Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 268

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


La velocidad de Baili Honzhuang se aceleró una vez más. Ya que ella ya había perdido su voluntad de sobrevivir, ¡podría hacer todo lo posible!

¡La brecha que originalmente se acortaba constantemente entre ella y las bestias comenzaba a ampliarse lentamente!

Casi todos los cultivadores escucharon las palabras de Gong Shaoqing y se lanzaron al carril izquierdo. Los otros cultivadores estaban todos muertos bajo la marea de la bestia demoníaca, por lo que Baili Hongzhuang era la única que seguía corriendo en el camino derecho. Leer más…

Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 267

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Todos corrieron hacia adelante. Detrás de ellos, ocasionalmente se podía escuchar el grito de un cultivador.

Casi ninguno de los cultivadores había preparado suficientes píldoras y su poder espiritual había sido consumido por completo en su prisa por escapar.

En un momento tan crítico, si frenan un poco, sería el final. Los corazones de todos se llenaron de temor, temiendo que fueran ellos los que se cayeran. Leer más…

Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 266

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Ahora, su probabilidad de sobrevivir era cada vez más pequeña. Si las restantes píldoras se dividieran, probablemente ninguno de ellos sobreviviría.

Dongfang Yu tampoco aceptó la píldora. Pensó lo mismo que Gong Shaoqing.

—Gong, Dongfang, con mi velocidad, es aún más imposible sobrevivir. Ustedes tienen que perseverar. —Los ojos de Liu Qinyue fueron firmes y decisivos, y pasó directamente las píldoras a Gong Shaoqing y Dongfang Yu. Leer más…

Estimada esposa del Príncipe – Capítulo 265

Traducido por Naremi

Editado por Sakuya


Los cuatro ni siquiera tuvieron tiempo de hablar entre ellos antes de correr hacia la salida. En ese momento, un segundo podría marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

¡Retumbar!

El suelo temblaba constantemente. Los rugidos de terror sonaron detrás de ellos, haciéndose cada vez más fuertes a medida que la tierra temblaba más y más.

¡El poder de destrucción era incluso más grande que un terremoto! Leer más…