Una generación de militares – Capítulo 29: La fuerza de élite (2)

Traducido por Yonile

Editado por Sharon


¿Saltar al pozo de barro? ¿Qué es esta prueba? 

Aunque tuvieran sentimientos lúgubres, el deber del soldado era obedecer órdenes. No importaba qué insatisfacción tuvieran en sus corazones, debían saltar. Entonces, sin dudarlo, el grupo de hombres grandes y altos, uno tras otro, saltaron al barro.

Acababan de hacer ejercicio sudando y de repente se sumergieron en el barro frío. Esto redujo al instante los poros de su piel y mucha gente se estremeció. Todos los sacos de arena quedaron empapados, por lo que su peso se volvió el doble. Al estar sumergidos, cada vez que el viento nocturno soplaba, sus cuerpos temblaban, lo que sumado al barro todavía pegado a ellos, les produjo una sensación pegajosa sumamente incómoda.

Gu Yun esperó a que este grupo de élite que tenían una apariencia lamentable se alineara antes de dar su siguiente orden.

—Tu próxima tarea es recuperar la cinta roja —les ordenó en una voz clara sin emoción—, pero la diferencia es que esta vez veinte personas serán eliminadas. Partan.

¡¿Seguiremos corriendo?!

Comenzaban a escucharse gruñidos entre la multitud, pero Su Ling estaba detrás de ella, por lo que apoyaba sus decisiones. Incluso si apretaban los puños hasta que se rompieran, no se atreverían a desobedecer.

Con el corazón lleno de agravio, la velocidad de este grupo de hombres se volvió inusualmente rápida.

Gu Yun se rió entre dientes. Era solo la segunda ronda y ya estaban así. ¡Todavía había más que sufrir! Con este grupo desapareciendo, Su Ren volvió sobre la plataforma sosteniendo una caja de madera. Prácticamente la tiró sobre el asiento en el que se encontraba hasta hace unos momentos.

—Tío Yan, esa cosa está aquí. ¡Horrible! ¡Está muy frío! —dijo, frotándose las manos rojas por el clima, y retirándose detrás de Su Yan. Estaba pensando que su hermano se enojaría con él más tarde, y por eso se escondió rápidamente.

Su Yan abrió la caja de madera y un aire extremadamente frío se desbordó al instante. La hoja de la espada de color blanco plateado estaba floreciendo y brillando suavemente bajo la luna.

—Niña, toma la espada —le dijo a Gu Yun con una sonrisa feliz que rara vez se veía en su rostro.

—¿Por qué? —respondió ella después de un rato con indiferencia.

¿Qué pretenden hacer trayendo a Bing Lian aquí?, pensó Gu Yun, mirando a su lado hacia Su Ling, pero inesperadamente él no le devolvió la mirada.

—Se te pidió que lo tomes y debes hacerlo, ¿por qué hablar tanto? —frunció el ceño Su Yan y habló con impaciencia.

Era extraño que le pidiera sin ninguna razón que recogiera a Bing Lian. La expresión de Su Ling después de ver la espada también era rara, lo que solo le provocó más sospechas a Gu Yun. Mientras estaba pensando en cómo debería actuar, la alta figura de Su Ling apareció frente a ella.

—Ya había dicho que no le des problemas. ¿El tío Yan pensó que estaba bromeando? —dijo con una voz tan fría que con solo escucharla uno podía imaginar la expresión que tenía.

Sin embargo, al ver su respuesta, Su Yan pensó que tenía una conciencia culpable, por lo que creyó que sus suposiciones eran correctas.

—¿Cuándo provoque problemas? Solo quiero que coja la espada, ¿por qué estás nervioso?

Quedándose sin palabras, Su Ling se giró hacia su hermano.

—Ren, envía a Bing Lian de vuelta a Yi Tian Yuan.

Su Ren inmediatamente negó con la cabeza.

—Una persona me dio otra orden, ¿a quién debería escuchar? Si hay alguien que puede tocarla, no quiero hacerlo.

—¡No me mires, yo tampoco puedo! —exclamó Su Yu de inmediato. Incluso si había madera milenaria bloqueando el frío de Bing Lian, todavía podía congelarlo hasta la muerte. ¡No era la primera vez que sufría por tocarla de manera imprudente!

Al ver que la atmósfera se estaba volviendo incómoda, Su Qing acarició su larga barba y sonrió armoniosamente.

—Niña, ¿crees que la espada es hermosa?”

Gu Yun caminó hacia la caja de madera, echó un vistazo rápido a Bing Lian y su hermoso cuerpo, y respondió con una sonrisa.

—Es muy hermosa.

—Tómala y es tuya.

Ya es mía.

Los labios de Gu Yun estuvieron ligeramente levantados todo el tiempo, pero desafortunadamente, en realidad no parecía una sonrisa.

—Cuando las amenazas no funcionan, cambian a promesas vacías —dijo su voz fría con un toque provocativo—. Lástima que no me interese. Si dicen la verdad, podría considerar recogerla.

Bing Lian era muy peculiar, debía tener una historia detrás. Luego de viajar en el tiempo, y experimentar y encontrarse con tantas cosas inexplicables, no importaba qué secretos ocultara la espada, ella los aceptaría.

—Siendo niña, ¿por qué tienes tantas sospechas? Te llamé para que lo tomaras, ¡tampoco te hará daño! —Aunque Bing Lian era fría, tocarla no la lastimaría. El rostro de Ling estaba tenso y esta niña era evasiva. Su Yan volvió a afirmarse que ella no era la anfitriona seleccionada de Bing Lian.

Gu Yun levantó ligeramente la mano y se estiró lentamente hacia Bing Lian. Tres personas contuvieron la respiración, esperando con anticipación. Las manos de Gu Yun casi tocaban a Bing Lian cuando de repente se detuvo.

—¡Puedes elegir decir lo que quieras, pero tomarla o no depende de mí! —y la mano delgada de Gu Yun cambió de rumbo hacia la cubierta de madera para cerrar la caja con fuerza.

—¡Chica miserable! —¡El temperamento de esta chica era indignante! Su Yan estaba tan molesto que quería ir y romperle el cuello.

El corazón de Su Ling también se sentía angustiado al ver su enojo. Si ella supiera que los ancianos habían hecho esto para verificar si realmente era apta para ser la nuera mayor de la familia Su, definitivamente enfurecería.

—¡Su Ren, llévate a Bing Lian! —dijo rechinando los dientes. Su Ren sintió un hormigueo en el cuello al escucharlo.

¿No era esto para confirmar la posición de Qing Mo en la posición de la familia Su? ¿Por qué era tan problemático? A pesar de sus manos entumecidas por el frío, no pudo seguir negándose, por lo que caminó hacia un lado de la caja de madera.

Estaba a punto de recogerla, cuando comenzó a sacudirse con violencia. Casi al mismo tiempo, desde el bosque que rodeaba el terreno varias luces plateadas frías se dispararon hacia Gu Yun.

—¡Cuidado! —Su Ling fue el primero en descubrir el extraño suceso. Abrazó la cintura de Gu Yun, la levantó, y dio un salto hacia atrás.

Solo escucharon tres sonidos sordos que desaparecieron rápidamente. En el lugar donde había estado parada, tres marcas en forma de media luna quedaron como prueba de lo sucedido. Las armas estaban incrustadas profundo en el respaldo de la silla, mostrando una gran habilidad. Había rocío cubriendo al hoja, y el lado expuesto temblaba con violencia. El zumbido del arma enemiga mostraba cuánta fuerza poseía. Si hubiera golpeado su cuerpo, las consecuencias habrían sido inimaginables.

Esto alertó a las personas en la plataforma, que comenzaron a revisar sus alrededores. Estaban en un lugar grande, pero que no era fácil de encontrar porque estaba escondido. Las armas frente a ellos estaban diciéndoles que las habilidades marciales del atacante eran muy altas.

En ese momento, las copas de los árboles distantes comenzaron a temblar por la pequeña multitud de sombras negras que se movía en silencio. Las veinte personas eran rápidos y de pasos ágiles, y sus rostros estaban cubiertos con protectores faciales y capuchas. Además, sus cuerpos estaban cubiertos por completo, de manera que podían ocultarse con facilidad en la oscuridad. Ni siquiera emitían ruido al avanzar.

Tales figuras parpadearon, pareciendo fantasmas, y en un instante, llegaron al campo de entrenamiento. Gu Yun estaba maravillada por su habilidad y estilo marcial. Eran como asesinos ninja.

Su Ling tiró de ella detrás suyo para protegerla. La espada Chixue en sus manos ya exudaba un tenue brillo rojo. Gu Yun podía sentir los músculos de su cuerpo tensarse; con solo un vistazo en estos hombres de capucha negra, supo que la batalla de esta noche no sería fácil.

Los atacantes se mantuvieron firmes en sus posiciones. Bajo las capuchas negras que cubrían sus ojos solo podían verse sus ojos fríos y lúgubres. Sus miradas estaban fijas en Gu Yun, y no estaban ocultando sus intenciones.

En el momento en que el viento agudo de la noche se detuvo de repente, la atmósfera se tensó. Arriba y debajo de la plataforma, los dos lados se miraron. Nadie se movió para romper este equilibrio escurridizo.

—¿Quién eres? ¡Se atreven a enfrentarse a la Mansión del General! —gruñó Han Shu.

Uno de los hombres de negro de repente dio un paso adelante e hizo una señal con la mano apuntando a Gu Yun. Con la señal, los veinte hombres vestidos de negro se dividieron rápidamente en tres y rodearon la plataforma desde todos los lados. Los soldados que sostenían las antorchas sacaron sus armas, dispuestos a atacar, pero con un movimiento plateado, varios soldados cayeron al instante. Los cuchillos afilados con forma de media luna habían volado y clavado sus cuellos en el suelo.

Los ojos de águila de Su Ling se oscurecieron. Los hombres vestidos de negro estaban altamente entrenados, por lo que los soldados ordinarios que sostenían las antorchas solo podían morir. Como no había fuego y la noche no era luminosa, en este tipo de ambiente sería más difícil lidiar con ellos.

—¡Retrocedan! —gritó Su Ling a los soldados que estaban preparando el próximo ataque. Al escucharlo, estos se detuvieron y se alejaron varios metros. Los que estaban cerca de los caídos juntaron sus cuerpos y se los llevaron en silencio al campamento que estaba a cinco millas.

Los hombres vestidos de negro conocían los planos del lugar, y no los siguieron. El líder levantó su mano derecha, pero Su Ling no esperó el próximo ataque, y se preparó para atacar.

—No importa qué, Ren, la protegerás —le dijo a Su Ren, entregándole a Gu Yun antes de agarrar a Chixue y saltar de la plataforma.

—Líder —dijo Han Shu, siguiendo al General. Debido a que recuperaron la iniciativa eligiendo atacar primero, los enemigos no lograron rodearlos con éxito.

Las artes marciales de los dos hombres eran superiores, especialmente Su Ling. Sangre roja goteaba de su espada cada vez uqe atacaba. Los hombres de negro no tardaron en darse cuenta que la situación se volvería difícil para ellos si continuaban de esa manera. Con otra seña de su líder, más de diez enemigos se lanzaron contra Su Ling y Han Shu, mientras otro grupo saltaba hacia la plataforma.

Su Ren y Su Yu se colocaron a la derecha e izquierda de Gu Yun para protegerla, pero de repente, sintieron un dolor en sus hombros y no pudieron volver a moverse.

—¡Ustedes dos, quédense! —les susurró.

¿En verdad atacó nuestros puntos de acupuntura en un momento como este?

—¡Tío Yan! ¡Déjanos ir! —gruñó Su Yu. Estos hombres de negro eran amenazas. La lesión de Qing Mo acaba de mejorar, ¿cómo podían dejar que corriera este riesgo?

A diferencia de la ansiedad de Su Yu, su hermano estaba mucho más tranquilo. Los enemigos eran feroces, pero con Qing Mo y su tío, no sufrirían daños.

Gu Yun se dio la vuelta para mirar a los provocativos ojos de Su Yan. Los dos seguían sentados, mirándose con firmeza y sin apartar la mirada. Al final, Gu Yun resopló.

¿Entonces quiere obligarme a actuar? Ha pasado tiempo desde que tuve algo de acción, la espada debe estar aburrida. Su Ling, no puedes culparme. Me están “obligando” a liberarla.

Debajo de la plataforma, los hombres de negro luchaban por sus vidas mientras Su Ling y Han Shu hacen todo lo posible para minimizar al número de enemigos. Los tres ancianos volvieron a sentarse, dejando en claro que no tenían intenciones de ayudar. Su Yu intentó romper sus puntos de acupuntura varias veces, pero era inútil.

—Qing Mo, ¡cuidado! —gritó al ver a varios hombres de negro acercándose.

Sus ojos negros feroces estaban pegados en la caja negra de madera. Gu Yun estaba pensando, aunque su apariencia no demostrara qué pasaba por su mente, cuando ella entrecerró los ojos y abrió su mano.

—¡Bing Lian! —susurró en una voz melodiosa.

No fue una invocación a gritos, pero al instante, una deslumbrante luz blanca salió volando de la caja cerrada con fuerza. En el momento en que la hoja plateada se deslizó fuera de su vaina, envió un rugido de dragón, y la gente rodeándola se quedó hechizada. Ninguno logró recuperarse a tiempo antes de que la espada aterrizara sobre la palma abierta.

—Es ella… Es…

Su Yan estaba tan sorprendido que no podía decir nada más. La espada Bing Lian junto con Chixue habían protegido a la familia Su durante un milenio. Según el registro familiar, las dos podían moverse con un pensamiento de sus maestros.

Anteriores nueras de la familia se habían vuelto las guardianas de Bing Lian, pero ninguna pudo desbloquear sus habilidades por completo. La espada simplemente las custodiaba y protegía, pero a diferencia del pasado, esta niña débil y delgada había logrado que se moviera con su corazón.

Cuando la espada se desenvainó, el aire a su alrededor se congeló por un momento. El frío dominó los corazones y pulmones humanos, pero bajo este ambiente, tres personas estaban ardiendo.

No era de extrañar que el lema del clan hubiera cambiado recientemente. La espada Bing Lian estaba emocionada de mostrar su destreza, y ellos podían presenciarla por primera vez.

Los atacantes también sintieron este extraño aire frío. Sus manos se detuvieron a sus lados, agarrando sus armas, mientras su aura rápida y agresiva los presionaba. Aunque estaban en silencio e inmóviles, estaban listos para atacarse o defenderse, sin embargo, ninguno sabía cuál era la acción correcta.

Si su cuerpo hubiera estado en perfectas condiciones, Gu Yun habría atacado de inmediato. Sin embargo, su herida no se había recuperado por completo, y no se atrevía a actuar de manera precipitada. Aun así, tampoco quería ceder terreno teniendo la espada en su mano.

Ningún movimiento de los hombres de negro se escapaba de su vista aguda, pero estaban en un punto muerto.

Los enemigos debajo de la plataforma estaban siendo derrotados por Su Ling y Han Shu. Si no la mataban pronto, le darían tiempo suficiente al General para salvar a Qing Mo. Cuando eso suceda, ya no tendrán posibilidad de completar su tarea. Los hombres intercambiaron miradas, y decidieron unirse para atacar al mismo tiempo, por lo que la plataforma se convirtió en el escenario de un gran asesinato.

A pesar de esto, ellos no hicieron el primer movimiento. Al sentir sus intenciones, Gu Yun hizo un movimiento feroz hacia la derecha, y la espada larga rozó a dos de los hombres. Al ver la fría hoja afilada acercándose de repente, ambos esquivaron, pero la punta ya había perforado un pecho. La ráfaga de viento frío posterior hizo que la herida sangrara profusamente.

El resto de los hombres se sorprendió al ver los rápidos movimientos de la buena Ling Li [1]. En ese momento, Gu Yun abrió la palma de la mano, y ellos se asustaron y aumentaron su cautela.

Se apresuraron a rodearla, cuando de repente, Gu Yun sintió su pecho comenzar a doler. El resultado más desastroso sería que la herida volviera a abrirse. Ahora mismo, podía sentir un poco de sangre comenzar a caer. Cada vez que su corazón latía, el dolor la hacía estallar en un sudor frío. Aun así, no se atrevió a mostrar una expresión de dolor, porque estos hombres parecían ser asesinos entrenados. Una vez que vieran la lesión en su pecho, se enfocarían allí y la matarían.

—¡Funciona bien! —exclamó Su Yan, dándose una palmada en el muslo.

¡Después de todo, el juicio de Bing Lian siempre era bueno!

Mientras el anciano miraba extasiado, Gu Yun quería maldecir. ¿Se creían que ella estaba jugando? Cada vez que se movía su pecho sentía un dolor desgrrador.

—¡Esa niña es buena, muy buena! —Los ancianos eran todo sonrisas. Su estilo de manejo de la espada era muy especial y no tenía movimientos llamativos. Era elegante. Cada movimiento de la espada era rápido y despiadado, y ella estaba totalmente sincronizada con el arma.

Su Quan y Su Yan estaban completamente concentrados en Gu Yun, ignorando todo lo que pasaba debajo de la plataforma, pero al ver la situación de Qing Mo, la expresión de Su Ling comenzó a cambiar. En un movimiento, bloqueó todos los ataques y los mató violentamente. Parecía estar furioso.

—¿Por qué Ling está así? —preguntó Su Qing que notó el cambio.

A pesar de que no podía moverse, Su Yu siguió resistiéndose. Incluso si el esfuerzo era inútil, debía ayudar a Qing Mo, porque sabía que tendría dificultades defendiéndose.

—Su pecho acaba de sufrir una puñalada, la herida definitivamente se abrió. Mírala tú mismo.

—¿Qué? —preguntó Su Quan al escuchar.

—Maldito, ¿por qué no dijiste eso antes?

Su Ren se negó a responderle al anciano. Su Yan se apresuró a desbloquear los puntos de acupuntura de los dos, y sus figuras altas se unieron a la batalla. De esta manera, el resultado de la pelea se decidió pronto.

El dolor me está matando, pensó Gu Yun mientras se apretaba el pecho. Sentía los vendajes empapados, y puntos oscuros invadieron su visión. Si no fuera por la espada en su mano, ya habría caído. Cerró los ojos, esperando que el dolor palpitante terminara.

Sin tener en cuenta el viento frío original de la noche que soplaba, sus cuatro extremidades estaban heladas. Gu Yun no pudo controlar sus temblores, cuando en ese momento, sintió unos brazos cálidos rodearla.

—¡Mo! ¿Cómo estás? —Un aliento en pánico roció su rostro. Sus oídos conocían muy bien esta voz.

Es Su Ling…

Gu Yun no le respondió, pero sus rasgos faciales se arrugaron. Su pecho estaba mostrando puntos de sangre, y Su Ling comenzó a asustarse y sentirse ansioso.

—¡Te llevaré de regreso!

Puso una mano alrededor de su cintura, y estaba a punto de sostenerla, cuando de repente, ella tiró de su manga.

—Duele —dijo con esfuerzo en voz baja, aunque sobreviviría del dolor ya que no era nada comparado con la última vez. Ignorando esto, sabía que los soldados estaban a punto de regresar, y no podía detener la prueba.

Pensando que estaba lastimándola, Su Ling no se atrevió a hacer ningún movimiento repentino. Su Qing se acercó y le dio una palmada al hombro.

—Ling, déjala ir, deja que el patriarca le tome el pulso.

Su Ling les dio una mirada cautelosa. ¡Eran los hombres que se sentaron al margen y agravaron su herida! La cara de la niña estaba tan blanca como una sábana y tenía una respiración irregular. Su Yan comenzó a preocuparse. Sentía que su cuerpo estaba atravesado por espinas.

—Adelante, déjanos hacer lo que se pueda hacer por ella ahora —dijo Su Yan.

Su Qing fue al lado de Gu Yun. Luego de pensarlo por unos momentos, Su Ling levantó una de sus muñecas y se la pasó.

Tomando la delgada muñeca de Gu Yun, la cara de Su Qing cambió ligeramente. ¡Esta niña resultó herida en el corazón! Entonces debía estar sintiendo un gran dolor. Debió haberse esforzado demasiado en la pelea.

Como se mantuvo en silencio por un largo tiempo, Su Ling no soportó más.

—¿Como está ella? —preguntó. Su Qing retiró su mano.

—Ella no se lastimó el corazón, solo la carne está sufriendo.

¿Y la herida de carne no duele? Gu Yun finalmente superó la primera ola de dolor con dificultad y abrió los ojos para escuchar este comentario irritante.

En ese momento, Su Qing tomó su muñeca de nuevo. Levantó su mano izquierda y conectó ambas palmas. Ella sintió que una calidez era transmitida a su interior. Odiaba ese toque, y quería recuperar su mano, pero por mucho que eso quisiera, no podía soltar el agarre del anciano. Cuando sintió la corriente tibia entrar en su interior lentamente desde el punto de contacto, Gu Yun se aturdió y sintió el calor moverse en su interior. Miró a la persona a su lado, y solo encontró al anciano delgado que tenía una expresión tranquila y una respiración armoniosa.

¿Qué está pasando?

Gu Yun sintió que una corriente delgada fluía a lo largo de su brazo hasta su pecho. Podía sentir el corazón todavía palpitante rodeado por una ola de calor y luego el dolor ya no era tan insoportable.

El corazón preocupado de Su Ling se relajó. No todas las personas tenían la capacidad de proteger las arterias del corazón, e incluso si lo tuvieran, no todos tenían el poder suficiente para alcanzar hasta el fondo. Cuando se usaba este poder para salvar a una persona, el usuario también perdía algo a cambio. Al ver que el viejo patriarca estaba dispuesto a dividir su poder para ayudarla, Su Ling estaba agradecido.

—General, ¿cómo nos deshacemos de estas personas? —Debajo de la plataforma alta, Han Shu tenía a los hombres de negro atados y estaba esperando instrucciones sobre cómo tratar con ellos.

—Enciérralos dentro de una habitación oscura —dijo Su Ling.

—¡Descubran quién es el maestro de estas personas! —añadió Su Ren a sus espaldas.

—Sí.

Las artes marciales de esta gente eran inusuales, y su objetivo era Qing mo. Su Ren estaba ansioso por la situación, por lo que encabezó las tropas que tenían a los enemigos en el camino de regreso.

Su Qing retiró lentamente su mano, y el calor que sentía se disipó. La herida todavía le dolía, pero tal y como el anciano dijo, solo dolía la carne y no el corazón. E incluso ese dolor era reducido.

Realmente es misterioso. ¿Es parte del cultivo interno?

Su mente estaba llena de preguntas, pero Gu Yun lo observó en silencio. Él le devolvió la sonrisa y no apartó la mirada. Su aguda observación no funcionó, y en su lugar, él permaneció sonriendo como siempre.

—Chica, ¿te sientes mejor, ya no te duele? —preguntó Su Quan en ese momento con una sonrisa amable. Gu Yun se sorprendió e instintivamente dio un paso atrás.

—Su Yu. ¡Todavía está en shock! ¡Ve y busca un médico! —rugió Su Yan, sorprendiendo a Gu Yun.

—Oh. —El rostro avergonzado de Su Yu bajó de la plataforma alta y luego miró a la multitud que atendía a Gu Yun. Al ver la mano de su hermano mayor sosteniendo la cintura de ella, su corazón sintió amargura. Con el tiempo, Qing Mo se convertiría en su cuñada y pasaría a ser su hermana mayor.

Centrándose en la tarea que tenía entre manos, Su Yu aceleró sus pasos.

Haciendo un cambio completo de sus gritos a Su Yu, el anciano agarró sus manos y la miró con expresión tranquila.

—¿No te sentías bien? ¿Por qué no lo dijiste antes? ¿Dónde más te sientes incómodo, díselo a Yan Su! —dijo con voz halagadora y sonriente.

—¡Detente! —Gu Yun sintió un escalofrío en las plantas de sus pies dispararse hacia arriba. ¡Originalmente era un dolor en el corazón y ahora su cabeza también comenzó a doler! ¿Un anciano del tamaño de una montaña se acercaba de repente, preguntando por su bienestar, y debía mantener la calma? Además, hace unos momentos ellos la vieron en peligro y no hicieron anda. Gu Yun retiró su mano cn una expresión de disgusto—. ¡Será mejor que te mantengas alejado!

—¿Por qué? —preguntó Su Yan desconcertado.

—Me dan escalofríos. —Ella siempre había sido respetuosa, pero frente a este extraño grupo de viejos, su paciencia realmente estaba siendo desafiada. Su Yan parecía avergonzado y no se atrevió a rugirle a Qing Mo.

Su Yan miró arrepentido a Su Ling, pero este ignoró su mirada, y se centró en la mujer en sus brazos.

—Necesito las instrucciones de lo que Han Shu debe hacer.

—Te enviaré de regreso para vendar las heridas.

—Yo…

A Gu Yun también le gustaría decir algo, pero después de mirar a Su Ling, esa mirada seria en su rostro sugirió que era más prudente simplemente callarse. Miro hacia arriba.

Su Ling era consciente de que Gu Yun lo estaba mirando. Inclinó levemente la cabeza para ver los ojos rectos y brillantes de Gu Yun, y su corazón se hizo un nudo.

¿Por qué lo estoy mirando tan fijamente?, se preguntó avergonzada. Gu Yun se volvió ligeramente y fingió que no pasó nada.

Su Ling miró la expresión de la mujer apretada en sus brazos. Inconscientemente, sus labios emitieron una sonrisa y su paso no disminuyó mientras acercaba su cuerpo al suyo un poco más.


[1] Ling Li: Espada de hielo antigua

| Índice |

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.