Caballeros y magia – Capítulo 5: La sombra de la bestia gigante

Traducido por Army

 Editado por Lucy


En el pasado, los humanos sólo gobernaban la mitad del continente Zetterlund, y las tierras del este, más allá de la Cordillera de Aubigne, eran tierras inexploradas dominadas por las bestias demoníacas.

Con los Silhouette Knights como su fuerza principal, la humanidad hizo retroceder a las bestias demoníacas y se aventuró hacia el este, más allá de las montañas Aubigne.

Los humanos lo estaban haciendo bien al principio, pero su invasión se detuvo. El este de Aubigne estaba cubierto por el Mar de Árboles de Bocuse, con bestias demoníacas que podían enfrentarse a cientos de Silhouette Knights acechando en su interior. Al sufrir grandes pérdidas, los humanos se retiraron del bosque.

Había vastas llanuras de tierra al pie de las montañas Aubigne que eran aptas para la agricultura después de cierto desarrollo. Para proteger este terreno, ampliaron su territorio hasta el borde del bosque y formaron un país. Esta fue la historia detrás de la fundación del Reino de Fremmevira. Todavía había bestias demoníacas vagando por el bosque de Bocuse que podían aparecer por capricho. Para mantener alejadas a las bestias demoníacas, se levantaron murallas a lo largo de las fronteras, y se establecieron fortalezas en el lugar donde las bestias demoníacas aparecían con mayor frecuencia.

La entrada al bosque de Bocuse es conocido como el ‘Camino Rabioso’.

Cómo era de verdad imposible cubrir toda la frontera con muros de asedio, no podían disuadir por completo a las bestias demoníacas que se acercaban desde lugares no cubiertos por muros de asedio. Los muros de asedio eran efectivos sobre todo contra las bestias demoníacas titánicas, y gracias a los esfuerzos defensivos de la nación, el reino permaneció en una relativa seguridad.

Esto ocurrió durante cierta noche tranquila…

La Fortaleza de Balguerie era una de las fortalezas situadas entre el bosque y las fronteras del Reino de Fremmevira. Estaba bastante lejos del “Camino Rabioso”, incluso las visitas de bestias demoníacas de tamaño mediano eran raras, un puesto de avanzada custodiado por diez Silhouette Knights.

Esa noche, los guardias de guardia sintieron que había algo raro en el inusual silencio en el bosque de Bocuse. Las estrellas brillaban en el cielo nocturno. Por lo general, había un par de aullidos de bestias demoníacas en una noche como esta, pero en cambio, había una quietud antinatural. Ni siquiera podían sentir la presencia de los animales, como si todos hubieran sido evacuados. Aunque no era natural, no había indicios de que ocurriera nada. Desconcertados, siguieron haciendo su ronda.

El silencio no duró mucho. Oyeron el sonido de árboles aplastados en la distancia. Era obvio que algo se acercaba… bestias demoníacas. Los guardias dieron la alarma sin dudarlo.

—¡¿Qué demonios?! ¡¿Una bestia demoníaca tan tarde en la noche?!

—Somos del Camino Rabioso. ¿Qué está haciendo tan lejos, en el campo?

Los caballeros de la fortaleza se prepararon cuando sonó la bocina de alarma. El puesto de avanzada era un hervidero de actividad mientras reunían su equipo con premura. Al escuchar el sonido de los árboles al ser aplastados, los hombres podían sentir la crisis que se avecinaba. Los Knight Runners de guardia se subieron a sus Silhouette Knights. Los Silhouette Knights desplegados en esta fortaleza eran el modelo estándar “Karrdator” de Fremmevira. El reactor de éter se puso en marcha a la fuerza desde un estado inactivo, su zumbido reverberaba a su alrededor.

Los Silhouette Knights comprobaron sus procedimientos de puesta en marcha y se reunieron rápido en la puerta de la fortaleza. En ese momento, apareció la cosa que había estado aplastando árboles. La bestia demoníaca era como una montaña en movimiento, cubierta de un caparazón irregular de rocas, como un puercoespín. Una cabeza y cuatro extremidades sobresalían de los lados, la forma se asemejaba a una tortuga, una tortuga de ochenta metros de largo y cincuenta de alto.

El guardia de guardia en la pared solo había visto un “Emperador de la tierra” en los libros, un tipo de bestia demoníaca conocida como “Behemoth”. Sus características principales eran su dureza y resistencia. Con su reputación de ser una ciudadela ambulante, era un enemigo difícil de manejar. En pocas palabras, el mayor poder del gigante era “Fortalecimiento”. Utilizaba una producción de maná abrumadora para mantener su hechizo de fortalecimiento y sostener una estructura corporal físicamente imposible. También le permitía moverse con una velocidad contraria a su apariencia y endurecer cada parte de su cuerpo, desde el caparazón hasta el esqueleto, poseyendo una dureza increíble. Se decía que un Behemoth utilizaba en principio un golpe al cuerpo para atacar y podía destrozar los muros de asedio. Su “corazón”, que era proporcional a su gran cuerpo, podía generar maná equivalente a más de cien Silhouette Knights. Con su resistencia sin fin, la defensa del gigante era casi imposible de romper. Se trataba de un Behemoth, una bestia demoníaca parecida a una fortaleza con una defensa altísima.

—Bestia demoníaca identificada… ¡Es un “Emperador de Tierra”! ¡Un Behemoth!

Antes de que los pilotos pudieran procesar el informe a gritos del guardia, el gigante se estrelló contra las paredes de la fortaleza. Sus intenciones eran desconocidas, ya que atacó la fortaleza desde el frente. Utilizando el peso de su cuerpo y la dureza de la que se enorgullecía el gigante, la bestia demoníaca se convirtió en un ariete. El muro de asedio y la puerta de hierro y piedra fueron destruidos de un solo golpe, y los escombros saltaron por todas partes. Las mentes de los pilotos que presenciaban esta escena se quedaron en blanco.

Tras escuchar los informes de la guardia y la destrucción de la fortaleza, los rostros de los pilotos mostraron sorpresa y asombro. ¿Quién iba a saber que una bestia demoníaca de nivel de batallón iba a aparecer en un lugar tan alejado del Camino Rabioso? Una bestia demoníaca de nivel de batallón requería un batallón de Silhouette Knights para derrotarla. Pero sólo había un escuadrón de ellos estacionados en este puesto de avanzada, diez si se incluía al capitán. Esto era suficiente para mantener a raya a las bestias demoníacas de nivel duelo, pero era demasiado débil comparado con una bestia demoníaca de nivel de batallón.

Army
Para aclarar. Un batallón es una unidad militar táctica que suele tener alrededor de 300 a 1000 soldados. Un escuadrón es una unidad militar táctica que suele tener alrededor de 8-13 soldados. (͠◉_◉᷅ ) DORIME

Sería suicida enfrentarse a la bestia demoníaca, pero los Knight Runners no vacilaron. No sabían por qué el Behemoth se dirigía al reino de Fremmevira, pero si permitían que lo atravesara sin avisar al cuartel general, el resultado sería desastroso. Era imposible detenerlo con las fuerzas estacionadas en la Fortaleza de Balguerie, pero si lo entretenían durante un tiempo, podrían encontrar el punto débil de la bestia. Endurecieron su determinación y cargaron hacia adelante con valentía.

Con los muros abiertos, el Behemoth derribó los restos de la puerta y entró en la fortaleza. Su aullido sacudió la fortaleza como una explosión.

El escuadrón de Karrdators se movió con esta señal, apuntando con sus armas del Silhouette ‘Culverin’, al Behemoth. Los caballeros canalizaron su maná en las armas en forma de lanza, los injertos de los emblemas lo convirtieron en fenómenos físicos. Se activaron guiones mágicos y maná más allá de la capacidad de los humanos para procesar, formando hechizos manifiestos. Las llamas brotaron de las puntas de las lanzas y golpearon de primera mano a la bestia con sonidos explosivos, quemándola con una columna de fuego. Las bestias normales habrían caído bajo este ataque, pero el Behemoth hizo honor a su nombre de fortaleza móvil y se mostró por completo imperturbable ante el golpe. Pero esto estaba dentro de las expectativas de los Karrdators, y continuaron el ataque de llamas con sus Culverins, cubriendo a la bestia de humo y fuego.

El poder de los Silhouette Knights era fuerte, pero el gasto de maná era muy intenso. Todos los Karrdators siguieron atacando hasta que se agotaron sus reservas de maná. Para reponerla, aceleraron sus reactores de éter para absorberlo del aire. Los reactores rugían más fuerte mientras trabajaban a una velocidad constante.

La entrada de la fortaleza ardía en un mar de fuego tras el asalto continuo de los Silhouette Knights. Las crepitantes llamas y el humo cubrieron por completo al Behemoth y los caballeros perdieron el rastro de la bestia. Solo había diez de ellos, pero incluso una bestia de nivel de batallón debería sufrir alguna herida bajo su ataque. Justo cuando los pilotos estaban pensando en eso, un aullido hizo temblar la tierra, la onda expansiva dispersó las llamas y el gigante apareció detrás del humo. La realidad traicionó sus deseos, el gigantesco cuerpo del Behemoth estaba intacto.

El Behemoth se precipitó hacia los escuadrones de Karrdators con un impetú que no se correspondía con su tamaño, la velocidad era tan rápida que los Karrdators no pudieron evadirla a tiempo. Los Silhouette Knights cayeron después de recibir un sólido golpe. Las placas de acero se derrumbaron en un instante y las extremidades quedaron destrozadas. Los fragmentos de cristal centelleantes salieron volando de los huecos entre la armadura. No había forma de que los Knight Runners sobrevivieran.

Los otros Karrdator retrocedieron, manteniéndose a distancia de la bestia. El Behemoth atacó con un ritmo rápido que parecía artificial, derribando al Karrdator que solo podía disparar una bala de fuego en fútil resistencia.

Los Silhouette Knights restantes juzgaron que sus ataques mágicos eran ineficaces y rodearon al gigante, atacando con espadas. Pero tal como decían los rumores, el caparazón que cubría al gigante era de verdad duro, anulando todos los ataques cortantes. A pesar de que todo su cuerpo estaba cubierto por el caparazón, el Behemoth aún podía moverse con una velocidad asombrosa. Solo diez Silhouette Knights no podrían ganar tiempo y estarían en peligro de ser aniquilados por el gigante. Los pilotos supervivientes sintieron un terror indescriptible en sus espinas dorsales, esto era en serio de hecho una bestia demoníaca a nivel de batallón. El capitán de los Silhouette Knights tomó una decisión rápida.

—¡Arlo, Benjamin, Claes! ¿Siguen vivo?

—¡Sí, señor…!

El Behemoth volvió a arremeter contra la fortaleza con la misma fuerza con la que cargó contra los Karrdator. La fortaleza hecha de piedra se estaba desmoronando, no duraría mucho más.

—¡Arlo evacua a todas las personas que aún estén vivas y corra a la Fortaleza Carriere! ¡Benjamín avisa a todas las ciudades vecinas de que el gigante está cerca y corre a Jantunen! ¡Claes, dirígete a la capital! Corre a toda velocidad, corre hasta convertir el tejido de cristal en polvo, ¡debes informar de esto a la capital!

El capitán giró la cabeza de su máquina y miró a sus subordinados restantes.

—El resto de ustedes… Lo siento, sacaron el palo más corto.

Los tres pilotos pertenecían a la generación más joven, se desconocía el motivo de sus nombramientos, pero no tenían autoridad para negarse o dudar. La máxima prioridad era seguir con vida y entregar las advertencias, no había tiempo para que se despidieran. Un matiz de tristeza brilló en sus rostros, pero recuperaron su espíritu a través de la determinación y su sentido del deber.

—¡Adelante!

—¡Sí, señor!

Los jóvenes pilotos dejaron el frente en sus Karrdators sin dudarlo. Después de que el capitán confirmara la situación a través de su monitor holográfico, la comisura de sus labios se levantó en una sonrisa.

—Hermanos míos, ¡seremos derrotados si nos quedamos en este reducido espacio! ¡Estamos abandonando la fortaleza! ¡Vayan afuera y usen tácticas de distracción!

—¡Oye, oye, no te dejaremos entrar en nuestro reino!

—¡Vamos a mostrarle a esta maldita tortuga de qué estamos hechos!

Los cinco Karrdator escaparon de la fortaleza, preparándose para luchar contra el Behemoth. Era una batalla inútil, pero sus movimientos eran limpios y nítidos. El gigante arrasó con la fortaleza y comenzó su ataque de nuevo. Los Karrdators utilizaron una serie de ataques coordinados para impedir su avance, pero los ataques mágicos a distancia lanzados al azar no pudieron detener el movimiento de la bestia gigante. Al final, tendrían que usar ataques cuerpo a cuerpo, golpeando la cabeza y las piernas antes de huir. Las tácticas de golpear y escapar se repitió una y otra vez. Los Karrdators solo podían concentrarse en esquivar al enfurecido  Behemoth mientras seguían luchaban.

Pero incluso los Silhouette Knights tenían un límite de energía.

Los Silhouette Knights estaban equipados con reactores de éter, una pieza semiautomática que suministraba maná absorbiendo el éter de la atmósfera. Pero la tasa de suministro era limitada. En especial en la batalla, si la tasa de uso era superior a la de suministro, las reservas de maná de la máquina se reducirían poco a poco. Los pilotos eran solo humanos; tanto el hombre como la máquina tenían sus límites. Con el agotamiento de las reservas de maná, los lentos Karrdators fueron enviados volando. La pérdida de concentración debido a la fatiga hizo que los Karrdators perdieran la oportunidad de evadir y fueran aplastados por un ataque de cola. Uno a uno, los caballeros cayeron ante la bestia demoníaca.

Pero los cinco Silhouette Knights consiguieron ganar unas horas de tiempo que eran más valiosas que el oro, mientras se enfrentaban a una bestia demoníaca de nivel de batallón. Era justo ver esto como la victoria de su voluntad de hierro.

El que aguantó hasta el final fue el capitán veterano. La máquina estaba llena de innumerables arañazos, la mano derecha había saltado por los aires por el golpe de la cola del gigante. El tejido de cristal estaba hecho jirones debido al daño y al desgaste, la reserva de maná estaba en sus últimas, ni siquiera podía huir.

—Los novatos han escapado … Esta jodida tortuga, el próximo no será un grupo medio culo como nosotros, sino una orden estándar de caballeros. Prepárate para ser historia.

Como no podía escapar, el capitán ordenó que la máquina dañada corriera. Nunca pensó que sobreviviría, inyectando el maná que le quedaba en su Silhouette Knight de mando y cargando contra el Behemoth de forma temeraria. Pero lo mejor que pudo hacer fue tambalearse hacia adelante con pasos torpes. Apretó la empuñadura de la espada en el brazo izquierdo y lanzó todo el peso de la máquina en una puñalada al rostro del gigante.

Quizás la bestia demoníaca conocía el concepto de respeto.

El behemoth se fijó en el último enemigo que bloqueaba su camino, abrió la boca y respiró hondo. Se trataba de un ataque nunca antes visto. Después de un tiempo, justo antes de que la espada del comando Silhouette Knight alcanzara al gigante, un aliento tornado impulsado por magia salió de la boca del Behemoth. El feroz viento arrancó los árboles. El Silhouette Knight recibió un golpe directo y salió despedido muy lejos, con los fragmentos de cristal y las piezas de armadura lloviendo sobre el bosque.

El Behemoth gruñó. El escuadrón lanzó muchos ataques en su táctica dilatoria, y con el último golpe de la orden de Silhouette Knight, se dejó una leve grieta en la cara del gigante, arañando por poco el globo ocular. Si el daño del comando Silhouette Knight no fuera tan grave, podría haber alcanzado el ojo. El gigante examinó el área por un tiempo y comenzó a avanzar después de asegurarse de que los que se encontraban en su camino habían desaparecido. Sus pisadas eran pesadas y sus los ojos no mostraban ningún signo de emoción.

La mayor calamidad de bestias demoníacas desde la fundación de Fremmevira comenzó en silencio. ¿Cuál era su objetivo? La respuesta estaba en el camino por el que se dirigía la bestia demoníaca, la ciudad más grande del centro de Fremmevira: Jantunen.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *