Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 12: Preguntemos a Berta

Traducido por Devany

Editado por Nemoné


— ¡Madre! ¡Las verduras de la sopa tienen la forma de un pajarito! —Wirbel exclama alegremente.

Las finas rebanadas de verduras flotan en su sopa. No está equivocado, le he pedido al jefe de cocina que corte las verduras con un cortador con formas. La sopa para adultos es la usual, pero la sopa para niños es con verduras en forma de pájaros, flores y hojas.

Debido a que el chef principal estaba grandemente sorprendido e interesado de nuevo, puede que termine tomando la misma sopa que los niños.

— ¡Es lindo y delicioso! —Wibel come diligentemente la sopa de claro color miel.

El sabor de la sopa de hoy es más profundo de lo normal. Le he recomendado al jefe de cocina que cocine el caldo con verduras y carne. En ocasiones, le he pedido que retire la lejía.

—Tienes razón, es realmente delicioso. Se puede saborear lo exquisito de las verduras.

— ¡Sí! ¡Las verduras están deliciosas!

¡Yupi! ¡Punto débil conquistado con éxito! ¡Con esto podrá comer de todo y crecer sano y fuerte!

Además, también estaba comiendo felizmente el pan suizo de antes, la ingesta de la nutrición de los alimentos no sólo está relacionada con la salud, sino también con la felicidad.

Aquella vez, el jefe de cocina y yo horneamos demasiado panecillos suizos. Bueno, fue mi culpa por hablar de más. Sugerencias cómo añadir fruta o agregarle sabor a la crema de nata, no noté mi error al mencionarlas. Con tantas posibilidades, el jefe de cocina emocionado comenzó a preparar cada una sin parar. Gracias a eso ahora tenemos exceso de panecillos, aún hoy, la gente del edificio principal volverá a degustar de ellos.

Sobre Beker… ¡Es una hiena! Su nariz tiene una efectividad aterradora. Con cada cosa olfateo las posibilidades de ganancias, no solo vio futuro con la fécula de patata sino que también vislumbro un buen negocio con los rompecabezas. Los comerciantes son aterradores. Bueno, no es que lo notara de la nada, sus fuentes fueron probablemente las sirvientas, parecían también querer uno.

La próxima vez traerá un prototipo de rompecabezas.

Todavía está el problema del diseño del horno.

¿Podrías traer el horno la próxima vez? —pregunté, pero parece ser más complicado que el rompecabezas, así que le dejé tomarse un tiempo.

— ¡Estoy lleno!

Wirbel dice mientras se frota la barriga con una sonrisa llena de satisfacción. ¡Tan adorable!

Yo quería amarlo como siempre, pero Wirbel en medio de la plática estaba cabeceando, así que las criadas me sugirieron llevarlo de vuelta a su habitación. Decidí llevarlo personalmente para darle su beso de buenas noches. Era demasiado lindo durmiendo como un niño mimado en mis brazos de camino a su habitación, pero soporté el no abrazarlo demasiado para no despertarlo.

¡Lo soporté!

Ahora bien, volviendo al problema en cuestión. Dirijo mi mirada a Berta

*Mirar, mirar, mirar, mirar*

—Madam ¿puedo ayudarle en algo?

Berta, al verme comportándome de forma sospechosa, pregunta directamente.

— ¿Eh? Sí, bueno, veamos…

El silencio fluye entre las dos. Todas las criadas excepto Berta se han retirado, así que sólo estamos ella y yo en la habitación.

—Dime, Berta.

— ¿Sí, Madam?

¡Yosh, sólo dilo!

— ¡¿Parezco de 15 años?!

—Madam…

¡Lo sé! ¡Entiendo! ¡De acuerdo! ¡Ya lo sabía! Berta duda y trata de decir algo con dificultad. Ambas sabemos la respuesta. ¡Por lo tanto, no tienes que decirlo!

—Madam, sus rasgos faciales y su tersa piel la hacen ver muy joven, y no eres inferior en nada a las nobles damas de quince años.

Parece que la voz de mi corazón no llegó a ella cuando Berta comenzó a hablar.

—Pero, quince años es una edad difícil, pues se está entre la adultez y la niñez. La figura y el ambiente de Madam, en cambio, ya es madura. Considero que llevar la peculiar atmósfera de una chica de 15 años sería difícil.

Ya veo, aunque la mente es de una chica de dieciséis años, no es tan simple, ¿eh? Bueno, naturalmente cuentas los años vividos como Amelie, fue imprudente de mi parte pensarme sólo como una chica de dieciséis años. Tengo las apariencias y su edad, después de todo.

— ¡Madam es muy joven! ¡De verdad! Pero, la pureza es una pequeña carencia… *Tos* No, ¡la piel blanca, transparente y brillante de usted junto a su resplandeciente cabellera son objeto de envidia para todos!

Berta… no tienes que obligarte a elogiarme ¿sabes?

Además, arruinaste un poco tu discurso… me falta pureza, ¡no tengo tal cosa! ¡Tanaka Yuri tampoco tenía esa cosa!

Berta abrió sinceramente la boca cuando vio mi involuntaria mirada de indignación.

—Madam… la antigua usted tenía un tipo de pureza, la cual radicaba en un esfuerzo constante por conseguirla. Podría ser como un tipo de infantilismo, pero vi que ese infantilismo más que ayudarla le traía solo desgracia. Por lo tanto, la madam más irrespon… perdón, la madam libre parece más feliz, eso es lo que pienso —Berta habla con calma mientras me mira directamente.

Ya veo, Amalie le parecía así a Berta. Ciertamente, creo que Amalie era alguien que se lastimaría si sostenía un cuchillo. No era astuta, ni lista, solo podían cuidarla y protegerla dentro de sus 4 paredes. Como a una niña. Si fuera un poco más avispada, su reputación no sería tan mala.

—Berta, gracias.

—No, siento haber dicho algo innecesario.

Fuu, sería bueno que Berta me abriera más su corazón. Amalie no tiene amigos, después de todo.

—Bueno, ¿te parece si tomamos un descanso?

Cuando me levanté del sofá, Berta pregunta como si recordara algo.

—Madam, lo que me recuerda, ¿por qué quince años?

¡Ah! ¡Lo olvidé! ¡Iba a investigar sobre las escuelas de magia! Me había hundido hasta el fondo, pero… Mm~ ¿Qué hacer?

—Berta, yo… quiero aprender magia, si es posible en secreto para no alertar a mis alrededores.

De hecho, no tengo más remedio que consultar con Berta. Creo que aunque engañe a otros, no podré escapar de ella. Por lo tanto, ¡colaborar es la mejor opción!

—Estudiar magia en secreto, ¿eh? Es bueno… ¿Quince años? Eso significa, madam… ¿¡Acaso usted planeaba entrar en una escuela!?

¡¿Eso no puede ser?!

Berta me mira estupefacta, su rostro habla por sí solo.

—Bueno, sí… ¿entonces, no es buena idea?

— ¡Ese ni siquiera es el problema! ¡No entiendo cómo puedes siquiera considerarlo! ¡Eres la esposa de un duque, madre de un hijo, lo sabes!

Berta parece furiosa. Berta… das miedo… ¿Acaso tus ojos no son demasiado feroces hacia mí?

—P-Pero tú misma lo dijiste, Berta. Que la libertad me hace más feliz.

— ¡Hay un límite para ser irresponsable!

Berta, por fin has dicho “irresponsable”. Ahhh, se siente como si hubiera sido hace mucho el que intentaras hacerme un cumplido.

—Berta, sin embargo, no es fácil para mí aprender la magia ahora. Si llamo a un tutor de magia, los rumores se extenderán inevitablemente. Decirlo yo misma duele, pero mi reputación es tan mala que la gente puede empezar a considerarme peligrosa en cuanto empiece a estudiar magia. Está bien si sólo soy yo, pero no quiero meter a la gente de la casa de Flaksburb en esto.

—Madam… sin embargo, si se expone que estás en una escuela, se volverá aún más terrible.

—Bueno, ¿conoces algún otro lugar aparte de la escuela que enseñe magia?

—… Aunque lo haya, la Unión de Cooperación no es un lugar al que usted pueda ir. Es un lugar peligroso donde se reúnen varias personas. No puedo recomendarlo.

La Unión para la Cooperación, ¡esto puede funcionar! Parece algo bastante informal a diferencia de la escuela, y no habrá restricciones en cuanto a la edad. ¡Me gustaría echar un vistazo!

— ¿Debería disfrazarme? ¿Tal vez usar una máscara?

¡Bien! ¡Hagámoslo!

—Madam… ¿No estaría bien aprender del señor?

—… No. El señor está ocupado con la Guardia Imperial, y no es diferente de contratar a un tutor. Se filtrará inmediatamente que estoy aprendiendo magia.

—… Aun así… —Berta frunce el ceño preocupada.

—Quiero aprender magia. No sé cuándo Wirbel o las personas que me rodean se encontrarán en peligro. Si aprendo magia, los medios para proteger a Wirbel aumentarán.

—Madam…

Berta suspira derrotada.

¡Yosh! ¡Está decidido!


Capítulo siguiente ya disponible en la edición 36 de Kovel Times~

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *