Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 18: ¡Abriéndose camino!

Traducido por Army

Editado por Sakuya


En medio de los campos de duelo, diez jóvenes se pararon, uno frente al otro. Eran los representantes de los dormitorios norte y este.

Entre ellos, algunos provocaban abiertamente a sus oponentes, otros sonreían con confianza y otros simplemente permanecían de pie, tranquilos en medio de las olas. Sus ojos encontrándose.

Los espectadores eran todos los capitanes de pelotón de Orstoll, todos los miembros de los dormitorios norte y este, y los caballeros que se habían presentado por su propia voluntad.

Todos sus ojos estaban enfocados en los jóvenes en señal de respeto.

El duelo estaba por fin a punto de comenzar…

El primer partido fue entre las vanguardias de ambos equipos: Fie y Luka.

Antes de que comenzara el partido, Fie reunió a los escuderos del dormitorio norte una vez más. Era su manera de reconocer los esfuerzos de sus compañeros escuderos. Sin embargo, quien habló fue Gormus, quien estuvo involucrado en la creación del equipo de principio a fin, además de actuar como su líder.

—¡Está bien! ¡Vamos a ganar este duelo y hacer que esos chicos del dormitorio este lloren como nunca antes!

—¡SÍ!

Un constante coro de voces se unió a la declaración de Gormus.

Aunque era simple, cumplió su propósito: los escuderos estaban entusiasmados.

Por otro lado, solo Carnegis estaba gritando sobre una cosa u otra en la esquina del dormitorio este.

—¡ESTÁ BIEN! ¡Luka! ¡Estás despierto! ¡Primero, les mostrarás a los tontos del dormitorio norte la diferencia entre nuestra fuerza y la de ellos! ¡Vamos! ¡VAMOS! ¡Adelante!

—Sí. Sí. Lo entiendo, Sir Carnegis. Incluso si te emocionas tanto, esta no es una pelea ganada con ruidos fuertes, ¿sabes? Cálmate.

Tal vez fue por la dirección en la que se encontraba el dormitorio este que su supervisor había tomado ese modo: el dormitorio este ahora estaba gobernado por una mentalidad elitista.

En todo caso, podría atribuirse a la forma en que Carnegis había entrenado a sus miembros seleccionados, con el objetivo de ganar el duelo en mente. Sin embargo, esto no era necesariamente algo malo. Como los otros escuderos tuvieron muchas oportunidades de interactuar con individuos talentosos y participar con ellos en batallas simuladas, su fuerza y habilidad también aumentaron.

No obstante, para hacer eso, se necesitaba motivación.

Aparte de los cinco miembros seleccionados, los otros escuderos a menudo se sentían como si estuvieran contra un muro infranqueable. Para empeorar las cosas, cada uno de esos cinco miembros se centró principalmente en la superación personal y, como tal, el dormitorio este difícilmente podría describirse como “unido”.

Para ser franco, excepto un miembro, todos en el dormitorio norte se divirtieron, discutieron y crecieron juntos. Las atmósferas en ambos dormitorios eran marcadamente diferentes.

Sin embargo, la fuerza de los miembros del dormitorio este, estaba a la vista de todos. Si uno prestaba atención, los indicadores eran obvios.

Incluso con un excelente entrenador como Heslow, uno no podía negar este hecho obvio. A nadie le importaba su forma: el poder era todo lo que era suficiente.

Esta fue la fuerza de la mentalidad organizativa del dormitorio este.

—Mientras Jerid y Kerio no se equivoquen, terminaremos esto con tres victorias consecutivas. Bueno, solo mira. Te demostraré mi fuerza con mi elegante manejo de la espada. —Diciendo eso, Luka entró casualmente en la arena de duelo.

—Muy bien, el oponente ha entrado en la arena. ¡Ve a por ellos, Heath! —Con eso, Heslow le dio una palmada en la espalda a Heath, aparentemente como una forma de alentarlo.

Entre los varios partidos de hoy, Heath vs. Luka fue un duelo particularmente difícil. La diferencia en su fuerza era obvia.

En todo caso, el dormitorio del norte tenía que apostar por un resultado positivo en Slad vs. Jerid, o Remie vs. Kerio.

Aun así, no había intención de tirar el partido. La batalla de las vanguardias decidió el flujo general de la batalla.

Si Fie perdiera instantáneamente su partido, eso equivaldría a darle todo el impulso al equipo enemigo, lo que podría resultar en el de Slad y Remie pérdidas instantáneas también.

Los otros tres miembros tenían que captar de alguna manera el flujo del combate hasta que sus dos combatientes más habilidosos, Gormus y Queen, pudieran hacerse cargo.

Mientras Fie hacía los preparativos, blandiendo una espada de madera en sus manos, Gormus gritó por encima de la multitud.

—¡Brezo! ¡Luchar para ganar!

—¡Haz tu mejor esfuerzo!

—¡También te animaremos, así que haz lo que puedas, Heath!

—¡Te animaré con todas mis fuerzas!

Mirando las caras de sus compañeros de equipo, Fie asintió, bajando de las gradas de espectadores a la arena.

Con los ojos puestos en su espalda, Gormus habló en voz algo baja.

—Oye… ese Heath. Ni siquiera nos respondió nada…

—¿Está nervioso…?

—¡Es Heath de quien estamos hablando! ¡Él estará bien! ¡T-Tenemos que creer en él!

El comportamiento inusual de Fie preocupó a Gormus y a los otros escuderos.

Con todos los ojos puestos en ellos, Fie y Luka se enfrentaron, de pie a poca distancia el uno del otro.

—Oh, hola. Ha pasado una semana, ¿no? ¿Dormiste bien anoche?

—…

Luka respondió al silencio de Fie con una mueca.

—Por lo que parece, no has dormido mucho en absoluto. No te preocupes. Voy a terminar esto en un instante. Después de eso, puedes descansar todo el tiempo que quieras.

—…

—¡Mantengan las bromas innecesarias al mínimo! ¡Ambos, prepárense e inclínense! —dijo el árbitro, advirtiendo a Luka que no hablara.

Luka lo reconoció con desdén y se inclinó condescendientemente, preparando su espada. Fie, por su parte, bajó la cabeza e hizo lo mismo.

A pesar de la considerable diferencia en sus estaturas, sus ojos se encontraron.

—Oye, oye. ¿Está bien poner a un escudero tan pequeño ahí fuera?

—El oponente es Luka, ¿verdad? Este partido ya ha terminado…

A juzgar por los chismes de los caballeros, la reputación de Luka aparentemente lo precedía.

Esto se vio exacerbado por el hecho de que Fie, que se enfrentaba a Luka, era quizás el escudero más pequeño de todos los dormitorios combinados.

En lugar de predecir qué lado ganaría, a los caballeros les resultó difícil creer que este sería un gran partido. Luka probablemente derrotaría instantáneamente a su oponente inmediatamente después de que comenzara el partido. Tal fue la predicción de la multitud.

—¡Brezo! ¡Haz tu mejor esfuerzo!

Remie dijo, mirando a su amigo con las manos juntas en oración. Queen también solo podía mirar con una expresión preocupada, mirando a Fie.

—¡Comenzar!

Mientras la voz del árbitro resonaba por todo el campo de duelo, Luka ya estaba cerrando la distancia entre ellos, su espada lista para atacar.

Aunque no fue tan rápido como Queen, su ataque fue ejecutado con una velocidad considerable.

—¡Guau!

—¿Son esos chicos realmente de primer año?

Los espectadores se llenaron de asombro ante la exhibición de Luka.

Fie, sin embargo, levantó su espada con ambas manos, bloqueando su golpe. Un sonido sordo resonó por toda la arena, y los brazos de Fie se doblaron momentáneamente, su cuerpo empujado hacia atrás por la fuerza.

A pesar de todo eso, la realidad de la situación estaba a la vista de todos: Fie había bloqueado el primer golpe de Luka.

Los ojos de Luka se abrieron con sorpresa.

—Eh.

Con sus espadas chocando, Luka acercó su rostro al de Fie.

—Así que parece que tienes algo en ti después de todo. No pensé que alguien como tú sería capaz de reaccionar a la velocidad de mi ataque.

Fue entonces cuando Fie golpeó, en el momento en que Luka acercó su rostro al de ella y comenzó a hablar.

Una niebla de color naranja llenó el rostro de Luka.

—¿Eh?

—¿Qué es eso?

Frente a una vista increíble, los ojos de todos en el terreno se abrieron.

En el instante en que Luka había volado hacia Fie, chocando sus espadas, Fie escupió una cierta sustancia naranja, dicha sustancia se convirtió en niebla y cubrió la cara de Luka.

En cuestión de segundos, Luka, con la cabeza nublada por la niebla naranja, dejó caer su espada, gritando.

—¡¡MIS OJOSSSSSS!! ¡¡MIS OJOS!! —Con las manos sobre los ojos, Luka se inclinó y siguió gritando.

Army
JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAjajajajajajajajajajajajajajaj*toma aire* JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA couftrug cof cof *se atraganta* JAJAJAJAJAJAJAJA

Mirando a Luka con frialdad, Fie se estiró hacia atrás tanto como pudo, poniendo su espada detrás de su cabeza. Con un sólido pisotón, Fie bajó su espada con todas sus fuerzas, balanceándola hacia la cara de Luka.

Tal vez valía la pena señalar que el swing de Fie no era como uno habría blandido una espada… sino un garrote.

—¡GUH!

El poder de su golpe, junto con el poder almacenado en sus músculos estirados, impactó el lado de la cabeza de Luka con un ruido sordo sólido. Con otro golpe más, Luka cayó, inmóvil en la arena.

Implacable, Fie caminó lentamente hacia el caído Luka, antes de golpear rápidamente su cuerpo con tres sólidos golpes de su espada de madera.

Confirmando que Luka ya no se contraía ni se movía, Fie levantó la mano en señal de victoria, sin darse cuenta del silencio en el campo de duelo.

—Yo gano.

—¡FAAAAAAAAAAAAALTAAAAAA! ¡El concursante Luka gana!

Y así sucedió que la primera pérdida del dormitorio norte se confirmó a la velocidad de la luz.

El árbitro había declarado falta las acciones de Fie y concedido la victoria al dormitorio este.

Sin embargo, al escuchar eso, Fie planteó una objeción al árbitro.

—¿Eh? ¿Por qué?

—No se permiten armas que no sean espadas. —dijo el árbitro, afirmando lo dolorosamente obvio.

Sin embargo, Fie respondió con calma, su expresión no vaciló en lo más mínimo.

—Era jugo de naranja de mi desayuno. El jugo de naranja no es un arma. —Fie dijo, mirando al árbitro con sus hermosos y brillantes ojos azules.

A pesar de todos los esfuerzos de Gormus por inculcarle las reglas, este fue el resultado.

—Un resultado impredecible.

Fie, habiendo notado el hábito de Luka de acercar su rostro al de su oponente, había guardado deliberadamente jugo de naranja de su desayuno para usarlo como una niebla cegadora. Después de que Luka quedara ciego y ya no pudiera moverse, lo haría, atacarlo con todas sus fuerzas.

De hecho, esto era lo que le había enseñado el Capitán Yore: encontrar una debilidad y explotarla con todas sus fuerzas.

Fie había pensado que era una estrategia perfecta.

El árbitro, a su vez, entró en pánico al ser perforado por la mirada inquebrantable de Fie. Sin embargo, rápidamente negó con la cabeza, recuperando la compostura por fin.

—¡¿C-Cómo puedo aceptar esa explicación?! Para empezar, ¡hay demasiados problemas para que los señale aquí! ¡Tu acto anterior no fue caballeresco!

La explicación supuestamente obvia de Fie fue rechazada por el árbitro.

Aunque estaba claramente escrito en las reglas que:

—No se permiten armas que no sean espadas, también está escrito que las acciones poco caballerescas no están permitidas.

Fie, sin embargo, respondió a eso con una expresión insatisfecha.

—¡¿Eh?! ¡Esa regla es demasiado vaga!

—¡Vago o no, no puedes simplemente ir y hacer cosas como esta! ¡Se supone que los caballeros luchan con valor y honor!

Enfurruñado, replicó Fie.

—¡No necesito tus definiciones estrechas de caballería caballeresca! ¡La caballerosidad es diferente para todos y se necesita de todo tipo!

Agitando los brazos, un nuevo coro de objeciones surgió de Fie. Sin embargo, fue interrumpida por alguien que la sujetaba por detrás.

—Heath, ven conmigo un rato. Necesito hablar contigo. —Ese alguien aparentemente era Heslow.

Sin embargo, contrariamente a sus palabras, Heslow la agarró firmemente por el cuello y la alejó de la arena.

Fie fue sacada de los terrenos de la arena por Heslow, todo el tiempo con un mal humor en su rostro.

Al presenciar el espectáculo, los diversos capitanes de pelotón espectadores comenzaron a susurrar entre ellos.

—¡¿Q-Qué le pasa a ese escudero…?!

—¡¿De qué pelotón vino?!

—Él es uno de los míos. ¿Hay algo mal…?

Cuando esas palabras salieron de los labios de Yore, los capitanes de pelotón se congelaron colectivamente, con expresiones pálidas.

—Uno de los del M-Maestro Yore…

—Jaja… Qué chico tan valiente… Jaja…

Entre ellos, sin embargo, Zephas se echó a reír, abrazándose el vientre mientras dejaba escapar un estruendoso repique.

—¡JAJAJA! ¡Has elegido a un chico interesante, Yore! ¡Pensar que usaría niebla venenosa en un duelo!

—En una pelea real, habría ganado. Eso hubiera sido una victoria.

Mirando a Heath, que en ese momento estaba siendo arrastrado, Yore suspiró, con un dejo de arrepentimiento en su voz.

—¡No digas! Mi Coil también es así, ¡el mocoso travieso que es! —Zephas siguió riendo, parecía estar genuinamente divirtiéndose.

♦ ♦ ♦

—¿Q-Qué fue eso…? ¿En este momento…? —Un murmullo inquieto se elevó desde la esquina del dormitorio del este.

Carnegis se puso de pie, con la mandíbula abierta de par en par, mientras observaba el resultado del partido.

No había duda de que el dormitorio este había ganado. Sin embargo, el dormitorio este, que se había preparado para una serie consecutiva de victorias, vio su estado de ánimo colectivo destrozado por lo que acababa de sucederle a Luka. En todo caso, no sintieron que habían ganado en absoluto.

En los asientos del dormitorio norte, Gormus, con los brazos cruzados y una expresión de asombro en el rostro, solo podía ver cómo sacaban a Heath de la arena.

—Desde que lo conocí, e incluso después de que continué pasando tiempo con él… Heath. Ese tipo… Se está alejando cada vez más de lo que significa ser un caballero…

Para empezar, las tácticas sucias de Fie eran famosas en el dormitorio norte. Para empeorar las cosas, Fie aparentemente había aprendido en algún momento a crear instrumentos de asesinato de madera y los había usado mientras entrenaba.

Sin embargo, en dichos combates de combate, Fie dejaría de usarlos si se lo pedían, y la pelea se reiniciaría.

Pero, Gormus y algunos otros escuderos lucharon contra Heath sin esas reglas.

Las batallas reales no se libraron necesariamente entre caballeros. De hecho, la capacidad de luchar contra Fie, que a menudo empleaba tales instrumentos, era un gran mérito para su experiencia de combate real.

Tal vez la creación de una espada de madera visualmente idéntica que pudiera disparar su hoja fue demasiado: Fie había sido denunciado a Heslow y tenía que escuchar tres horas de conferencias como resultado.

También cabe destacar que de las 2 victorias, 10 derrotas y 33 empates de Fie, 3 de las pérdidas se debieron a infringir las reglas.

Era evidente para todos que Fie simplemente no era apto para el combate con espada.

Específicamente, con su constitución, había límites en cuanto a qué tan fuerte podía hacer sus técnicas a través del entrenamiento. No obstante, para la gran mayoría de los escuderos del dormitorio norte, el arduo trabajo de Fie para cerrar la distancia entre ellos no pasó desapercibido. La mayoría de ellos decidió pasar por alto este hecho, y el uso de instrumentos de asesinato por parte de Fie fue algo aprobado como un hecho medio oficial.

Entonces, este resultado fue, en cierto modo, impredeciblemente predecible.

Gormus, por su parte, se sintió reivindicado en su decisión de permitir que Heath se mantuviera como la vanguardia del equipo.

Aunque, sus sentimientos sobre Fie memorizando las reglas y llegando a una conclusión impredecible fueron mixtos en el mejor de los casos.

Eso, sin embargo, era otra cosa completamente diferente.

—¡Muy bien, la verdadera pelea comienza ahora! ¡Dejaremos atrás a ese idiota y ganaremos tres de nuestros cuatro partidos!

—¡Sí!

Resolviendo pretender que el idiota infractor de reglas no estaba ahí en primer lugar, Gormus y su equipo restante decidieron luchar con una nueva motivación.

Para empezar, nunca había incluido al impredecible, explosivo y, en ocasiones, francamente tonto Heath en sus ecuaciones. De las gradas del dormitorio este, un solo joven se apeó y entró en la arena.

Era uno de sus miembros, Jerid. Aunque no era tan famoso como el oponente de Heath, Luka, Jerid no debía tomarse a la ligera. Después de todo, en la generación de Slad, era algo famoso como un escudero de considerable fuerza.

—¡Muy bien, hagamos esto!

—¡Haz tu mejor esfuerzo, Slad!

Terminando su preparación en medio de una ola de aplausos, Slad juró ganar, respondiendo a los acalorados aplausos con un juramento igualmente apasionado, antes de finalmente bajar de las gradas a la arena.

A partir de ahora, la batalla varonil de sangre caliente de cierto escudero estaba a punto de comenzar.


Army
Oh vaya. No pensé que este cap fuera tan corto, me salieron 10 páginas... el otro fueron 39 aunque comparada con otras chicas del staff, no es nada. Sigamos con esta maratón de capítulos para terminar el Vol 2. También estamos en planeaciones porque aún no agregaron las ilustraciones del libro en los capítulos y porque falta marca de agua, pero bueno... igual haremos lo posible

| Índice |

2 comentarios en “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 18: ¡Abriéndose camino!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.