sus derechos de cena.

Aunque todavía era algo aceptable para los dos vigilar la cita de Crow, escribir en los techos públicos con tiza fue lo que los hizo ser ameritados con un castigo. Por supuesto, podían ver esto venir.

También se les prohibió tomar té o bocadillos. Así que los dos estaban actualmente desplomados sobre la mesa principal en la sede del 18o escuadrón de caballeros.


Army
Este capítulo pertenece al volumen 2 de la novela ligera y contiene hermosas ilustraciones, espero que les guste… pedi un poco de ayuda a mi amigo para esta traducción✍(◔◡◔) Descubrió que estaba en Kovel y le gustó esta historia, si estas leyendo esto Blueyedai muchas muchas gracias (>‿◠)✌ Ahora iniciamos con este hermoso Volumen 2. Larga vida al reino de Kovel (っ^▿^)۶🍸🌟🍺٩(˘◡˘ )

| Índice |

2 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 13: Las preocupaciones de Sir Crow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *