Consorte experta en venenos – Capítulo 17: La Íntima y Cercana, Emperatriz Viuda

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Antes de subir al carruaje, Han Yunxi tomó un antídoto. Los antídotos y venenos comunes que siempre lleva consigo serán, especialmente, útiles hoy. Los antiguos eran, en realidad, demasiado viciosos con sus venenos. La mayoría de las toxinas modernas fueron hechas por el hombre pero, los venenos antiguos provenían de flores o tallos de plantas.

Camino al palacio, ella estaba sentada en el mismo carruaje que Su Alteza, el Duque de Qin, como él mantenía los ojos cerrados, le permitía observar  su rostro discretamente. Una mirada más atenta de este hombre le hizo darse cuenta de que su rostro era más bello que la noche anterior. Esto era, especialmente cierto, mientras permanecía tranquilo, porque así parecía la estatua de algún dios reverente e intocable. Una gota roja en el pañuelo podría no haber significado mucho para él pero, para ella, decidió el curso de toda su vida. Aunque habían hecho un trato de antemano, desde el fondo de su corazón, Han Yunxi estaba agradecida. Continue reading

El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 149: Informe post-incidente

Traducido por Shisai

Editado por Sakuya


[Shisai: En capítulos anteriores, hubo un incidente dentro de las tierras Armelia que involucraba a la familia Boltique. Iris y compañía lograron resolver la situación. Van, el hijo del papa anterior, fue uno de los que incitó a Dorsen a involucrarse. Lo encerraron y entregaron la evidencia de sus actos a la iglesia y al gobierno.]

—El hábito es una cosa tan temible.

Sentada en medio de una innumerable cantidad de archivos, no pude evitar murmurar esto para mí misma.

Lo único que me acompañaba, era el sonido de la pluma al rozar las hojas haciendo eco a través de la habitación. Continue reading

Boda relámpago – Capítulo 54: Magazine

Traducido por Akatsuki

Editado por Ayanami


Jiang Li se resbaló en la piscina y aterrizó en el fondo, quedando inmóvil en el suelo…

Me asusté y salí corriendo hasta arrodillarme a su lado. No estaba segura de qué parte de su cuerpo estaba herido, así que no me atreví a tocarlo. Le pregunté frenéticamente. —Tú, tú, tú… ¿estás bien?

Abrió los ojos y sonrió levemente, no parecía estar de mal humor, entonces dijo. —Guan Xiao Yan, incluso si realmente lo soy… ¿Tenías que gritarlo tan fuerte? Continue reading