El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 250: Adiós (2)

Traducido por Shisai

Editado por Meli


—Incluso bajo arresto, Edward seguía siendo miembro de la realeza. Dañar a la realeza es un delito bastante grave. Espero que no creas que pueden escapar fácilmente.

En respuesta a sus palabras y a la extraña, pero cálida sonrisa de lady Leticia. Los rostros de los hombres palidecieron.

—¡Yo, me acaban de invitar aquí…! Continue reading

El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 249: Adiós (1)

 Traducido por Shisai

Editado por Meli


Qué tonto…  pensé y me reí.

¿Por qué su pureza era tan absurda? No se parecía en nada a un miembro de la realeza. Claro, por eso lo elegí como objetivo para infiltrarme en la familia real.

Si él hubiera pensado un poco más, lo habría entendido. Ya no tiene un puesto en este palacio. Cualquier posibilidad de que se convierta en rey ha sido eliminada. Continue reading

El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 246: Inspección

Traducido por Shisai

Editado por Raine


Mientras terminaba el cuidado posterior, esperé a que regresaran.

Derrotar a las tropas de Acacia y recuperar nuestras oficinas gubernamentales había despejado la tensión aquí. Ahora mismo todo se sentía bastante tranquilo.

Pero no podíamos olvidar que mi país todavía estaba en medio de una guerra con el Reino de Towair. Continue reading

El Sentido Común de la hija del Duque – Capítulo 245: Plegaria

Traducido por Shisai

Editado por Raine


Abrí el documento, mientras hacía una plegaria en mi mente.

Debía organizar la financiación, los recursos materiales, el transporte y los suministros necesarios para cada ubicación.

Aunque no parecía mucho en papel, para hacer todas estas cosas necesitaba tener en cuenta la imagen completa, predecir varias posibilidades y construir contraestrategias para cada una. Continue reading

El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 244: Final

Traducido por Shisai

Editado por Raine


La punta de la espada le rozó la nariz, pero no se sorprendió en absoluto.

—Demasiado lento. —Dijo, en tono de queja.

—Me disculpo.

Por supuesto, no le estaba diciendo esto al enemigo que tenía delante, sino a Ryle, quien estaba de pie frente a ella y apuntaba con su espada al líder enemigo.

Detrás de él, en una dirección diferente de la que ella había venido, estaba la guardia de policía del territorio del duque Armelia dirigida por Ryle.

—Pero tengo que decir que fuiste demasiado rápida para irrumpir en sus círculos íntimos. Es una prueba agotadora solo para seguir tu ritmo.

—Sin embargo, es más fácil, ¿no?

—Sí. Como sugirió, dos ejércitos diferentes que atacan desde diferentes direcciones crean un caos mucho mayor. ¿Pero pudiste predecir que llegaría aquí?

—Es bastante fácil cuando miras cómo estaban ordenados los hombres. En comparación con la dirección de la que vengo, su equipo es menor en número.

Melly había predicho completamente sus acciones y las apoyó. Mientras atacaban por sorpresa a los enemigos, ella lo complementó con su propio ataque sorpresa, creando un caos aún peor entre ellos.

—Estaba pensando que vendrías. Quiero decir, estaría bien si no lo hicieras. Sería yo quien tomara la cabeza del enemigo.

Después de todo, los guardias con Dida y Ryle tuvieron la iniciativa aquí. Los conflictos que ocurren dentro de un territorio se resuelven mejor por la gente de ese territorio. Melly también pensó esto, y me había explicado su pensamiento incluso antes de la batalla.

Pero si Ryle y los demás no lo hubieran logrado, ella se habría ocupado del asunto sin dudarlo. No por fama o ganancia, sino solo para poder limpiar las cosas de la manera más eficiente posible.

Si el respaldo de los enemigos llegara aquí, habría una diferencia aún mayor en la potencia de fuego. Incluso con la guardia del marqués Anderson, no podrían cambiar la marea. Probablemente esa sea su línea de pensamiento.

—Como sea, preguntémosle a su líder primero.

La mirada aguda de Ryle se disparó hacia el hombre. Eso fue suficiente para hacerlo chillar.

—¿Quién eres, de dónde eres?

El hombre miró a su alrededor, aterrorizado.

Nadie se movió para ayudarlo. Después de todo, todos los que tuvieron el valor de hacerles frente habían sido asesinados por Melly y Ryle.

Todos los que seguían vivos estaban aterrorizados, temían incluso mirarlo a los ojos.

Cuando Ryle le apuntó con su espada, tratándolo como rehén, fue cuando perdió todo su poder.

La espada en la mano de Ryle se acercó aún más a la garganta del enemigo.

Muy a la ligera, se formó una línea roja.

—Te estamos haciendo una pregunta. Responda rápidamente y asegúrese de decir la verdad —Melly dijo desde un lado.

Fue suficiente para aturdir al hombre y hacerle hablar.

—¡¿C-cómo es que no me conocen?!

—Podemos hablar un poco por aquí. ¿Entonces, quién eres?

—¡Soy el primer príncipe de Acacia, Jalal Bante Acacia!

—¿Qué? ¿Este tipo es el primer príncipe?

Melly dijo esto en el mismo momento exacto en que lo hizo Ryle. Ambos parecían extremadamente confundidos.

—No parece una mentira. Normalmente, si el primer príncipe llega al campo de batalla, tendrá la cantidad correspondiente de guardias que lo acompañarán. Incluso en presencia de un bicho, el príncipe nunca estaría solo.

—El primer príncipe, en el frente de la invasión del país de otra persona… nunca había oído hablar de algo así antes.

Si seguíamos esa lógica, ¿no era también inaudito tener a la esposa de un duque en el campo de batalla también? Parece que Ryle pensó lo mismo que yo, y nos sonreímos.

Raine
No me importa si estuviera en medio de un campo de batalla o en el mismo infierno, me hubiera reído en sus caras también.

—Cerdos… ¿entienden lo que les pasará si me lastiman lo más mínimo?

Quizás lo que estábamos diciendo se le estaba subiendo a la cabeza. El hombre que se hacía llamar príncipe heredero, quien acababa de gemir y llorar, ahora sonreía triunfalmente sin miedo.

—¿Por qué estás atacando nuestro territorio?

—Nuestra majestad decidió esto junto con el Reino de Towair. Cuando gane el reino, recibiremos el territorio del duque Armelia y las tierras circundantes, mientras que el resto irá al Reino de Towair. Me enviaron al frente como prueba de esta colaboración.

Ryle inclinó la cabeza hacia un lado, una expresión de comprensión apareció en su rostro.

—Oh, ya veo. —Melly dijo en voz baja.

Como si estuviera diciendo que ya había escuchado todo lo que necesitaba y no había necesidad de seguir escuchando.

—Ryle, no importa si es el príncipe heredero, al menos parece ser de la realeza. De cualquier manera, mantengámoslo con vida por ahora y hagámoslo prisionero. Quizás en futuras negociaciones pueda aportar algo de valor.

Ryle reaccionó rápidamente a lo que había dicho Melly. Levantando su espada, cortó el talón de Aquiles del hombre.

Aullidos como bestias sonaron.

—¿Crees que se te permitirá volver después de hacer esto? Al menos tendrás que experimentar algo del dolor que infliges a los demás. —Ryle dijo en voz baja, mirando al hombre.

Melly pareció divertirse con esto. De pie junto al hombre, cuyo rostro estaba manchado de lágrimas, habló.

—Eso es. No te preocupes, no te mataremos. Agradece a tu noble nacimiento por todo el buen trabajo que harás por nuestra tierra.

Ryle le metió un trapo en la boca, lo ató rápidamente y lo levantó.

—No parece que tenga mucho espíritu de sacrificio.

—En efecto. ¿No es genial? Me estaba poniendo de los nervios antes —Melly respondió con indiferencia.

—¿Pero cómo supiste que en realidad es de la realeza?

—El anillo en el dedo medio de su mano derecha. Cada miembro de la realeza en ese país tiene su propio símbolo y lo llevan a donde quiera que vayan. Recuerdo ese símbolo específicamente, aunque me sorprendió verlo en el campo de batalla.

Como había dicho Melly, de hecho había una marca en el anillo del hombre. En lugar de una piedra preciosa, era la talla de un toro.

—Oh, ya veo. Entonces, lady Melly, ¿traeremos a este hombre de regreso?

—Por supuesto. Solo estoy aquí para apoyarlos. Además, aún no he calentado completamente.

Ryle hizo una mueca ante la frase final que Melly murmuró. Pero pudo detenerse inmediatamente y abrir la boca con seriedad.

—¡De ahora en adelante, todos vayan y ataquen a las tropas enemigas! Sin su líder, no son más que una multitud de matones.

Entre el caos, las tropas enemigas se enteraron de que su líder había sido capturado.

El equipo de guardias de Ryle siguió moviéndose y derribando a sus enemigos, de manera constante y sin vacilar. Después de todo, se había entrenado en la casa del marqués Anderson cuando era más joven.

Sabía cómo había sido cuando era más joven, pero ahora realmente había crecido. La forma en que luchó y dio órdenes al mismo tiempo, me hizo reír.

Después de esto, Melly nos ordenó limpiar la casa también.

Fue como cuando destrozó a sus enemigos antes, ni siquiera había estado usando toda su fuerza.

Incluso yo estaba sorprendido por su aparentemente infinito poder… Los guardias de policía estaban completamente atónitos hasta la sumisión.

Ella era como un monstruo, volando a través de las olas de sangre, que solo existía para destruir al enemigo.

Para evitar quedarnos atrás, la seguimos con la máxima potencia.

Luchando así, para cuando regresamos a nosotros mismos, la mayoría de nuestros enemigos habían perdido la capacidad de resistir y fueron conquistados de inmediato.

Por supuesto, la razón principal era que su líder había sido derrotado.

Además, Dida, quien había estado a cargo de la defensa, también comenzó a participar en la batalla.

Y así la batalla en el territorio del duque Armelia vio su fin.


Raine
¡Calentamiento! Todo esto fue sólo el calentamiento... Yo no sobrevivo ni a los ejercicios de respiración de esa mujer.

El Sentido Común de la Hija del Duque – Capítulo 242: Otro campo de batalla

Traducido por Shisai

Editado por Meli


—Ha habido un informe de medicamentos insuficientes. ¡Saca todo del almacenamiento! Pídele al gremio de comerciantes que te ayude a recolectar también.

La capital del territorio del duque Armelia era diferente ahora, en un estado de caos. Todos los días estaban llenos y ocupados.

Tenía el deber de proteger a las personas que viven en la región oriental. Y el deber de ayudar a Ryle, Dida y los guardias a enfrentar el conflicto. Continue reading