Modo Automático Apagado – Capítulo 60: Reconfirmación

Traducido por Kiara

Editado por Raine


¿Qué tengo que hacer? ¿Cómo debo negarme?

No es realmente malo que Tuvalu lo descubriera… no, no debería ser un problema, incluso si lo descubriera. Cada persona tiene sus propias preferencias, incluso las personas que parecen agradables en el exterior todavía tienen sus propios pensamientos en el interior. Pero la otra parte es Tuvalu. Existe la posibilidad de ser guiado a la bandera de la muerte incluso si no se involucra a la heroína, imaginarlo es demasiado fácil.

Desde el fondo de mi corazón, deseo una guía de los objetivos de captura para la villana. ¡Por favor, dame un manual para evitar las banderas de la muerte!

—Maria…

Más bien, ¿por qué tengo que tener miedo de dar un rechazo? ¿Sería malo si me negara? Debería estar bien si estoy ocupada o tengo una razón razonable. Aunque me siento un poco culpable con Catalia-sama, pero para empezar, ni siquiera es miembro del Consejo Estudiantil.

—Maria…

Así es, pensémoslo. Mis pensamientos se desordenaron después de encontrarme con Tuvalu, pero si pienso lógicamente, ésta es una oportunidad. Thomas-sama parece estar preocupado por la falta de mano de obra, pero Julius-sama no espera que entre, por lo que el obstáculo es bajo.

Vamos con calma. Estoy demasiado ocupada para descubrir qué quiero hacer. Así que en vez de eso debería tratar de no pensar tanto. Sobre todo porque originalmente no soy apta para pensar.

—¡Maria!

—¿¡Sí!?

Mi nombre resonó en mis oídos y una mano me agarró del brazo impidiéndole seguir caminando.

—Un poco más y te habrías topado con eso.

Finalmente me di cuenta de que estaba a un paso de correr hacia la fuente, así que me sentí aliviada. Si continuara caminando así, me hubiera golpeado las rodillas contra el borde hecho de piedra, y en el peor de los casos habría caído directamente en la fuente.

—Ah, gracias…

—Ten cuidado, si te lastimaras aquí, no podríamos volver a los dormitorios de inmediato.

—Sí, lo siento…

Actualmente estamos en Oztown, una ciudad ubicada en las instalaciones de la escuela, desde donde se venden consumibles cotidianos hasta alimentos más elaborados. Es una ciudad/castillo versátil con muchos bienes y accesorios diversos.

Parece que las instalaciones son tan perfectas para evitar cualquier inconveniente… No creo que sea bueno estar demasiado mimado. Aunque no expresaría ninguna queja debido al estatus social de los estudiantes en curso. Si se fueran por ahí y fueran secuestrados, podría convertirse en un problema internacional.

Y, debido a las numerosas tiendas, también hay muchos tipos de surtidos que son útiles, por lo que en realidad debería estar agradecida y no debería quejarme.

—Entonces, ¿has decidido qué comprar?

—No, en absoluto. Lo he pensado, pero realmente no sé qué le gustaría a un hombre.

—Supongo… Greyest-sensei también es un adulto, así que también hay una diferencia en la edad aparte del género

Estamos… o, mejor dicho, estoy aquí hoy con el fin de encontrar un regalo para Greyest-sensei en agradecimiento por el pasador que recibí como celebración de entrada.

 Aunque ya ha pasado aproximadamente un mes, no tuve tiempo de ir de compras ya que estaba ocupada adaptándome a la escuela y los dormitorios. Al final, después de un buen tiempo, hoy fue un día de descanso, no hubo clases ni clubes. Por lo que pude involucrar a Keito, quien debería ser útil.

—Alguien similar… ¿Qué tal Kirua-sama?

—¿Padre?

—Alguien cercano a Maria y también es un hombre adulto.

—Bueno… eso es verdad.

Esa parte es similar, pero es una historia diferente cuando se trata de usarlo como una referencia igual. Particularmente con los regalos. Él es mi padre y me adora mucho: siendo mi padre, él sería feliz incluso si le diera hierba que crece al otro lado de de la carretera.

—Tu padre es bastante único, ¿verdad?

—Eso es bastante cierto.

Como era de esperar, él está familiarizado con mi padre y conmigo. Parece que la imagen en mi mente se transmitió correctamente.

—Ah, entonces, ¿qué pasa con Orsseine-san? Es prácticamente como una familia y también es como Kirua-sama.

—Orsseine-san es…

Es mayor, un adulto y es un varón: coinciden… y él es dulce conmigo, pero no tanto como mi padre. Es esencialmente como un miembro de la familia y, como secretario de padre, también es una buena distancia para ubicarlo. Por encima de todo, Orsseine-san se refiere a mí como “la hija del Señor” o “la señorita Tempest” y demás. Creo que es la persona más cercana que conozco que sería similar a Greyest-sensei. ¿No es perfecto entonces? Ahora, si puedo recordar cualquier regalo que le di a Orsseine-san …

—No es bueno…

—¿Eh?

—Nunca le he dado ningún regalo a Orsseine-san antes.

Yo recibía un regalo de cumpleaños de su parte cada vez. Desde que puedo comprar cualquier cosa a mi propia discreción, intenté preparar un regalo como señal de aprecio y gratitud. En ese momento, también estaba agonizando sobre qué comprar por lo que terminé preguntándole directamente: “¿Qué te gustaría?”.

Ahora que lo pienso, es poco probable que le diera una respuesta seria a un niño. 

En ese momento, él respondió: “Una señorita Tempest con buena salud es el mejor regalo para mí”.

Cada año, mi salud y mi felicidad se le dan como regalos hasta que ingresé a la academia sin darle un regalo real.

—Padre puede haberle dado algo pero… nunca lo harían delante de mí.

—Bueno… eso tiene sentido, su posición es esencialmente como el de un sirviente de Maria, así que no puede ignorarlo; normalmente el Señor de una casa nunca celebraría el cumpleaños de un sirviente.

—¿De verdad?

—Eso es lo que he escuchado al menos.

¿Acaso escuchó eso cuando asistía a la escuela primaria común? ¿O quizás le preguntó a otros nobles después de venir a esta escuela? 

Realmente no importa, pero… es verdad, no conozco ninguna casa que celebre el cumpleaños de un sirviente.  Realmente no tengo muchos amigos o interactúo mucho con otros, pero parece ser el caso.

Mmm… en ese caso, ¿quizás Greyest-sensei no aceptaría mi regalo? 

Ya no es mi tutor, así que no es un sirviente, pero si Greyest-sensei me responde como lo hace Orsseine-san…

Quiero agradecerle, pero en realidad podría ser una molestia…

—¿Maria?

—Como se esperaba, ¿es mejor simplemente detenerse?

—¿Eh? ¿Qué pasa contigo de repente?

—Realmente no sé lo que quiere… y si escogiera algo malo, ¿no sería una molestia?

Sería lo mismo que estar de entrometida o causar un inconveniente, no hay nada más problemático que forzar un regalo no deseado a alguien. Algunas personas simplemente no piensan en otras, pero también existe algo como el ego en el lado del envío. Apreciando el pensamiento pero no teniendo la necesidad del regalo, estaría bastante preocupado. Y es posible tirarlo pero estaría el sentimiento de culpa.

En ese caso, sería mejor detenerse y simplemente escribir una carta de agradecimiento o algo así.

—Ya que depende de María decidir, creo que deberías hacer lo que quieras… ¿pero estabas feliz cuando recibiste tu regalo? —Keito señaló el pasador, que brillaba en mi cabello. Lo uso casi todos los días, ya que es mi favorito.

—Sí, sí, por supuesto.

—Greyest-sensei también podría haber sentido lo mismo que tú cuando estaba escogiendo un regalo. Aparte de eso, es probable que tampoco esté familiarizado con qué le gusta a las chicas…

—Eso…

Me pregunto sobre eso… 

Esa persona era un playboy antes de todo. Actúa como un buen hermano mayor hacia mí y Keito, pero no puedo negar la posibilidad de que la configuración del juego todavía pueda influir en su comportamiento. Bueno, incluso si sus ajustes coquetos persisten, una niña que acaba de ingresar a la escuela secundaria debería estar fuera de su alcance. Como dice Keito, es poco probable que supiera qué me podría regalar.

—Pero Greyest-sensei seleccionó algo para ti, y porque estabas feliz por eso, querías hacer lo mismo por él. No creo que realmente haya nada de qué preocuparse.

Como de costumbre, estás a tu propio ritmo sin importar la ubicación. 

No creo que sea bueno estar demasiado mimada, pero nuestra relación se siente muy cómoda. Con Keito, la atmósfera es siempre tranquila. De alguna manera es azaroso y audaz, no sé si elogiarlo o menospreciarlo… es, sobretodo, lo último. Pero a partir de las experiencias de las últimas cinco rondas, puedo ser valiente, pero también puedo tener miedo, no quiero volver a experimentar semejante terror, así que quiero actuar lo más cuidadosamente posible. Si mi plan se refleja en los resultados es otra historia.

Como siempre, siento que la existencia de Keito también me hace sentir audazmente valiente y al azar. No hay necesidad de estar ansiosa, no hay necesidad de estar siempre vigilante, es cómodo en cualquier lugar si empujas mi vacilación.

Se siente como si Keito estuviera mirando el yo original. El de antes de experimentar las últimas cinco rondas, el que no estaba en modo automático.

—Como era de esperar, estar con Keito es agradable.

—¿Qué pasa contigo de repente? ¿Te tropezaste y te golpeaste la cabeza?

—Tus palabras son extrañas y también groseras.

Reconfirmé mi gratitud hacia Keito inesperadamente… aunque nunca le diré pues él se burlaría de mí. O tal vez sólo me miraría con una expresión rara como si acabara de ver un fantasma o algo así.

—Bien, entonces, ¡entraremos a todas las tiendas que se ven bien una tras otra! ¡Prepárate!

—Es demasiado peligroso hacer eso por elegir un regalo. Sólo escoge algo delante de ti —quejándose aún cuando sigue mi ejemplo, él realmente es un gran amigo de infancia.

Después de visitar varias tiendas, finalmente me decidí por una pluma estilográfica. Es práctica, no ocupa espacio y siempre hay un uso para ella. Así que no habría problema en recibirla. Más que nada, en el momento en que la vi, pensé que se adaptaba a Greyest-sensei: con un degradado de color blanco luna y un patrón único similar al mármol, es brillante y de aspecto suave, es muy hermosa. Siento que el color dorado del clip y de la punta de la pluma se parece a los ojos de Greyest-sensei.

Escribí la tarjeta de mensaje en la tienda y, tan pronto como regresé a los dormitorios, le pedí a un mayordomo que la entregara a los dormitorios del personal.


Raine
Me encantó la respuesta de Orsseine-san... Imaginarme esa escena me hizo tener una sonrisa pegada al rostro por el resto de la edición.

| Índice |

5 thoughts on “Modo Automático Apagado – Capítulo 60: Reconfirmación

  1. Yinett says:

    Pienso lo mismo ¡Que ternura de Orsseine-san! Es un pancito de Dios :3
    Y al fin Keito vuelve, ya lo extrañaba, hacía mucho que no aparecía…. Según yo.

    • Raine says:

      ¡Lo sé! Orsseine no tuvo muchas apariciones pero las que tuvo fueron impresiones duraderas.
      Y creo que todos queremos que Keito aparezca más seguido. Es una lástima que él esté en otro grado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *