Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 13: Registrándome en la Unión de Cooperación (1)

Traducido por Devany

Editado por Nemoné


—Así que esto es la Unión de Cooperación…

—Gururu.

Cuando murmuro, una bestia mágica con apariencia similar a la de un leopardo blanco me responde.

Este pequeño es un familiar. Berta lo buscó y trajo para mí. ¿Qué tanta influencia posee…? Aunque sigue siendo un misterio, lo único que nadie puede negar es que Berta no es alguien que pueda tomarse a la ligera.

Los familiares reciben una formación especial y se les puede contratar con un collar de herramientas mágicas. Entienden el lenguaje humano y obedecen fielmente las órdenes.

De alguna manera, Berta terminó dando su consentimiento con respecto a la Unión de Cooperación, pero no dio su consentimiento a dejarme ir sola. No puedes irte sin un guardia, eso fue lo que dijo. Por lo tanto, terminé con este pequeño a mi lado.

Contratar a un guardaespaldas sin levantar sospechas es casi imposible, y buscar un guardaespaldas de confianza lo es aún más. Sin embargo, un familiar no revelará secretos y prestará obedientemente sus servicios. Incluso si no puede ganar, puede llevarme en su espalda y escapar. Este pequeño aquí presente tiene piernas rápidas, así que es un perfecto guardián. Por cierto, lo llamé Dieter.

—Realmente. Hay todo tipo de gente.

Con la puerta del edificio de la Unión de Cooperación abierta, se podía observar a una gran variedad de gente entrando y saliendo. Las largas orejas en mi cabeza se mueven emitiendo un pyokopyoko cada vez que capto un ruido.

Sí, ahora mismo, sin duda tengo orejas de conejo en la cabeza. Estas orejas están unidas a una máscara, la cual  cubre la mitad de mi rostro. Con todo este conjunto, es imposible que logren reconocerme. Además, no sólo estas orejas lucen muy bien en mí, sino que realmente funcionan. Debido a que mis orejas reales no son visibles bajo la máscara, me veo como un Demi-humano para la gente que me rodea.

Un conejo y un leopardo son la representación perfecta de presa y depredador. De hecho, sentí muchos ojos sobre mí cuando pasé la puerta de la Unión de Cooperación. Pero bueno, si quiero mantenerme segura, creo que es necesario mantener oculta mi posición social. Los Demi-humanos en este mundo no son infrecuentes, son capaces de vivir normalmente. No están en la sociedad aristocrática, pero suelen vivir y hacer negocios en la ciudad. Muchos de ellos son aventureros, así que es muy frecuente verlos por estas zonas.

—Es la primera vez que vengo, me gustaría registrarme, ¿estaría bien?

Cuando finalmente fue mi turno, me dirigí al mostrador quedando expuesta ante todos.

—Sí, por favor, rellene la información necesaria en este formulario

La recepcionista me responde de manera profesional.

—Entiendo. ¿Debo rellenar el formulario en otro lugar?

— ¿Eh? No, está bien hacerlo aquí.

La recepcionista, sin expresión, me miró con asombro.

—Ah, entonces…

Ya veo, es por eso que la fila para recepción es muy larga, se lleva un trato personalizado con cada cliente, por lo que toma mucho tiempo. En total, hay seis mostradores de recepción, y aún así las filas no parecen reducirse. No es de extrañar que la recepcionista llegara al punto de quedarse sin expresión alguna debido al cansancio.

¡Muchas gracias por su arduo trabajo!

— ¿Sucede algo? —La recepcionista me dirige una mirada incómoda. A diferencia de su mirada inexpresiva, esta la hace ver más joven.

—No, no es gran cosa. Sólo pensé que debe ser difícil para ti lidiar con una larga cola como esta. Rellenaré el formulario inmediatamente.

Cuando hablo y le sonrió inocentemente, los hombros de la señorita comienzan a temblar suavemente mientras baja el rostro por alguna razón.

—Oh, ¿pasa algo malo?

¡Gatan! La recepcionista de repente se levantó de su silla.

— ¡¡Así es!! Es realmente difícil hacer esto todos los días. La fila nunca se detiene, todo el mundo se queja, ni siquiera tenemos tiempo libre para almorzar, todos son unos egoístas, no puedo… ¡No lo soporto más!

La recepcionista se ha vuelto loca. Debe haber almacenado una considerable cantidad de estrés. ¿Fue mi culpa? Creo que he dicho algo que parece haberla hecho explotar.

—Aunque se llama Unión de Cooperación, trabajo todo el día, estoy gorda por tener que comer mucho en la noche debido a los horarios, tengo granos y ¡ni siquiera puedo tener un novio!

Uh, lo último parece haber salido desde lo más profundo de su corazón.

Ah, la recepcionista estalló en lágrimas. ¿Qué debo hacer? ¡Alguien! Quería pedir ayuda, pero la otra recepcionista también comenzó a llorar. Todos estaban tan estresados, ¿eh?

En este momento, los negocios de la Unión de Cooperación frenaron… ¿Es culpa mía? Pero yo no hice nada malo ¿verdad? ¿Cierto? 

Cuando bajo mi mirada consternada hacia Dieter, el gira el rostro hacia otro lado en silencio. ¿Quiere decir que es mi culpa? Siento como si la gente a mi alrededor me juzgará… ¿Qué hice mal?

— ¿Qué está pasando?

Cuando todo el mundo está al borde del colapso, un hombre que venía saliendo de las oficinas de la Unión habla.

—… ¡El jefe de la Unión de Cooperación!

Una persona grita aliviada después de ver al hombre. Todos en la Unión de Cooperación dirigen su mirada hacia la cabeza del sindicato.

—Clara, ¿qué es todo este alboroto?

El jefe le pregunta a la recepcionista en el primer mostrador, aquella que comenzó todo.

—Uh… —Se sorbe los mocos, intentando detener las lágrimas, pero solo se alcanza a escuchar un sniff de su parte—. Quiero decir, ¡que odio esto~!

—Haa, no te entiendo, ven aquí un momento. Los demás, vuelvan a trabajar.

Todos en la Unión de Cooperación reanudan su trabajo mientras la recepcionista de nombre Clara se dirige a una habitación separada. La gente de la fila de Clara se alinea con otras filas mientras se queja. No se puede evitar, también debería alinearme de nuevo.

—Esta persona también viene.

¿Nn? Clara me agarra del brazo por alguna razón.

— ¿Eh? ¡Yo…!

— ¡Esta persona también viene!

Clara repite su afirmación mientras la observo, atónita. No, no, no, no, sólo soy un forastero que vino hoy a registrarse. ¿Qué hago?

—Señorita, tú también vienes.

¡Por favor, espere un momento! Era lo que quería gritar, pero el agarre de Clara era poderoso y no podía quitármela de encima. Aunque miré a Dieter, él no lo consideró peligroso y no me ayudó.

De esta manera, fui arrastrada a otra habitación.

Devany
Intentas ser amable y terminas destruyendo Troya xD, lo normal.

| Índice |

4 comentarios en “Reencarné en una mujer egoísta – Capítulo 13: Registrándome en la Unión de Cooperación (1)

  1. AngieMozo says:

    Me imagino como se debe de ver con esas orejas de conejo, será que ese jefe es un personaje importante? quizás su maestro de magia.

    Muchas Gracias por el capitulo, espero el proximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.