Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 19: La batalla a sangre caliente de Slad

Traducido por Army

Editado por Sakuya


Slad había perdido.

Desde las gradas del dormitorio este, Carnegis, que no había podido celebrar la victoria de Luka, se rio triunfalmente, ansioso por explotar la victoria de Jerid.

—¡AHAHAHA! ¡Bien hecho! La primera batalla fue un poco extraña, ¡pero con una victoria más, tenemos esto! Como era de esperar, ¡los miembros que he elegido son los más fuertes! ¡Muy bien, adelante, Kerio! ¡Acaba con ellos! Pero… ¡A este paso, Rigel y Persil no tendrán oportunidad de mostrar su poder! ¿Elegí demasiado bien? Bueno, lo que sea. ¡JAJAJA! ¡¡AHAHAHAHAHA!!

Kerio se puso de pie sin una sola palabra.

En su corazón, una tormenta que se estaba gestando desde que se convirtió en escudero, estalló, invadiendo violentamente su ser.

Persil… Rigel… Luka. Eso es todo de lo que hablan. Soy un ganador del torneo también. Pero luego me tratan como si no estuviera aquí, y sin Queen, me seleccionan, solo para terminar aquí arriba…

El agarre de Kerio alrededor de su espada de madera se hizo más fuerte.

Es cierto que no puedo vencerlos. Pero yo también fui un competidor fuerte en el torneo de espada juvenil. ¡Con esta demostración, haré que todos piensen dos veces en mí!

Terminando su monólogo mental, Kerio salió de las gradas y entró en la arena.

En las gradas del dormitorio norte, Remie se preparaba para el combate.

Una tira de tela estaba envuelta alrededor de sus manos, fortaleciendo su agarre contra el sudor. En esa misma mano, Remie sostenía su espada de madera personal.

—Kerio es un maestro de los contadores. Ten cuidado.

Remie asintió ante el consejo de Queen.

—¡Luchar para ganar!

—Por supuesto.

Asintiendo ante las palabras de Gormus, Remie se volvió hacia la arena.

El dormitorio norte ya había sufrido dos pérdidas. Como tal, el destino del dormitorio descansaba sobre los hombros de Remie: la esperanza colgaba de una cuerda delgada. Esos mismos hombros ahora lo estaban bajando a la arena.

Remie caminó lentamente hacia el centro de la arena.

Kerio, que había llegado antes que él, estaba esperando, y los dos intercambiaron miradas en silencio, cada uno empuñando sus espadas.

—¡Comiencen! —anunció el árbitro en voz alta, luego de confirmar el estado de ambos participantes.

El partido había comenzado.

Cuando inició la ronda, Kerio inmediatamente comenzó a observar a su oponente. No tenía intenciones de apresurarse, cerrar la distancia y terminar el partido con unos pocos golpes.

En cambio, observaría y comprendería a su oponente mientras intercambiaban golpes.

Para empezar, el duelo entre dormitorios noreste debería haber sido un enfrentamiento fácil para Kerio y sus compañeros escuderos.

Persil, Luka y Rigel eran escuderos que tenían talento y eran nombres famosos en su generación. Con estos miembros, no había forma de que el dormitorio este pudiera perder.

Incluso si Kerio perdiera por cualquier motivo, Rigel probablemente ganaría instantáneamente su partido, poniendo fin al duelo en el proceso.

¡Es por eso que no perderé!

Para Kerio, esto ya no se trataba del equipo, era personal y una pelea que no podía perder. Si perdía aquí, la distancia en fuerza y fama que separaba a Kerio de esos tres seguramente solo aumentaría.

Este era un partido que no perdería ni podía perder.

Después de todo, su oponente era un don nadie cuyo nombre ni siquiera se había escuchado en ningún torneo juvenil de espada. Aun así, Kerio decidió ser cauteloso por si acaso y, en cambio, comenzó a observar atentamente a su oponente.

Remie, eh… Su habilidad con la espada no es mala. No está nada mal. Bastante rápido, también. Sin embargo… sus pasos son grandes. Demasiados movimientos innecesarios.

El oponente de Kerio, Remie, no carecía de habilidad con la espada.

De hecho, Remie probablemente sería capaz de derrotar al escudero promedio de los dormitorios este. Solo por este hecho, Kerio supo que tenía la sartén por el mango.

La complexión delgada de Remie significaba que era un oponente razonablemente rápido. Sin embargo, su velocidad no se acercó a igualar los monstruosos niveles de Luka y el resto. No debería tener ningún problema para tratar con Remie.

Además, sus pasos eran inútilmente anchos y largos, moviéndolo más de lo que lo haría un paso normal. Como tal, la posición de Remie cambió significativamente con un solo paso.

Los pasos evasivos eran, en general, maniobras pequeñas, pero rápidas. Dichos pasos servían para ajustar la distancia, el encaramiento y ponerse en una posición ventajosa, todo esto podía lograrse con un pequeño y preciso movimiento.

No obstante, los pequeños pasos por sí solos a menudo agotan la resistencia de uno, además de no ser particularmente rápidos. Para este propósito, los pasos más grandes a menudo se mezclaban con el juego de pies para mayor flexibilidad. Entonces, el momento y la combinación de pasos para usar en el combate real fueron tanto situacionales como preferenciales.

Sin embargo, Remie sólo estaba dando grandes pasos mientras Kerio avanzaba y retrocedía.

Parece que es bastante fanfarrón… ¡Entonces…!

Corriendo, la espada de Kerio chocó con la de Remie. Pero, cuando rompieron el contacto, Kerio se dejó abierto deliberadamente.

Ya que es un fanfarrón, definitivamente me atacará aquí… con ese gran paso. ¡Lo contrarrestaré allí mismo!

Con esos pensamientos en mente, Kerio esperó el ataque de Remie.

No obstante, lo que hizo Remie a continuación fue completamente en contra de las expectativas de Kerio. Al ver la apertura que dejó Kerio, Remie inmediatamente saltó hacia atrás, una vez más entrando en una posición neutral.

¡¿Qué…?! ¿Era mi trampa demasiado obvia? ¿Él sabía sobre mis contraataques…?!

Kerio vaciló, luchando por entender las acciones de Remie.

Remie, sin embargo, se alejó con un gran movimiento inmediatamente después de recuperarse.

Parecería que el oponente de Kerio, Remie, utilizó grandes pasos para cerrar la distancia entre ellos. Mientras sus espadas chocaban, Remie sería capaz de juzgar la situación. Si fuera ventajoso, presionaría el ataque.

Si no, se retiraría.

Cuando chocaron de nuevo, Kerio una vez más dejó una apertura obvia, aunque de una manera más natural que en su intento anterior. Quizás su oponente pensaría que esta apertura fue creada por su ataque en su lugar, y luego iría a atacar con un contraataque sólido.

Pero, al ver la apertura, Remie dio un gran paso hacia atrás nuevamente, retirándose a un rango seguro.

¡¿De nuevo…?!

Kerio sabía que Remie estaba al tanto de sus contratácticas reactivas.

Era, hasta cierto punto, famoso por emplear dichas tácticas en sus peleas. Kerio asumió que el dormitorio norte tenía escuderos que participaban en los mismos torneos que él; después de todo, Queen estaba ahí.

Finalmente se le ocurrió a Kerio que incluso este Remie, cuyo nombre nunca había oído hablar, podría haber participado en esos mismos torneos.

Entonces era justo suponer que sus oponentes tenían suficiente información sobre su estilo de lucha.

Kerio estaba confundido; un enemigo que no aprovechaba una apertura para atacar era casi inaudito, especialmente en un escenario de duelo.

Aplastar las defensas del oponente y golpearlas con la espada: un principio básico de la victoria. Renunciar a esas acciones equivaldría a renunciar a la victoria misma.

Kerio había asumido que su oponente golpearía las aperturas proporcionadas incluso sabiendo que podría ser una trampa: esta era la única forma en que alguien podía ganar. Luego contraatacar con una respuesta limpia y su oponente perdía el partido.

De hecho, los únicos escuderos capaces de ganar contra Kerio eran aquellos que podían romper sus fichas con un ataque propio más feroz, como Luka o Rigel. Persil, que podía diferenciar fácilmente entre una apertura real y una falsa, también ganaría fácilmente en una partida entre las dos.

¿Me estás diciendo que este tipo está leyendo perfectamente mis movimientos? No… eso no puede ser.

Aunque el primer intento de Kerio de tender una contra-trampa fue algo obvio, la segunda apertura fue algo natural, al menos, Kerio se sintió así. Mientras su oponente se negara a explotar las oportunidades que surgieran, no habría forma de que ganara el partido.

Incluso cuando su mente estaba nublada por la duda, Kerio se dio cuenta de que tan pronto como dejara de moverse, su oponente atacaría, haciendo que sus espadas chocaran una vez más.

Después de algunos enfrentamientos similares, el oponente de Kerio, un don nadie conocido como Remie, una vez más dio un gran paso hacia atrás, retirándose del rango de combate.

¡¿Otra vez?!

Algo brilló en el fondo de la mente de Kerio. Dando un paso agresivo hacia Remie, plantó su pie en el lugar donde estaba su oponente hace unos segundos, balanceando su espada hacia abajo.

Sin embargo, su ataque fue interceptado por Remie casi de inmediato. Era un ataque que había lanzado con toda su velocidad inmediatamente después de cerrar la distancia entre ellos.

En circunstancias normales, su oponente debería haber sido sorprendido por su repentino cambio de velocidad. En este caso, sin embargo, Remie había interceptado su ataque en un instante.

La única deducción que Kerio pudo sacar de esto fue que su oponente tenía la mente enfocada en la defensa desde el principio.

No podía haber sido otra cosa.

De hecho, había sido así durante bastante tiempo, desde el principio, cuando sus espadas chocaron por primera vez.

—¡No querrás decir…! —Kerio finalmente entendió.

Aunque su oponente había hecho parecer que estaba siendo cauteloso mientras seguía atacando, la realidad era algo diferente: Remie sólo tenía en mente la defensa. Incluso si se le mostrara una abertura, solo se retiraría.

Una acción que sugería que estaba listo para renunciar a la victoria.

Como tal, Kerio no pudo usar sus contadores en absoluto.

En este momento, todas las piezas encajaron y Kerio finalmente le dio sentido a todo.

—Tú… ¡Estás tratando de hacer de esto un empate!

Kerio gritó al darse cuenta, cuando sus espadas chocaron entre sí. La única respuesta de Remie fue una sonrisa burlona.


Army
Esto es aún más corto de lo que esperé (ㆆ_ㆆ)

| Índice |

Un comentario en “Voy a vivir mi segunda vida – Capítulo 19: La batalla a sangre caliente de Slad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.