¡No seré un enemigo! – Capítulo 38: Una breve lección

Traducido por Kiara

Editado por Ayanami


Cuando desperté, lo primero que vi fue el techo de piedra. Mientras estaba parpadeando, poco a poco, recordé las cosas que sucedieron, dónde estaba, qué estaba haciendo y qué vi.

En cuanto los recuerdos llegaron a mi mente, se me dificulto respirar.

Luché porque era necesario y, porque entendí que solo yo podía hacerlo, no tenía la intención de huir. Continue reading

Modo Automático Apagado – Capítulo 64: Vida inusual ocasional

Traducido por Kiara

Editado por Raine


Parece una cabaña construida con troncos, por lo que la sensación de acampar es más de lo que esperaba, pero justo cuando pensaba eso, noté que la escala es demasiado anormal: aparte del edificio, incluida el área que lo rodea, es muy parecido a un campo de golf.

Después de salir de la aeronave y escuchar una breve explicación de los maestros, se nos dio un momento para desempacar. Parece que el equipaje que fue enviado anteriormente con transferencia de magia ya se ha llevado a cada habitación individual, por lo que lo demás será bastante fácil. No quiero acostumbrarme, el hecho de estar demasiado mimada puede provocarme daños. Continue reading

La Princesa derriba banderas – Capítulo 72: La conversación de la princesa reencarnada

Traducido por Raine

Editado por Sakuya


Pelar las cáscaras de patata y cortarlas por la mitad. Repetí los pasos una y otra vez hasta que levanté la cara y me encontré con los ojos de Paul.

¿Por qué me estás mirando? ¿Hay algo en mi cara? Ladeé la cabeza.

—Estás acostumbrada a esto. Eso es sorprendente —Paul colocó sus manos sobre su barbilla y murmuró con admiración.

Eh… ¿es así? Dije que lo haría. Yo nunca haría una promesa que no pueda cumplir. Continue reading

Dejaré de ser la subordinada de una villana – Capítulo 24.5: ¡Inauguración de la tienda Signora! (Perspectiva de Sisie)

Traducido por Jufray

Editado por Michi


—¡Bienvenidos!

Cuando ya iba a ser la hora de la inauguración y las entradas ya estaban abiertas, una gran cantidad de clientes vino, llenando la entrada.

Había muchos carruajes de caballos en los alrededores de la tienda, y ya que se volvería una molestia para las tiendas vecinas, el dependiente rápidamente guío los carros a otra locación.

Habían clientes que tenían hijas de una edad relativamente joven, parece que habían  amigas que habían invitado a otras.

Muchas de ellas eran damas jóvenes con un estatus familiar bajo como hijas de un Barón o Vizconde, más que de la nobleza, muchas de las chicas podrían ser consideradas hijas de mercaderes. Continue reading