Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 14: Los malos hábitos del capitán Yore

Traducido por Army

Editado por Sakuya


Se había convertido en una costumbre para Fie, que ahora era una escudera, ofrecer un informe mensual a Yore.

Aunque Yore normalmente estaba ocupado y tenía que viajar a una variedad de lugares, se propuso hacer tiempo para Fie y escuchar su informe. Entonces los dos hablarían, y Yore le ofrecería consejos y elogios.

—¡Capitán, un cesionario llamado Queen ha venido al dormitorio norte! ¡Somos muy buenos amigos!

—Ah. El alumno del Maestro Kaizer. He escuchado rumores sobre él. Parece que podría convertirse en un espadachín famoso en el futuro.

—Sí. Realmente lo admira, Capitán. Dice que le gustaría conocerte algún día.

—Mmm. Ya veo. Si hay tiempo, debería reunirme con él una vez.

—¡Sí! ¡Queen estaría muy feliz!

Aunque Fie solía encontrarse con Yore en la sede del 18o escuadrón de caballeros, esta vez estaba hablando con él en el patio trasero del castillo real. 

Estaban solo los dos, pero Fie sintió otro par de ojos sobre ella. Girando a la derecha notó a una sirvienta de aproximadamente su edad, que miraba tímidamente en su dirección.

No tardó mucho en darse cuenta de que la sirvienta estaba mirando a Yore en lugar de a ella. Fie sonrió a la sirvienta cuando sus ojos se encontraron brevemente. Al ver eso, la sirvienta se dirigió tímida y cuidadosamente hacia Fie y Yore. En sus manos tenía lo que parecían ser galletas envueltas en un material colorido. Parecería que la sirvienta había hecho estas galletas para Yore.

Su expresión era muy parecida a la de una doncella enamorada.

—Um… Maestro Yore, estas son mis galletas hechas a mano. ¡Por favor, tenga algunos si lo desea…! —Apartando la mirada, la sirvienta le tendió las galletas a Yore con ambas manos.

Al ver esto, Fie se llenó de una sensación de admiración.

Como era de esperar, el Capitán Yore es muy popular entre las damas. Es genial y fuerte. ¡Qué persona tan asombrosa! Por supuesto que sería popular. Sir Crow es así, y la mayoría de los caballeros también son populares. Ufufu. ¡Un día también así seré yo!

Comenzó a imaginar una escena en la que estaba rodeada de sirvientas, cada una tratando de entregarle un regalo.

El rostro de la sirvienta se sonrojó y fijó la mirada en el suelo, con una expresión de anticipación en el rostro. Fie sonrió, pensando que tal vez era demasiado tímida para mirar a su destinatario a los ojos.

—No las necesito.

La respuesta de Yore fue como un balde de agua fría sobre la cabeza de la sirvienta. Yore, sin embargo, no dudó en su respuesta.

—¿Eh…? ¿Capitán…?

La sirvienta, al escuchar esas palabras, levantó su rostro, su expresión era de fría conmoción. Las lágrimas llenaron sus ojos y parecía que estaba a punto de romper a llorar. Sin embargo, perseveró y continuó hablando con voz temblorosa.

—Um… Quizás no le gusten las galletas… Lo siento mucho. Yo… haré algo más la próxima vez… 

—Como dije antes, no lo necesito. Mi decisión no cambiará hagas lo que hagas. Nunca pondré nada de lo que hagas en mi boca. Es una pérdida de tiempo.

Con una expresión fría, Yore miró a la sirvienta, sus igualmente frías palabras invadieron su ser.

La sirvienta, sorprendida, permaneció congelada.

—Lo siento… —Con eso, y las lágrimas desbordando sus ojos, la sirvienta se volvió y rápidamente se escapó.

Yore, por su parte, actuó como si nada hubiera pasado, apartando la mirada de la criada que corría.

—¡C-Capitán! —Fie, ahora pálida, miró a la sirvienta que corría y luego al capitán de su pelotón.

—¿Qué pasa, Heath?

—¡No me digas ‘qué pasa Heath’! ¡Eso fue tan cruel! ¿Por qué dirías eso?

Yore frunció el ceño ante sus protestas.

—Si no uso palabras duras, seguramente vendrán a mí con regalos una vez más. Participar en tales actividades es una pérdida de tiempo. Incluso si les hablo, no surgirá nada de esas interacciones. Más que nada, me gustaría limitar esos usos inútiles del tiempo. Después de todo, estoy muy ocupado.

—¡Qué cruel! ¿Cómo puedes decir simplemente que es una pérdida de tiempo? ¡Ella horneó esas galletas especialmente para usted, Capitán Yore!

—No recuerdo haber pedido tales regalos. Además, es cierto que no importa lo que haga, no lo comería. ¿No es mejor decirle a la sirvienta desde el principio? Sin duda, esto también es mejor para ella.

Sakuya
Sinceramente, yo opino lo mismo que Yore, pero hay maneras de decirlo.

Fue el turno de Fie de fruncir el ceño mientras miraba a Yore, que estaba de pie con los brazos cruzados.

Mirando en la dirección en la que la sirvienta se había escapado, Fie rápidamente la persiguió, a pesar de la voz de pánico de Yore llamándola desde el patio.

—¡Heath, adónde vas! ¡No hemos terminado de discutir el contenido del informe de este mes!

Girándose para mirar a Yore mientras corría, Fie dijo lo siguiente:

—Es más importante consolar a una niña que llora, ¿no? Capitán Yore, ¡eres un idiota!

Y así, Fie persiguió a la sirvienta que huía, desapareciendo rápidamente del campo de visión de Yore.

Yore miró hacia arriba, con una expresión de asombro en su rostro, antes de murmurar para sí mismo con incredulidad.

—¿Yo… yo soy… un idiota…?

Sakuya
Nop, pero te falta un poco de tacto.

Mientras Fie continuaba persiguiendo a la sirvienta que corría, las otras sirvientas ya se habían reunido y comenzaron a chismear.

—Qué chica más tonta. Es precisamente porque el Maestro Yore es así, que ninguna de las sirvientas se atreve a acercarse a él.

—¡Así es! ¡Solo lo miro desde la distancia! Él luce bien.

—Incluso si es nueva, eso no la excusa de no saberlo. El hecho de que el Maestro Yore la haya ayudado con una cosa u otra en el pasado, no significa que recordará quién es ella, ¡y mucho menos aceptará sus dones! Este es el resultado.

Al escuchar el chisme, Fie se acercó a las sirvientas, colocando su mano izquierda en su cintura. Con una expresión de enojo, miró a las sirvientas a la cara mientras hablaba.

—Oye, no es bueno hablar de alguien así a sus espaldas.

—¡¿Escudero Heath?!

Las sirvientas parecieron sorprendidas por la repentina aparición de Fie. En medio de ellas había una chica que estaba ligeramente enrojecida.

—Entonces, ¿alguna de ustedes ha visto a esa sirvienta? Perdí su pista.

—Um… Ella fue por ese camino… 

—¡Gracias! Bueno, tengo que irme, ¡nos vemos! —Sonriendo brevemente a las sirvientas, Fie saludó con la mano, corriendo en la dirección que habían señalado.

—L-La sonrisa de un ángel… 

—Qué lindo… 

Las sirvientas simplemente se quedaron de pie, mirando, mientras Fie seguía corriendo. Finalmente encontró su objetivo: la sirvienta estaba sentada debajo de un árbol, llorando y abrazándose las rodillas.

Tomando asiento junto a ella, Fie preguntó con voz suave.

—¿Estás bien? Lamento que el capitán Yore te haya dicho cosas tan terribles.

—¿Escudero Heath?

Parecía que había estado llorando intensamente, hasta el punto en que ni siquiera se había dado cuenta de que Fie se acercaba. La sirvienta la miró con expresión de sorpresa y el rostro surcado de lágrimas.

—No… es todo culpa mía. No pensé en los sentimientos del Maestro Yore e interrumpí una conversación que estaba teniendo con otra persona. Es natural que me odie.

—No creo que eso sea lo que el Capitán siente por ti… —dijo Fie. Sacó un pañuelo de su bolsillo y limpió suavemente las lágrimas de la sirvienta.

—Trata de no frotarte los ojos con las manos. Se pondrán rojos, ya sabes.

—S-sí. Lo siento. Pero… ¿está bien que estés aquí? ¿No estabas hablando con el maestro Yore?

Habiendo recordado su salida apresurada, Fie también se sintió algo deprimida.

—Sí… creo que espeté y llamé idiota al Capitán… 

—¡Lo siento! ¡Todo esto es mi culpa!

—No, no tienes la culpa en absoluto. Dije lo que hice por voluntad propia, después de todo.

—Pero… 

Las lágrimas aún fluían de los ojos de la sirvienta. Aparentemente, incluso estaba molesta por el hecho de que Heath y Yore habían discutido por lo que ella hizo.

A Fie se le ocurrió que, aunque había perseguido a la sirvienta para ofrecerle palabras de consuelo, su misión no iba muy bien.

—Mmm… 

Después de pensar un rato, Fie señaló a la sirvienta y llamó su atención. Mirándola a los ojos con los suyos, habló lentamente.

—Las lágrimas no te sientan bien. Lo que quiero ver es tu sonrisa… Entonces, por favor, deja de llorar.

—Eh… —La sirvienta, aturdida por esas palabras, abrió mucho los ojos. 

Fie, por su parte, no pudo pensar en qué más decir y guardó silencio. La atmósfera se volvió algo incómoda.

Sin ideas, Fie tomó las manos de la sirvienta, sacudiendo la cabeza y suspirando.

—Ah. Pensé que copiar lo que diría Sir Crow te haría dejar de llorar, pero parece que no soy muy bueno en eso.

—¿E-eso fue una imitación de S-Sir Crow?

—Sí. Sé a ciencia cierta que él les dice este tipo de cosas a las chicas todo el tiempo.

—Creo que realmente no te queda bien, Heath… 

—Sí… Pero dejaste de llorar, ¿verdad? Así que funcionó al final.

—Ah… —Con esas palabras, la sirvienta finalmente se dio cuenta de que había dejado de llorar.

Aunque en su mayoría había dejado de llorar por fatiga, se sentía un poco más feliz, muy lejos de la desolación mental que había experimentado en ese momento.

—De cualquier manera, realmente me gustaría que te animaras. Eso era todo lo que quería decir. —Fie sonrió y la sirvienta finalmente asintió.

—Gracias… Heath.

Aunque sus ojos todavía estaban muy rojos, una sonrisa había regresado a su rostro. Mientras las dos sonreían, mirándose, un extraño sonido llenó el aire, un sonido que era sin lugar a dudas una queja del estómago de Fie.

Se sujetó el estómago, ruborizándose levemente mientras lo hacía.

—Ah, qué terrible. ¡Fue en un mal momento!

Riendo, la sirvienta extendió su bolsa de galletas.

—Si quieres, por favor, come estas… 

—¿Está realmente bien?

—Sí… Bueno, no me queda nadie a quien dárselo, así que sería feliz si te las comieras.

—Veo. ¡Bueno, entonces las tendré con mucho gusto! —Fie aceptó las galletas de la sirvienta con una sonrisa en su rostro.

Sin dudarlo, abrió la bolsa y se metió el contenido en la boca.

—¡Mm! ¡Son deliciosas!

Las galletas sabían a mantequilla de alta calidad, además de una buena técnica de horneado. Estaban perfectamente horneadas, ligeramente tostadas. Su sabor se controlaba elegantemente, una dulzura sutil que permanecía en su boca.

El rostro de Fie se llenó naturalmente de una amplia sonrisa.

—… —La sirvienta, paralizada por esa sonrisa, sólo podía mirar fijamente la cara de Fie.

—¡Arsha! ¿Dónde estás?

—¡Sentimos haber sido malas! ¡Deberíamos haberte advertido!

—¡Por favor, sal!

En ese momento, Fie escuchó voces a la vuelta de la esquina.

Las voces tenían una nota audible de pesar, y tal vez también un tinte de preocupación: eran las otras sirvientas, buscando a una de las suyas.

—Ah, mis mayores… —La sirvienta reaccionó a esas voces, volviendo el rostro en su dirección.

Parecería que a esta sirvienta en particular no parecía importarle lo que habían hecho sus superiores. Aunque a veces peleaban y discutían, probablemente seguían siendo buenas amigas. Al ver eso, el corazón de Fie se llenó de alivio y sonrió una vez más.

—Supongo que han venido a disculparse contigo. Entonces, tu nombre es Arsha… Es un lindo nombre.

—Ah, sí.

Las palabras de Fie hicieron que Arsha se sonrojara, su rostro tenía un nuevo tono rojo.

—Todo parece estar bien, así que me voy ahora.

Poniéndose de pie, Fie se limpió un poco de barro y hierba de los pantalones y echó a correr hacia un lugar una vez más. Dándose la vuelta cuando se fue, sonrió, saludando a Arsha mientras lo hacía.

—¡Nos vemos, Arsha!

—Ah, gracias… 

Los rápidos movimientos de Fie la hicieron abandonar el lugar antes de que Arsha tuviera la oportunidad de agradecerle.

—¡Arsha! ¡Ahí estás!

—¿Mmm? ¿Qué pasó?

—Heath… 

Cuando las sirvientas superiores la encontraron, Arsha seguía mirando con expresión nerviosa en la dirección por la que Heath se había ido.

♦ ♦ ♦   

En este día en particular, fue el turno de Crow de instruir a los caballeros jóvenes sobre los caminos de la espada.

Aunque Crow no era exactamente un veterano, su actitud afable y su capacidad para llevarse bien con casi cualquier persona, significaba que a menudo se le asignaba tareas de ese tipo.

—Bueno, comencemos. Haz tu mejor esfuerzo hoy.

—¡Sí, señor!

Aunque Crow se dirigió a su cargo con su actitud informal habitual, todos ellos bajaron respetuosamente la cabeza.

—Aunque me dijeron que les enseñara sobre la espada, no soy muy bueno enseñando. Entonces, en cambio… pelearé con cada uno de ustedes uno a uno, y si tengo algún consejo, se los daré. Bueno… en cuanto al resto, eso es para que todos ustedes piensen en lo demás.

Ser instructor aparentemente hizo poco por reducir la actitud informal y la forma de hablar de Crow.

Rápidamente se formó una línea entre los caballeros jóvenes, y pronto el primero en la línea estaba listo para su pelea de instrucción con Crow.

—Listo, cuando tú lo estés. —Crow parecía relajado, su postura casi desprotegida mientras estaba de pie de cara al joven caballero.

—¡Ah! —El caballero más joven, habiendo pasado su entrenamiento de escudero, corrió hacia Crow con la postura que había perfeccionado.

Sin embargo, la espada del caballero más joven atravesó el aire vacío. Evitando sin esfuerzo el ataque de su joven, Crow pareció moverse con una agilidad invisible con su anterior postura relajada. Pronto estuvo junto a su oponente, bajando su espada sobre el cuello del joven caballero.

El joven no pudo protegerse de los movimientos repentinos de Crow.

La espada de Crow se posó suavemente contra el cuello de su objetivo, deteniéndose precisamente contra su piel.

—Y-yo pierdo… —anunció el caballero más joven, con voz temblorosa. 

Envainando su espada, Crow miró al joven a su cargo con una expresión seria, ofreciendo orientación en su manera despreocupada.

—Hmm… No deberías apresurar tus ataques. Tus movimientos son demasiado sencillos. Si tu oponente no te muestra una apertura y simplemente avanzas sin un plan, te estás exponiendo. Si tu oponente es más hábil que tú, seguramente estarás en el lado receptor de un contraataque cruel. Cuando veas a tu oponente por primera vez, deberías comparar su fuerza con la tuya, formular planes sobre cómo proceder con la batalla… Oh, lo siento. Parece que los demás me quieren para algo.

—¿S-señor?

—De todos modos, si no puedes pelear al menos ligeramente a la defensiva, no te harás ningún favor si terminas peleando con un oponente más hábil. Por ahora, practica con los demás.

Crow señaló en la dirección general a la que debía ir el joven caballero, antes de volver la mirada en la dirección general de un árbol, específicamente, el árbol desde el cual alguien lo había estado mirando todo este tiempo.

—¿Qué estás haciendo, Heath…?

Moviendo su mirada hacia arriba mientras se acercaba al árbol, Crow encontró a Fie tendido como un gato en una rama particularmente gruesa.

Había marcas de ceño fruncido en todo el rostro de Fie.

Aunque Fie había pensado en volver al cuartel general, no se atrevía a hacerlo; en cambio, decidió escuchar lo que Crow tenía que decir cuando entrenaba a los caballeros jóvenes.

—Llamé idiota al Capitán Yore… 

—… ¿Por qué tuviste que ir y hacer eso? —Suspiró Crow, sacudiendo lentamente la cabeza hacia el enfurruñado escudero menor.

Habiendo encontrado a alguien con quien hablar, Fie le explicó la secuencia previa de eventos a Crow.

—Ya veo… 

—¿El Capitán siempre es así con las mujeres? 

—¿Pasó algo?

Pensó que obtendría algunas respuestas si le preguntaba a Crow que era el más cercano al Capitán Yore.

—Supongo que es hora de que te lo cuente también… Ocurrió cuando tenía 14 años. Fue entre él y la hija mayor de un duque de un reino vecino… 

Crow continuó su explicación de la historia de Yore, su expresión de repente se volvió seria.

—… En realidad, espera, no, no es eso. De hecho, empezó cuando era un niño… Cuando tenía unos siete años, una princesa de un reino vecino se enamoró de él a primera vista. La hizo llorar. Fue durante una fiesta, ignoró todo lo que tenía que decir y ella comenzó a llorar. La situación se convirtió en una especie de crisis diplomática… En todo caso, diría que nació así… 

Sonaba patético. Crow, que había descrito los asuntos, habló con seriedad sin una sola pizca de broma. De hecho, también parecía algo deprimido. Aunque Yore era un buen amigo y una persona de buen carácter, era increíblemente denso en ciertos aspectos, y este tipo de situación era el resultado de sus peculiaridades.

—Ya veo… —Fie pensó, que si Yore había nacido de esta manera, no se podía hacer mucho.

Entonces ella solo asintió.

♦ ♦ ♦ 

—Me disculpo, Heath.

Al regresar al cuartel general, Fie fue recibida por la vista de Yore, quien bajó la cabeza mientras se disculpaba.

El giro inesperado de los acontecimientos hizo que Fie entrara en pánico.

—¡Yo-yo debería ser el que lo sienta! Incluso le llamé idiota… 

La expresión seria de Yore se mantuvo firme en el rostro en pánico de Fie, que ahora estaba sacudiendo rápidamente la cabeza.

—Bueno, entonces, ¿me perdonarás?

—¡Sí! ¡Por supuesto!

Había temido volver a ver a Yore y, desde luego, no esperaba que fuera él quien se disculpara con ella. Sin embargo, Fie se dio cuenta de que Yore parecía tener una personalidad relativamente tolerante después de todo y se relajó.

Habiéndose reconciliado inesperadamente con Yore en tan poco tiempo, encontró que su estado de ánimo mejoraba.

—Bueno, entonces, ahora serás más amable con las chicas, ¿verdad?

—¿Qué? ¿Por qué?

Fie solo pudo sacudir la cabeza ante la reacción de Yore, ya que parecía genuinamente confundido por sus palabras. Gotas de sudor empezaron a rodar por su mejilla.

—¿N-no te disculpaste hace unos segundos…?

—Sí, lo hice. Sin embargo, esa disculpa fue por causarte incomodidad. La actitud de uno hacia otro ofende al espectador; este es un fenómeno común. Como me gustaría mantener una relación positiva contigo, permíteme disculparme por mis acciones una vez más.

Al escuchar esas palabras, una profunda sensación de desesperación se elevó desde adentro.

Esta persona… ¡no tiene remedio! ¡No se arrepiente en absoluto de lo que hizo!

Sakuya
Es que no tiene por qué, no se portó grosero o algo, solo muy directo y frío. Si alguien te ofrece algo y tú no lo quieres, pues lo rechazas, claro que con tacto, por qué tiene que ser condescendiente con alguien que no quiere o le interesa… Insisto, solo le falta tacto. Es mi humilde opinión o.o

Por fin se había dado cuenta de que Yore solo se estaba disculpando con ella y con nadie más.

En otras palabras, no estaba exactamente arrepentido por su comportamiento hacia la sirvienta, y solo le preocupaba haber afectado negativamente el estado de ánimo de Fie.

No encontró esto aceptable, por lo que decidió hablar con Yore al respecto extensamente.

—¡Mira, estoy enojado por cómo trataste a la sirvienta y las cosas malas que le dijiste!

—¿Cosas malas?

—¡Hiciste llorar a esa sirvienta!

—No necesitaba su regalo.

—Incluso si no lo necesita, ¿no hay una mejor manera de decirlo?

—No, esta es la mejor forma de expresarse. La evidencia empírica ha demostrado que, si expreso mis palabras de esa manera, la mujer involucrada nunca volvería.

La boca de Fie se abrió abiertamente ante las palabras de Yore.

—¡¿Se te ocurrió siquiera en lo más mínimo ser más amable con esa chica?!

—¿Por qué? Incluso si actuara de esa manera, no tendría ningún efecto progresivo o impacto en las tareas en cuestión. De hecho, medidas tan innecesarias solo servirían para reducir mi eficiencia.

—¡Si sigues siendo así de terrible con las chicas, un día volverán y te morderán donde más duele!

—¿Quizás está sugiriendo un escenario en el que las mujeres en cuestión provocan una revuelta? Muy bien. Si ese es el caso, aceptaré su desafío con todas mis fuerzas y subyugaré dicha revuelta lo mejor que pueda.

No podía entender cómo su discusión sobre tratar a las mujeres de una manera más caballerosa había progresado hasta convertirse en una revuelta liderada por mujeres. Además, un aura extraña comenzó a emanar de Yore, irradiando una presión casi amenazante.

¿Por qué… se volvió así?

Fie sostuvo su cabeza, incapaz de comprender este giro sin sentido de los acontecimientos. Sin embargo, entendió el argumento general de Yore. En otras palabras, sintió que ser más empático con las mujeres solo ralentizaría su trabajo y, por lo tanto, era una medida innecesaria. Además, también sentía que acercarse a él era una molestia, y como tal, había querido evitarlos a toda costa.

—Dígame, Capitán… —Con una expresión triste en sus ojos, Fie miró directamente a Yore—. Si fuera inútil para ti y no cumpliera ningún propósito, ¿también me tratarías terriblemente?

Fie no quería que Yore asintiera; esto era todo lo que podía pensar mientras estaba de pie ante Yore, esperando una respuesta. Podía escuchar los latidos de su propio corazón palpitando en su pecho. Aunque fue ella quien hizo la pregunta en primer lugar, Fie estaba llena de inquietud.

—Hmm… Bueno… —Yore se puso de pie, con una mano en la barbilla, considerando las palabras de Fie.

Después de unos 30 segundos, Yore se volvió hacia Fie, su respuesta lista. 

—Independientemente de cualquier situación hipotética, posees un talento poco común entre los Caballeros Reales. Trabajas duro y sinceramente intentas superar tus debilidades. Además, sé qué haces todo esto para ayudarme a mí y a tus compañeros caballeros. Eso es lo que eres. 

»Además, tu presencia armoniza el ambiente del pelotón. Incluso yo me siento a gusto cuando paso tiempo contigo. Para mí, eres una existencia insustituible. Me costaría mucho pensar en ti como en cualquier otra cosa que no sea lo que eres actualmente. Como tal, no puedo responder a tu pregunta de manera significativa. No tengo respuesta.

Al escuchar las palabras de Yore, el rostro de Fie se puso de un intenso tono rojo, y se necesitó cada fibra de su ser para evitar que su boca se abriera incontrolablemente.

—¡No escaparás de la pregunta felicitándome! —Fie intentó ocultar su vergüenza con fastidio, pronunciando su línea con aplomo.

— Ya veo. Pido disculpas.

La expresión de Yore sugería que no tenía la menor idea de por qué Fie estaba enojado en primer lugar. Él era, esencialmente, un espécimen vivo primordial de una mente rígida.

Después de pensarlo un poco, Yore pareció llegar a cierta conclusión, un “Ah” iluminado escapó de sus labios.

—Sin embargo, si te lesionas y, como resultado, no puedes continuar con tus deberes como caballero, el Reino te ofrecerá su apoyo. Después de todo, los caballeros dan todo por su reino. No tenemos la intención de ser negligentes con nuestros veteranos. Como no tengo ninguna intención de verte herido, también he tomado medidas adicionales para evitar que eso suceda. No te preocupes por ese escenario.

—Eso no es de lo que estoy hablando en absoluto… Ugh… No importa… —Con el rostro todavía rojo, los hombros de Fie se hundieron mientras suspiraba, cediendo al final.

Podía sentir que las palabras de Yore eran realmente serias. Al final, llegó a la conclusión de que era una situación desesperada.

Si el propio Yore no posee la capacidad de comprender la necesidad de ser más empático con los demás, en particular con las mujeres, entonces era básicamente un problema que no podía resolverse. Sin embargo, sintió que tenía la obligación moral, como su subordinada, de al menos ofrecerle algunos consejos.

—Entonces… Capitán, tome esto como una petición de su subordinado. Por favor, sea más amable con las chicas, de la forma que pueda.

Al escuchar esas palabras, Yore se cruzó de brazos, aparentemente sumido en una profunda reflexión. Después de un tiempo, sus brazos comenzaron a temblar, acompañados de un ceño igualmente tembloroso en su rostro. Finalmente, con una voz apenas estable, Yore ofreció su respuesta.

—C-Cuando la situación lo requiera… 

A Fie se le ocurrió una vez más que este no era el resultado que esperaba.

¿Odia tanto tratar con chicas…?

Yore parecía tener un dolor severo, todo su cuerpo temblaba al pensar en la petición de Fie.

Hablando de manera realista, Yore era de hecho una persona ocupada, y Fie se dio cuenta de que imponerle exigencias irracionales era algo cruel. Sin embargo, dejarlo como estaba tampoco era exactamente una buena opción.

Incluso si uno tuviera que disculpar los posibles problemas con los que se encontraría Yore como caballero, había que considerar su vida amorosa.

Si el Capitán Yore tuviera a alguien que le agradara, tal vez sus hábitos cambiarían… Por ejemplo, si conociera a alguien tan radiante como Fielle, seguramente cambiaría… 

Quizás valía la pena señalar que, lamentablemente, Fielle ya era la esposa de alguien. Para ser precisos, era la esposa del Rey Roy, y sería absurdo sugerir que el Capitán Yore interactúe con esa persona en algo más que una capacidad profesional.

Finalmente llegó a la conclusión de que no tenía medios plausibles para alterar el comportamiento de Yore en este momento, Fie finalmente decidió archivar el asunto.

Todo lo que tenía que hacer era esperar a que el capitán Yore conociera a la mujer de sus sueños; tendría tiempo de sobra para ofrecer su apoyo y ayuda después. Y con eso, Fie decidió dejar el asunto descansar por ahora.


Army
Ahora se revela los malos hábitos de este rey (ㆆ_ㆆ) bueno… se hizo como se pudo y no damos pa más. Aquí también daré mi agradecimiento a Blueyedai por la ayuda, dejen su hermoso comentario para darle más ánimos (ɔ◔‿◔)ɔ ♥ Su escla…*cof cof* digo ayuda a esta historia será muy posible a lo largo de esta historia

| Índice |

2 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 14: Los malos hábitos del capitán Yore

  1. Roxzy says:

    Definitivamente este Capitán/Rey carece de las habilidades mínimas para disminuir los roces/fricciones principalmente con las mujeres, necesita aprender que lo dulce mejora mucho la percepción de otros y disminuye problemas, además a lo mejor la sirvienta es una buena repostera que necesitara en el futuro, quien sabe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *