Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 15: Las preocupaciones de Sir Cain

 Traducido por Army

Editado por Sakuya


Sir Cain estaba preocupado.

Para ser más precisos, había estado abrumado por una gran cantidad de preocupaciones desde el comienzo de toda esta cadena de eventos. Sin embargo, los acontecimientos recientes se habían sumado a su ya pesada carga.

Levantando la mirada, continuó preocupado, fijándose en la silueta de la Princesa Fie, que estaba saliendo de la sede del 18o escuadrón de caballeros.

Como si fuera una señal, Cain comenzó a moverse. Ocultando su presencia, se dirigió a su lugar habitual.

—¡Sir Cain, he venido a jugar!

De pie frente al árbol, la Princesa Fie levantó una mano con la intención de trepar. No obstante, antes de que pudiera comenzar su ascenso, Cain saltó de su posición, aterrizando en el suelo sin hacer ningún sonido.

Al ver a Caín, el rostro de la princesa se iluminó con una sonrisa.

—¡Sir Cain, he venido a jugar!

Caín no se atrevió a decirle que ella había repetido su declaración. Después de todo, había algo más importante que debería estar diciendo.

—Heath, ¿no te he informado que trepar a los árboles es peligroso y que deberías dejar de hacerlo?

—¿Ehh? Quiero decir, yo también puedo escalar paredes, así que ¿por qué me lo dices ahora?

Cain sintió esas palabras apuñalar su propio ser.

Ella tenía razón. No tenía mucho sentido decirle que no se subiera a los árboles, no después de todo lo que habían hecho. Él era quien le había enseñado a la princesa Fie las técnicas de escalada de la hierba.

No hace falta decir que trepar a los árboles era peligroso. Sin embargo, también le había enseñado otras técnicas, como la forma correcta de caer y aterrizar desde lugares altos. Hacía mucho tiempo que habían superado el nivel de peligro que implica trepar a un simple árbol.

—Aunque es como dices, no hay nada de malo en la precaución.

—Sí, treparé árboles con cuidado —dijo Fie, a pesar de lo que Cain había dicho momentos antes.

Caín puso una mano en su frente.

—Más importante aún, Sir Cain, ¡estoy aquí para jugar! ¡Enséñame algunas técnicas nuevas!

Cain comenzó a sudar a un ritmo acelerado al escuchar esas palabras, su espalda ahora estaba empapada.

Precisamente por eso estaba preocupado. Después de conocerlo, la Princesa Fie lo había visitado una y otra vez, afirmando estar “aquí para jugar” cada vez. Eso en sí mismo no fue un gran problema, aunque no fue algo bueno para empezar.

El principal problema aquí era la definición de “juego” de la princesa. La princesa exigiría que Caín le enseñara técnicas en cada una de sus visitas.

—¡Heath, las técnicas de la hierba no son juguetes! No puedes esperar dominarlas con esa mentalidad… 

—Ah, sí. ¡Lo siento! ¡Tengo la intención de trabajar duro en serio!

No… no es eso. Si es posible, no quiero que aprendas ninguna de estas técnicas para empezar… 

Las palabras de precaución de Cain parecían tener un efecto opuesto en Fie, quien ahora estaba completamente motivada en su búsqueda.

Cain sostuvo su cabeza entre sus manos una vez más.

Para empezar, ella era de noble cuna y alta posición social. Como tal, ella no debería estar expuesta a ningún peligro, y mucho menos voluntariamente.

Si uno poseía habilidades peligrosas, el peligro inevitablemente encontraría su camino hacia uno mismo, al menos, así decía el dicho. Aunque aquel dicho no puede ser más que una superstición, aprender técnicas peligrosas naturalmente significaba que el usuario asumía trabajos o asignaciones peligrosas y, naturalmente, estaría más expuesto a riesgos en su vida.

Además, originalmente se suponía que la princesa Fie viviría su vida rodeada de sirvientas mientras asistía a cenas y fiestas de té. Pensar que estaba enseñando a alguien, que se suponía que tenía una vida elegante y pacífica, tales técnicas, era una perspectiva que lo llenaba de pavor.

Ésta era la razón por la que Cain, si era posible, no había querido enseñarle a Fie ninguna técnica de la Hierba. Sin embargo, la princesa continuó acercándose a él, como si fuera algo tan mundano y trivial como ir a los distritos comerciales del centro un domingo.

Como resultado de su perseverancia, una gran parte de las técnicas de la Hierba se le habían enseñado inadvertidamente a la segunda reina de este reino.

Cain ahora se estaba quedando sin técnicas que pudiera enseñarle a Fie, al menos, técnicas que serían algo aceptables de enseñar. Las únicas técnicas que no le había enseñado eran las habilidades de autodefensa, las artes marciales enseñadas solo a la Hierba y las técnicas de asesinato.

Por supuesto, Cain sabía que enseñarle a la princesa tales habilidades no era aceptable de ninguna manera.

—Sir Cain, ¿qué habilidades me va a enseñar hoy?

La princesa Fie, sin embargo, no estaba al tanto de todo esto, e inocentemente le hizo su pregunta a Cain, sus ojos brillaban con entusiasmo. Más exactamente, la mirada de Fie indicó que no tenía ninguna duda de que Cain le enseñara una técnica.

Debido a su posición única como miembro de la Hierba, Cain no tuvo más remedio que enseñarle algo a la Princesa Fie.

Soy Hierba… Por el bien de este reino, ejecutaré las órdenes del Rey bajo pena de muerte… Padre, Madre… ¿Es realmente necesario lo que voy a hacer?

No obstante, los padres de Caín no respondieron. Sus padres eran tradicionalmente callados y apenas tenían mucho que decir para empezar.

Finalmente, no tuvo más remedio que apartarse de la imagen mental de sus padres y, en cambio, se volvió hacia la realidad.

En cualquier caso, tenía que enseñarle algo: esta era la realidad de la situación. Pero si era posible, quería enseñarle a la princesa una habilidad menos peligrosa.

En ese momento, Cain, que había estado atrapado en una encrucijada mental, se le ocurrió de repente una idea.

—Heath, ¿qué técnicas te gustaría que te enseñara?

Aunque la Hierba no lo usaba a menudo, Cain decidió emplear técnicas de negociación, diseñadas para extraer información de sus objetivos.

Si hubiera permitido que la situación avanzara, seguramente caería en el patrón de sugerir una técnica relativamente segura, solo para que la princesa la rechazara. Continuaría sugiriendo progresivamente técnicas más peligrosas, con la Princesa rechazando cada una hasta que él sugirió algo que satisficiera sus requisitos.

Pero, si en cambio le preguntaba a la princesa que quería, no sería empujado al punto en el que no tuviera más remedio que enseñarle una técnica peligrosa.

Además, Cain al comenzar la negociación le daba espacio para trabajar: si le enseñaba a la princesa una versión ligeramente modificada de la técnica involucrada, los peligros de aprenderla podrían reducirse significativamente.

Cain asintió ante el ingenio de la idea.

Si sus peticiones no se ajustan a las técnicas generales que se utilizan para los miembros de la Hierba, sería un buen resultado. Después de todo, si fuera una técnica normal que un soldado común aprendería, no tendría problemas para enseñársela.

—Mmm… 

Fie hizo una pausa, colocando un dedo en sus labios mientras pensaba en una respuesta a la pregunta de Cain. Después de un rato, se volvió hacia él, sus ojos brillaban mientras entregaba sus demandas con una sonrisa.

—¡Una técnica de asesinato sería buena!

—Guh-

La demanda no filtrada de Fie golpeó a Cain con la fuerza de una bala de cañón.


Army
WOW fue el capítulo más corto que se tradujo, espero que les guste… Esta también tuvo su pequeño grano de arena ✍(◔◡◔)Dejen su pequeño comentario para darle ánimos a mi escla…*cof cof* ayudante y para más historias *eligiendo el color de las cadenas*(¬‿¬)

| Índice |

2 thoughts on “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 15: Las preocupaciones de Sir Cain

  1. Roxzy says:

    Jajajajajajajajajajaja, lo que menos le quiere enseñar es lo primero que pide, jajajajajaja
    Cain va morir de tanto estrés que tiene por la situación especial de Fie en el reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *