Voy a vivir mi segunda vida – Historia Adicional: Biffe

Traducido por Army

Editado por Sakuya


¿Cómo se llegó a esto?

En un rincón de una posada en ruinas, situada en un distrito relativamente sin ley en el Reino de Orstoll, había un individuo que solía ser el jefe de cocina de la princesa Fie. Ahora Biffe trabajaba como conserje en dicha posada en ruinas y sostenía su cabeza con exasperación.

Biffe había pensado que todo saldría bien una vez que llegara a Orstoll.

Se decía que era la capital de las artes culinarias y ahí se reunían famosos chefs de varios países. Si se formaba con un chef famoso u otro en Orstoll, y luego regresaba a Daeman para abrir una tienda propia, seguramente tendría un futuro brillante por delante.

Aunque se suponía que ese era el caso, Biffe tenía actualmente documentación que detalla su despido como pasante de un determinado establecimiento de la capital después de haber trabajado ahí durante un mes.

Como pasante, había pelado patatas y zanahorias todos los días, hasta que finalmente fue llamado por el jefe de cocina asistente en su último día.

Los reunidos ahí eran otros internos que habían sido contratados aproximadamente al mismo tiempo, en circunstancias similares; simplemente había muchos aspirantes trabajando en los restaurantes de Orstoll.

El jefe de cocina asistente dijo lo siguiente:

—Prepara una comida con estos ingredientes que ves ante ti.

Biffe se sorprendió un poco. Después de todo, no había aprendido absolutamente nada con respecto a la cocina de sus mayores.

Sin embargo, se calmó con un poco de esfuerzo. Originalmente había comenzado a trabajar en Daeman simplemente por sus conexiones, pero hay que reconocer que Biffe era autodidacta y sabía cocinar hasta cierto punto. En eso, tenía fe en sí mismo.

Al menos, eso era lo que pensaba. Tan pronto como sus compañeros empezaron a cocinar, Biffe se puso pálido.

Los otros internos, a pesar de ser internos, comenzaron a preparar los ingredientes con visible habilidad. Con movimientos fluidos del cuchillo, las verduras se cortaron y se frieron, se hizo la salsa, se asó la carne y los ingredientes se saltearon perfectamente.

Entre ellos, incluso hubo algunos que combinaron las técnicas culinarias tradicionales de Orstoll con las propias. Al ver esto, el asistente del jefe de cocina no tuvo más que elogios para esos jóvenes en particular.

Todos los demás internos que se habían inscrito aproximadamente al mismo tiempo que Biffe, cocinaban mejor que él; de hecho, estas personas superaban con creces la destreza culinaria de los cocineros que trabajaban en el castillo real de Daeman.

En pánico, Biffe pasó una cantidad considerable de tiempo mirando a su alrededor, sin darse cuenta de que los ojos del asistente del jefe de cocina ahora estaban fijos en él.

—¿Qué estás haciendo exactamente?

Con una mirada dudosa y algo aprensiva, el asistente del jefe de cocina miró dentro de la sartén de Biffe.

A diferencia de las obras de quienes lo rodean, los ingredientes de Biffe simplemente yacen sin fuerzas en la sartén. De hecho, su actuación fue tan insignificante que sería difícil llamar a la creación de Biffe “comida” de cualquier tipo.

El rostro del asistente del jefe de cocina comenzó a endurecerse a cada minuto.

—¿De verdad pensaste que podrías trabajar en Orstoll con esta cantidad de habilidad? Alguien como tú no tiene derecho a estar en las cocinas de este gran país. ¡Sal de mi cocina en este instante!

En un solo momento, Biffe quedó expuesto y fue despedido sumariamente.

Fue entonces cuando finalmente comprendió los exigentes estándares que se esperaban de los culinarios de Orstoll. Incluso aquellos que habían comenzado en el nivel interno tenían niveles de habilidad que rivalizaban con un chef de restaurante típico en Daeman.

Aunque Biffe había realizado varias rondas en varios restaurantes después de este incidente en busca de un empleo remunerado, la información se movió rápidamente en Orstoll. Biffe fue rechazado a cada paso y, finalmente, su corazón, al igual que su resolución, se partió limpiamente en dos.

Finalmente, Biffe, que no pudo encontrar un nuevo empleador, agotó el dinero que había traído de Daeman, así como la indemnización que se le otorgó de las cuentas de la princesa Fie. Sin otra opción, Biffe tuvo que trabajar como conserje en una posada en ruinas en un rincón mal cuidado de la capital.

Hoy, al igual que otros días, Biffe limpiaba una posada en su mayoría desocupada. Después de recibir una suma insignificante como pago, Biffe suspiró y salió del edificio que había estado limpiando.

—¿Cómo llegué a esto…? —No había nada en la voz de Biffe más que arrepentimiento—. Si hubiera sabido que sería así, habría seguido trabajando para Princess Fie…

Pensando en ello, se dio cuenta de lo afortunado que había sido.

No tenía que dormir en una cabaña destartalada por la noche azotada por el viento cruzado, y su cama tenía sábanas. Además, también le pagaban a tiempo y podía cocinar hasta cierto punto, incluso si no era muy bueno en eso. Aunque deliberadamente le había preparado mal las comidas, la princesa Fie nunca había levantado la voz en su contra.

Biffe finalmente se dio cuenta de lo afortunado que había sido de estar en dicha posición y aunque había querido volver atrás en el tiempo, tal cosa era imposible.

De hecho, su pequeña cabaña actual, muy parecida a la posada en ruinas a la que estaba adjunta, tenía otros tres ocupantes además de él.

—Hola Biffe. Otra vez con la cara patética, ¿eh?

El hombre que había llamado a Biffe tenía un aspecto particularmente rudo. Se llamaba Giarmo, un gamberro y gángster que aterrorizaba al distrito con sus subordinados.

—S-señor Giarmo…

—Bien, es hora de pagar los intereses de hoy. ¡Ahora!

—P-Pero necesito eso para vivir…

—Oye, deberías devolver el dinero que debes, ¿verdad? No me digas que de repente has decidido no pagar, ¿eh?

—N-No… Nada de eso en absoluto… A-Aquí tienes…

La pequeña suma que había recibido como pago hace unos momentos le fue arrebatada por Giarmo.

Vivir en la ciudad había afectado las finanzas de Biffe y, en contra de su buen juicio, había pedido prestado dinero a Giarmo. Desafortunadamente, las tasas de interés de los gánsteres nunca fueron exactamente justas. El interés de Biffe aumentaba todos los días. No había forma de que pudiera pagarlo trabajando como conserje, y su deuda simplemente siguió creciendo.

Colocando el salario ganado con tanto esfuerzo de Biffe en su bolsa, Giarmo lo sacudió con una expresión de disgusto en su rostro.

—Oi Biffe. Si sigues trabajando en este lugar de mala calidad, no vas a ser capaz de devolvernos el dinero, ¿cierto?

Esa fue la verdad. Como conserje de una posada en ruinas, el interés de Biffe sólo seguiría aumentando.

—Si tu deuda sigue creciendo, pronto tampoco podrás pagar los intereses. Incluso si te dejo ir, tengo que responder ante los superiores, ¿vez? No puedo ir en contra de lo que dicen. Si aún no cancelas tus deudas, es posible que te hagan dormir con los peces, ¿entiendes?

Esas palabras llenaron de miedo a Biffe.

—Incluso yo no quiero hacer algo así, ¿vez? Entonces, Biffe… Aquí es donde entran las buenas noticias. Podría encontrarte… un trabajo.

Por la forma en que Giarmo lo dijo, estaba claro que el trabajo era ilegal.

—Si aceptas este trabajo, se le pagará bien. Muy bien, podrás pagar tu deuda, ¿eh? Será a medianoche, dentro de tres días.

Biffe, aterrorizado y tembloroso, no pudo hacer una sola objeción a Giarmo, quien se burló de él antes de alejarse.

—¿Q-Qué voy a hacer? ¿Cómo llegué a esto…? —Biffe empezó a llorar.

Durante esos tres días, Biffe apenas pudo hacer una sola cosa. El lento plazo que le había impuesto Giarmo le hizo temblar todo el día.

Finalmente, al cabo de tres días, Biffe se presentó ante Giarmo, quien, como de costumbre, tenía a dos de sus lacayos con él.

—Bueno, entonces todo depende de ti.

A Biffe se le entregó un paquete de objetos, entre ellos lo que parecían ser tablas, papeles inflamables y algo amarillo parecido a la cera. Por pura coincidencia, pudo reconocer lo parecido a la cera.

Era una sustancia conocida como fósforo y era altamente inflamable, aunque también funcionaba bien como combustible. Durante un tiempo, los restaurantes de clase alta habían considerado adoptarlo para su uso sobre el carbón. Sin embargo, el fósforo es aparentemente tóxico para el cuerpo humano, y su uso fue prohibido inmediatamente, ahora clasificado como sustancia peligrosa.

Lo había usado en las cocinas de Daeman durante aproximadamente un mes hasta que los rumores le llegaron, tras lo cual las cocinas finalmente habían decidido dejar de usarlo.

Mirando el paquete, Giarmo le susurró al oído a Biffe.

—Sabes cómo usarlo, ¿verdad? Solo enciende esta luz en la parte trasera de esa tienda. Eso es todo lo que tienes que hacer.

Giarmo señaló un restaurante frente a un pequeño sendero.

—No te estoy pidiendo que quemes el lugar, ¿eh? Solo un pequeño fuego para difundir los rumores, ¿vez? Hace que nuestro trabajo sea mucho más fácil.

Biffe comenzó a temblar.

En otras palabras, Giarmo había querido que Biffe cometiera un incendio provocado, con el objetivo de ayudarlo a extender su esfera de influencia en el distrito. Específicamente, quería que Biffe lo ayudara a intimidar a este pequeño restaurante.

Biffe pensó que tal vez un pequeño incendio hubiera estado bien, pero con estos materiales a mano, no había garantía de que el incendio fuera pequeño, y mucho menos controlable. De hecho, existía una posibilidad muy alta de que toda la tienda se incendiara, llevándose consigo casas y edificios cercanos.

—Uh, um…

Las tartamudeantes objeciones de Biffe fueron silenciadas por una palmadita demasiado amistosa en el hombro de Giarmo.

—No me digas que no lo vas a hacer. Si sigues trabajando como conserje, tu deuda solo seguirá aumentando, ¿eh? Puede que esté bien por ahora, pero si sigue aumentando, eventualmente pagarás con tu vida, ¿vez? Pero si haces esto, solo un poco de fuego para asustarlos tontamente, tu deuda está pagada. No solo eso, también obtienes un poco más, ¿eh? No es un mal negocio, ¿vez? Ganas de cualquier manera, ¿vez?

Con desprecio, Giarmo susurró una vez más en el oído de Biffe.

—¿No viniste a Orstoll para ser cocinero? Pero luego te despidieron los extranjeros y te metieron en este lío, ¿vez? El objetivo es el lugar que te despidió para empezar. Es una oportunidad de venganza, ¿vez? Dale a esos engreídos cocineros de Orstoll una parte de tu mente, ¿eh?

—…

Las palabras de Giarmo parecían haber tocado la fibra sensible de Biffe. Durante un rato permaneció en silencio. Y luego…

—Yo… no puedo hacerlo.

—¿Eh?

—No puedo. No puedo hacer esto. No puedo hacer algo como esto… —dijo Biffe, sacudiendo la cabeza mientras las lágrimas fluían libremente de sus ojos.

Incendiar la casa de alguien fue algo increíblemente aterrador. Si lo descubrían, sería un crimen grave, y si alguien pereciera en el incendio, sería culpable de asesinato.

Aunque era un cocinero fracasado y estaba obsesionado por sus fracasos, Biffe comprendió perfectamente lo temible que podía ser el fuego. Realmente no importaba si era un incendio pequeño o grande, los incendios se propagan. El más mínimo error podría llevar a todo el distrito a ser incendiado. No estaba preparado para hacer algo como esto; en todo caso, estaba aterrorizado.

Aterrado por su seguridad, las consecuencias de sus acciones, las consecuencias de rechazar la tarea. Todos estos pensamientos inundaron la mente de Biffe. Sin embargo, solo pudo llegar a una conclusión: lo que Giarmo le pidió era muy imposible.

Una vez más, Biffe se arrepintió, lamentaba haber dejado el pabellón trasero y el empleo de la princesa Fie. De hecho, alguien como él, que solo se había convertido en chef debido a sus conexiones, nunca debería haber venido a Orstoll en primer lugar.

Biffe, que había sido absorbido por un torbellino de arrepentimiento, fue devuelto a la realidad por un fuerte tirón del cuello. Abriendo los ojos ligeramente, se encontró cara a cara con Giarmo.

—¿Qué? ¿Qué diablos quieres decir con que ‘no puedes hacerlo’ después de haber venido hasta aquí?

Aunque Giarmo fue el que le dijo que se presentara, la coerción e intimidación dura también formaban parte de su arsenal.

—N-No importa lo que digas, ¡no puedo hacerlo, no puedo…! —Biffe, con mocos y lágrimas fluyendo de su rostro, desafió las órdenes de Giarmo mientras de alguna manera se veía aún más patético que antes.

—¡Entonces qué vas a hacer, eh! ¿Y tu deuda? ¿No vas a devolverlo? No lleves esa actitud conmigo, ¿vez? O te destriparé ahora y te enviaré a los peces, ¡eh! —Diciendo eso, Giarmo sacó su cuchillo, y al ver eso, la visión de Biffe comenzó a nadar con más intensidad que nunca.

—¡Eeeeeee! ¡Ayuda! —Biffe soltó un grito desde el fondo de sus pulmones, y luego…

—¡Hola!

Distraído por el extraño sonido, Biffe apenas vio a alguien descender del techo por el rabillo del ojo.

Eran de complexión pequeña, tal vez un niño. Utilizando el impulso y la gravedad, el joven se aferró a uno de los subordinados de Giarmo con sus piernas, enviándolo de cara al suelo.

Con un crujido, el secuaz derribado fue noqueado. El otro secuaz de Giarmo, incapaz de comprender lo que acababa de suceder, se puso de pie, clavado en el sitio.

Sin dejar pasar esta oportunidad, el joven dibujó lo que parecía ser una tela estirable de su bolsillo y rápidamente la giró hacia la cara del otro subordinado. Con un sonido sordo, se cayó: la tela aparentemente estaba cargada con un objeto contundente.

—¿Qué…?

Justo cuando Giarmo finalmente había comenzado a moverse, el joven contrajo su cuerpo y luego liberó toda la tensión dentro de él en una sola patada en el abdomen de Giarmo. Aunque su pequeña constitución le impidió noquear a Giarmo instantáneamente, logró desequilibrarlo, lo que provocó que el gángster se estrellara sin ceremonias contra el suelo.

—¿Q-qué te pasa, eh? ¡Espera! ¡Alto! ¡¡AUGHHHH!! —Sacando otra malla pesada de su cintura, el joven no desperdició tiempo al llevar sus armas para apuntar contra el cuerpo caído de Giarmo, golpeándolo con un mayal en cada mano.

Después de unos segundos, Giarmo se desmayó y su cuerpo cayó al suelo.

¿Q-qué es… este chico…?

Biffe solo pudo mirar fijamente a su salvador, y finalmente se dio cuenta de que vestía el uniforme de uno de los escuderos de los Caballeros Reales de Orstoll.

—¿Estás bien? —El escudero se dio la vuelta.

¿Eh…?

Al ver la cara del escudero, Biffe se sorprendió.

—¿Eh…?

El joven también pareció sorprendido por la apariencia de Biffe. El joven tenía cabello rubio suelto y ojos azules. Princesa Fie, que se suponía que estaba en el pabellón trasero del castillo real, estaba de pie frente a él.

Así fue como Biffe y Fie terminaron en un restaurante cercano, ambos individuos mirándose el uno al otro.

Hizo un pedido de bistec de hamburguesa y jugo de naranja. Biffe, por otro lado, afirmó no tener apetito y, como tal, Fie había considerado adecuado pedirle una bebida al azar.

Bebiendo silenciosamente su jugo, Fie observó intensamente a su ex jefe de cocina. Había adelgazado significativamente desde sus días en el pabellón trasero. No parecía cómodo en absoluto, moviéndose inquieto repetidamente en su silla.

—¿Qué estabas haciendo ahí? ¿Quiénes eran esas personas?

Biffe había sido rodeado, golpeado y portaba una sustancia peligrosa. En todo caso, habría tenido sentido que Fie lo entregara a los guardias de la ciudad.

Sin embargo, le estaba preguntando cómo se había involucrado con esas personas. Aunque había estado observando todo el incidente desde los tejados, Fie no mostró signos de culpar a Biffe por su participación con los gánsteres.

Biffe abrió la boca, como si estuviera a punto de enfermarse.

—E-En realidad… tomé prestado algo de dinero de esas personas… y… para pagar mi deuda, querían que los ayudara en sus crímenes…

—Ahh… ¿Por qué pedirías dinero prestado a personas así?

La reacción de Fie fue de exasperación e incredulidad. Tenía derecho a sentirse así; después de todo, los propios gánsteres evidentemente parecían ser un problema. De hecho, sintió que era de sentido común asumir que uno estaría buscando problemas pidiendo préstamos a tales individuos.

—Soy tan tonto… —Biffe se desplomó, de repente luciendo muy pequeño en su asiento—. Además, me preguntaba, Princesa Fie… ¿Por qué estás vestida así…?

Deseoso de apartar la conversación de sí mismo, Biffe trató de cambiar de tema al estado de ánimo de Fie. Ahora que tenía tiempo para echar un buen vistazo a su benefactor, se dio cuenta de que la princesa se había cortado el pelo y que su ropa era sin duda la de los caballeros reales de Orstoll.

Tras una inspección más cercana, incluso llevaba una espada, además de una variedad de otras armas. Biffe se estremeció al recordar la violencia que había infligido a los gánsteres momentos antes, aunque no había desenvainado su espada sobre ellos.

No podía entender por qué la realeza, como la princesa Fie, estaría vestida de esa manera, o mejor aún, lo que estaba haciendo aquí en primer lugar.

Al escuchar su pregunta, Fie tomó con orgullo su manga, antes de mostrar felizmente el escudo de los Caballeros Reales en su uniforme.

—Oh, ¿eso? Me convertí en escudero. ¿Conoce los Caballeros del 18o ?

—S-Sí… —Incluso Biffe había oído rumores sobre los 18o caballeros. Fueron dirigidos por un misterioso caballero enmascarado, y sus miembros estaban compuestos sólo por los mejores Orstoll.

—Y yo soy el escudero de ese pelotón, ¿vez?

Biffe no podía creer lo que estaba escuchando. Era impensable que una princesa fuera aceptada en una unidad militar de élite. Sin embargo, no parecía estar mintiendo en absoluto: su uniforme y su tono de voz eran muy reales. No obstante, la sonrisa inocente de Fie pronto dio paso a una rápida mirada fija, sus ojos azules taladrando a Biffe.

—Además, el hecho de que soy una princesa es un secreto nacional. No puedes contarle a nadie sobre esto. He estado usando ‘Heath’ como nombre. Puede que no lo sepas, pero los 18o caballeros están bajo el mando directo del propio Rey. Porque fue el Rey quien eligió tomarme como escudero, así que, si le cuentas a alguien sobre esto, sería alta traición.

Biffe podía ver claramente las dagas brillantes en sus ojos, y de alguna manera, eran incluso más aterradoras que las amenazas que Giarmo le había dirigido. Biffe asintió de inmediato.

Aunque Fie había sido razonablemente agradable con Biffe, también se había asegurado de ser amenazante.

—¿Oh? Entonces entiendes. Bien.

Biffe, todavía pálido por sus encuentros anteriores, continuó asintiendo. Fie, por otro lado, se lamió los labios y procedió a disfrutar de su filete de hamburguesa con expresión satisfecha, tenedor y cuchillo en mano.

♦ ♦ ♦

Eventualmente, Fie invitaría a Biffe a restaurantes en Orstoll por un total de tres veces.

Durante su primera salida, ella simplemente sentía curiosidad genuina por las circunstancias de Biffe.

En su segunda visita a un restaurante, Fie se propuso amenazar a Biffe con alta traición una vez más, por si acaso. Después de todo, había trabajado tan duro para mantener su vida actual como escudero. Sería muy impropio que Biffe lo arruinara de alguna manera.

Aunque Fie había mencionado que los 18o caballeros estaban bajo el mando directo del Rey, y que ella había sido elegida por el propio Rey, Biffe no tenía forma de determinar si esa era la verdad o no. Por eso Fie hizo hincapié en que su mentira pareciera importante y, por lo tanto, selló los labios de Biffe sobre el asunto. En cuanto a las reacciones de Biffe, el plan de Fie parecía haber funcionado bien.

Y en cuanto a la tercera visita, Fie simplemente tenía hambre.

Todos los restaurantes de Orstoll eran conocidos por su alto nivel, y Fie pensó que el bistec de hamburguesa en este restaurante en particular sabía muy bien. Ella estaba satisfecha.

Después de terminar su comida, Fie eructó, antes de mirar a Biffe, quien estaba sentado frente a ella. Como de costumbre, Biffe parecía completamente miserable.

—Oh sí… ¿qué pasó con tu trabajo de cocina de nuevo? ¿Y por qué pidió dinero prestado de todos modos? Te pagué bastante bien con tu paquete de indemnización, ¿no? ¿Eso todavía no es suficiente?

Biffe pareció retirarse cuando Fie estiró el cuello, curiosa por escuchar su respuesta.

Era cierto que la Princesa Fie le había dado un paquete de indemnización muy generoso. De hecho, pensando en la actitud que había adoptado en el pabellón, tal vez fuera justo decir que el paquete era irrazonablemente generoso.

Sin embargo, Biffe había malgastado su dinero en actividades tontas, ebrio con la idea de haberlo logrado finalmente en la capital. Como tal, su paquete de indemnización se agotó en un mes. Luego fue despedido de su puesto de interno, y Giarmo le robó toda su paga de conserje.

Por el contrario, Fie, que había estado encerrada en el pabellón trasero, parecía igualmente desesperada y, sin embargo, ahora era una escudera de los Caballeros Reales, elegida por el propio Rey.

El contraste entre sus existencias fue demasiado para Biffe. Estaba demasiado avergonzado para siquiera hablar. Sin embargo, la intensa mirada de Fie no se apartó de él en absoluto, y finalmente se encontró contándole todo lo que había sucedido. En todo caso, Biffe deseaba que la princesa se compadeciera de él y tal vez incluso lo ayudara.

Aunque Fie se enfrentó a dificultades abrumadoras, todavía se las había arreglado para salir de ahí. Seguramente ella consideraría conveniente ayudarlo; al menos, eso era lo que esperaba Biffe.

Habiendo escuchado toda la historia, Fie se volvió hacia Biffe. Parecía que había predicho toda la historia desde el principio y suspiró.

—Para ser franco, pensé que era algo así —dijo Fie, masticando su hamburguesa cubierta con salsa y masticando las verduras frescas entre sus dientes.

Su declaración fue particularmente dolorosa para Biffe.

—Pero, entonces, ¿no significa esto que todo salió bien? Esos gánsteres han sido arrestados y ya no te acosarán. ¿Por qué no perseguir su sueño de convertirse en chef una vez más?

Biffe, sin embargo, bajó la cabeza al escuchar esas palabras. Quizás fue porque ya sabía en su corazón que era ingenuo esperar ayuda de la Princesa. Aunque los mafiosos que lo acosaban habían sido arrestados, no estaba exactamente libre de su deuda.

—Es cierto que la persona que me prestó el dinero fue Giarmo, pero también tiene que responder ante sus superiores. Son unos gánsteres terribles que acosan a todo este distrito… Si vas en su contra, te pasarán cosas realmente malas. Por eso no puedo volver a ser cocinero…

Sin embargo, Fie solo le dio a Biffe una mirada superficial, a pesar de lo triste y derrotado que sonaba, Biffe se dio cuenta de que probablemente Fie no lo ayudaría después de todo.

Las intenciones de Biffe eran que Fie pagara de alguna manera su deuda y luego lo contratara una vez más para trabajar en el pabellón trasero. No obstante, el propio Biffe sabía que se trataba de una solicitud irrazonable.

Su proceso de pensamiento fue repentinamente interrumpido por Fie, quien le había tendido el tenedor sin previo aviso.

—Entonces… todo lo que tenemos que hacer es arrestar a esos altos mandos, ¿verdad?

—E-ee… ¿Huh?

—Como ya he dicho. Si arresto a los superiores que tienen su deuda, su deuda se liquidaría de inmediato, ¿no?

—Bueno… E-Eso es cierto, pero…

Aunque esa era la verdad, los altos mandos en cuestión eran infinitamente más aterradores que Giarmo, al igual que sus subordinados, tanto en fuerza como en número.

Aunque Fie había vencido a tres gánsteres por su cuenta, Biffe no podía imaginar una forma de derrotar a toda una pandilla. Sin embargo, a Fie no pareció molestarle la idea, terminó limpiamente todo en su plato, mientras ignoraba por completo las ansiosas protestas de Biffe.

—Bien, entonces. Llévame a su líder —dijo Fie, mientras se levantaba de su asiento.

Unos diez minutos después, los dos se encontraron a poca distancia de un gran edificio de tres pisos.

—Ese es el lugar donde se esconden Giarmo y su jefe. Tienen muchos guardias… Y entregan préstamos con tasas de interés increíblemente altas. Cometen delitos sin cuidado en el mundo… Recientemente, incluso han comenzado a contrabandear productos farmacéuticos ilegales…

—Veo.

Algunos individuos de aspecto rudo, muy parecidos a Giarmo, entraron y salieron del edificio. Había más gánsteres aquí que en el pequeño grupo de Giarmo.

Después de observar el edificio por un corto período de tiempo, Fie rápidamente se dio la vuelta y se alejó.

—¿Q-qué es…? —Biffe pensó que los números involucrados la habían hecho darse por vencida.

Fie ofreció una respuesta casual a la pregunta de pánico de Biffe.

—Los estoy reportando.

—¡¿R-Reportando ?!

El sorprendido Biffe no pudo entender la actitud de Fie; ella respondió como si fuera un hecho que estos criminales deberían ser denunciados a las autoridades, todo el tiempo con una expresión exasperada.

—Por lo que me has dicho, estas personas no son exactamente perfectas en sus crímenes. De hecho, me resulta extraño que no hayan sido denunciados por sus delitos hasta ahora.

—B-Bueno, eso es…

Hubo muchas razones por las que Biffe no pudo denunciar a estos hombres a las autoridades, como el miedo a Giarmo, entre otras cosas. A Biffe le preocupaba que, si hubiera dicho algo sobre ellos, las autoridades simplemente lo ignorarían, y luego los gánsteres seguramente se vengarían de él.

Sin embargo, empezó a dar un paso tras otro.

Y así, después de 30 minutos, el edificio fue rodeado por un pelotón de caballeros, armados con una orden de registro. Los caballeros asaltaron rápidamente el edificio, arrestando a los criminales mientras avanzaban.

—Lo hiciste bien, informándonos de esto.

—¡Sí, señor!

El caballero al mando en la escena elogió a Fie por sus acciones, y ella le devolvió el cumplido con un saludo propio.

Los residentes locales habían tenido miedo de los gánsteres y, por lo tanto, no los denunciaron a las autoridades, pero un simple registro de las instalaciones arrojó pruebas más que suficientes de su irregularidad.

Los gánsteres estaban acostumbrados a no tener oposición y no se molestaron en ocultar la evidencia de sus crímenes. De hecho, dicha evidencia estaba esparcida por todo el edificio.

A partir de esta investigación, se reveló que los caballeros tenían un acuerdo con los mafiosos en la época del rey anterior, y esto había llevado a que los residentes locales ya no confiaran en los Caballeros Reales. Esos caballeros, a su vez, fueron despedidos sumariamente después de que el Rey Roy asumiera el trono, reformando a los Caballeros Reales en el proceso.

Y así fue como se resolvió de repente el problema que asolaba el distrito de Biffe.

Habiendo hecho su trabajo, la Princesa Fie lucía una sonrisa de satisfacción en su rostro mientras caminaba de regreso a donde estaba parado Biffe.

—Con esto se soluciona el problema. ¡Puede volver a trabajar como cocinero!

Aunque Fie había anunciado las buenas noticias con una sonrisa, la reacción de Biffe fue, en el mejor de los casos, decepcionante.

—B-Bueno… sobre eso…

—¿Qué es? ¿Todavía hay algún problema?

Aunque era cierto que todos los obstáculos para que Biffe trabajara como cocinero una vez más fueron eliminados, el propio Biffe no se sintió así.

—Es imposible que alguien como yo sea cocinero… finalmente me di cuenta, después de venir a la capital… no tengo ningún talento. De hecho, sé tan poco que ni siquiera puedo competir con los que tienen mi edad. Mis técnicas de cocina fueron en gran parte autodidactas, no como el resto. Ni siquiera estoy a su nivel. Fui un tonto al pensar que podía convertirme en chef… Especialmente en un lugar tan maravilloso como Orstoll. En primer lugar, nunca tuve una oportunidad… No importa cómo lo piense, es imposible… ahora lo entiendo.

Biffe finalmente se había dado cuenta, aunque todavía se estaba recuperando de la conmoción de haber sido despedido y no entendió al principio, finalmente lo había notado.

Con el tiempo: el hecho de que sus talentos, diligencia y conocimiento eran todos carentes en comparación con los otros candidatos a su alrededor. No tenía una sola ventaja.

Al darse cuenta de eso, el corazón de Biffe se hundió y se rompió. Ahora era solo un tonto que no conocía el alcance de sus propias habilidades, un tonto que tenía un sueño imposible y había sido castigado por ello.

Incluso si se liquidaran sus deudas, la vida de Biffe no cambiaría ni un ápice. Viviría al día en Orstoll haciendo un trabajo extraño u otro, sin poder nunca cumplir sus sueños de convertirse en chef.

De repente se le había ocurrido a Biffe que su vida era, de hecho, patética.

—Um… Princesa Fie… si pudieras encontrar en tu corazón, por favor, contratarme para trabajar en el pabellón trasero de nuevo…

Biffe conocía las dificultades de la vida en la ciudad desde que perdió su trabajo, especialmente los altos costos de vida y otros obstáculos financieros.

Por eso Biffe, a pesar de su propia vergüenza y pesar, le hizo la pregunta a Fie.

Sin embargo, al levantar la cabeza, descubrió que la princesa Fie se había ido. Aparentemente, se había ido sin decirle ni una sola palabra.

Por supuesto que se fue…

Por un momento, Biffe se sintió exasperado por su propia desvergüenza. Aunque la princesa había quedado atrapada en el pabellón trasero, había encontrado una salida para ella y ahora trabajaba duro como escudero. Biffe, por el contrario, no tenía talentos ni deseos de seguir luchando. Parecería que estaba condenado a vivir con la escoria de la sociedad.

Finalmente se le ocurrió a Biffe que estas circunstancias no cambiarían, no importaba cuánto tiempo hubiera pasado.

Y entonces suspiró, caminando lentamente de regreso a su cabaña alquilada.

Aproximadamente dos días después de este incidente, sin embargo, una serie de golpes interrumpieron

Los pensamientos de Biffe eran caóticos mientras se sentaba en su destartalada choza.

Por un momento, pensó que Giarmo y sus subordinados se habían liberado y lo estaban esperando afuera de esa puerta. Sin embargo, su visitante no era otra que la Princesa Fie.

—¡P-Princesa Fie! ¿¡Por qué estás aquí…!? —Biffe no recordaba haberle dado su dirección.

—Le pregunté a algunos de los lugareños y me dijeron, así que aquí estoy —dijo la princesa, y le entregó a Biffe lo que parecía ser una especie de panfleto.

En el folleto estaban escritas en letras grandes las palabras: Escuela de Artes culinarias Orstoll.

Sin embargo, eso no fue todo: la Princesa Fie le entregó otro paquete de documentos, uno de los cuales era una carta de aceptación de la escuela, con el nombre de Biffe escrito en ella. El otro era un papel de arrendamiento de un apartamento cerca de la escuela, y ambos parecían estar totalmente pagados.

—E-esto es…

Incapaz de hablar, Biffe sólo pudo quedarse boquiabierto cuando Fie le lanzó su mirada exasperada una vez más.

—Así que finalmente has venido a la capital, has aprendido la razón de tus fracasos, y eso es genial y todo, pero no puedes permanecer así para siempre, ¿verdad? Si eres malo cocinando, ¡estudia! Estudia para ser mejor. Si no tienes ningún conocimiento de cocina, ¡aprende! Si trabajas duro en esa escuela, es posible que aún no sea demasiado tarde para ti. Ya pagué todas las tarifas, así que inténtalo de nuevo, una vez más.

Después del incidente, Fie se coló en el pabellón trasero, agarró algo que parecía ser costoso y por lo tanto valía dinero, lo empeñó y pagó los honorarios y gastos de Biffe con las ganancias. Además, también se había presentado personalmente en la escuela, se había inscrito en un curso con el nombre de Biffe y había finalizado el proceso de inscripción.

Aparentemente, esa escuela en particular era conocida por ofrecer varios niveles de orientación a sus estudiantes, incluso si no tenían ninguna experiencia en la cocina. La escuela también tenía una reputación positiva entre las escenas culinarias de Orstoll: sus estudiantes graduados no tuvieron dificultades para encontrar trabajo. De hecho, incluso alguien tan desesperado como Biffe podría alcanzar mayores alturas en esta institución.

—…

Biffe sólo pudo abrir mucho los ojos y mirar el panfleto. No podía creerlo, pensar que la Princesa llegaría tan lejos por alguien como él.

Recordando lo que había hecho, Biffe pensó que sería más natural que la princesa lo abandonara por completo; después de todo, la reputación de Fie en Daeman era particularmente mala. Supuestamente estaba peor en todos los sentidos en comparación con su hermana, Fielle.

Ésta era la razón por la que Biffe había considerado apropiado maltratarla también, bajo el supuesto de que un individuo de mala reputación probablemente poseía mala personalidad. Había esperado que ella lo despidiera al azar, permitiéndole así perseguir sus sueños en Orstoll.

Sin embargo, después de conocerla en persona, Biffe se sorprendió: no se parecía en nada a lo que los rumores la habían descrito. En lugar de cambiar de actitud, siguió sirviéndole sopa fría, y en general fue terrible para la princesa.

Aun así, ella le había dado una suma adecuada cuando se había dignado a renunciar, en forma de un paquete de indemnización que tontamente gastó, antes de tirar su vida a la basura y decidir que todo había terminado para él. En medio de todo esto, una mera coincidencia lo había salvado; honestamente, la Princesa Fie debería haberlo reprendido por sus acciones.

No obstante, la princesa no lo abandonó, sino que le ofreció a Biffe una nueva oportunidad después de pensar en su vida en su nombre.

Biffe finalmente se dio cuenta: la princesa ante sus ojos no estaba peor que la princesa Fielle en absoluto. Tenía un corazón amable, quizás más que nadie que él hubiera conocido. Y así finalmente entendió.

Lentamente, las lágrimas cayeron de sus ojos. Y con el rostro contraído por una mezcla de gratitud y dolor, Biffe lloró.

—Muchas gracias… haré lo mejor que pueda… ¡Esta vez seguro, daré todo lo que tengo…!

Entre sollozos, Biffe agradeció a Fie una y otra vez, abrazando el panfleto contra su pecho como si fuera una especie de tesoro. Observándolo, Fie sonrió, muy levemente.

♦ ♦ ♦

Y así sucedió que Biffe se paró ante las puertas de la Escuela de Artes Culinarias Orstoll, dos semanas después de recibir el folleto.

Los rostros brillantes y ansiosos de personas de todos los ámbitos de la vida, jóvenes o viejos, aristocráticos o de otro tipo, pasaron bajo sus ornamentadas e históricas puertas.

Biffe recordó cómo se veía cuando aspiraba a venir a la capital. Sin embargo, había sido un tonto, no había trabajado ni una onza para sus sueños, y había fracasado miserablemente. Ahora tenía una segunda oportunidad. Trató de recordar cómo se había sentido cuando aspiró por primera vez a convertirse en un buen cocinero.

Con una expresión ligeramente nerviosa, Biffe se unió al flujo de estudiantes, pasando por debajo de esas mismas puertas. Sus ojos, al igual que los de sus compañeros de estudios, brillaron con renovado propósito.

En este instituto, Biffe haría todo lo posible para perseguir sus sueños: para ser exactos, trabajaría duro, se graduaría, se convertiría en un chef famoso y serviría a la princesa Fie la deliciosa y caliente sopa que se merecía.


Sakuya
Aun así, me sigues cayendo mal =P (soy rencorosa, lo sep, pero él se portó muy mal con ella ¬_¬)

| Índice |

One thought on “Voy a vivir mi segunda vida – Historia Adicional: Biffe

  1. Roxzy says:

    Es por eso que no es bueno dejarse llevar por los rumores, chismes y mitotes, hay que buscar mas información o por lo menos no continuar difundiendo la información que no nos consta, aunque es casi adictivo hacerlo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *