El contrato de la Princesa y la Duquesa Monstruosa – Capítulo 36

Traducido por Ichigo

Editado por Lucy


—Has tardado más de lo que pensaba.

La voz de la duquesa Salvatore, que estaba tranquila en el húmedo sótano, se escuchó. A diferencia de la cálida mansión, en las paredes del sótano florecían flores de hielo, y el aliento blanco fluía cada vez que hablaba. Ella, que caminaba en ese lugar, se detuvo frente a un hombre. Los ojos del hombre atado a la silla parecían peces muertos, y sus mejillas estaban hinchadas. Aunque su rostro estaba muy dañado por estos días de investigación, no fue demasiado para que la duquesa lo reconociera.

—En definitiva eres uno de los sirvientes a cargo de Sperado.

Cuando la duquesa Salvatore sonrió con la boca levantada, Bethraon, que la seguía, asintió. Esta era la persona que había filtrado información al marqués.

—Parece que no puede hablar.

—No, no es…

Ante las palabras de Bethraon, el hombre sacudió la cabeza como un loco. Miró a la duquesa Salvatore con desesperación en sus ojos, que no habían estado enfocados hasta ahora.

—Inocente…

La pronunciación del hombre era pobre debido a un diente roto y a la boca hinchada, pero era obvio que los que estaban en esta situación dirían que son inocentes. Los ojos verde oscuro de la mujer lo miraron. Y el hombre le miró con ojos desesperados.

—¿Eso es todo lo que tienes que decir?

Los ojos del hombre temblaban.

¿Qué aspecto tiene ahora la duquesa Salvatore en mis ojos?

No quería ni imaginarlo, y la duquesa Salvatore frunció las cejas.

—A decir verdad…

La Duquesa Salvatore, mirando al hombre, sonrió. Era una sonrisa benévola, pero las palabras que siguieron fueron todo lo contrario a la sonrisa.

—Te ayudaré a ir a los brazos de Dios sin dolor.

Al oír eso, el hombre abrió mucho los ojos y bajó poco a poco la mirada. Eran unos ojos que renunciaban a la esperanza. Luego, después de un largo rato, dejó escapar un sollozo, y al final comenzó a decir algo.

—Los incompetentes… Solo los asuntos varios del artesano al marqués de Sperado…

«Marqués Sperado.» Nada más decir esa palabra, se atragantó y la sangre salió de la boca del hombre. Una enorme cantidad de sangre salió de su boca y empapó hasta el fondo la piedra del frío sótano.

—Oh, oh…

Al ver la sangre empapada en todo su cuerpo, el hombre parpadeó con lentitud como si no pudiera creerlo y dejó escapar un pequeño gemido. Y se convirtió en su voluntad. Su cuerpo perdió la vida y cayó hacia adelante. Si no fuera por la cuerda que lo ataba, habría rodado por el suelo con un fuerte sonido.

—Hmm.

A cualquier persona le parecería desastroso, pero la duquesa Salvatore y Bethraon miraron al hombre que había perdido su vida sin pestañear. Más bien, el joven miró con cuidado alrededor del cuerpo del hombre para encontrar la causa de su muerte. Como si hubiera muerto sin dolor, el rostro del hombre se quedó en blanco. En un instante, vomitó una dosis letal de sangre y murió. La mujer guiñó un ojo al caballero que estaba detrás de él, ya que era el líder de seguridad, que frunció el ceño por un momento. Cuando el caballero se acercó y abrió la boca del muerto, todos los lugares para sus dientes estaban vacíos. Los dientes de su boca rodaban por el suelo del sótano con sangre.

—Maldición

—Ciertas palabras, solo diciéndolas son un medio a la muerte.

El caballero, que retrocedió escuchando la tranquila conversación entre la Duquesa y Bethraon, cerró los ojos como si fuera lamentable. Y esa era la mejor simpatía que podía enviar ahora a alguien que había visto durante mucho tiempo.

—Eso es un dolor de cabeza…

La duquesa suspiró con tranquilidad en un tono que denotaba molestia. Jenna, de pie detrás de la duquesa, inclinó la cabeza. Su pelo corto se agitó según su asentimiento.

—¿No será algún tipo de veneno?

—¿Veneno?

—Sí. Déjame echar un vistazo.

Jenna, que llevaba una vela en la mano, se la entregó al caballero y se puso delante del muerto. Como ama de llaves, lo había visto durante mucho tiempo, pero no había simpatía ni compasión en sus ojos. Se limitó a mirar al hombre con ojos serios.

—Cuando incliné el cuello de la camisa, la piel oculta bajo la ropa se oscureció a simple vista.

♦ ♦ ♦

No había ocurrido nada en un día o dos. Ahora que lo pensaba, Isen, que solía compartir la habitación, dijo que Paron estaba enfermo.

—Ama de llaves, Jenna, parece que Paron está enfermo. Hizo sonidos de gemidos toda la noche.

Así que le dio un aviso por separado al médico que se encontraba en el despacho de la duquesa, pero este hombre llamado Paron, que ya murió, no visitó al médico. Estaba claro que sabía que ya era adicto al veneno.

♦ ♦ ♦

—Jenna.

Ante las palabras de la duquesa, apartó los ojos de Paron y miró a la Duquesa Salvatore.

—¿Qué clase de persona era este hombre?

—Paron Aten, del Oeste, de 27 años, y trabajó durante unos cuatro años en la casa de la Duquesa. No tenía familia, y no trabajaba mal, pero no era bueno. Era muy vanidoso y sin tacto.

—No tenía sentido común.

—Sí, no podía distinguir con facilidad entre lo que podía tener y lo que no.

Las palabras de Jenna torcieron los labios de Bethraon y de la duquesa Salvatore. No sabía a quién reaccionar, así que la mucama sonrió con alegría a los dos.

—No tenía ninguna habilidad, pero habría sido débil ante la tentación, porque quería elevar su estatus, y habría cruzado sin problemas la línea porque no podía distinguir entre el bien y el mal. Y como no tenía sentido común…

—Me di cuenta de que ya estaba abandonado.

Ante las palabras de Bethraon, Jenna asintió con una inocente sonrisa brillante.

—Necesito añadir una personalidad positiva que no deje de lado la esperanza aunque llegue al final.

Los labios de la Duquesa, que miraban a Jenna y al hombre, se curvaron.

—Uf, hace poco salí de la mansión para ver a Logen volver a casa, pero me están faltando manos.

Jenna suspiro como si lamentara. Aparte de eso, Paron murió y no parecía lamentar eso.

—Lo mejor.

—Sí, madre…

Responder después de un silencio fue la mejor rebelión que Bethraon pudo hacer. Y por supuesto, su rebelión no tuvo efecto en la Duquesa.

—¿Podemos averiguar quién está detrás de él?

—Veré que puedo hacer.

Al escuchar la respuesta de su hijo, ella se volvió con una sonrisa de satisfacción.

—Tal vez porque es invierno, aquí también hace frío. Démonos prisa y subamos. Oh, Jenna.

La mucama sonrió y miró en dirección donde la llamaban.

—Dile a Luenti y a la señorita Leslie que vengan a mi oficina.

La duquesa Salvatore, que había dicho eso, se movió primero, seguida por Jenna y Bethraon.

—Disculpe, señor Bethraon.

El tal caballero que aún sostenía una vela lo llamó en voz baja detrás de él. Pronto, una mirada que se asemejaba a la de la Duquesa Salvatore, llegó al caballero para indicarle que hable.

—¿La persona que está detrás de él no es el marqués Sperado?

—Es imposible que un marqués pueda plantar algo así a nuestra duquesa. Seguro hay algo más grande.

Respondiendo sin rodeos a la pregunta del caballero, Bethraon giró la cabeza. Y de hecho, esto ya se perfilaba en los ojos de ambos.

♦ ♦ ♦

—¿Me has llamado, madre?

Luenti estaba ahora de pie en el amplio despacho de la Duquesa. Era el único que entró en el despacho después de anunciarse con Leslie. Ella esperó su turno, tomando con Madel cacao en otra habitación durante un rato. Por mucho que él se desbocara y perdiera el miedo, su madre estaba asustada y lamentaba no haber podido entrar con la niña.

—Sí, ¿qué pasa con Leslie?

Cuando ella preguntó, con la mirada fija en el documento, su mano seguía anotando algo con un bolígrafo, el joven despejó su mente y pronto abrió la boca.

—Es inteligente. Creo que está bien decir que es una genio.

—Está bien decir que es un genio…

Como respuesta, la mirada verde oscura de la duquesa se apartó del papel y llegó hasta Luenti.

—Sí, podría ser una estudiante del último año en la academia a esa edad. Es buena en el uso del gore, por lo que es especial. Le falta teología, pero si se le enseña un poco, lo entenderá con rapidez. Así que, en teoría, es un genio.

Él siguió hablando, jugueteando con su cabello de su cola de caballo que sobresalía.

—Pero salvo en las cosas teóricas, le faltan conocimientos y aprendió de forma extraña los modales. Estaba aprendiendo lo que haría una criada. Su sentido común también está enfocado en el fondo. Como si hubiera vivido en una cueva en este tiempo, y no supiera todo lo que los demás saben. Y sobre todo, le falta autoestima.

Cada vez que soltaba sus palabras como si no estuviera familiarizada con su pregunta, la niña se estremecía. Además, mostraba una obsesión por romper trozos de madera que debía hacerse a la perfección. Y aunque respondía de manera correcta, dudaba de sí misma.

—Me di cuenta de que ha estado oprimida durante mucho tiempo.

Mirando los ojos verde oscuro de su madre, él hizo una pregunta.

—¿Es cierto que dejó al marqués en persona y pidió un trato contigo?

—Sí. No puedes creerlo, ¿verdad?

La duquesa Salvatore, siguió hablando mientras firmaba.

—Fue muy atrevido.

Una fina ropa de otoño que no se ajustaba a la estación, un cuerpo pequeño y delgado que temblaba por el frío, y un pelo que se desmenuzaba en un vestido demasiado raído y viejo. Entre esas cosas viejas y macilentas, sólo brillaban con claridad los ojos lilas, que se mezclaban de forma sutil con el rosa claro y el morado.

—¿Ya comienza a gustarte Leslie?

—Bueno… Un poco —contestó en voz baja, volviendo los ojos a un lado.

Su segundo hijo era tan adorable que la duquesa Salvatore sonrió en silencio.

—Seguro que te ha gustado. La señorita Leslie ha leído acerca de Nahirokia.

—¿Lo sabías?

Se oyó la voz de Luenti, un tono más alto que antes. Parecía muy nervioso.

—Cuando fui a ver al marqués Sperado, la señorita Ellie Arrne Sperado también me guió por la mansión. Allí también había un estudio. Este era el estudio de su familia. Era difícil guiarse por el estudio privado de su padre, pero fue bastante bien. Parecía tímida, pero parecía gustarle leer libros, dijo que leía Jang Seo-ryang más que otras familias.

Ellie había guiado a la duquesa a un estudio, como si estuviera avergonzada. Sin embargo, en contra de sus palabras, no había rastro de lectura de Seo-ryang en ninguna parte. Parecía un modelo de estudio hecho para mostrar. Sin embargo, la duquesa Salvatore sólo había encontrado uno de los libros con suciedad. El libro que se escondía invisible en el compartimiento inferior era sin duda un libro sobre Nahirokia. Y Leslie era la única que podía leer ese libro varias veces en esa mansión. Tal vez era seguro para evitar al tutor y a otros que desaprobaban su lectura de la filosofía de Nahirokia.

Debe haberla escondido en el estudio, pensó.

Como una ardilla que esconde una bellota.

—Si lo sabías, deberías habérmelo dicho con antelación…

—Hay cosas que son más agradables de ocultar que de contar por adelantado.

Como respuesta, Luenti quiso meterse en algún agujero. Su madre quería reírse de él, y estaba justo donde quería. Con un gemido, el joven ocultó su expresión arruinada con sus propias manos.

—Y sería mejor juzgar y entender a uno mismo.

La Duquesa, que procesó con calma el último documento, bajó la pluma y lo miró. Su segundo hijo parecía perdido, con el rostro enrojecido.

¿Cuánto tiempo hacía que no lo veía tan lindo?

—Uff… En primer lugar…

Luenti, que intentaba sacudirse la vergüenza, tomó aire y miró a la Duquesa Salvatore.

—Necesito a alguien que le enseñe modales. No se trata de una criada ni nada parecido, sino de una persona que enseñe los modales y las acciones de una verdadera familia noble. Necesito aumentar su resistencia. La alimentaré mejor. Parece que se va a romper si se cae con sus brazos y sus piernas. Y…

Luenti frunció el ceño y derramó sus palabras como una pistola rápida.

—Quiero poner a Conrad para Leslie.

—¿Por qué motivo?

Una pequeña arruga se dibujó en la frente de la Duquesa Salvatore. Y mirando a su madre, habló sin prisa y en voz baja.

—En realidad, vi el poder de la oscuridad. Es mucha fuerza. Entendí de inmediato por qué mi madre estaba interesada desde el principio.

Luenti, que dijo aquello, frunció el ceño y miró a la duquesa Salvatore.

—Mamá, ¿qué harías si no supieras que tienes tanta energía?


Lucy
Bueno, es un hecho que Luenti ya se ha encariñado con la pequeña Leslie y ahora luchará para que tenga lo mejor uwu, me emociona mucho esta familia, siento que recibo el amor que no me dieron solo por leerlos (?)

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.