Matrimonio Oculto – Capítulo 158: Muévete más lejos de mí

Traducido por Sharon

Editado por Ayanami


—¿Cierto, cierto? —Rogó Ning Xi, juntando sus manos mostrando una expresión esperanzadora y llena de estrellas en sus ojos.

Por un lado, quería ablandar a Lu Tingxiao para que la perdonara. Por el otro, realmente necesitaba su ayuda.

Lu Tingxiao permaneció en silencio por un largo tiempo antes de finalmente pronunciar la palabra dorada:

—Sí.

—¿En verdad? ¿Tienes una solución? —Ning Xi estaba tan emocionada que casi salta en el aire—. ¿Cuánto tiempo necesitas?

—Una… —Lu Tingxiao estaba a punto de decir “una hora”, pero de repente cambió de idea—. Una noche.

—¡¿Tan rápido?! ¡Eso es genial! —Ning Xi estaba tan feliz con las grandes noticias, que no tardó tiempo en sacar la computadora de su mochila—. Esta es la laptop que le quité a Zhang Jiang. ¿Necesitas algo más? ¡Te ayudaré a prepararlo!

—No es necesario —dijo, poniéndose de pie y dirigiéndose hacia las escaleras. Ning Xi lo siguió feliz.

Al alcanzar el estudio, la perceptiva Ning Xi se apresuró a tirar de la silla de Lu Tingxiao para que pudiera sentarse, y luego colocó la laptop sobre el escritorio. Entonces, corrió a un lado para prepararle un vaso de agua.

Lu Tingxiao le lanzó una mirada casual antes de sentarse en la silla. Luego colocó su propia laptop y sacó un cable para conectar ambas computadoras. Después de revisar la evidencia que ella mencionó, abrió un archivo y comenzó a introducir una serie de código que lucía complicado en la ventana de su propia laptop.

Ning Xi se inclinó sobre el escritorio y se acercó para mirar, curiosa, pero por supuesto, para ella no tenía nada de sentido. Continuó mirando con una expresión asombrada. A pesar de no entender nada, lo que sea que él estuviera haciendo lucía impresionante.

Mientras Lu Tingxiao tipeaba, escuchó una respiración ligera cerca de su oreja, por lo que detuvo sus dedos de repente y frunció el ceño.

—¿Qué sucedió? ¿Hay algo malo? —Preguntó Ning Xi de inmediato, tensa. La expresión del hombre era ligeramente fría.

—Muévete un poco lejos.

Estaba inclinándose tan cerca, que le hacía perder la concentración.

—Bien… —Ning Xi se derrumbó como una planta en invierno, y bajó la cabeza. Con una apariencia triste y lúgubre, se alejó hasta la esquina más lejana del cuarto y se sentó en el sofá.

Viendo su lamentable apariencia, Lu Tingxiao quiso decirle algo para confortarla, pero al final se contuvo. Ning Xi abrazó un almohadón contra su pecho y observó en silencio el rostro de Lu Tingxiao desde su perfil mientras trabajaba con seriedad. Tragó saliva en silencio ante la vista; era cierto que los hombres eran más apuestos cuando estaban concentrados.

Por un tiempo, solo el sonido de los dedos tocando el teclado se escuchó en el estudio. Ning Xi permaneció sentada, luchando con sus pensamientos por un largo rato antes de que finalmente no pudiera soportarlo más.

—Lu Tingxiao… ¿Puedo hacerte una pregunta?

—Adelante.

—¿Por qué…? ¿Por qué no me lo preguntaste?

—¿Qué cosa?

—¡Sobre la pistola! —Ning Xi apretó sus manos hasta formar un puño—. ¿No vas a preguntar por qué tengo una pistola? ¿No piensas que no soy como esperabas para nada…? Que doy… ¿miedo?

—Para nada.

—Oh…

Lu Tingxiao no le hizo más preguntas, pero Ning Xi se sentía realmente apenada en su corazón. Él siempre la trató como a una amiga y la ayudó sin ponerle trabas. Sin embargo, ella seguía escondiendo y ocultando cada aspecto de su vida.

Por ello, aunque Lu Tingxiao no le hizo ninguna pregunta, Ning Xi tomó la iniciativa para hablar.

—Sabes que el orden público en América no es muy bueno, y que tener armas allí es legal, ¿verdad? Aprendí a usar armas cuando estuve allí. Sin embargo, en China no es legal tener armas de fuego, así que conseguí ésta a través de canales ilegales. No sé cómo se hizo con exactitud, me la dio un amigo, el que me enseñó a disparar. Solo la tengo para defensa personal, y la saco en casos en que la necesito. Desde que regresé a China, solo la usé esta vez.

—¿Qué clase de persona es ese amigo tuyo? —Preguntó Lu Tingxiao, deteniéndose.

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *