Voy a vivir mi segunda vida – Historia Adicional Inédita: El uniforme de Queen

Traducido por Army

Editado por Sakuya


Habían pasado unas tres semanas desde que Fie se había hecho “amiga” de Queen.

Después de terminar su comida de pasta con salsa de carne en la cantina, Fie y sus compañeros estaban inmersos en su típica discusión cuando algo sobre Queen llamó la atención de Fie, lo que hizo que lo mirara fijamente.

—Mmm…

Al darse cuenta de la intensa mirada de Fie, el rostro de Queen se puso ligeramente rojo mientras se movía incómodo.

—¿Qué pasa, Heath?

Preguntó Remie, habiendo notado la mirada de Fie. La miró mientras disfrutaba de un té después de la comida. Volviéndose hacia su amigo, Fie respondió a su pregunta sin dudarlo.

—¿No crees que Queen está siendo un poco distante?

—¿Eh?

El propio Queen pareció sorprendido por la observación de Fie.

—¿T-tú lo crees…?

La risa educada de Remie no fue suficiente para ocultar la incomodidad de la conversación. Por las gotas de sudor en la frente de Queen, no fue difícil para Remie entender cómo se sentía.

—¿En verdad? ¡Sin embargo, parece que está realmente acostumbrado a estar contigo! —Como de costumbre, Slad habló sin pensarlo mucho. La realidad era, de hecho, exactamente lo contrario: Queen no parecía muy acostumbrado a sus nuevos arreglos en absoluto.

Sin embargo, tal vez se esperaba que Slad, que tenía una personalidad muy superficial, no se diera cuenta de esto.

—Sin comentarios…

Tal declaración de Gees, por otro lado, era más una afirmación que una negación.

—¿Por qué te importa si está distante o no? ¿Es esto algo de qué preocuparse? —La declaración de Gormus fue dicha con un tono claramente desinteresado.

—¿Vez? Todo el mundo piensa que está bien…

Queen, quien parecía animarse un poco por las declaraciones de quienes lo rodeaban, fue bruscamente interrumpido por el sonido del puño de Fie golpeando la mesa.

 —¡Estoy PREOCUPADO por ti!

La repentina exclamación de Fie casi hizo que Queen saltara de su asiento.

Con los ojos entrecerrados, le hizo una serie de preguntas a Queen, mientras lo miraba a los ojos.

—Queen. ¿A dónde fuiste después de entrenar ayer?

—Uh… fuimos a la ciudad de compras y ocio, Heath.

—Entonces, ¿qué hay del día anterior?

—Fuimos a ver algunos gatitos recién nacidos en un cuartel de pelotón cercano.

—¿Qué hay de este último domingo?

—Fui de picnic a las montañas contigo y tus amigos.

—¿Después de la sesión de entrenamiento del domingo antepasado?

—El techo.

—¿Quien fue contigo?

—Tú y tus amigos, Heath.

—¿Interactuaste o pasaste tiempo con alguien más en otros días?

Queen negó con la cabeza ante la pregunta.

—Ninguno en absoluto. Estaba leyendo en mi habitación

—Ahh… —Fie suspiró ante la respuesta de Queen.

Fie no tenía la intención de quejarse de la presencia de Queen en todas sus salidas y actividades; después de todo, fue ella quien lo invitó a acompañarla en primer lugar, y por su parte, Queen estuvo de acuerdo de inmediato. Pensó que su entusiasmo y felicidad por ser invitado era adorable hasta cierto punto.

Sin embargo, aparte de los casos en los que Fie lo había invitado, parece que Queen no interactuó con ningún otro escudero en absoluto. Aunque los escuderos del dormitorio del norte eran conocidos por ser tranquilos y fácilmente se hicieron amigos de los demás, ninguno de ellos se había vuelto particularmente cercano a Queen.

incluso después de algunas excursiones y actividades en grupo.

Personalmente, Fie quería que Queen viviera feliz como miembro del dormitorio norte, siempre y cuando no dejara que su secreto saliera de la bolsa. Aunque su continua obediencia la tranquilizó, ella no pudo evitar estar preocupada por sus futuras perspectivas sociales.

Después de todo, estaba feliz de haberse hecho amigo de Queen, pero pensó que él necesitaba algunos amigos propios. De hecho, quizás era extraño que Queen no tuviera ya muchos amigos, objetivamente hablando.

—¿Por qué…?

Se observa comúnmente que aquellos que sobresalen en un aspecto, era probable que se volvieran populares: las mariposas sociales con inclinaciones académicas y talentos musicales.

La habilidad de Queen con la espada era obvia; de hecho, era una habilidad que todos los caballeros debían poseer. Por lo tanto, era natural suponer que lo admirarían. Incluso Fie pensaba de la misma manera: admiraba la fuerza y habilidad de Queen con la espada.

Su apariencia sentó cómodamente en un término medio entre “genial” y “lindo” y su apariencia exótica sólo exacerbó lo mucho que ya se destacaba. “Lo bello es bueno” es un pensamiento comúnmente compartido entre jóvenes y viejos, hombres y mujeres. Incluso Fie admiraba la buena apariencia de Crow, por ejemplo, aunque su personalidad de playboy era una desventaja, reducía su atractivo general en aproximadamente un veinte por ciento.

La personalidad de Queen también era relativamente agradable. Aunque había causado un gran revuelo cuando apareció por primera vez, últimamente había estado extrañamente tranquilo. Sin embargo, esta era la razón por la que Fie estaba tan preocupada: se había dado cuenta de que Queen era del tipo que se obsesionaba con sus propios objetivos y desarrollaba una visión de túnel, olvidándose finalmente de quienes lo rodeaban.

Incluso Gormus, que también era fuerte en combate pero fácilmente incomprendido debido a su carácter, tenía muchos amigos con los que se llevaba bien.

Después de haber resuelto los asuntos con Fie y de no plantearle más desafíos, habría tenido sentido que la popularidad de Queen explotara de la noche a la mañana.

En cambio, estaba sentado tranquilamente en su silla, aunque ahora con una expresión de sorpresa. Mirándolo, finalmente notó algo. De hecho, le pareció extraño que no se hubiera dado cuenta de esto hasta ahora.

—En realidad, Queen… ¿por qué no estás usando el uniforme de escudero…?

—¿Eh?

—Ah…

Cuando una comprensión colectiva se extendió por todos los escuderos en la mesa de Fie, sus ojos de repente se posaron en Queen.

Todos los escuderos tenían que llevar uniforme.

El uniforme consistía en una chaqueta de lana marrón y se completaba con un par de pantalones blancos, hechos de tela resistente y duradera. Aunque los escuderos no eran caballeros oficiales de ninguna manera, ocasionalmente participaban en actividades de mantenimiento de la paz, incluso deteniendo a criminales en caso de necesidad.

Para permitir que el público identificara quiénes eran, se necesitaba una especie de uniforme.

Su uniforme era lo suficientemente móvil y duradero, muy adecuado para sus actividades de entrenamiento intensivas en movimiento.

No obstante, Queen no había usado este uniforme, ni siquiera una vez.

Pensando en ello, Fie se dio cuenta de que no lo había estado usando desde la primera vez que puso un pie en el dormitorio norte.

Aunque le pareció extraño la primera vez que lo vio, este hecho no fue evidente para ella durante la primera semana, cuando Queen la había estado persiguiendo. En la segunda semana, después de que Fie se hiciera amigo de él, todavía no usaba el uniforme, y finalmente, eso había culminado en la realización actual de Fie.

Queen, aún sentada con la misma expresión de sorpresa y la cabeza ladeada, respondió a la pregunta de Fie con una simple declaración.

—No tengo uniforme.

—¿¡Qué!?

Los uniformes de escudero generalmente se proporcionaban poco después de que el individuo en cuestión ingresara a un dormitorio. Si el tamaño del uniforme provisto estaba fuera de lugar, podría modificarse fácilmente si el escudero proporcionara sus medidas: los uniformes se adaptaron para cada escudero. Los escuderos ni siquiera tuvieron que pagar por estos uniformes especialmente hechos.

El hecho de que Queen no tuviera uniforme indicaba que probablemente no había tomado sus propias medidas.

—Cuando todavía estabas en tu antiguo dormitorio, ¿alguien dijo algo sobre el uniforme?

—No particularmente, no.

Al escuchar la respuesta de Queen, Fie gimió exasperada. Aunque ellos también se habían acostumbrado a que Queen no usara uniforme, era una cortesía común decirle al menos a su compañero escudero que debería usar uno.

Vale la pena señalar que, si bien no hay reglas que insistan en el uso de un uniforme, es importante tener un conjunto de ropa limpia para cambiarse cuando los horarios de lavado inevitablemente se retrasan.

Por eso se recomendó que los escuderos llevaran uniforme y tuvieran algunos repuestos a mano. Los escuderos sin uniformes eran cosa de generaciones pasadas, y Fie no pudo evitar preguntarse cómo era la cultura en el dormitorio este.

 —¿Estoy haciendo algo mal al no usar uniforme…? —Preguntó Queen, luciendo confundido.

La pregunta de Queen preocupó a Fie. Nadie había dicho una palabra al respecto hasta ahora. O incluso notó algo fuera de lo común. Sin embargo…

—¿No crees que es más fácil llevarse bien con todos los demás si usas lo mismo?

La observación de Fie fue correcta: las apariencias eran, después de todo, una parte importante en las interacciones sociales. Los seres humanos, en particular, a menudo miran con sospecha a quienes se ven diferentes. En contraste, aquellos que se parecen a ellos invocan sentimientos de camaradería.

Confirmando internamente sus sospechas de que Queen era de hecho distante y algo aislado de sus compañeros, Fie tomó una decisión: obtendría un uniforme para Queen.

De hecho, sonó divertido.

Actualmente, Queen vestía ropa cortada de una tela púrpura. La tela en cuestión parecía cara y tenía un aire aristocrático. En todo caso, complementaba bien su apariencia exótica y su cabello rubio platino. Sin embargo…

—¿De dónde compraste tu ropa?

—Los traje de mi país de origen.

No parecía que Queen estuviera demasiado apegado a sus prendas actuales, esto era una buena señal.

—Bueno, ¿por qué no te pruebas un uniforme? Te prestaré uno mío de repuesto —dijo Slad, uniéndose fácilmente a la conversación.

Como Slad y Queen eran similares en constitución, ese fue probablemente un buen enfoque.

Fie asintió.

—Sí, ve a probarlo.

—Oh… pero la lavandería acaba de salir. ¿Qué tal mañana?

—Eso es cierto. También deberías ver si te mueves bien, ¿por qué no probarlo después de la sesión de entrenamiento de mañana?

En un momento u otro, la conversación había cambiado por completo a equipar a Queen con un uniforme propio.

Todos estaban de acuerdo con la convicción de Fie, aunque nadie había pedido la opinión de Queen.

♦ ♦ ♦

Al final de la sesión de entrenamiento del día siguiente, Fie y compañía se reunieron en la cima de una pequeña colina cerca de los campos de entrenamiento.

—Aquí, lo he traído conmigo

En las manos de Slad había una chaqueta recién lavada, que rápidamente le entregó a Fie.

—¡Gracias!

 Aceptando la prenda con una sonrisa, Fie la desdobló ante Queen.

—Bueno, prueba esto primero. Quítate la camisa y te la pongo.

—Me lo pondré yo mismo…

—No, no, déjame hacerlo.

Parecía divertirse vistiendo a Queen como una muñeca. Tal vez porque era una niña.

Queen, finalmente dándose cuenta de la inutilidad de sus quejas, finalmente se quitó la blusa púrpura. Parecía que llevaba una camiseta negra ajustada debajo.

Extendiendo los brazos, Fie encajó felizmente los brazos de Queen a través de la chaqueta. De repente, un fuerte estremecimiento involuntario se extendió por todo el cuerpo de Queen.

Queen poseía un inmenso poder explosivo en sus músculos; después de todo, había acortado la distancia entre él y Gormus casi instantáneamente durante su pelea. Sus reflejos y movilidad se parecían a los de un animal salvaje.

Debido a que Fie rozó un lugar delicado mientras le ajustaba la chaqueta, Queen se estremeció un poco demasiado fuerte, sin darse cuenta de su fuerza, por lo que el pequeño cuerpo de Fie fue arrojado rápidamente.

Aunque no cayó demasiado lejos, la mala suerte de Fie hoy, significó que había aterrizado en la ladera de la colina en la que se encontraban y rápidamente procedió a rodar todo el camino hacia abajo.

—¡¡Gyaaaaaaahhhhhhh !!

Así fue como terminó rodando colina abajo.

—¡H-Heath!

Presa del pánico, Queen persiguió a Fie rodante. La chaqueta, ahora también en el aire, fue debidamente atrapada por Remie.

Queen finalmente alcanzó a Fie cubierta de hierba, que se detuvo al pie de la colina. Aunque no estaba exactamente enojada, su rostro estaba decididamente pálido.

—¿Qué diablos pasó…?

—Lo siento… La ropa me estaba haciendo cosquillas, así que… —dijo Queen con una expresión algo desanimada.

 —Bueno, no estoy enojado, así que no te preocupes por eso… Volvamos.

Después de que Queen la ayudó a levantarse del suelo, los dos escuderos subieron la colina.

Al final resultó que, el problema se identificó rápidamente, parecía que la piel de Queen no reaccionó muy bien a los materiales utilizados en la chaqueta de escudero.

—Sí, algunas personas son un poco alérgicas a los materiales a base de lana. La lana usada no es exactamente de alta calidad, así que si tu piel es sensible, podría doler… —Remie dijo, pasando sus manos sobre la chaqueta.

Por lo que valía, la piel de Queen era realmente suave, incluso se podría decir que era delicada.

—Entonces… ¿algo como la ropa que usas normalmente está bien?

—Siempre los está usando después de todo…

Tales fueron las observaciones de Slad y Gees mientras miraban a Queen, quien una vez más estaba vestido con su ropa púrpura.

—Está hecho de materiales de muy alta calidad… La persona que eligió esto para Queen realmente tenía en mente su bienestar. También se siente agradable al tacto —observó Remie.

La propia Fie decidió intentar tocar la tela después de que Remie le hubiera cantado tanto elogios.

—¡Vaya, es verdad! Es tan suave.

Sin previo aviso, Fie puso su rostro contra el pecho de Queen, frotando sus mejillas por su superficie.

De hecho, era suave y se sentía bien al tacto. Incluso parecía regular bien el calor corporal de Queen, con la superficie cálida y…

—¿¡Uwah!?

Con su mente perdida en la evaluación de la ropa de Queen, Fie no anticipó lo que estaba a punto de suceder hasta que fue demasiado tarde. Un gran escalofrío se apoderó del cuerpo de Queen una vez más, lo que hizo que se estremeciera involuntariamente.

Al igual que antes, el pequeño cuerpo de Fie fue lanzado al aire y colina abajo.

—¡GYAAAAAAAHHHHHHHHHHH!

Y así sucedió que Fie, una vez más, rodó colina abajo.

—¡Heath!

Queen la persiguió nerviosamente y ayudó a Fie a levantarse cuando finalmente la alcanzó.

—M-Mis disculpas…

—No, no te preocupes por eso, no estoy enojado…

Diciendo eso, Fie tomó las mejillas de Queen en sus manos y se las pellizcó. El rostro de Queen se contrajo de una forma extraña.

—Soy grosero… —se disculpó Queen una vez más, ahora más cerca de las lágrimas que nunca.

Gormus sólo podía vigilar a los dos con una mirada exasperada.

Con los dos de vuelta en la colina una vez más, las discusiones comenzaron de nuevo en serio.

—Y, ¿qué vamos a hacer con la lana espinosa? ¿Ideas?

—Bueno, podríamos solucionar fácilmente este problema mediante el uso de materiales. Alternativamente, podríamos hacer que Queen use una prenda interior con mangas de algún tipo, para que su piel no entre en contacto con la lana… —Remie, quien parecía tener un amplio conocimiento de la ropa, dio su detallado consejo.

—Ya veo —dijo Fie, asintiendo con la cabeza mientras miraba a Queen lentamente de la cabeza a los pies—. Habiendo dicho eso… eres bastante exhibicionista, ¿no Queen?

—¿¡E-Exhibicionista!?

Queen parecía haber sido alcanzado por un rayo. Al parecer, no había pensado de esa manera sobre su apariencia en absoluto.

Pero, había algo de verdad en las palabras de Fie. La ropa de Queen dejaba al descubierto una buena cantidad de piel, al menos más que sus compañeros escuderos. Sin embargo, no llegó a un punto en el que pudiera ser considerado un pervertido; en su mayor parte, la piel expuesta estaba dentro de los parámetros del sentido común.

—¿Quizás su temperatura corporal es simplemente alta? —Sugirió Gormus, y Fie asintió con la cabeza.

—Sí, ahora que lo pienso, es bastante cálido —dijo Fie, aún sintiendo rastros de calidez en su mejilla a pesar de haber rodado por la colina cubierta de hierba.

El rostro de Queen se volvió una vez más de un tono rojo claro.

—Bueno, primero vayamos con la sugerencia de la camiseta.

—¡Tengo justo lo que necesitas!

La sugerencia de Slad fue debidamente cumplida por Heath, quien rápidamente partió en la dirección general del dormitorio norte.

—¿¡T-tu camiseta!?

Fie le dio al sorprendido Queen una sonrisa casual, sin pensar demasiado en su respuesta.

 —No te preocupes, te conseguiré el más grande que tengo.

—Ahora que lo pienso, la ropa de Heath es siempre un poco más grande de lo que se supone que es…

Gees finalmente había hablado. A esto, Fie apuntó con el pulgar a su propio pecho, riéndose.

—Ja ja. ¡Quizás algún día me haga más grande!

La verdadera razón por la que Fie usaba tallas más grandes de lo habitual era para poder ocultar las líneas de su cuerpo.

Cómo Queen era el único que conocía sus circunstancias, los otros escuderos simplemente asintieron y dejaron a Fie. Queen no dijo mucho y, en cambio, se paseó un poco nervioso.

Después de que Fie regresó por fin con su ropa, las discusiones comenzaron una vez más. Sin dudarlo, Fie empujó la prenda que había traído a las manos de Queen.

—Aquí, ponte esto, y luego la chaqueta encima.

Era una camiseta blanca de manga larga. Como había dicho Fie, era un poco demasiado grande para ella, pero le quedaría relativamente bien a Queen.

—Uh… bueno…

Aunque Queen estaba nervioso, no tuvo más remedio que aceptar la prenda, abriéndose rápidamente como un pez mientras lo hacía. Parecía que estaba tratando de decir algo.

—¿Queen…?

Fie, que parecía algo confundida, se unió a su confusión con los otros escuderos que la rodeaban. Incapaz de soportar la presión, Queen se rindió, se quitó la camiseta negra y se puso la prenda blanca de Fie.

Nervioso, pasó los brazos por la prenda. Aunque la camiseta blanca le quedaba bien, parecía un poco ajustada, pero Fie no creía que fuera un problema.

—De acuerdo,entonces. Intenta ponerte la chaqueta.

Ayudó a Queen con la chaqueta de escudero. Esta vez, logró ponérselo sin mayores incidentes, y Fie no cayó colina abajo. Finalmente, le ajustó las mangas y el cuello.

—¡Sí, te queda bien!

—Sí, ahora se parece más a un escudero —Slad y Remie asintieron.

Al ver a Queen vestido con el uniforme de escudero, Fie sintió una sensación de satisfacción. Aunque su ropa habitual le sentaba bien, el uniforme de escudero también le quedaba bien.

Sin embargo, un momento después, el cuerpo de Queen estaba cubierto de sudor.

—¿Eso es demasiado caliente para ti…?

Queen asintió vigorosamente.

Parecía que las suposiciones de Gormus sobre la temperatura corporal de Queen eran correctas después de todo. Por el contrario, Fie tenía una temperatura corporal más baja y, a menudo, tenía que usar varias capas de ropa para compensar.

—Su cara está roja…

De hecho, el rostro de Queen se había vuelto de un rojo insalubre por el calor acumulado.

—Bueno… supongo que esto no va a funcionar. Entonces quítatelo.

Fie recuperó la prenda que le había prestado a Queen después de que él se la hubiera quitado.

—Yo-yo te lo lavaré…

Fie negó con la cabeza ante la oferta de Queen.

—No te preocupes por eso. Me lo voy a poner ahora de todos modos.

Al decir eso, Fie se quitó la chaqueta de escudero cubierta de hierba y se puso la prenda blanca en su lugar, específicamente, la prenda que Queen había estado usando hasta hace poco tiempo. Aunque estaba un poco húmedo al tacto, no olía.

Al ver esto, sin embargo, Queen comenzó a quedarse boquiabierto una vez más, su rostro ahora más rojo que nunca.

Al final, los escuderos llegaron a la conclusión de que se necesitaba una solución drástica para remediar el problema del uniforme de Queen.

—Parece que no podemos resolver esto sin conseguir un uniforme hecho a medida para Queen.

Aunque no estaban seguros de si se podía hacer, los escuderos decidieron averiguarlo.

—Bueno, entonces, buscaré una tela que no agite la piel de Queen

Con la cooperación de Remie, el grupo vio un poco de esperanza en la situación.

—¡Oh, iré contigo entonces!

—Yo también…

Como de costumbre, Slad y Gees acompañaron a su amigo y pronto los tres se fueron.

—No estoy realmente interesado en nada de esto, así que voy a descansar. Si necesitas cualquier ayuda para cargar cosas pesadas, te ayudaré.

Las opiniones de Gormus sobre la situación se mantuvieron sin cambios. Para empezar, realmente no estaba de acuerdo con obligar a Queen a ponerse un uniforme, y simplemente había seguido el grupo.

Como una ocurrencia tardía, Gormus le dio a Queen un consejo, la exasperación era clara en su voz.

—Bueno… supongo que esta vez está bien, Queen. Sin embargo, no escuches demasiado lo que dice este tonto… o realmente te meterás en una situación molesta —dijo Gormus, y golpeó ligeramente la parte superior de la cabeza de Fie.

—¿¡Qué!? ¡No soy un tonto, sabes! —Fie levantó las manos en señal de protesta.

Como no había nada importante que los escuderos tuvieran que hacer hoy, Remie y sus amigos regresaron al dormitorio. Gormus tenía algo que atender en su pelotón, y finalmente solo quedaron Fie y Queen.

De repente, Fie pareció darse cuenta de algo.

—¡Oh! Bien, intenta ponerte solo los pantalones. El material no es lana, así que debería estar bien, ¿verdad?

Le entregó un par de pantalones a Queen, que aparentemente también había sido prestado de Slad.

—Bueno, Queen, continúa. Quítate los pantalones.

—¿Eh…? —La boca de Queen se abrió y permaneció abierta.

—Si no te los quitas, no puedes ponerte los pantalones del uniforme, ¿verdad?

—P-Pero —Queen la miró con aprensión.

Fue entonces cuando Fie finalmente se dio cuenta.

—Estás, por casualidad, ¿avergonzado…?

De alguna manera le pareció extraño que un hombre se avergonzara, aunque estaba al aire libre, solo con un miembro del sexo opuesto, solo en ropa interior.

Queen asintió rápidamente.

Al ver su respuesta, Fie dijo lo siguiente:

—No te preocupes por eso. Aparte de mí, nadie está mirando.

Para Queen, ese era precisamente el problema.

Sin embargo, Queen estaba demasiado avergonzado para decirle a Fie cómo se sentía directamente. Era muy consciente del estado de Fie como mujer y, sobre todo, estaba, como muchos otros escuderos, atravesando la pubertad. Fue un momento delicado para él.

Por otro lado, la propia Fie era culpable de ser algo densa en esta situación.

—Vamos, si te tomas tanto tiempo, el sol se pondrá. ¡Quitatelos, rápido! En realidad no importa, te los quitaré.

Con un destello, las manos de Fie se sujetaron firmemente a los lados de los pantalones de Queen.

—¡E-espera! ¡Ah…!

Queen cerró los ojos y se aferró desesperadamente a sus pantalones con todas sus fuerzas.

—¡Uf, no pierdas el tiempo!

—¡No! ¡Para! ¡Para!

Army
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA jajajajajajajajajajajajajajaj *toma aire* JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA couftrug cof cof *se atraganta* JAJAJAJAJAJAJAJA

Durante un tiempo, los dos permanecieron estancados. Por un lado, Queen estaba desesperado. Después de todo, si Fie lograba quitarle los pantalones, ella vería su ropa interior y la perspectiva de eso lo llevó al borde de las lágrimas.

Fie, por su parte, se irritaba más a cada segundo, cada vez más decidida a quitarle los pantalones a Queen.

Después de algunas escaramuzas sobre el estado de los pantalones de Queen, las yemas de los dedos de Fie resbalaron inadvertidamente y entraron en contacto con la piel cálida.

En otras palabras, las yemas de los dedos de Fie, de alguna manera, habían encontrado su camino debajo de su ropa interior en medio de la lucha.

Todo el cuerpo de Queen se tensó. Sin embargo, Fie no se dio cuenta de esto y continuó su cruzada de quitarle los pantalones. Y así, muy levemente, tanto los pantalones como la ropa interior de Queen comenzaron a caer por debajo de su cintura.

—¡Eeee! ¡N-No…!

En el momento siguiente, Queen rápidamente lanzó a Fie lejos, al aire una vez más.

—¡Te dije que te detengas!

—¡Gah!

El pequeño cuerpo de Fie voló con facilidad y se alejó en el aire.

—¡GYAAAAAAAAAAAAAAAH!

Y así, Fie entró en contacto con una ladera cubierta de hierba familiar y rodó por su pendiente por tercera vez ese día. No obstante, probablemente merecía su vuelo más reciente.

Sakuya
Así es… recuerden niños, no obliguen a sus amigos a hacer algo que no les gusta o no quieren, eso está mal -_-

Aunque se había preparado para la caída y, por lo tanto, no resultó herida, a diferencia de los otros dos casos, Queen no se apresuró a ver cómo estaba.

Dirigiendo su mirada hacia la cima de la colina, Fie se encontró con una visión lamentable: Queen estaba inclinado y sostenía su ropa interior con ambas manos, sus pantalones finalmente habían sido quitados con éxito. Su rostro estaba nervioso y miró a Fie con los ojos llenos de lágrimas.

Con esa vista, Fie finalmente se dio cuenta de que había ido demasiado lejos.

—Me fui por la borda. Pido disculpas.

Se puso de rodillas y apoyó la cabeza contra la ladera cubierta de hierba, disculpándose en la dirección general de la cima.

Después de eso, Queen se probó los pantalones del uniforme de escudero mientras Fie miraba en una dirección diferente, y sin embargo, por alguna razón, a Fie no se le ocurrió que habría sido mucho más rápido si hubieran hecho esto en primer lugar.

♦ ♦ ♦

El domingo de esa semana, el grupo decidió emprender un viaje de búsqueda de material en la capital, según la sugerencia de Remie.

Existía una variedad de tiendas en Orstoll, desde mercados de clase alta hasta las calles del centro, a menudo frecuentadas por Slad y el resto. Por supuesto, tampoco se podían dejar de lado las tiendas con agujeros en la pared.

Como el pasatiempo de Remie era coser peluches, tenía los conocimientos necesarios para recomendar un lugar.

A unos cincuenta pasos del castillo real, Fie y compañía llegaron a la tienda en cuestión: era una pequeña tienda ubicada en un callejón trasero, y varios textiles colgaban de sus exhibidores.

Con una expresión ansiosa, Remie entró en la tienda, los demás siguiéndolo de cerca.

Los miembros de esta excursión fueron Queen, Fie y Remie. Gormus se había disculpado, aparentemente ocupado con una cosa u otra. Slad y Gees, por otro lado, no habían terminado su tarea y estaban estudiando juntos para terminar su trabajo a tiempo.

Fie, por su parte, había pasado un tiempo considerable ayudando a Queen con sus estudios anoche. Aunque daba la impresión de ser un individuo muy capaz, Queen no era muy bueno en los asuntos académicos, lo que fue una sorpresa para Fie, ya que supuestamente era muy inteligente.

—Si lo que quieres es lana, querrás un tejido suave de alta calidad… Específicamente, recomendaría lana de oveja Ingria, importada de los Reinos del Norte. Su suavidad es legendaria, incluso se usa para confeccionar ropa para la realeza. Aunque no encontrarás material tan caro y de alta calidad en las tiendas, puedes encontrar fácilmente lana de un grado o dos más bajo: seguirán siendo suaves al tacto y cómoda para la piel.

Quizás era porque Remie había ido a una tienda que le gustaba, pero era mucho más hablador de lo habitual. Incluso Fie se sorprendió un poco.

—Te gusta mucho coser, ¿verdad, Remie?

Al escuchar esas palabras, Remie se dio cuenta de su locuacidad y asintió rápidamente, su rostro se sonrojó un poco en el proceso.

—No hay muchos clientes que vienen a esta tienda, así que no me siento demasiado avergonzado de entrar aquí, aunque soy un hombre.

Aunque evidentemente estaba sonrojado, Remie se veía muy como en casa y complacido con todos los textiles exhibidos en la tienda.

Aparentemente, las tiendas de la calle principal a menudo eran frecuentadas por damas aristocráticas y otras mujeres, y como tal, Remie se destacaba.

Fie, sin embargo, pensó que Remie simplemente debería vestirse de manera cruzada para evitar este problema, mejor una Remie linda que una mujer fea.

—¡Entonces echaremos un vistazo a los materiales recomendados por Remie!

Fie sostuvo un hermoso tejido blanco en sus manos y luego se congeló rápidamente cuando sus ojos entraron en contacto con la etiqueta del precio. No podía creer lo que veía.

—2800 merks…

Era caro, prohibitivamente caro.

Para escuderos como Fie, su salario mensual era de aproximadamente 900 merks. En otras palabras, el material que tenía en sus manos valía tres meses enteros de su salario.

Después de todo, la perspectiva financiera de Fie fue determinada y escalada con su salario como punto de comparación principal. Aunque había sentido que estaba justificado usar su salario para comprar bocadillos, productos o para ir de vez en cuando a excursión, en comparación, este textil cuesta demasiado.

Queen, que había estado junto a Fie, colocó una mano sobre el tejido en cuestión y asintió.

—Parece que este material es bueno para mi piel —dijo Queen. Luego, sus ojos también entraron en contacto con la etiqueta de precio en cuestión, y asintió—. Parece ser un precio adecuado también. Muy bien, vamos con esto.

Vale la pena recordar que Queen era, después de todo, de noble cuna. Habiendo nacido de un vizconde, ya había heredado la propiedad de sus padres. Aunque no mostró su riqueza en absoluto en sus interacciones diarias con los otros escuderos, de hecho estaba muy bien.

Como se había inscrito con la esperanza de convertirse en un caballero gracias a sus propios esfuerzos, Queen generalmente vivía dentro de los medios normales de un escudero. Sin embargo, no dudó en usar su riqueza si surgiera la necesidad, particularmente en este tipo de situación.

—Veo. Bueno, ¡me alegro de haber encontrado algo adecuado!

Remie también era de noble cuna; sus gestos y conducta eran un indicador obvio de que había nacido en una casa noble muy respetada.

Como tal, sus puntos de vista monetarios eran decididamente diferentes a los de alguien como Fie. Y así, de repente, les impidió llevar el textil en cuestión al comerciante.

 —¿Qué es?

—¿Qué ocurre?

Volviendo la cabeza, los dos se encontraron cara a cara con una Fie pálida y sudorosa.

—E-Echemos un vistazo un poco más. Puede que encontremos algo más barato pero de buena calidad…

Aunque para empezar fue idea suya vestir a Queen con un uniforme, el precio increíblemente alto del material le provocó escalofríos.

Fie estaba particularmente emocionada por el nuevo uniforme de Queen y estaba ansiosa por ayudarlo a ponérselo. No obstante, el precio inesperadamente alto del textil había convertido su ansiedad en culpa.

—¿Ehh? No creo que vayamos a encontrar nada de tan alta calidad a un precio más económico. No me importa mirar alrededor, pero ¿y tú, Queen?

—No me importa. —Queen asintió.

Sin embargo, no importa lo mucho que miraron, no pudieron encontrar una tela que se adaptara a Queen. Las muchas telas que se probó, a menudo provocaron una reacción negativa en él, como se podía ver por su expresión. Además, casi todas las telas que cumplían con los requisitos de Queen eran igualmente caras.

Al final, compró el primer material que habían probado, colocando un depósito. El resto se pagaría en una fecha posterior debido a que Queen emitió una factura a nombre de su noble familia.

Al salir de la tienda, Remie y Queen preguntaron por Fie, que estaba extrañamente callada.

—¿Qué pasa, Heath? No parece que te encuentres bien.

—¿Estás bien?

—No, es nada…

Aunque ni Remie ni Queen se dieron cuenta, la impulsiva sugerencia de Fie de que Queen se pusiera un uniforme había resultado en un gasto innecesario, y su corazón estaba lleno de culpa.

—Oh, ¿compraste algunos materiales también, Heath?

Fie estaba abrazando un pequeño paquete de materiales cerca de su pecho.

—Sí… solo un poco…

Incapaz de decir lo que quería decir, Fie acercó el bulto más cerca que nunca y finalmente regresó al dormitorio norte con Queen y Remie.

♦ ♦ ♦

Queen, después de haber entregado los materiales recién comprados al departamento de adquisición de uniformes, pronto recibió un uniforme propio.

Para presenciar esta ocasión, todos se reunieron en la cima de la colina.

—Así que finalmente lo terminaste. Te tomó un tiempo.

—Ni siquiera hiciste nada, Gormus —dijo Fie, entrecerrando los ojos hacia él. Simplemente se burló, aunque de una manera bondadosa.

—No hacer nada innecesario también es una forma de ayudar, ya sabes. Si uno hace algo innecesario sólo porque cree que debería hacerlo, pronto terminará arrepintiéndose. —Gormus miró a Fie, sus ojos aparentemente transmitían un significado más profundo.

—Hum…

Por la forma en que lo había dicho, parecía que Gormus ya había descubierto el flujo general de la situación.

En medio de la charla, Queen finalmente llegó, y ya se había puesto los pantalones del uniforme. Parecía que había aprendido de su experiencia pasada.

De hecho, ya se había puesto todo su uniforme antes de esto. Pero se había quitado la blusa sólo para la ocasión, dejando solo su camiseta.

—¡Bien, entonces Queen se pondrá oficialmente su uniforme!

Fie se paró junto a Queen como si estuviera presentando a alguien en un evento formal. Extendiendo los brazos, Queen mostró el uniforme completo a los que estaban reunidos: Gormus, Remie, Slad y Gees.

—Ooooohhh. ¡Te ves genial en el!

—Se ve bien en ti.

—Sí… increíble uniforme.

—No entiendo qué tiene de especial. Bueno, es un uniforme.

Así fueron las opiniones de los cuatro que se reunieron para la ceremonia y, para terminar, aplaudieron.

—Bueno, entonces Queen, levanta los brazos.

Levantando los brazos como lo había hecho antes, Fie ayudó a Queen a ponerse la chaqueta exterior de su uniforme, guiándose por los brazos y los hombros, y finalmente abrochándole la prenda por delante.

Esta vez, Queen no se inmutó y Fie no cayó colina abajo. Finalmente se había puesto un uniforme de forma segura y sin incidentes.

—¡Te queda bien, Queen!

—Sí, es genial.

Slad y Remie elogiaron a su compañero escudero una vez más, aplaudiendo mientras lo hacían. Gees y Gormus también empezaron a aplaudir, aunque solo fuera por cortesía. Queen se sonrojó por toda la atención y fue un ambiente bastante festivo.

Con esto, el episodio del uniforme de Queen llegó a su fin. Mientras los escuderos regresaban a su dormitorio, Fie llamó a Queen.

—¡Queen…!

Fie, con una extraña expresión de nerviosismo, incitó a Queen a hacer una pausa y preguntar qué pasaba, inclinando la cabeza ante la situación.

Entonces, Fie finalmente le mostró a Queen el objeto que había estado escondiendo detrás de su espalda todo este tiempo.

—Um… esto es algo pequeño para celebrar que obtuviste tu uniforme… Y una disculpa por la última vez… Algo así…

El objeto que le tendió en las manos era una pequeña bolsa, hecha de un tejido blanco familiar.

Parecía ser el producto de los materiales que Fie había comprado ese día. Los ojos de Queen se agrandaron.

—¿Hiciste esto tú solo…?

—Sí… —Fie se puso roja a pesar de sí misma, y volvió la cara lejos de Queen.

En realidad, el hecho de que el uniforme de Queen le hubiera costado 2800 merks pesaba mucho en su corazón; no había pensado que fuera un mero capricho de su parte.

se traduciría en un gasto tan alto para su compañero escudero.

El hecho era que Fie no podría haber pagado los materiales con su salario de escudero, y aunque sus activos como princesa probablemente podrían haberlo financiado, eso habría parecido demasiado sospechoso para los demás. Aunque era consciente de que su regalo no podía reemplazar el gasto original, había comprado parte del material de alta calidad con su propio salario y lo había convertido en una pequeña bolsa.

Estaba hecho de un tejido resistente y se sentía suave para la piel; con esto, Queen podía usarlo fácilmente.

—Además, la base está cosida. Quería que fuera ornamental, pero Sir Garuge le añadió un revestimiento antideslizante…

Entre el momento en que Queen entregaba los materiales y recibía su uniforme, Fie había recibido instrucciones de Garuge y trabajó duro para coser la base de la bolsa. Aunque lo había mantenido en secreto para Queen y compañía, Gormus había estado en el taller de Garuge en una cita para fabricar equipos de tamaño personalizado y, como tal, se había enterado del esfuerzo de Fie.

Como era la primera vez que cosía artículos de cualquier tipo, tuvo dificultades con su proyecto.

—Probablemente no esté muy bien hecho, lo siento…

Al escuchar las abatidas palabras de Fie, Queen negó con la cabeza.

—No… ¡Estoy muy feliz de que me des algo!

En su rostro había una sonrisa, muy parecida a la de un cachorro feliz. Él colocó el regalo de Fie cerca de su pecho, lo atesoraba.

Fie, al ver la sonrisa de Queen, finalmente sintió que la culpa desaparecía de su corazón, incluso si su regalo no resolvió ningún problema para empezar. Aunque fue un esfuerzo de su parte, valió la pena.

—¡Pues ponte eso también!

Siguiendo la sugerencia de Slad, Queen rápidamente colocó la bolsa en sus pantalones. Ahora armado con una chaqueta, una prenda interior negra, sus pantalones blancos y su bolsa, Queen era la imagen misma de un escudero.

—Sí, la bolsa realmente te queda bien.

Como Fie había obtenido el diseño de la bolsa de Garuge en primer lugar, encajaba bien con el uniforme de escudero de Queen. Queen, por su parte, parecía feliz de recibir un regalo de Fie.

Y así, después de pasar un tiempo admirando el nuevo uniforme de Queen, la reunión de escuderos terminó.

Mientras que los otros escuderos del dormitorio se sorprendieron con el nuevo uniforme (y la bolsa) de Queen al día siguiente, finalmente se acostumbraron a su nueva apariencia.

Quizás se debió al uniforme, pero finalmente Queen comenzó a hacerse amigo de los otros escuderos en el dormitorio, y por eso, Fie no pudo evitar sentirse un poco celosa.

En particular, parecía que Queen se había hecho amigo de algunos de los escuderos más tranquilos del dormitorio, discutiendo felizmente con ellos libros de los que Fie nunca había oído hablar.

Y así sucedió que Fie invadió la habitación de Queen al día siguiente para pedir prestados algunos de los libros mencionados anteriormente para leer, pero eso es un secreto y una historia para otro momento.

| Índice |

One thought on “Voy a vivir mi segunda vida – Historia Adicional Inédita: El uniforme de Queen

  1. Roxzy says:

    Fie simplemente no recibió la educación adecuada, no hay duda, ni siquiera para saber que no necesita estar presente cuando alguien del sexo opuesto se cambia de ropa de la parte inferior…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *